miércoles, 21 de junio de 2017

TODAS LAS GUERRAS EMPIEZAN EN VERANO

(Bueno, casi todas)

Querida Diana,

Hoy empieza el verano, aunque térmicamente lleva un tiempo azotando nuestras pieles, la tuya tersa y aún fresca, la mía cada vez más ajada y suelta.
Cada verano desde tu edad hasta la mía -25 años nos separan- han ido mejorando como mejora una especie viva que se aclimata. Ya no sobrevivo llena de dudas y miedos como tú. Ahora la vida se abre generosa cada año. Cada verano.

Tú tienes fe en la propiedad privada, en la familia (las familias), en los estudios... las estructuras enfermas que te sustentan. Las principales aportaciones para esta felicidad estival a la que llegarás, vendrán de rendijas pequeñas que ya has visto abiertas, pero a las que todavía apenas has prestado atención:

*El feminismo: ¡Cuánto te va a dar! Respuestas que se convierten en preguntas, amigas (qué importantes son las amigas, joder). Pensar sin juzgar ni competir, errar, leer, admirar, luchar... Y sobre todo fe (esa fe irracional que necesita todo individuo) y libertad. La libertad, Diana del pasado, es la clave para extinguir miedos y crear sin ataduras.


*La maternidad: Hoy hace 13 años que me arrancaron un bebé de mis entrañas en una inne-cesárea. Un niño morenito, igualito que tú, con tu cara, tu seriedad, tu mundo interior... Bueno, a él le flipa el fútbol y es del Madrid, pero por lo demás, es un Dianito total. No hagas caso a todo ese desprestigio de la maternidad que nos asiste, demasiadas veces travestido de feminismo. Me podrán tildar de ñoña, de antigua, de ignorante... Pero será porque no comprenden la experiencia tan salvaje y alucinante que es ser madre. Mejor que cualquier droga que se haya sintetizado. Una experiencia más cercana a la muerte y a la religión que cualquier otro conocimiento sensible o imaginario. Además otorga una sabiduría y una templanza casi terapéutica. Por supuesto que está mal planteada en nuestra época, en nuestra latitud, pero la maternidad es lo más profundo e importante que puede ocurrir en la vida. Y no porque nos pasen pocas cosas, precisamente... Sé que no lo comprendes, que piensas que es un engorro mitificado por la literatura alienante y que te da igual vivirla o no. Mejor que lo veas así, mi querida yo, así la sorpresa será más eficaz y el efecto más bestia. Tendrás dos hijos y te arrepentirás de que no hayan sido más. Y vas a flipar...

*España: Si te lo cuento te va a parecer una película, no sé si de terror o una comedia romántica: PP y PSOE se siguen alternando el poder. Hay un atentado, un atentado cruel y masivo. El PP se apresura a decir que es ETA (Lo que ya ha quedado como sinónimo de maldad, el decir "Es ETA"). No fue ETA. Al día siguiente vamos a la sede del PP con cazuelas, protestamos... Frente a todo pronóstico gana el PSOE. Una crisis mucho más atroz de lo que se empeñan en admitir los políticos, se cierne sobre España. Es devastadora, tremenda, injusta y basada en el espolio de los ricos sobre la vida de los pobres. Por unos días la ciudadanía tuvimos el poder: En mayo de 2011 salimos a las calles, a nuestras calles y plazas, que son nuestras, a gritar y a recuperar nuestra dignidad... Como siempre, los poderes sofocaron el movimiento hasta pervertirlo del todo. Algún remanente quedó, alguna idea... menos mal. Pero pudimos ver como PODER era verbo y sustantivo, y como por un momento fue realidad.

*El trabajo: Esto tardarás más en aprenderlo: El trabajo y el dinero son variables que no tienen porqué transcurrir en paralelo. Llegará un día que abrirás los ojos y sentirás demasiado agradecimiento por lo que eres, que es mucho más que lo que tienes (y eso que tienes muchísimo). Confía más en ti y menos en la seguridad (en realidad es miedo, ya verás). En 2017 no sabes qué va a ser de ti mañana, y eso es maravilloso, créeme.

*Los afectos: Comprobarás que quien parece enemigo se terminará convirtiendo en aliado. (Creo que si lees esta frase, deberías cambiarla de género para que sea más veraz). Y también comprobarás que el hecho de que te destrocen el corazón una y otra vez, es el camino hasta llegar a quien amas de verdad. Te vas a casar conmigo. Sí, me casé hace dos años conmigo misma, contigo, y soy la mujer con la que quiero envejecer y pasar el resto de mi vida. Me quiero y me adoro como Aida Nízar. Y toda esa gente de vidas pequeñas, miedos enquistados y problemas de autoestima, se quedarán por el camino, con su frustración, sus ataduras buscadas, su baja tolerancia a la generosidad... Pero haber amado y ser amada, te dará fuerza y aumentará exponencialmente tu capacidad de disfrute. Y el amor romántico es una patrañita bioquímica sustentada por Hollywood. Afortunadamente el amor sin límites te asistirá siempre de mil maneras.

Querida Diana,

Todo se resume en ausencia de miedo, agradecimiento constante y compañía de gente maravillosa. Eso es la felicidad en la que vivirás.

La vida es una mierda, está llena de dolor e injusticia, de acaloradas guerras sin vencedores. Pero el único sentido que tiene estar aquí es intentar no dejar impacto negativo en nuestra existencia, y hacer felices a los demás. Sólo eso.

Adoro el verano. Todavía, sí.

Posdata: Menos mal que descubrirás la cerveza a los 35 años. Si no, tendría un problema muy gordo a estas alturas.

(Los collages no son míos -más quisiera- sino de Dangercollage)

Lo dice Diana Aller

3 comentarios :

jorge.she dijo...

Diana, te quiero, ojalá viviera en Madrid, me encontrara contigo, te conociera, folláramos y nos enamoráramos.

Te deseo lo mejor y que escribas mucho

Riberaine dijo...

Me encanta tu eligio de la maternidad ,eso te hace grande .
Con el amor romántico no os metáis ,las historias de las películas son ficción ,pero los sentimientos si .

Zaida Carmona dijo...

Es de lo más bonito que te he leído y mira que te he leído auténticas maravillas, joder.