miércoles, 5 de junio de 2019

LA MUJER ARQUETÍPICA: ELLA

Dos de las grandes aportaciones de Jung son las asignaciones de los llamados arquetipos y también el imaginario colectivo. Resumiendo indecorosamente, podría decirse que el primero es una idea sencilla que prefigura el inconsciente de cada uno de los humanos. Un patrón de conciencia que determina la forma en la que vemos el mundo. Y el segundo es el conjunto de símbolos primitivos comunes a todos los tiempos y lugares, atrincherados en la psique humana.

Hay arquetipos que se dan en todas las civilizaciones: el héroe, por ejemplo, ese personaje que no tiene miedo, que afronta gestas y es un personaje aspiracional y digno de admiración para los demás. Incluso el antihéroe es un arquetipo, muy probablemente inaugurado con el Quijote de Cervantes, mil veces explotado hoy en la literatura o el cine, por la devoradora y nihilista industria capitalista de las series de ficción (capitalista tanto emocional como monetariamente).
En el imaginario colectivo hay arquetipos que se repiten insidiosamente en todas las civilizaciones: desde el viejo sabio, hasta la madre tierra. 


Pero la condición de mujer no tiene en nuestra cultura un arquetipo detalladamente literario. La sustancia “mujer” arraiga de una forma tosca y vergonzantemente poco simbólica. Como el punto de la i, como el artículo que precede al sustantivo, como la aceituna que adorna el centro de una ensaladilla rusa.

Una mujer, lo es en oposición a un hombre, (no a un varón). Una mujer -no soy yo sola la que dice esto- se define conforme al verbo, de filiación siempre masculina. 
Igual que no existe el concepto de frío, sino que es la ausencia de calor; no existe el sustrato mujer, sino que es el humano deficiente, deforme y fuera de la norma que complementa al que sí existe en toda la plenitud de su ser.

(No hablo desde mi voz - todavía afónica del Primavera Sound-. Hablo desde una cultura abrumadoramente deficitaria que nos impregna desde el lenguaje monocorde y subliminal que gastamos). Por eso, los individuos asignados como mujer, carecemos de referentes y aprehendemos (con h intercalada) el mundo desde un no-lugar. Aun así, aprendemos (sin hache) a hablar, a movernos, a sobrevivir, incluso a pensar. A veces, también a pensarnos.

Pero yo hoy no vengo aquí a comentar las vicisitudes femeninas para acceder a un sueldo digno, a un reconocimiento público, o a una autoría concreta. Yo hoy vengo a hablar de todas esas mujeres en las que no me reconozco. Todas esas mujeres, que muy probablemente, tampoco se reconocen en mí.
Vengo a hablar de las mujeres -permítanme el desaire semántico- arquetípicas. 
Esos individuos residuales, que ocupan el tiempo y el espacio de la necesidad, del complemento, del adorno. Mujeres desposeídas del mito creador, pero del todo aclimatadas al mito pagano de hombre-dador de vida y movimiento.

La mujer arquetípica -que es una pasivaza de flipar- se define políticamente desde las formas de uso del capital de los varones que la rodean. Su situación vendrá determinada por la renta, el nivel cultural y el patrimonio de los hombres de su familia: padres y parejas sobre todo. (La pareja tiene en nuestra cultura una tradición de filiación familiar supuestamente voluntaria).

Me cruzo a diario con estas mujeres arquetípicas, que alienadas como especie, repiten las mismas conductas sin que éstas les reporten beneficio o vayan a mejorar su situación.


Gustan de vivir en un indefinido y vasto extrarradio urbanita, que valoran sólo cuanto más caro resulta el metro cuadrado. Muchas veces en urbanizaciones cerradas, temiendo el espacio público, que se les presenta como “lo otro”, frente a su piso de supuestas calidades cómodas o placenteras, que de un modo muy preciso “les pertenece” igual que ellas pertenecen a los varones que les rodean. Las paredes de su hogar son su mazmorra y su cielo y su vida una humillante concatenación de satisfacciones ajenas. Porque el placer propio es un reflejo condicionado, un espejismo barato, un simple y vacuo ir de compras o hacerse las uñas.


Cargan niños que no soportan, pero creen fervientemente que aman, en un imposible círculo de mística maternal aprendido artificialmente. Los llevan a extraescolares; los amenazan con la construcción lingüística "o me enfado"; los lucen en redes sociales como trofeos postmodernos del inframundo; los visten por las mañanas y los bañan al atardecer. Son una parte indispensable de la rutina que terminan por identificar como "seguridad". Porque la mujer arquetípica, aunque ha alcanzado un sofisticado uso neuronal (ha pasado la mayoría de las veces por una universidad), es convenientemente amaestrada para vivir silenciosa y alienada.

La (no)cultura se ocupará de regalarle mitos huecos que privilegien la discrección, el summun al que debe aspirar ELLA. Letizia y sobre todo Sofía, son ejemplos vivientes de cómo ocupar mejor cuanto menos espacio, sin estridencias, sin carácter, existiendo como un mero holograma que promocione ropa, complementos, "estilos de vida" (me flipa este concepto) y cuidados.


Porque la aspiración, ha de ser siempre la belleza; pero no en un sentido desafiantemente estético o filosófico. No. No debe haber trasfondo ni emoción... La estética para la mujer arquetípica bascula en un dificilísimo equilibrio al que dedicará su vida para dominar. Se podría resumir en un estresante "Parecer una prostituta vocacional, pero a la vez no disfrutar bajo ningún concepto con los ardores sexuales" (y todo esto con un tono de insalvable maldición). Su aspecto deberá tener violentos tintes de sexualización (realzar la silueta típicamente femenina, llevar ropa ajustada, marcar y distinguir lo propio de las mujeres: pecho, cadera culo) y a la vez convertirla en un ser débil y temeroso para la huida, para crecer o para expresarse en libertad. Se adornará con impedimentos que dificulten sus movimientos: alzas incómodas que se llaman tacones, maquillaje que coloree los contornos de la cara y que será mejor cuanto menos se note; (una eterna lucha por parecer que son propios unos atributos de inocencia y fertilidad del todo impostados) y abalorios que cuelguen incluso de su cuerpo convenientemente mutilado, por ejemplo, en las orejas. Se trata de hacerla diferente a los varones por un lado y de incapacitarla para usar su cuerpo y su libertad por otro. 

Además, esta preocupación física regirá la vida de la mujer arquetípica. La civilización del consumo en la que estamos, se ocupará de exigirle que ocupe mejor cuanto menos espacio y más reducido y aislado. Puede ser un cuarto de baño, un gimnasio o una oficina: todo vale para recluir a este especímen que ocupa el hábitat humano pero no el intelectual. Y hasta HBO o Youtube  se convierten en una eficaz herramienta de enajenación con respecto a la propia existencia.


Focault explica como nadie cómo los psiquiátricos se nutren de individuos que no se adaptan a una norma y no se pretende curarlos, sino estandarizarlos para que se adecuen a los preceptos racionales que la sociedad da por válidos. Un tanto parecido sucede con ELLA. Hay un enfermizo anhelo de encajar la disidencia femenina en un patrón estanco, (mientras la masculina se lee como genialidad). Hay que guiarlas, llevarlas a su sitio, atarlas para que no florezcan.

Este común de mujeres -que reitero, es sólo una visión arquetípica- no se relaciona honestamnete con el mundo ni con sus iguales. Tiene lo que se llama amigas, con las que establece una ligazón tan superficial como necesaria y siempre referida a un relato exógeno: las crías o la pareja. Es decir, "las mamás del cole" o "las parejas amigas". Siempre se mueven en mundos heteronormativos con una marcada asunción de roles repartidos y definidos conforme al género.


Esta especie de la que hablo, tiene permitido quejarse. Es más: Es el único momento en el que es escuchada, porque sólo en el papel de víctima se puede reconocer activamente a la mujer arquetípica. Nunca es la protagonista, la heroína o la genia excéntrica. Es la víctima en cualquiera de sus líquidas maneras: la que compra compeed ampollas porque le roza la sandalia o la asesinada en una pedanía andaluza; da igual el grado, pero siempre va a juego con la etiqueta de víctima.

La palabra "sacrificio" ha perdido la fuerza de empuje que dominaba la existencia de este infraser de nuestro retrógrado tiempo y espacio. De hecho, el concepto se ha sofisticado hasta pesar sobre todas ellas un refinadísimo concepto de culpa latente que acompaña cada emoción de la mujer. Es la culpa, etérea e invisible, la que define el trabajo, la vida y la religión -absurda, pagana y pequeña- del arquetipo mujer.

ELLA practicará mindfullness o meditación para conseguir algo parecido al vacío o habitar su tiempo: un simulacro de vida, un aliento muerto, un espejo roto. Nada en la mujer arquetípica es real, porque el concepto cartesiano del mundo, tamizado por la cultura, está a su vez cercenado por su estrecha idea del yo. No comprende dónde ni cuando está ¿Cómo va siquiera a pensar qué es y a dónde se dirige? ELLA no lo sabe, pero es un producto misógino, Heideggeriano, limítrofe, creado para sustentar lo otro, al otro. Y ese cruel destino es la humillación arquetípica del ahora. Bienvenidas todas.


Todos desentrañamos la realidad conforme a la particular mitología que hemos heredado, pero además las mujeres soportamos una imperceptible losa que dificulta divisar horizontes metafísicos.
De Jung en realidad lo que más me interesa es la Sincronicidad, pero lo dejo para otro día, que hoy tengo mucha faena.

Lo dice Diana Aller

viernes, 24 de mayo de 2019

TODO LO QUE QUISO SABER SOBRE EL ESPIDIFEN Y NO SE ATREVIÓ A PREGUNTAR



El Espidifen es vulgar ibuprofeno (bueno, tanto como vulgar, tampoco) granulado que se presenta en dosis de 400 y 600 mg.

Contiene Arginina, -que me encantaría llamar así a mi gata si la tuviera- un elemento que tiene una rápida absorción y esto es lo que hace que su efecto sea casi inmediato.
Y Aspartamo, que es antiinflamatorio. Y muchas cosas más que no sé, porque si les digo la verdad, no sé de qué estoy hablando. Solo sé que EL ESPIDIFEN ES EL CENTRO DE MUCHAS CONVERSACIONES EN ENTORNOS MUY VARIADOS Y CASI UNA ADICCIÓN PARA MUCHOS.


También leo en foros del ramo, que el secreto de su éxito radica también en disolverlo totalmente: No basta darle unas vueltecitas al agua. Se tiene que deshacer del todo para que el efecto sea completo.
Hay incluso Espidifen sabor albaricoque… Me pongo a buscar información y opiniones y veo que hay un auténtico FUROR por este producto de la farmacopea actual. Un mito, una religión entera, una fe ciega… Y yo, que muy en el fondo soy mujer de ciencia, me he decidido a buscar la luz.
Contacto a Guillermo, al que conocí gracias a este weblog -que nadie llama así- que usted está leyendo ahora. Es un chico que siempre da más información de la que se le pide, y por eso me parece la persona idónea para entrevistar hoy.


Hola Guillermo ¿Puedes presentarte para la virtual concurrencia?

Soy Guillermo Ruano Blanco, que siempre me gusta nombrar el apellido de mi madre.

Claro que sí. Muy bien.

…Y soy de Madrid, de la estación de metro Ascao. He vivido ahí siempre excepto un año que estuve de Erasmus en Estocolmo.

Yo vengo aquí a preguntarte por tu condición de farmacéutico…

Sí, soy farmacéutico y hace un año y unos meses obtuve el grado de doctor en farmacia después de mucho esfuerzo en un doctorado de nombre muy largo, pero básicamente es Biología Molecular de Plantas.

Guillermo tiene tres años de experiencia en botica y por dar un dato superficial, he de decir que es muy atractivo además.
Oye ¿La gente pide mucho Espidifen?

Sí, es un medicamento que gusta y se tiene en casa.


¿Y cuál es su secreto para tener tanto éxito?

Al estar mezclado con Arginina, que es un aminoácido básico causa menos acidez y menos daño gástrico. También la Arginina hace que el ibuprofeno se absorba más rápido y por tanto su efecto es más rápido.

Y también me interesa saber qué tipo de gente pide Espidifen…

Todo tipo de gente. Cuando se tiene un pequeño catarro o resfriado… o ya lo tienen instaurado… te lo piden porque es lo que suelen tener a mano en casa…

¿Para qué está recomendado y para qué lo recomiendas tú?

Está recomendado para dolor leve a moderado, por ejemplo, un golpe o una contractura, que implica inflamación y en este caso se tiene que tomar tres veces al día.

Vamos a lo importante ¿Crees que hay quien lo compra para las resacas? Porque yo escucho a mucha gente recomendarlo…

Paracetamol 1 g haría efecto más rápido en caso de las resacas…
A ver, el vino por ejemplo tiene nitritos que producen vasodilatación cerebral y provocan dolor de cabeza. El alcohol deshidrata y eso también conlleva dolor de cabeza en las resacas…
Para las resacas es más recomendable Paracetamol 1 gramo que el Ibuprofeno

Ah, esto mola saberlo

Cabe recordar que Paracetamol 1 g se ha quitado de los antigripales, y ahora la dosis que se usa es de 650 mg. Si tomas varios días paracetamol de 1 g el hígado (3 gramos al día máximo) ya no funciona del todo bien y la intoxicación es bastante frecuente.

¿Y el Espidifen sí?

El Espidifen (ibuprofeno) es tóxico para el riñón (pero requiere tratamiento más continuado para que ocurra esto mismo del Paracetamol) y poco para el hígado, puede subir la tensión y por eso, ya no se debe dar a mayores de 65.

¿Y cuál crees tú que es el secreto de su éxito? ¿El protector estomacal? ¿La acción rápida?

La protección estomacal no del todo, ya que es un medicamento que se usa de forma ocasional. Es más la acción un poco más rápido que el Ibuprofeno…

¿Y en cuanto a “efecto”? ¿Es más potente que sus competidores? ¿Qué pasa si se sobrepasa esa dosis?

Su acción es ligeramente más rápida pero no es una diferencia abismal respecto a Ibuprofeno normal. Es importante aclarar que el Ibuprofeno 600 mg es con receta médica y que la dosis de 400 mg es efectiva en la mayoría de los casos. El Ibuprofeno 400 mg con Arginina es efectivo y más rápido.

¿Y por qué se habla tan bien del Espidifen? ¿Es El boca a boca?

Ahora con los genéricos hay Espidifen genérico, así como con muchos otros y en el caso de los medicamentos publicitarios, el genérico suele ser más barato que el Espidifen. Y tanto Espidifen como Frenadol no da mucho margen comercial a no ser que compres millones de cajas. (La farmacia tendría que comprar más Espidifen o Frenadol para tener mayor beneficio, aunque el precio sea igual en todas las farmacias. Con los genéricos no ocurre tanto esto: la gente por la publicidad o porque lo tomaban cuando eran jóvenes asocian frenadol, aspirina, etc...) Y por el diseño de la caja, porque antes los genéricos no estaban tan extendidos, la gente lo recuerda y lo pide.
En el caso del Frenadol sí que hay una diferencia galénica importante.

¿Qué es diferencia galenica?

Es la tecnología que se usa para conseguir un medicamento de buena calidad mezclando distintos principios activos y excipientes.


¡Ah! Y no me has dicho para qué recomiendas tú el Espidifen…

Yo suelo hablar de Ibuprofeno y para dolores relacionados con ir al dentista es recomendable porque actúa rápido, al igual q el Enantyum que es de la misma familia del Ibuprofeno pero más potente…

¿Y sirve igual para todo tipo de dolores? ¿Y para dolores menstruales?
Y también tiene un punto antinflamatorio, ¿verdad?

Para los dolores menstruales también se usa el naproxeno o el dexketoprofeno (enantyum) que deben usarse 2-3 días como mucho, ya que son mucho más agresivos para la mucosa gástrica y dan problemas de acidez. Y también para catarros o resfriados de tipo vírico.

Jo, cuánto aprendo contigo…

A veces te lo piden porque ya llevan varios días con catarro y resfriado, pero yo recomiendo un antigripal, que llevan Paracetamol o Ibuprofeno para disminuir la fiebre y la inflamación y antidescongestivos como antihistaminicos y efedrina que lo que hacen es liberar las vías respiratorias y van a reducir los síntomas mejor que el Ibuprofeno solo.


¿Oye y el Espidifén de sabores qué?

El que más piden es el de menta (el clásico) y a veces el de melocotón… los nuevos no los vendía nada porque gustarían más el otro o no se fiarían de mí…
Generalmente, a no ser que sepa realmente mal, a la gente le da igual. Con los niños sí que es importante esto y te piden un jarabe especifico…
Como era el caso de un superjarabe que yo no vendía ni para atrás, que vale para el resfriado, y para dormir, porque quita bien los ataques de tos. Se llama Gripanait y es de Vicks.

Genial ¿Quieres añadir algo más?

Tanto el paracetamol como el Ibuprofeno cumplen la triple A, analgésico, antipirético (bajar la fiebre),y antiinflamatorio, teniendo el ibuprofeno bastante mayor efecto antiinflamatorio que el ibuprofeno. Perdón: el paracetamol no es casi antiinflamatorio, el Ibuprofeno sí.

¿Ya? ¿Alguna aportación, algún consejo?

Pues mira, sí: este medicamento tiene un diseño genial, y es guay por si te duele un poco la cabeza o el cuerpo y antes de dormir te lo tomas y también tiene antihistamínico de tipo sedante (es sin receta) pero no sé porqué se vende tan poco

Ah, gracias por la recomendación…

¡Y otra cosa! las urgencias médicas muchas veces están relacionadas con un mal uso de los medicamentos… tanto, que Clinton implantó por ley que las recetas fueran mecanografiadas y desde aquí animar a que la gente confíe en nosotros y nos pregunte.
Y otra aportación importante y que me puede crear algún enemigo es que la gente no se deje engañar con la homeopatía. Las cosas que funcionan donde pone el envase homeopático, por ejemplo, Traumeel contiene una cantidad suficiente de extractos de plantas o algún otro principio activo capaz de ejercer su efecto en este caso se puede hablar de fitoterapia, y es algo que se ha utilizado y se utilizará siempre para afecciones menores.

Yo tampoco creo en la homeopatía (ni en Dios, ni en el punto G, ni en los beneficios del deporte, pero eso es otra historia)
Mil gracias. Eres un amor

Un placer.

Pues nada más.


Lo dice Diana Aller

sábado, 4 de mayo de 2019

EL CORTE INGLÉS SE LA HA JUGADO

(*Iba a publicar este texto en mi columna de El Mundo; pero es evidente que encaja mejor aquí)

El Mundo Today publicaba una noticia que ojalá algún día sea cierta: El titular dice El Corte Inglés anuncia que, si no quedas satisfecho, que te jodan: EMPIEZA LA SEMANA BORDE DE EL CORTE INGLÉS.
Y el texto reza: "Si no quedas satisfecho, que te jodan. No haberlo comprado, cojones". Así arranca la "Semana borde" de El Corte Inglés, una promoción que beneficia por primera vez al propio establecimiento y no a sus clientes.
Rezo a adiosito para que esta fantasía se convierta en realidad algún día...

Antes de que se asusten mis jefes, antes de que alguien pueda creer que esto es un ataque hacia El Corte Inglés (una empresa con tremenda fuerza en nuestro país), aclaro que no pienso arremeter contra un anunciante unos grandes almacenes que, como mínimo crean un montón de puestos de trabajo.

Lo que pasa es que no os enteráis, tontis. La campaña que ha hecho la afamada marca para conmemorar el día de la madre (fecha que, siendo realistas ¿A quién beneficia? restaurantes, floristas... y no a las madres) es  tan refinada y bien ejecutada, que todas caemos como moscas ante ella.
Por si alguien no ha visto el spot, es este:


Y esta es la imagen gráfica del anuncio que ha suscitado críticas desde muchos sectores:

Obviamente, ninguna persona -madre o no, puede ser un "97% entregada, un 3% egoísta y un 0% de quejas".
Eso se llama esclavismo, Wild wild West o felpudo de baño mugriento con pelotillas.

El anuncio de televisión dice que las madres "sacan 48 horas al día para que el mundo siga girando y sin pedir nada a cambio, siendo además 100% madres". 
Imaginen por un momento que eso fuera cierto ¿De qué personas hablaría? ¿Gente 100% insomne? ¿Gente de esa que no ingiere alimentos ni líquidos? ¡No hombre, no! Es evidente que la campaña está hecha para que, en pleno 2019 nos llevemos las manos a la cabeza. Es lo que desde el neuromarketing se llama "publicidad negativa": Una idea chunga nos llega hasta 30 veces más que una idea positiva. (De ahí el "éxito" de VOX, por ejemplo).

Y el Corte Inglés, que no ha utilizado ninguna agencia externa para esta campaña, ha decidido jugársela. Hasta el final. En el comunicado con motivo de su lanzamiento, decían pretender "rendir un homenaje a las mamás 100% madres que, además de serlo, no se olvidan de ser mujeres, trabajadoras, responsables y comprometidas con la sociedad".  Es decir, extraterrestres. Porque ahí no estamos incluidas ninguna: Yo (que me considero un 0,8% madre) me olvido no de ser mujer, sino de ser humana a la tercera cerveza; todas tenemos momentos de vagancia y dejadez (y bien que nos gusta). Y nos quedan muchos años para ser responsables y comprometidas. Por ahora sólo podemos ir capeando la vida según nos llega, solucionando marrones según son urgentes o urgentísimos...

Explican que el anuncio centra su mensaje en que las mujeres "suelen estar encasilladas en un sin fin de roles" pero, como madres, "cumplen con un papel mucho más importante del que nadie habla". Pero no especifican si ese papel es el exterminio de la raza humana, conquistar el hiperespacio o hacerse con toda la pesca de atún de Europa.

¡Es buenísimo! Piensenlo...


Imagínense una campaña que dijera: "Los africanos, esas pelotillas de mierda que trabajan tanto por tan poquito" o "Se acerca el Orgullo Gay: apoyemos a esos pobres degenerados un día al año". Pues esto es lo mismo: Es una forma de hacernos reaccionar ante tanto spot anodino y complaciente.

¿De verdad después de toda la revolución que estamos viviendo una empresa tan potente va a premiar la explotación femenina? ¿De verdad creemos que hay mentalidades medievales decidiendo campañas de envergadura? ¿De verdad una empresa como El Corte Inglés se la iba a jugar así? Pues claro que no, porque entonces NO COMPRARÍAMOS ahí jamás ¿Verdad? ¿¿VERDAD??

Pues eso.

Lo dice Diana Aller

(*Por cierto: Feliz día de la madre a todas las mujeres con y sin hijos, con o sin madre, porque debemos celebrar que cada vez nos desprendemos más y mejor de esa noción estigmatizada y chunga de la maternidad. Felicidad plena a todas (sustituyamos la insidiosa noción de maternidad por la de hermanamiento ¿Les parece, amigas?)

jueves, 2 de mayo de 2019

"CUALQUIER GOCE QUE HAYAS PODIDO EXPERIMENTAR"

Estoy inmersa en un proceso extrañísimo -quizá alguien me lo ha notado- que yo llamaría “sanación intelectual”.  Estoy redefiniendo toda esta felicidad que llega a atosigarme. Sí, se lo juro, esto me esta ocurriendo ahorita.
Pero no quiero hablar de mí (bueno sí, pero no quiero que se me note lo pesada que soy) quiero hablar de mujeres luchadoras y con ideales, mujeres que han dejado su impronta en la historia. Mujeres como Pilar Primo de Rivera.


Verán ustedes, queridas lectoras (esto es femenino inclusivo ¿eh? Me importa cero lo que tengan entre las piernas quienes se ensimisman ahora mismo ante un dispositivo electrónico con las letras que he tecleado en un tiempo indeterminadamente anterior): Verán, queridas, llevo unas horas buceando entre deslumbrantes lecturas sobre la Sección Femenina y lo primero y más recomendable que he de comunicar es que si tienen un ratito, lean esto: Un artículo de Ángela Cenarro en la universidad de Zaragoza que es canelita en rama. Y bueno, también que una y otra vez se replican contenidos en webs absurdas que no aportan nada y en todas hacen el mismo resumen.


Sin embargo es un resumen muy impactante (aunque ofensivamente sesgado). Les propongo un juego facilón, que es el mismo de todos los blogs y webs que copian y pegan estas palabras de la Sección Femenina (la organización de mujeres de la Falange): Lean y siéntanse después aliviadas por vivir en un mundo tan tolerante, abierto y democrático, ya verán que gustera:

Textos sacados del Manual de la esposa perfecta, 1953, (que se entregaba en España a las mujeres que hacían Servicio Social en la Sección Femenina)

1.Ten preparada una comida deliciosa para cuando él regrese del trabajo.
2.Ofrécete a quitarle los zapatos.
3.Habla en tono bajo, relajado y placentero.
4.Prepárate: retoca tu maquillaje, coloca una cinta en tu cabello. Su duro día de trabajo quizá necesite de un poco de ánimo y uno de tus deberes es proporcionárselo.
5.Durante los días más fríos debéis preparar un fuego en la chimenea para que se relaje frente a él.
6.Preocuparte por su comodidad te proporcionará una satisfacción personal inmensa.
7. Minimiza cualquier ruido.
8. Salúdale con una cálida sonrisa y demuéstrale tu deseo por complacerle.
9. Escúchale, déjale hablar primero; recuerda que sus temas de conversación son más importantes que los tuyos.
10.Nunca te quejes si llega tarde, o si sale a cenar o a otros lugares de diversión sin ti.
11. Haz que se sienta a gusto, que repose en un sillón cómodo.
12. Ten preparada una bebida fría o caliente para él.
13. No le pidas explicaciones acerca de sus acciones o cuestiones su juicio o integridad.
14. Recuerda que es el amo de la casa.


15. Anima a tu marido a poner en práctica sus aficiones e intereses y sírvele de apoyo sin ser excesivamente insistente.
16. Si tú tienes alguna afición, intenta no aburrirle hablándole de ésta, ya que los intereses de las mujeres son triviales comparados con los de los hombres.
17. Al final de la tarde, limpia la casa para que esté limpia de nuevo en la mañana.
18. Cuando os retiréis a la habitación, prepárate para la cama lo antes posible, teniendo en cuenta que, aunque la higiene femenina es de máxima importancia, tu marido no quiere esperar para ir al baño.
19. Recuerda que debes tener un aspecto inmejorable a la hora de ir a la cama…; si debes aplicarte crema facial o rulos para el cabello, espera hasta que él esté dormido, ya que eso podría resultarle chocante a un hombre a última hora de la noche. 
20. En cuanto respecta a la posibilidad de relaciones íntimas con tu marido, es importante recordar tus obligaciones matrimoniales:
• Si él siente la necesidad de dormir, que sea así, no le presiones o estimules la intimidad.
• Si tu marido sugiere la unión, entonces accede humildemente, teniendo siempre en cuenta que su satisfacción es más importante que la de una mujer.
• Cuando alcance el momento culminante, un pequeño gemido por tu parte es suficiente para indicar cualquier goce que hayas podido experimentar.
• Si tu marido te pidiera prácticas sexuales inusuales, sé obediente y no te quejes.
• Cuando tu marido caiga en un sueño profundo, acomódate la ropa, refréscate y aplícate crema facial para la noche y tus productos para el cabello. Puedes entonces ajustar el despertador para levantarte un poco antes que él por la mañana. Esto te permitirá tener lista una taza de té para cuando despierte.


A la cabeza de la Sección Femenina estaba Pilar Primo de Rivera, hermana del fundador de la falange José Antonio Primo de Rivera. Ella y sus amigas montaron una organización de mujeres a las que se excluía del movimiento: crearon campamentos de alimentación para niños y cuando empezaron a crecer, en 1937, se les entregó el Servicio Social de la Mujer, que por aquellos tiempos ya era obligatorio, por lo que eran las encargadas de la formación femenina.

El objetivo de la Sección Femenina durante el Franquismo era la de enseñar a las jóvenes a ser buenas patriotas, buenas cristianas y buenas esposas, subordinándose totalmente a los hombres. Se esperaba de las mujeres su sumisión y docilidad. Después de la Segunda República las mujeres ya habían conseguido el derecho al voto y su ocupación en lugares públicos, pero el régimen franquista las recluyó de nuevo a sus hogares y a considerarlas únicamente como procreadoras, tras tantísimas muertes en la guerra civil. Su función era mantener el orden tradicional del hogar, cuidar al hombre, protegerlo y satisfacerlo.


Qué antiguo todo ¿verdad?
No como ahora, que ya no hay sofistacados métodos para preocupar a las mujeres por mantenerse delgadas, en forma, por mantener la casa o GUSTAR y SATISFACER a los hombres. Ya no está penado ser libre. Ahora es un gusto desafiar los roles impuestos, nadie critica nuestras decisiones, nadie nos dice directa o indirectamente qué es lo bueno y qué lo malo. Nadie controla nuestras vidas ni nuestros cuerpos. Un gustazo todo.


En otro orden de cosas: Pilar Primo de Rivera no paró quieta e hizo lo que pudo en un margen de acción bastante limitado (sometida sobre todo por la evidente presión falangista de su hogar). Es muy probable que no conociera varón ni hembra bíblicamente hablando (aunque la intentaron casar ni más ni menos que con Hitler, un episodio que a la luz de hoy hasta puede tener comicidad). 
A lo que voy: que Pilar Primo de Rivera me parece apasionante, por dirigir de una forma tan funesta toda esa energía vital que evidentemente tenía. Y por no “malgastarla” formando una familia, sino con sus acólitas y camaradas chungas. Aquí algunas frases que se le atribuyen y que también pueden dar mucha risi una vez han pasado los años:

- "Gracias a Falange, las mujeres van a ser más limpias, los niños más sanos, los pueblos más alegres y las casas más claras".
- "Todos los días deberíamos de dar gracias a Dios por habernos privado a la mayoría de las mujeres del don de la palabra, porque si lo tuviéramos, quién sabe si caeríamos en la vanidad de exhibirlo en las plazas".
- "Las mujeres nunca descubren nada; les falta el talento creador reservado por Dios para inteligencias varoniles".
- "La vida de toda mujer, a pesar de cuanto ella quiera simular -o disimular- no es más que un eterno deseo de encontrar a quien someterse".


Y yo, visto esto, que en su día era adoctrinamiento directo y claro hacia las mujeres, me pregunto, así, por preguntarme ¿No hay ahora un adoctrinamiento sibilino y retorcido que dice cosas igualmente monstruosas a las niñas y a las mujeres? ¿O es que yo soy una malpensada? ¿Cuál sería el ideal femenino en esta nuestra feliz época de libertades y conquistas? ¿Por qué a una adolescente se le presenta como "normal" por ejemplo una doble penetración? ¿Qué lugar deja twitter, o los videojuegos, o la industria, o la economía a las mujeres? Yo lo pienso y me parece pornográfico y vergonzoso. Pero yo estoy con mi movida espiritual, que otro día si eso, les cuento con detalle.
(¡Cómo me jode, por cierto, que la estética falangista sea tan bonita!)


Lo dice Diana Aller