martes, 6 de febrero de 2018

CONSULTA SENTIMENTAL

Me contacta mucha gente, la mayoría parece cuerda, aunque de todo hay... Me piden textos, ánimos, favores o como en este caso, consejo:
Me ha escrito Javier, un chico que parece bastante centrado. A ver si ustedes le pueden ayudar también. Esto es lo que me plantea:


Te respeto y admiro como a muy poca gente. Me pongo en contacto contigo porque necesito que me ayudes con una chica. 
Que me ayuden mis amigos -pensarás- que tú a mí no me conoces. Cierto, pero aunque tengo muchos amigos y muy listos para algunas cosas, necesito de esas dotes tuyas que tanto disfruto.
La chica se llama Laura, tiene 27 años y un novio desde hace 6 años. Yo a ella sé que le atraigo física y mentalmente y que valora mis virtudes.
El novio es un tío guay, para que nos vamos a engañar, es guapo, listo, simpático, buena persona y tiene éxito profesional. Un asco de hombre.
Yo soy parecido, pero sin el éxito laboral. Por lo que tenía pensado esperar a, o que lo dejaran, o que yo consiguiera ser un hombre más de provecho. 
Pero ni una cosa ni la otra.
Así que he decidido pasar a la acción. El problema es que no sé cómo. 
Mi relación con ella se ha convertido en un bucle infinito: Nos vemos aprox una vez al mes, cuando salimos de fiesta con los mismos amigos. Solemos estar toda la noche hablando en plan un poco intenso, cariñosos y acariciándonos las manos; luego nos vamos a casa y me manda un whatsapp bonito, pero sin ser comprometedor -ej: las noches contigo siempre tienen un nosequé emocionante- Y fin, otro mes sin hablar. 
Es inteligentísima y me da la sensación de que es consciente de lo mucho que me gusta y de todo en general. Creo que es diabólica, pero me encanta. Necesito hacer algo con ella y tiene que ser algo bueno.
Y ahí entras tú.
En espera de su respuesta, le saluda atentamente
Javier

Y esta sería mi solución:

Estimado Javier,
Lo más correcto sería decirte que te aguantaras, que no hay que plantearse siquiera estas cosas cuando está en juego una pareja que se puede romper. Lo más correcto en unos parámetros normativos y honestos.
Pero la realidad, descarnada y florida, es otra: Para empezar, si no "pasas a la acción" reprimirás tu deseo... Y la represión (seguro que a estas alturas ya lo sabes) es la forma más fácil de aumentar el deseo -y el placer-.
Por otra parte, ya has tomado la decisión de hacer algo ¿no es así? Pues perfecto, amigo Javier. Tal vez lo más ético es vivir de verdad, sentir de verdad y amar de verdad... Y muchas veces (me temo que demasiadas) luchar por alguien emparejado puede ser también luchar por salvar una pareja del tedio del destino que ellos no se atreven a desanudar. Es muy probable que llevando 6 años y siendo tan jóvenes, se hayan acomodado sin darse cuenta de que la vida es una cosa muy breve y muy rápida. A la velocidad que va todo, lo mejor es ser generosos con el prójimo y dar lo mejor de nosotros mismos a cuanta más gente mejor. Afortunadamente podemos vivir varias vidas dentro de una. Afortunadamente estamos en España en el siglo XXI, donde los afectos se pueden vivir en libertad. Estoy convencida de que Laura adora a su novio y también él a ella. Pero también creo que es muy difícil que un amor tan temprano cuaje a largo plazo. Es posible que se hayan acomodado, que hayan instalado su amor sobre pétreas rutinas y que follen poco (todo un sacrilegio siendo veinteañeros).

Por eso, antes de dar el paso yo indagaría... Crea con ella una relación de cercanía, habla (mejor esa vez al mes que por whatsapp) y sobre todo, escúchala. Por supuesto sedúcela sin parar: imita sus gestos, asiente, sé natural... todo eso. Pero sobretodo, amigo Javier, sonsácale qué tipo de relación tiene con su novio: ¿Está cansada? ¿Es rutinaria? ¿Se aburre? ¿Siente que se está perdiendo algo? Y yo -lo que haría yo- iniciaría una conversación de whatsapp con cualquier excusa: lo ideal es que sea laboral, algo frío, algo en lo que ella sea experta...  (En tu mail me das más datos de su novio que de Laura) Es fácil ir yendo a lo personal muy poco a poco: Sin contestar a los 3 segundos, dejando días sin comunicación... Pero tejiendo poco a poco una amistad sincera.
Y así, la próxima vez que os veáis, sé tú el primero en enviar un mensaje. Algo tipo
"Me ha encantado verte. Como siempre". Y 2 minutos después: "Como siempre, Laura. Me encanta, sí". O algo sí.


Cabe la posibilidad de que ella sólo quiera un muy inocente tonteo, y seguir toda la vida con su novio. En ese caso, obviamente, hay que respetar sus deseos. Tal vez ella no quiera dejar a su novio; tal vez simultanee a ambos una temporada, pero eso no es fácil de sostener. El primer paso en cualquier caso es la seducción, entrar en su intimidad y su deseo, probablemente algo marchito ya con su pareja.
Te recomiendo crear cercanía en paralelo a la tensión sexual, dejar que aflore su personalidad y la tuya. Que os gustéis y os deseéis. Sin agobio ni prisa, pero sin pausa: pico pala, pico pala...

Por favor, infórmame de tus triunfos, porque pase lo que pase, esto va a ser un éxito: dar un paso y postularse siempre lo es. (Si nos ponemos en situación ¿No preferiríamos que si le gustamos a alguien nos lo insinuara de alguna forma? ¿Cuántos amores grandes y bonitos tipo Call me by your name o Los puentes de Madison se han quedado sin consumar? En la vida hay que jugársela siempre. Amar a alguien de forma profunda y verdadera, es lo más.
A todo esto, yo me debería aplicar el cuento, porque no me atrevo a declararme a quien me gusta, pero como diría Moustache, de Irma la dulce "eso ya es otra historia".
Por cierto, ella no es diabólica: de haber algo diabólico, serían tus intenciones y mis consejos.

Lo dicho: ¿Cuál sería su consejo, amigos lectores? Anímense, que yo creo que Javier lo agradecerá...

(He ilustrado el texto con paisajes renacentistas, que dan mucha paz y vienen muy bien)


Lo dice Diana Aller

3 comentarios :

Riberaine dijo...

Que historia
Como en los libros de elige tu propia aventura hay un montón de caminos a seguir.
Lo que tú dices es una opción ,si decide dejar a su novio para irse con el pues no hay nada de malo.
Pero yo no jugaría a ese juego ,en una relación a tres al final alguien termina sufriendo ,y a mi no me gusta ni sufrir ni hacer sufrir a los demas.
Bueno ya se que no soy nada original

Nuevo Ciclon dijo...

Necesariamente la represión no tiene por qué aumentar el deseo y el placer. A veces perdura en el tiempo el recuerdo mas bien o el arrepentimiento de lo que pudo ser y no fue y eso frustra. Las relaciones y los amores ¡hay que alimentarlos!, otra cosa es que luego nos cansemos de hacerlo. Una vez estuve así con una mujer muchos años esperándola ya que ella estaba casada y siempre salíamos y hablábamos y de todo y hasta estando borrachos nunca nos liamos. Alguna vez hubo un bonito beso pero nada más. Nunca hablamos del tema pero estaba claro que a ella le incomodaba mucho llegar a engañar a su marido así que yo esperé pacientemente y lo terminé asimilando y respetando. También el miedo las domina y no se atreven así que no pasa nada por intentar dar un paso y jugártela. Si no sale bien siempre habrá buen rollo para arreglarlo poniendo cualquier excusa.
Al tiempo, cuando ya había perdido casi la esperanza y cuando ya estaba en otro momento vital la tuve toda para mi. Fue genial porque fue un sueño hecho realidad. Lo malo es que a veces desear algo y que eso pase fuera ya de ese contexto o en otro tiempo pierde bastante encanto e intensidad. Los sentimientos cuando son mutuos se buscan, se terminan encontrando y es lo mejor que puede suceder.
También pienso que no necesariamente tener un romance con ella tiene que romper ninguna relación si se sabe llevar bien. Pero también cabe la posibilidad (y me ha pasado) que se deje llevar por lo que siente por ti y deje a su marido, pero eso tampoco sería algo tan trágico. La vida es para vivirla e intentar ser feliz y si el amor y la pasión nos aportan eso pues habrá que aprovecharlo ¿no? O jugársela!. También depende de lo que necesites y de lo que no que eso ya es algo muy egoísta y personal que uno tiene que investigar en su interior.
Al final creo que si las cosas son de verdad terminan sucediendo y no sirve de nada luchar contra lo natural, contra los sentimientos, es perder tiempo y la energía. ¡juégatela!! que a veces hace falta que alguien de el paso ;)

toyfolloso.blogspot .com dijo...

Sí folla con su novio, si.
Lo que pasa es que no la escucha.
(Sólo la escuchamos los feos....).

Mira, eso ha hecho que me viniera a la cabeza un SOS publicado un periódico inglés:
"Hombre tímido y feo, sumido en largos periodos de autocompasión, mediana edad, flatulento, con sobrepeso y alopecia, busca lo imposible".
Pobre diablo.