viernes, 23 de septiembre de 2016

ESTO NO HA OCURRIDO



Esto no ha ocurrido. No ha pasado, no.
No nos hemos deseado y seducido durante meses a través de la más fría de las tecnologías. No nos hemos sonreído mientras el alcohol nos recorre las arterias. No nos hemos besado con ganas de mil vidas. No ha ocurrido.
Tampoco has hecho temblar mis órganos, ni sentirme gigante y dueña del universo. No has desafiado mis ideas enquistadas desde 1998. Ni me has hecho olvidar las 200 pollas rosadas que te precedieron. 
Porque esto no ha pasado.

Es sólo un recuerdo inventado por mi mente calenturienta, que imagina narraciones paralelas en las que tú y yo conjuntamos nuestras cavidades carnales con poca luz y muchas ganas. Es una canción inexistente de un grupo de pop de ahora, de esos que me gustan a mí, con muchas influencias y voz femenina.


No te he atesorado entre mis brazos y mis piernas, no me he quedado sin aire al respirarte y de ninguna forma hemos yacido en una noche de calor y eternidad. No tenemos una relación prohibida. Ni nos vamos a querer como se quiere la gente en las películas.


Porque lo que no sucede, no puede ocurrir. Porque me levanto anhelándote y me doy cuenta de que esta fabulación va demasiado lejos. Y tengo que frenar.

Deseo morderte los hombros, despertar a tu lado, caminar de tu mano ante los demás... ¡Qué vulgaridad de sentimientos los míos, creyéndome la única que goza de una novedad henchida y clara!
Asumo mi vida, mis rutinas y tareas de pobre mujer contemporánea. Camino por las calles pardas y gastadas de Madrid. Contesto whatsapps. Friego los platos y hago la cama en la que nunca has estado. Escribo artículos que ni leo. Corre una brisa fresca y sin olores por mi casa. "La vida es esto" pienso. Y miro el Facebook y pongo una colada.

Encuentro algo tuyo por casa. No sé como ha ocurrido, porque tú no has estado aquí. Tal vez mi deseo y mi potentísima y enferma imaginación ha obrado el milagro. He atraído un objeto tuyo sólo por inventar miradas, hallazgos sexuales, conquistas, historias prohibidas y trofeos. Pero no ha existido. Nada de esto ha pasado.


No ha ocurrido, pero quédate en mí y conmigo, pequeño sol naciente.


Lo dice Diana Aller



1 comentario :

Mimi Dum dijo...

Me ha encantado.