viernes, 26 de enero de 2018

TENGO QUE PEDIR PERDÓN

(*Este texto está ilustrado con carteles de Santa Cruz de Tenerife, que me tienen subyugada).





Ayer asistí a uno de los mejores eventos que hay en Europa. Inspíreme es una jornada de vanguardia, talento y reflexión que se celebra anualmente en Santa Cruz de Tenerife. Y les aseguro que hace honor a su nombre: Es absolutamente inspirador.

He tenido el honor de asistir como ponente y hoy escribo esto para pedir perdón a una chica que asistió y a la que ofendí. Como no tengo forma de localizarla, espero que mis disculpas le lleguen por aquí, o al menos me sirva para compartir mi vergüenza con los que lean esto.




Darius Cozma, presentador y alma mater del evento (junto con Paula XS) me preguntó por mi libro "Coños como el de Marta" y por la infrarrepresentación de los coños en nuestra cultura. Y yo que primero hablo y después pienso, dije que por la calle, por todas partes, "estamos hartas de ver pollas". Que en la calle y en todos lados, hay pollas dibujadas, representadas y no coños. No me di cuenta de lo transfóbico que era mi mensaje. No me di cuenta de la ofensa y de que una chica se levantó y se fue. En otro momento de la charla dejé bien claro que los coños no eran el signo definitorio de las mujeres, y que las había con pollas. Pero ella ya no estaba y el daño ya estaba hecho.




















Yo en el momento no me di cuenta de mi metedura de pata. Tengo tan incrustada tanta mierda misógina en el cerebro que me cuesta ver las opresiones cuando no son mías (Creo que esto nos pasa a todos). Normalmente hago un ejercicio muy fácil para comprobar si es ofensivo mi discurso (o mi pensamiento o lo que sea) y que se lo recomiendo a ustedes ante situaciones de plumofobia, niñofobia o transfobia: se trata de sustituir la palabra a cuestionar por "negro" o "negra". Afortunadamente el racismo nos escuece bastante y en seguida nos chirría si en lugar de decir "odio a los niños" decimos "odio a los negros"; o como en mi caso, si en lugar de decir que "estamos hartas de ver pollas" digo "estamos hartas de ver negros". Resulta humillante decir algo así ante alguien que sufre una triple opresión y mi lugar ahora mismo es la vergüenza y sólo puedo pedir perdón. Ojalá esa chica que con razón se sintió ofendida me perdone ...Y también le quiero dar las gracias porque gestos como el suyo me hacen avanzar y aprender. A mí y a todes. Me ha dado una lección importante y como suele decirse "Me ha puesto en mi sitio".
(Puto Chino Maricón, Chenta, utilizó un lenguaje inclusivo en su ponencia y advertía cada poco que lo que decía era su opinión... Fue sobrecogedoramente bonito y tremendamente humilde: tengo mucho que aprender de él).
Gracias en cualquier caso a Inspíreme y todos los asistentes, trabajadores y demás. Se creó un clima increíble y todavía estoy en una nube asimilando todo lo que escuché y aprendí.
(Esta tarde a las 19:30 presento el libro en la librería de mujeres, en Tenerife. Si están por la zona, vengan a saludar).
Perdón y gracias por hacerme ver mi error.




Lo dice Diana Aller

No hay comentarios :