lunes, 30 de enero de 2017

HACE AHORA 4 AÑOS (EL TERRORÍFICO MISTERIO DE ELISA LAM)

¿Se acuerdan ustedes de una peli que se llamaba "Dark Water" ('La Huella)?
La típica de terror japonés de 2002, con su remake de Hollywood y todo... ¿Se acuerdan? Bueno es igual.

Les voy a contar una historia. Una historia de terror y misterio, que como corresponde sucedió en estos días. Hoy hace 4 años de todo esto. Acomódense en un rincón oscuro y en soledad y silencio; o arremolínense en torno a una fogata de campamento, porque esta historia real es de esas que acojonan de verdad.



Elisa Lam, de 21 años, había pasado por un desagradable trastorno depresivo. Cualquiera que haya vivido en carne propia o cercana lo que es la depresión sabe lo abúlica y tremenda que es la existencia cuando alguien pasa por algo así. Parece ser que padecía un trastorno bipolar, lo que antes se conocía como maniaco-depresivo, pero tendente a la apatía y a la tristeza sobre todo. Por eso, Elisa, una canadiense oriental (de padres chinos) decidió premiarse con un viaje a Estados Unidos una vez que superó sus demonios mentales. Tener iniciativa, curiosidad e ilusiones es precisamente lo contrario a estar deprimida o angustiada.

El 27 de enero de 2013 Elisa llegó a Los Ángeles desde San Diego y se hospedó en el Cecil Hotel (su actual nombre es Stay on Main). A ella le pareció lugar con encanto y así lo dejó sentado en sus redes sociales. Lo que desconocía era el tétrico historial del hotel Cecil:
Allí se había hospedado Richard Ramirez, conocido como "El acosador nocturno", un asesino en serie que no seguía ninguna pauta a la hora de matar. Fue acusado de 14 asesinatos, 5 intentos de asesinato, 9 violaciones (entre las cuales tres fueron a menores), 2 secuestros (solía secuestrar a niños para abandonarlos a cientos de kilómetros de su casa, sólo por el placer de hacerlos sufrir), 4 actos de sodomía, 2 relaciones forzadas, 5 robos y 14 allanamientos de morada. Murió en la cárcel esperando la muerte a la que había sido condenado.
También Jack Unterweger, "El estrangulador de Viena" que mató a una prostituta y tras la defensa de un montón de intelectuales se convirtió en escritor. Lo que pasa es que volvió a las andadas y asesinó a una decena más de prostitutas en los noventa, (A tres de ellas cuando e hospedaba en el Cecil).
También había rumores de que fue uno de los últimos lugares en los que se vio a Elizabeth Short, más conocida como la Dalia Negra, el caso más enigmático de los crímenes sin resolver...
En 1964, también hubo un asesinato en este hotel y se contabilizaban al menos tres suicidios.


Pero Elisa sólo posteó Fue construido en 1928 de ahí su estilo Art Decó. Así que sí, tiene clase, pero como todo L.A. está en decadencia. Desde luego este es el sitio que Baz Luhrman necesita para rodar el Gran Gatsby”.

Elisa Lam pasó 4 días de paseos, visitas, compras y turismo. Cada noche llamaba a sus padres y les contaba lo que había hecho... Hasta el 31 de enero. Aquel día no llamó a su casa.
Elisa se esfumó. Sus cosas estaban en su habitación y se perdía su rastro en la tarde del 31 de enero cuando volvió al hotel tras comprarse discos y libros en una tienda cercana.


Se activaron entonces los protocolos de desaparición, incluso con una rueda de prensa por parte de la división de robos y homicidios de la policía de Los Ángeles. Los preocupadísimos padres de Elisa acudieron rápidamente a Los Angeles para colaborar en la búsqueda. Se colgaron carteles con su foto y datos, se avisó a estamentos policiales, estaciones, aeropuertos...

Elisa había desaparecido de repente, del todo, sin dejar rastro de su paradero. Los Angeles es una ciudad inmensa y llena de crímenes y sucesos, por eso tampoco tuvo gran repercusión el caso. Algún medio canadiense se hizo eco, pero poco más.

El 13 de febrero La policía convoca una nueva rueda de prensa. Elisa sigue sin aparecer, pero han encontrado algo revelador que tal vez pudiera ser una pista. Se trata de la grabación interior de un ascensor del hotel.
Y se trata también de los últimos momentos en los que se ve con vida a la joven. 

Sin embargo, lejos de aclarar algo, las imágenes del ascensor resultan tan escalofriantes que a día de hoy se han convertido en todo un fenómeno de terror de Youtube. 
He de reconocer que paso miedo de verdad al verlo. Y sé que a ustedes les ocurrirá lo mismo.
En la grabación de la cámara de seguridad, de 3 minutos y 59 segundos, se ve a Elisa actuar de un modo extrañísimo. Primero mira los botones del ascensor, como pensando a qué piso debe ir. Da la impresión de que no funcionan. Después mira en el pasillo, y parece ver u oir algo, así que se esconde en la esquina del ascensor. Y aquí empieza el comportamiento verdaderamente extraño: sale al pasillo, vuelve a entrar, vuelve a salir, y empieza a hacer movimientos muy raros.
Finalmente se cierra la puerte del ascensor y no volvemos a ver a Elisa. Nunca más.

Como era de esperar, el vídeo se hizo viral y recibió más de tres millones de visitas en sólo 10 días. Da la impresión de ser una secuencia de terror de una película comercial. Pero no. Es absolutamente real. Es lo último que se sabe de Elisa Lam antes de desaparecer para siempre.

Obviamente no sólo no sirvió para esclarecer la extraña desaparición, sino para generar más misterio en torno al caso.
De hecho internet está lleno de teorías de todo tipo sobre el vídeo y las reacciones de Elisa.




Realmente hay un desenlace, pero en lugar de aclarar o engrandecer el misterio, es un final absurdo, inconexo, raro: Cinco días después de la publicación del vídeo, un huésped del hotel se quejó de que la presión del agua de la ducha era inusualmente baja. Otros empezaron a decir que el agua tenía un sabor extraño o que al encender la ducha, el agua tenía un color oscuro que desaparecía tras unos segundos.

El Hotel Cecil utilizaba un sistema de abastecimiento de agua desde la azotea donde cuatro tanques de 1.000 galones (3.785 litros) que suministraban agua a todo el edificio. 
Así que el encargado de mantenimiento chequeó los tanques de agua y efectivamente, encontró el cuerpo sin vida de una mujer. Y efectivamente se comprobó que era el de Elisa Lam.


Se la encontraron desnuda, pero su ropa estaba flotando en el tanque; y era la misma que llevaba en el vídeo: un pantalón corto, una camiseta, ropa interior negra, sandalias y una sudadera de American Apparel. En rueda de prensa, los agentes explicaron que el cuerpo llevaba días en el tanque y, aunque no mostraba ningún signo obvio de trauma externo, no descartaban un posible homicidio.

El hallazgo del cuerpo planeó más preguntas de las que resolvió. En la azotea no había cámaras de seguridad y, aunque la puerta para acceder a ella no estaba cerrada, la dirección del hotel aseguró que contaban con una alarma. Si alguien hubiera asesinado a Elisa tendría que haber evitado la alarma, subir al tanque usando una escalera de más de tres metros con el cadáver a cuestas, abrir una escotilla, que pesaba una barbaridad y arrojar el cuerpo al agua sin que nadie viera nada. La otra posibilidad es que Elisa hubiera decidido subir a la azotea en plena madrugada, escalar a un tanque de agua que no había visto en su vida, abrir la escotilla (algo prácticamente imposible para una persona normal) y tirarse dentro o bien caerse cuando hacía algo -a saber qué- sobre el depósito de agua.
Es decir: No tiene sentido.

Cinco meses después de la desaparición de Elisa la policía hizo público el informe sobre su caso. La joven había muerto ahogada en el tanque. La autopsia no reveló ningún trauma ni intoxicación. Aludieron entonces a su trastorno bipolar como determinante en lo que calificaron oficialmente como un accidente.
“La investigación policial no encuentra evidencias de acto criminal”, explica el informe. “Un completo análisis de las circunstancias del caso no apoya la idea de que tuviera la intención de perjudicarse a sí misma. La forma de la muerte se clasifica como accidente”.
Para la policía el caso acabó aquí. Un accidente con tintes y motivaciones extrañas. 

Cuando trataron el tema en Cuarto Milenio, aludieron así mismo al estado mental de la joven canadiense; pero es tan raro que una persona bipolar tenga un brote psicótico (como podría justificarse el comportamiento del ascensor) como que lo tenga una persona sin trastornos mentales diagnosticados.
Ella sola no pudo levantar la tapadera del depósito de agua, no iba drogada, no se sabe qué ocurrió, pero las imágenes del ascensor que ahora cumplen 4 años, a mí me siguen pareciendo lo más perturbador de lo ocurrido en el siglo XXI. ¿A ustedes no?

Si quieren saber más sobre el tema en este cuarto aniversario, aquí les dejo una breve selección:


Lo dice Diana Aller

5 comentarios :

Paquita Salas dijo...

Pone los pelos de punta ver las cosas rarísimas que hace en el ascensor...Luego hay un momento que gesticula mucho. Hablará con alguien, o está totalmente "pallá"? ¿ Luego pulsa todos los pisos ? Muy muy muy trúculi todo...Voy a investigar. Me chiflan estas historias nave del misterio no las dejes...
Abrazo

Paquita Salas dijo...

Una vecina de mi patio de vecinos, en mi ciudad de provincias, que era viejísima cuando yo era pequeña, había asesinado a su marido envenenándolo y había estado en la cárcel por ello. Según me contó en su día mi madre, había una historia negra con amante ( de ella ) por el medio. Yo cuando la veía en su candidez y con su moño...Aún recuerdo su nombre y aún siento una cosilla rara al recordarla. Claro que de esto, hace ahora como...80 años? Nunca es tarde para una buena investigación cuando se es periodista "de raza" ( que cosa más tontuna, periodista de raza ).
Te dejo que desvarío. Más abrazos

patricia casado ortega dijo...

Suputamadre, leí tu post anoche y no he pegado ojo.

Silvio Acosta dijo...

Casi a 4 años sigue sin respuesta, me he leído los reportes de la wiki que haz enlazado en donde los forenses encuentran restos de medicamentos que ella tomaba y restos de otros fármacos, corrijanme si mi traducción es mala; en este video (https://www.youtube.com/watch?v=YweZJeZo13A&lc=z13hepjysuecyn0wc04chfzwqkuvtfp5as40k) un usuario chino comenta como es fácil llegar hasta el tanque indicando que fue un homicidio; si sumamos a los comentarios de que el vídeo que conocemos esta editado, me da a pensar que alguien del hotel drogó a la chica y se la llevo a cuestas hasta tirarla el tanque de agua, tenemos elementos aqui que se le han escapado a la policía o tenemos a alguien del hotel que conoce la forma de moversea la hora de matar, habría que recurrir a casos de homicidio anteriores a Elisa Lam cercanos a su muerte y ver si alli encontramos algo raro, por lo demás elementos sumados al video del usuario chino del youtube, da a parecer que alguien la pudo haber drogado y despertado algo de su enfermedad como para tenerla a merced de lo que sea.

Silvio Acosta dijo...

Y de ser culpable alguien del hotel ( encargado o huésped que lleve allí largo tiempo), conocía bastante bien los puntos muertos de las cámaras de seguridad como así también debía saber que no había cámaras en los tanques (alguien con acceso a todo el lugar) razón por la cual la habrá depositado allí y no en ningún otro lugar; lo que me parece raro es porque la policía no investigo a las personas que se encontraban alojadas en el hotel en esos días como así también a los encargados y que no se haya emitido ningún reporte alguno sobre ese tema. Todo muy raro, de ser así o se les paso o lo están encubriendo para proteger la funcionalidad del hotel que como después sabemos cambio su nombre.