lunes, 28 de octubre de 2019

66 COSAS QUE DETESTO


1 -La gente que dice “restauran” (no del verbo “restaurar”, sino de “restaurante”).

2 -Christian Gálvez hablando de Da Vinci.
Christian Galvez hablando.
Christian Gálvez.

3 -Que “ver series” se considere una afición.

4 -Los codazos cómplices y risitas tontas cuando se habla de cocaína. ¿Qué tenéis? ¿12 años? ¿Parálisis cerebral?

5 -Quien cree que El Ganso es sixties o british.

6 -Dani Rovira. No me cae mal (al contrario, de hecho) pero a la vez NO PUEDO CON ÉL. ¿Se me entiende?

7 -Las botas marrones de media caña.

8 -La industria farmacéutica.

9 -La expresión “te lo compro” referido a una idea o algo inmaterial.

10 -La gente que juzga la maternidad, el lactivismo o la libertad en la crianza de cachorros humanos ¿Qué más os da, pedazo de bisoños?

11 -Las fotos de comida.

12 -El discurso vital de Maite Galdeano. El de Loles León. Hacer bandera de la ordinariez.

13 -Las pijas como yo, que consideran (consideramos) la ordinariez como algo negativo.

14 -“Los sueños se cumplen”. Poto.

15 - La gente que piensa que los pobres son pobres “porque no se esfuerzan”. (Esta idea, inconsciente y refinada como el azúcar, está más presente de lo que creemos).

16 -Los guapos sin gracia (que son la mayoría).

17 -Las personas en los afters que parecen tullidos medievales.

18 -La colonia Nenuco.

19 -Reírse de los influencers. Reiros de los gobernantes, joder. ¡Cobardes!

20 -No ser capaz de leer la palabra “¡Cobarde!” con un tono diferente al de Chiquito de la Calzada.


21 -Que se crean que porque llevo el pelo rosa y soy desinhibida y sociable, vivo en Sodoma y Gomera.

22 -Las maximonturas de gafas de hija de Kiko Matamoros. Un poquito hartazgo ya…

23 -Cualquier anuncio del Sabadell y cualquier anuncio de Loquillo.

24 -Las tetas de Rafa Mora.

25 -Quien detesta Desigual o la comic sans… en 2019.

26 -Decir “qué fantasía” a la mínima.

27 -Los grupos de amigas españolas de turismo en Londres. No las soporrrto. A los grupos de amigos españoles tampoco.

28 -Masturbarse para coger sueño y no dormirse.

29 -Los que con una impostada nostalgia se inventan “yo no estudiaba nada y luego aprobaba”. Yo soy más lista seguro y si estudiaba, abrobaba. Si no, pues no.

30 -El poster de Al final de la escapada o Mon oncle.

31 -Entiendo hace unos años eso de criticar a las mujeres mayores, tipo Ana Obregón por hacer de sus rostros una careta cerúlea e igualada. Pero hoy esas señoras son pioneras de una tribu urbana que tiene dos cosas maravillosas en esta absurda uniformidad estética: 1) Tienen una venerable edad y 2)son dueñas de sus cuerpos para agredirlos como quieren. Esto es punk, nihilismo, suicidio estético, rebelión. No me gusta que dependan del capital para ello. Y sobre todo, no me gusta nada que se las critique por intentar ajustarse a un canon que las excluye. Me encanta su locura, su artificio, su determinación por ser monstruosas. En serio, ME FLIPA que sean tan extremas. (Y me relamo esperando el paso de los años sobre la reina Letizia).

32 -Me molesta especialmente que se premie el artificio “que parezca natural”. Acabo de ver a Lara Dibildos, que tiene 2 años y algo más que yo, y me doy cuenta de que siempre ha parecido una señora operada. Me fascina que estas mujeres no parezcan más jóvenes ni más guapas. Simplemente son señoras con caras raras. Lo dicho, rebeldía total, aunque creo que inconsciente. Puro romanticismo adulto.



33 -París.

34 -Las sábanas con pelotillas.

35 -Que lo llamen co-living cuando quieren decir precariedad.

36 -La cocaína.

37 -Un domingo en ciudad pequeña.

38 -El pimiento rojo. (Pierde de largo frente al verde).

39 -El sospechoso trasfondo que hay tras los “locales de uñas” regentados por orientales. ¿Dónde radica el éxito? ¿Qué perversión soterrada y placentera hay en esa imagen de un o una migrante encorvado sobre nuestras cutículas? ¿Hay algo sexual? ¿Es el refinamiento máximo del clasismo que nos ciega? ¿Qué hay de hermoso en ponerse una suerte de cigalas incapacitantes en las manos?

40 -El 90% de los tatuajes.

45 -Defender RuPaul´s Drag Race, el trap o La Sexta, como si lo necesitaran.

46 -Que la gente no vote por desencanto. Por desencanto se vota, aunque sea como acto romántico de suicidio.

47 -El vino y el aliento caliente que deja en el paladar.

48 -Que todavía haya quien piense que el rock and roll o la guerra de las Galaxias es contracultural, o transgresor o friki. Son cosas viejunas, sin más. Aunque molen.

49 -Los de “no te puto pilles por mí”.

50 -Las playas más de 2 horas y/o no caribeñas.

51 -Eso de “50 cosas sobre mí”.


52 -Trump.

53 -El marketing.

54 -Los museos por dentro.

55 -Los entrenadores de fútbol, los militares, los actores y un poco los psicólogos. (Puestos a ser un flipado de una profesión, que sean bomberxs, investigadorxs, oncólogxs…)

56 -La legión.

57 -Los caracoles. Para comer y para ver.

58 -“El problema” catalán. Esta cortina de humo me aburre tannnntooo…

59 -La incompetencia. La ajena, pero sobre todo la propia.

60 -El café en vaso.

61 -Los monologuistas.

62 -Los señoros que se apropian del discurso feminista con altavoz público. Me da igual su motivación: están usurpando el lugar de una mujer.

63 -Perder mañanas de sábado de mala manera, pudiéndolas perder de muy buena forma.

64 -El picor de genitales en momentos incómodos. ¡Qué cosa más difícil de tramitar!

65- Las misas. Qué largas e inútiles son.

66- El miedo. El miedo es lo peor que puede pasar y pasa. En el cerebro, en lo privado, en lo doméstico, en lo público, en el mundo, en la vida.

Lo dice Diana Aller

miércoles, 23 de octubre de 2019

¡VIVA EL CAPITALISMO!


La economía y la política son los enemigos de los niños y los ancianos.
No distinguimos el ocio del comercio.
Pedimos comida a domicilio y hacemos dieta.
Cada discurso de disidencia, cada gesto de rebeldía, es asimilado por una maquinaria hambrienta.
En lugar de protestar, vemos series.
Estamos tan centrados en nuestra psique y nuestros propios stories, que el Amazonas es una cosa muy lejana.
Compartimos piso y compramos cosas que no necesitamos.
La culpa es de los demás, pero no soltamos nuestro privilegio, pequeño y abrillantado.

A veces me harto de todo. Otras veces me da igual. Menos mal que existe el arte y la música.

El sábado 26 voy a estar pinchando en el Weirdo (Calle 2 de Mayo, 6). De 23:00 a 02:30. Creo que voy a poner mucho punk de chicas.


Lo dice Diana Aller