lunes, 22 de abril de 2019

3 LIBROS ROSAS

Mi madre hace siempre la misma Euromillonaria, la misma combinación de números. Está condenada a jugar una y otra vez con esos dígitos, porque si no lo hace y toca, todos entenderíamos su aparatoso suicidio en las vías del tren.
Todos tenemos este tipo de condenas autoimpuestas. Nuestros cerebros perpetúan una y otra vez comportamientos de los que no obtenemos ningún beneficio, pero hija, funcionamos así.
Una de mis muchísimas manías condenas, es que si empiezo un libro, me lo tengo que acabar, aunque no me guste, por si en la última página remonta, por si, como mi madre, encuentro la solución mágica y no puedo dejar escapar esa oportunidad que en realidad nunca llega.
Lo bueno de esta manía es que encuentro joyitas y paso ratos de recreo intelectual muy apaciguantes. (Y para quienes no vamos a terapia, ni meditamos y llevamos vidas desordenadas de sueño, alimentación, trabajo y emociones, pues es una solución cero contaminante y muy barata).


El caso es que han llegado a mis manos tres libros de color rosa, más o menos a la vez y los tres me han encandilado. Y como estoy en una etapa muy rosa (el destino se ha confabulado hasta el punto que me he tenido que teñir el pelo rosa) me ha parecido una señal. -Mi casa es rosa, la funda de mi móvil es rosa, mi agenda es rosa... Es decir, las cosas que más veo son de este color-.


BIENVENIDOS A DIETLAND de SARAY WALKER
Es el germen de la serie Dietland (que me da miedo ver, por eso de la decepción) y empieza como un libro normal, con una protagonista que podríamos ser cualquiera de nosotras... Pero la cosa se vuelve rara... Rara en un sentido muy guay. Yo misma he soñado demasiadas veces con un club secreto de activismo para acabar con el patriarcado en el mundo. Pues esto es lo que le pasa a Plum, la protagonista, que de forma nada sutil, coloca el día a día de una gorda frente a nuestra conciencia alienada de estereotipos. Al cerrar la tapa del libro yo sólo quiero revolución, guerrilla y mucha risa. Por favor, hagámoslo.

SEÑORA de ANABEL RIVERO
Yo a Ana Belén la amo demasiado y no puedo ser imparcial. Mucho menos cuando habla de sí misma, de la universalidad de todas las mujeres (las señoras en que nos hemos convertido sin darnos ni cuenta). Ya no tenemos problemas de chicas, ahora damos más lástima y cierta risa. Somos señoras y lo que nos acontece es una desgracia tras otra... Y todo por encajar en un sistema que parece inventado por el mismo Lucifer. Señora es el regalo perfecto para una amiga que cumple años. Va a llorar de la risa y se va a dar cuenta de que la vida es una mierda, pero mira, merece la pena.


CAPUCCINO COMOTION de ROSA NAVARRO
El sorpresón de la temporada: Qué delicia más grande, qué bien contado ese trauma común a todes que es hacerse mayor. Qué lirismo a la hora de dibujar la ansiedad y el miedo, lo difíciles que se vuelven las relaciones, la desesperanza, el peso del género, las rupturas y hasta las relaciones con la propia madre (vaya temita hay ahí). Es un libro -novela gráfica- que con saltos en el tiempo y maestría artesanal, cuenta en primera persona una sucesión de finales, que se convierten en todo un prólogo vital. Valiente, conmovedor, certero. Lo he gozado muchísimo.

*Tengo pendientísimo "Feminismo para torpes" de Nerea Pérez y "Vivan los hombres cabales" de su amigo Guillermo Alonso. Sé que me van a gustar antes de leerlos y no sé si metérmelos este puente de mayo o esperar a que me los firmen en la Feria del Libro, que es una cosa muy sexy y muy increíble... O igual ambas cosas, ya veré.

*Si quieren que les hable en persona de un buen libro, este miércoles pueden venir a la Central de Callao, donde presento el libro de mi buen amigo Otto, que es de morirse de ligero y conmovedor:



Lo dice Diana Aller

No hay comentarios :