miércoles, 13 de junio de 2018

¡BRAVO AMAIA MONTERO!

La semana pasada me encontré a Amaia Montero en dos ocasiones. En la segunda miré al cielo y pregunté a la energía creadora comúnmente llamada Dios "¿Qué me quieres decir?".
No obtuve respuesta.
... Hasta ayer.
Ayer circulaban vídeos de la cantante de torrojil voz con feroces críticas:

Lean y vean esto:


Y esto:

Y esto también:

Gente que seguro tiene una ética intachable, gente que trabaja honradamente y jamás tiene un mal día ni un feo con nadie. Gente que se puede permitir criticar a alguien por no dar un buen concierto o elucubra sobre el consumo de alcohol sin tener pruebas de nada. Gente que muy posiblemente admira el malditismo de estrellas del rock que jamás dieron un concierto sobrios. Gente, en fin, acreditada para hablar mal (e incluso cobrar por ello) de Amaia Montero.

A mí Amaia Montero me representa y me gusta: Es más humana que la mayoría de la gente. Desconoce su propia talla de ropa, lleva 4 discos en solitario y tiene cienes de fans. Pierde el ritmo y se pierde ella. Habla en inglés latino con sus músicos, su último LP se llama "Nacidos para creer", no esconde sus defectos ni va de lo que no es, fuma bastante, aguanta estoicamente juicios que no ha pedido sobre lo que hace con su cuerpo, con su cara.

No conozco de nada a Montero, y sólo la he visto en vivo la semana pasada, pero me han entrado unas irrefrenables ganas de defenderla. Pero ¿saben qué? ella lo hace mucho mejor. Atención a la letra de "Nacidos para creer":



Hay quien encuentra raro que a los 40 
No este casada 
Pocos me han desnudado 
Muchos me hacen la cama 

Otros juran que bebo y que en persona 
No valgo nada 
Que hace dos o tres tallas 
Que no entro en mis vaqueros 

Y a veces me dan ganas de volverme y decir: 

Si tu no sabes nada de mi 
Ni donde ni con quién ni cuándo 
Si cuelgo a dios o al diablo en la pared 
A qué me atreví o qué nunca haré 

¿A cuánto vendes tu la verdad? 
¿Quién te dio vela en este entierro? 
No busco un clavo ardiendo 
Y si miro atrás tu no estás ahi 
Con los que pondrán la mano en el fuego por mí 

Nadie conoce a nadie. 
Mucho no entienden en lo que saben 
O afilan un puñal en cada pedestal 

¿Dónde están los que ayudan? 
¿Quién el feo, el bueno y el malo? 
¿Cuál de los doce es Judas? 
¿Quién durmió al otro lado? 
¿Quién dijo y quién si? 
¿A quién voy yo a decir? (...)

Su voz está en la antítesis del timbre que me gusta escuchar, pero reconozco que esta mujer es una artista de verdad, con una sensibilidad extraordinaria y además intuyo que desprende el humor irónico que parece a su vez producir. ¡Ole Amaia! ¡Aupa Amaia!¡Bravo Amaia!

La información es cada vez más trepidante: Lopetegui, final de Supervivientes, barcos con refugiados, Maxim... y la gente enfurecida criticando sin parar... A ver, no. Yo no puedo con la actualidad y a veces tampoco puedo con la vida. Y la solución fácil, legal y cómoda para escapar un poquito, es beber.
Je suis Amaia.

Lo dice Diana Aller

No hay comentarios :