lunes, 29 de julio de 2019

37 PÁRRAFOS Y 7 FRASES PARA CONOCER A LUDWIG WITTGENSTEIN




PÁRRAFOS:

1-Wittgenstein es, ante todo, un ideólogo del lenguaje. Se pregunta ¿construimos las palabras a partir de la realidad o construimos la realidad con las palabras? (Noción que retomará Chomsky para elaborar grandes teorías)

2-Padece las dos guerras mundiales. (El pobre, al ser austriaco, pierde una y otra) y vive una época de fácil pesimismo, con la gran crisis del 29, la decadencia total del imperio austriaco y una era esencialmente dura.

3-En su momento se decía que era de “temperamento difícil e irritable”, pero muy posiblemente nunca fue correctamente diagnosticado de lo que hoy llamaríamos depresión, ansiedad e incluso esquizofrenia.

4-A Ludwig Wittgenstein le cuesta la convivencia social y siente a menudo la necesidad de aislarse de la gente y de vivir en completa soledad. Aunque disfrutaba de las matemáticas, la aeronáutica, la arquitectura, la escultura y la amistad de otros filósofos, no le gustaba el mundo académico, y prefería vivir en soledad.

5-Nace en 1889, año de la exposición universal de París (la de la torre Eiffel).

6-Vamos con el abuelo de Ludwig, el abuelo Wittgenstein: Es una persona con un carácter complicado, que reniega de su condición de judío, pero que como tantos otros del momento se hace prestamista, viajero, negociante y mercader. Es el típico hombre hecho a sí mismo, implacable y duro con los demás. Tiene 11 hijos a los que obliga a continuar con la tradición y hacer lo que él dice, de los cuales uno es un total y absoluto rebelde, que quiere ser ingeniero (el padre de Ludwig Wittgestein, sí). Como su padre se lo impide, decide escaparse de casa y vivir como músico, como camarero y en general buscarse la vida. Trabaja salvajemente, compatibilizando mil trabajos precarios, hasta ahorrar un dinero. Consigue su sueño de estudiar ingeniería y trabaja el acero y los ferrocarriles y llega a amasar bastante dinero. Sin embargo, terminará cometiendo el mismo error que su propio padre: se empeña en que sus hijos se dediquen al fructífero negocio familiar, desatendiendo a sus muy marcadas inclinaciones artísticas.

7-La educación de los nueve hijos de este señor, no fue demasiado tradicional. Se educaron en casa y en su primera infancia no estuvieron escolarizados, en parte por la maravillosa impronta de su madre, que inculcó curiosidad científica y arte en la educación diaria de sus hijos, que cual esponjas absorbían encantados tanta sapiencia hogareña.

8-La casa de los Wittgenstein era una incubadora para la realización artística e intelectual. Los padres eran aficionados a la música, al arte y la ciencia y todos los hijos tuvieron dotes intelectuales y artísticas. Brahms y Mahler, por ejemplo, visitaban el hogar de los Wittgenstein habitualmente. El padre lo llevaba fatal.


9-De hecho, Paul, dos años mayor que Ludwig, en 1913, un año antes del comienzo de la guerra, debutó como profesional del piano, con éxito.
En la trinchera tuvo la mala suerte de ser herido a la vez que era capturado por el enemigo. El resultado de ese trance fue la amputación de su brazo derecho, algo trágico para cualquiera, pero más duro aún para un pianista. Siendo prisionero, se dedicó a dibujar un piano y practicar con tesón con una sola mano.
Pidió a sus amigos músicos que compusieran para él y su única mano: Benjamin Britten, Richard Strauss, Maurice Ravel o Prokófiev, entre otros muchos. Ravel, por ejemplo, escribió una composición titulada Concierto para piano para la mano izquierda en Re Mayor, pensando en Wittgenstein.


10-Ludwig Wittgenstein cursó sus estudios en la escuela secundaria de Linz, la Realschule Bundesrealgymnasium Fadingerstrasse. Coincidió con un alumno llamado Adolf Hitler.
(En esta foto de 1901 se puede ver a ambos, junto con el resto de los alumnos, posando para la foto escolar anual)



11-Las teorías más locas sobre el nazismo, apuntan que Hitler en su libro "Mi Lucha" nombra a Wittgenstein. Porque en concreto, escribe sobre un chico judío que no era de fiar. Algunas hipótesis llegan a afirmar que este sería el inicio del antisemitismo de Hitler.

12-Al padre de Wittgenstein no le hacían ni puñetera gracia las tendencias artísticas de sus hijos. Aunque se dio cuenta tarde de que había sido demasiado estricto exigiendo a sus hijos una vida dedicada al trabajo y al dinero: reculó cuando sus tres hijos mayores varones ya se habían suicidado. Se dio cuenta tarde de que no sirve de nada ser severo con la progenie.

13-Obviamente, estas tragedias marcarían definitivamente la torturada mente de Wittgenstein: El hermano mayor, intenta emular a su padre viviendo aventuras y correrías a lo largo y ancho del mundo occidental. Al sentir la sombra del fracaso pisándole los talones, no lo puede soportar y se lanza al mar para ahogarse y no salir jamás. El segundo hijo viaja a Berlín, para vivir de su trabajo y su gran pasión: ser actor. En una noche fatídica, harto de lidiar con su persistente homosexualidad y un mundo lleno de injusticias, decide ir a beber en un piano bar. Con una exquisita educación, invita a una copa al pianista y brinda con él. En la suya propia había puesto cianuro. (¿Se les ocurre una forma más romántica y trágica de morir?). El siguiente, tras una exitosa carrera militar en la Primera Guerra Mundial, sufre un contratiempo que no sabe cómo gestionar: Cree que su batallón no le hace caso, se siente que no le escuchan, e incapaz de asumir tal fracaso, decide pegarse un tiro.

14-Tras esta terrible tragedia, la familia se muestra más abierta con las sensibilidades de sus hijos. Por ejemplo, con la pequeña Margaret, mostrarían mayor apertura mental. También es entonces cuando le permiten a Ludwig dedicarse a lo que le gusta: las matemáticas y el psicoanálisis. Este acercamiento a estas materias, determinaría su posicionamiento filosófico y la forma de abordar la realidad, de por sí extrañamente entendida y por la disparatada mente del filósofo.

15-Sería matemático, lingüista, lógico y jardinero. Pero no son sus profesiones las que determinan a Ludwig Wittgenstein, sino sus anécdotas: En una ocasión estaba en la estación de Cambridge esperando el tren con una colega. Se enfrascaron en una discusión de tal forma que no se dieron cuenta de la salida del tren. Al ver que el tren comenzaba a alejarse Wittgenstein echó a correr en su persecución y su amiga detrás de él. Wittgenstein consiguió subirse al tren pero no así ella.
Al ver su cara de desconsuelo, un mozo que estaba en el andén le dijo:
– No se preocupe, dentro de diez minutos sale otro.
– Ud. no lo entiende- le contestó ella -es que él había venido sólo a despedirme.
¡El tío se subió por subirse, sin más!


16-Wittgenstein comenzó estudiando ingeniería aeronáutica. Incluso, llegó a presentar la patente de un motor, que posteriormente sería tomada como base para los futuros motores de los helicópteros. Aun así, estando en Inglaterra comenzó a interesarse por la filosofía de las matemáticas.

17-Ludwig empezó esos estudios de ingeniería en la universidad de Berlín y los continuó en Manchester, dedicándose a la investigación aeronáutica durante varios años. Pero, después de leer los Principles of Mathematics, de Russell, sus intereses pasaron de la aeronáutica y aerodinámica a los problemas de la fundamentación de las matemáticas y, de ahí, a la lógica y a la filosofía.

18-Y allá que se fue a buscar a Bertrand Russell, que ya era uno de los filósofos más famosos de la época. Russell enseguida se dio cuenta de que era una especie de colgado con mucho talento y accedió a dirigir sus estudios, aunque ambos mantuvieron una relación tormentosa, cuajadita de broncas.


19-Al poco de conocerse, Wittgenstein le preguntó a Russell si era un idiota o no. Porque si era un idiota seguiría haciendo lo que hacía, ingeniería aeronáutica, pero si no lo era, se dedicaría a la filosofía. Russell le pidió que escribiera algo, cuando lo leyó, le dijo: “Usted no debe dedicarse a la ingeniería aeronáutica”.


20-Tras la muerte de su padre, Wittgenstein renunció a su herencia y se fue a vivir a Noruega. Allí construyó una cabaña para vivir aislado. Pasó un año hasta que comenzó la Primera Guerra Mundial y entonces se alistó en la artillería austriaca. Después de cuatro años, fue capturado por el ejercito italiano. Su estancia en la cárcel tuvo una duración de un año y, al ser liberado al final de la guerra, regresó a Viena para acabar su tesis con Bertrand Russell.

21-Para entonces, ya tenía terminada su gran obra: el Tractatus logico-philosophicus. La había escrito en las trincheras en plena Primera Guerra Mundial. Apenas 18 páginas donde no sobra ni una coma, en donde aborda de forma magistral la lógica y el lenguaje como nunca nadie antes había hecho. Explica, de forma detallada, su visión del mundo y de las cosas que existen en él. Además, analiza los problemas del lenguaje y de la lógica, y plantea que los límites del mundo están delimitados por el lenguaje. Describe la carencia que el lenguaje tiene con respecto a la comunicación de nuestros sentimientos. Es además un encendido elogio del silencio: la falta del  lenguaje, se debe suplir con el silencio y no por silenciar una respuesta tiene que haber ignorancia.

22-El texto del Tractatus logico-philosophicus se compone en realidad de varios fragmentos. El primero recoge la tesis ontológica básica de esta obra: el mundo consta de todos los hechos y éstos son causales, carecen de necesidad. El segundo plantea la adecuación e inadecuación entre los signos y los símbolos. El tercer fragmento trata del análisis lógico del lenguaje y de su relación con el mundo. En el cuarto, finalmente, se delimitan los ámbitos (ética, estética, religión...) en los que no se puede decir nada con sentido, para concluir con su famosa afirmación: De lo que no se puede hablar, mejor guardar silencio.

23-Hoy dos tradiciones se disputan la filosofía de Wittgesenstein. De una parte, la que podríamos llamar filosofía analítica del Tractatus Logico-Philosophicus. De otra, la de las Investigaciones Filosóficas, (el laborioso rechazo del Tractatus) publicadas póstumamente, donde se desdice de todo lo anterior. Luego volveré a ello.


24-Habitualmente los filósofos enmiendan la plana a pensadores anteriores, pero Wittgenstein lo hace a sí mismo y se ataca duramente tratando de superarse, como si fuera otra persona diferente. Se trata de un caso del todo infrecuente. 


25-A modo de terapia “para que estuviera ocupado”, la hermana de Wittgenstein, Margarethe (cuyo retrato de Gustav Klimt había pintado en 1905) le encarga construir una casa para ella y su marido. Aquello se convirtió en un infierno que hizo aflorar todas las manías del filósofo. 
Wittgenstein se negaba a que hubiera alfombras y cortinas. Las habitaciones iban a estar iluminadas por bombillas desnudas, y los tiradores de las puertas y radiadores quedaron sin pintar. Los suelos eran de color gris-negro de piedra pulida, las paredes de ocre claro. Y se agobió pensando que la altura de una habitación no era proporcionada, tirándola de nuevo y rehaciéndola 3 centímetros más alta. Él mismo diseñó todos los componentes mecánicos, seleccionó los materiales usados en el interior y en el acabado del exterior, incluyendo cerrojos, cerraduras y picaportes, y también la instalación eléctrica y la fontanería. La casa que Ludwig Wittgenstein construyó para su hermana, Margarethe Stonborough-Wittgenstein, entre 1926 y 1928 es hoy uno de los edificios más venerados de la arquitectura de la primera mitad del siglo XX. Ignorada por los arquitectos de la época en la que se construyó, no obtuvo el reconocimiento merecido hasta que en el 1971 Thomas Stongorough-Wittgenstein, hijo de Margarethe, vendió la casa y el terreno a un promotor que lo subdividió para construir un rascacielos en el jardín de la casa. Las protestas que este acto generó de otorgaron a la casa el reconocimiento internacional que hasta entonces le había sido negado.
Gretl y su marido vivieron allí hasta el alzamiento nazi. En la actualidad alberga el Instituto de Cultura de Bulgaria.


26-El Tractatus flipó a los filósofos del momento y después de que Russell y Moore, dos de los lógicos más importantes, le felicitaran por su obra, les dio una palmada en la espalda diciendo: “Ustedes no entienden, ni podrán entender nada”. En otro conocido arranque, probablemente de esquizofrenia, lanzó un atizador de estufa al pobre Karl Popper en una conferencia.

27-Un buen día en Cambridge, con su amigo y mentor Bertrand Russell (que tiene una cara de majete que no se tiene), le dio un punto raro a Wittgenstein, cogió al perro de Russell, lo metió en una caja de cartón y lo lanzó por la ventana. El perro murió en el acto. Wittgenstein alegó después que el perro le había insultado y le había llamado cabezón.


28-Wittgenstein pasó varios años dando clases en colegios hasta que se retiró a un monasterio donde ejerció de jardinero. Era un trabajo de igual altura que cualesquiera otros y así lo entendió el filósofo.

29-Tras 5 años, volvió a interesarse por la filosofía tras conocer a Moritz Schlick. Entonces, retomó su trabajo en el Tractatus, el cual consideraba no acabado, comenzó a dar clase en la universidad y empezó con las “Investigaciones filosóficas”.

30-En las Investigaciones filosóficas dio a conocer que la filosofía no era una teoría, sino una constante actividad. Además, se retractó de lo escrito en el Tractatus, ya que cambió su visión del mundo y planteó nuevos problemas sobre los juegos del lenguaje. Esta obra marcaría el eje de la filosofía del lenguaje, que ha llegado hasta nuestros días.

31-Finalmente, cuando comenzó la segunda Guerra Mundial colaboró como enfermero para intentar ir a la Unión Soviética con su novio, opción que rechazó porque quería convertirse en obrero y solo le permitían ser profesor. 

32-En sus publicaciones de Los cuadernos azul y marrón tanto como en “Investigaciones filosóficas” -ambas póstumas- tal como he adelantado antes, arremete duramente contra su primer trabajo. En Investigaciones filosóficas, explica que la tarea de la filosofía no consiste en corregir el uso ordinario del lenguaje, sino en comprender su funcionamiento de forma adecuada, lo que resolverá por disolución los problemas filosóficos tradicionales. Hay incluso un valiente acercamiento hacia las filosofías orientales, hoy tan presentes como objetos de consumo.

33-Finalmente renunció a su cátedra en la universidad, se mudó a Irlanda durante un tiempo y luego a Londres, que sería el último lugar en el que viviría.

34-Estando bastante tocado mentalmente y pudiendo haber sido músico, ingeniero aeronáutico, maestro rural o arquitecto, optó por la más refinada forma de tormento: ser filósofo y sufrir voluntariamente con ello.


35-El suicidio de su hermano maricón le conmocionó evidentemente por la cercanía y el cariño fraternal, pero también por la forma torturada de vivir la sexualidad, lo que atormentó al pobre Ludwig como para vivir su bisexualidad de forma temerosa y traumática toda su vida.

36-Los humanos estamos limitadísimos por el lenguaje que inventamos y que construye nuestra realidad. Nunca podremos expresar del todo bien un sentimiento o una emoción. Y Ludwig lo vio claro y dedicó su vida a ahondar en esta idea. Piensenlo: Es muy fuerte.

37-Ludwig padeció cáncer de próstata. Ejerció una suerte de suicidio pasivo y se negó a ser tratado. Pese a todo, y tras una vida llena de tensiones, razonamiento y locura, en vísperas de su muerte transmitió a sus amigos un mensaje esperanzador y lleno de ilusión sobre la fuerza de la vida: "Decid que he tenido una vida maravillosa".



FRASES:

1.Los límites de mi lenguaje son los límites de mi mundo.

2.La filosofía es una lucha contra el embrujamiento de nuestra inteligencia mediante el uso del lenguaje.

3.El sentido del mundo tiene que residir fuera de él y, por añadidura, fuera del lenguaje significativo.

4.Revolucionario será aquel que pueda revolucionarse a sí mismo.

5.Sentimos que aún cuando todas las posibles cuestiones científicas hayan recibido respuesta, nuestros problemas vitales todavía no se han rozado en lo más mínimo. Por supuesto que entonces ya no queda pregunta alguna; y esto es precisamente la respuesta.

6.Una proposición sólo puede decir cómo es una cosa, pero no qué es ella.

7.La muerte no es ningún acontecimiento de la vida. La muerte no se vive. Si por eternidad se entiende no una duración temporal infinita, sino la intemporalidad, entonces vive eternamente quien vive en el presente.

Lo dice Diana Aller

No hay comentarios :