jueves, 9 de febrero de 2017

YO NO ENTIENDO NADA

Habitamos una existencia rara. En teoría vivimos un mundo reglado, para favorecer nuestra vida, pero los resultados son siempre esperpénticos, y llegados a cierto punto, nos pasan inadvertidas cosas muy extrañas:

- Nos enseñan a odiar nuestros cuerpos con refinadísimas técnicas de alienación y propaganda agresiva. Pero nuestros cuerpos son máquinas perfectas, engranajes sofisticados que da gusto tocar, oler y disfrutar.

- Toda mi infancia escuché esa absurda cantinela de los profesores de: "Si copiáis en un examen, no me engañáis a mí, os engañáis a vosotros mismos". A ver, señores profesores, si yo copio en un examen, sé perfectamente lo que estoy haciendo, es usted el que no lo sabe. Si estoy mintiendo a alguien con esto de copiar ¡es a usted!

- Cuando tengo mucho que decir, me quedo sin palabras.

- Antes la tilde diacrítica del adverbio "sólo" era obligatoria cuando se podía sustituir por "solamente". Ahora han decidido que da igual.

- Cuando una mujer es maltratada, se la encierra, se la aísla y se la revictimiza en centros de acogida (donde por cierto no puede llevar a sus mascotas), cuando el agresor es otro.

- La pizza generalmente es redonda, y sin embargo la caja donde va es siempre cuadrada.

- En España cada vez hay más capital. Y también cada vez hay más pobres.

- Nos parece mal que "puta" sea un insulto, pero pasamos por alto "calzonazos", "caballerosidad", "solterona" o "hijo de puta".

- En los informativos donde los hombres lucen un aspecto de venerable catedrático y las mujeres llevan poca ropa, ajustada y están en edad de procrear, dan la "escandalosa" noticia de que Trump obliga a las mujeres de su séquito a vestir "como mujeres".

- Los medios están llenos de muerte, asesinatos y exposición masiva de violencia y humillación. Pero los pezones se consideran inmorales y están super prohibidos. 

- Cuando yo era pequeña, los no bautizados iban al limbo al morir. Ahora ya no existe el limbo. (¿Y dónde habrán ido las almas que lo habitaban?)

- La todopoderosa industria alimentaria envenena masivamente a animales y humanos. Menos mal que para solucionar nuestros males está la más todopoderosa industria farmacéutica.

-¿No les ha pasado a ustedes que en un grupo de amigos hay alguien que no le cae bien a nadie?

- Todos opinan sobre la decepcionante maternidad de Samanta Villar (gente que no es madre o ni siquiera mujer incluso), pero nadie arremete contra el mercantilista sistema que provoca su queja. La maternidad en términos capitalistas de rentabilidad, de cuánto se gana y cuánto se pierde. La maternidad como sublimación femenina, la maternidad como maldición. La maternidad como el festival de tópicos que no sirven para absolutamente nada.

- Nos hablan de relaciones tóxicas, de gente tóxica, pero nadie se percibe a sí mismo como tóxico. Tóxicos son siempre los demás.

- Dicen que las mujeres están liberadas cuando sus cuerpos están a merced de los demás. Para el placer, para el trabajo o para el beneficio de la sociedad. ¡Qué gusto la libertad! Qué bien poder enseñar la piel turgente, o acceder a la gestación subrogada... Pero es de mal gusto, cuando no prohibido usar el cuerpo femenino en beneficio de sus dueñas: practicar nudismo con 60 años, abortar, amamantar o llevar un pañuelo son cuestiones legislables, porque si no es beneficio de los demás, no son dueñas de su cuerpo ni libres. 

-No hay nada menos erótico que un/una ex.

-La hija de Ana Botella y Jose María Aznar, Ana Aznar, se casó con un señor del PP llamado Alejandro Agag. Esta gente clásica, son de recibir ajuar con toallas con sus iniciales ¿Tendrán toallas con cuatro "aes" bordadas?


(Por cierto, no entiendo esta pareja, no entiendo qué hacen, qué piensan, ni qué gesto es éste) 

- Estoy capacitada para cambiar cuando por fin me he aceptado.

- En los colegios dicen que enseñan a los niños a pensar en libertad, pero desde bien pequeños tienen que aprender a colorear sin salirse de la raya.

- La condición humana, obscenamente corpórea, finita y mortal, se caracteriza por sus aspiraciones infinitas.

-No hay nada menos atrayente que alguien que está todo el día detrás nuestra. Sin embargo nos encanta esa persona que pasa de nosotrxs. Es así.

- Harta estoy de la gente que dice que se ríe de sí misma. Primero, porque suele ser mentira, y segundo, porque es una idiotez. Yo si me río de alguien es de los demás. A mí misma me tomo muy en serio.

-Abra cualquier revista de esas llamadas "femeninas". Una buena parte de sus páginas estará dedicada a mensajes como "Sé tu misma". El resto serán artículos de "La milagrosa dieta del rabanito cada 6 horas".

- La pareja es un concepto muy sofisticado y surrealista. Alguien se convierte en parte imprescindible de nuestra vida, cuando no en nuestra vida misma. Y cuando acaba, vuelve a ser un desconocido, como si nuestra vivencia hubiera sido una invención macabra de nuestras neuronas.

-Sólo estoy segura de mis dudas.

Lo dice Diana Aller

2 comentarios :

Paquita Salas dijo...

"Estoy capacitada para cambiar cuando por fin me he aceptado" O me la tatúo ( sería el primero) o la pongo en mi estado de Whatsapp...pero que gran verdad y cuanto cuesta hacerlo. Yo también estoy cada vez más segura de no estar segura de nada. Y cada vez me caen peor los que están seguros de todo. Es que me pueden. No puedo soportarlos. Me entran unas ganas de volver a darme a la bebida para soportar a determinada gente...
Un abrazo

Silvio Acosta dijo...

En la vida nunca uno esta seguro de nada salvo cuando va al baño o tiene hambre, del resto pues desconfíen de esas personas que dicen estar seguras de todo, esas son las peores.