jueves, 14 de febrero de 2019

VIVA EL AMOR

Se acerca San Valentín. Como cada año, recibiremos un montón de impactos-publicitarios sobre todo recordándonos celebrar el amor. De igual manera, nos alertarán de los horrores del amor romántico desde otras fuentes. Yo misma desde hace años, vengo escribiendo contra San Valentín y sus festejos remunerados.
Pero este año, he decidido abrir la mano. Abrir incluso mi corazón. Abrirme entera. Este año he decidido celebrar el amor. El romántico y el de verdad.

...Porque una cosa es ser consciente de las garras heteronormativas y de la apología de los celos encubierta bajo las alfombras culturales del capitalismo; y otra muy diferente, es conocer el alcance sentimental de nuestras almas sedientas y celebrarlo.

 Y de esto quiero hablar: del amor, el amor a las amigas, a un familiar desvalido o a uno fuerte. El amor a esa compañera de trabajo a la que nunca le hemos dicho que la queremos. El amor incluso a los objetos, tan incomprendido y denostado. El amor a las mascotas, -verdaderas familias que nos aman incondicionalmente-.  Propongo usar San Valentín para celebrar los amores, en plural, los amores festivos, los de luto y de color. Los amores tardíos, los jóvenes y reventones. Los amores lisiados, los imposibles, los posibles pero vagos y con dejadez. Los amores raros y tuertos. Los amores con olores rancios, sexuales o caducados.
Hay que quererse, cuidarse... Celebrar el amor, siempre es un acierto.



(Como este corazón, no hay ninguno)

Así que, sí: FELIZ SAN VALENTÍN a todes. (Me encanta hablar y escribir valenciano inclusivo)

Lo dice Diana Aller

No hay comentarios :