miércoles, 9 de noviembre de 2016

OÍDO DE CITO

No tengo tiempo, ni espacio ni nada, suficiente como para describir a Cito Ballesta. Para hacerle justicia necesitaría tres vidas y veinticinco planetas repletos de inspiradas escrituras. Cito merece 108 sonetos de pie quebrado, 32 catedrales góticas, vivir ahogado en yenes y un Taj Majal de legos amarillos.




Es de esos amigos que quedan bien en una romería gitana o en un baile de debutantes. Humilde, elegante, despierto, atento, sexy… La verdad es que lo tiene todo. Yo he llegado a plantearle una paternidad bien maja, porque genéticamente es la persona más completa que conozco. Está buenísimo y es arquitecto ¡y murciano! ¿Para qué queremos más?

La más honrosa forma de homenajearlo ahora mismo es listar las frases que oye y transcribe en su Facebook. Dicen mucho de él, de su humor, de lo que le llama la atención, de cómo percibe el mundo, y cómo nos lo hace grato a los demás. Porque sepan ustedes que Cito, cada vez que oye algo que le llama la atención, lo cuenta así:

Oído: "necesito que me pulan el canto”.
Oído: "he follao más en la cama de mis padres que ellos”.
Oído: "has abierto la caja de Cantora”.
Oído: "tengo el madroño un poco seco”.
Oído: "estoy ciega y gorda”.
Oído (de boca de el del medio de los Chichos): "buenas noches, os vamos a reventar”.
(A lo que Araceli Segura puntualiza): No inventes. Era: "los vamos a reventar", señalando a los otros escenarios.
Oído: "está guapísima este mono”.
Oído: "si estás pensando que voy a ir a tu casa a comerte el rabo ... Estás en lo correcto”.
Oído: "me suena su arroba”.
Oído: "yo sé más que el hilo negro”.
Oído: "he descubierto una amante de Encarna Sánchez que vende un traje. suyo de #Chanel en #wallapop”.
Oído: "me tengo que embarazar”.
Oído: "dientes blancos, dinero negro”.
Oído: "necesito comerme algo en mal estado”.
Oído: "no te preocupes conduzco yo, a mi me encanta conducir ciega”.


Joder, amo a Cito


Lo dice Diana Aller

No hay comentarios :