miércoles, 31 de agosto de 2016

DE VUELTA

Ya sé que a muchos les duele volver al trabajo y no ver vacaciones en el horizonte. Por supuesto que hay cierta tristeza en abandonar el asueto, incorporarse a una rutina mundana y someterse a los dictados de la vida ordenada. Yo, que vivo de vacaciones y a la vez no dejo de trabajar nunca (no he parado de escribir en ningún momento), no soy la más acreditada para recomendar nada. Pero,  sin que nadie me lo pida voy a ofrecerles aquí 20 partes positivas de esta vuelta a la rutina:


1-Si se tiene trabajo, tal y como estamos, es un privilegio. No tenerlo sería un drama, o una maravilla (porque estaría en la ruina o sería usted millonarix). Ser normcore mola.

2-Los humanos funcionamos con unos biorritmos claros. No sólo dormimos de noche y vivimos de día: el ciclo de la vida, de las estaciones, del clima, marca nuestra actividad, y lo más sano es adecuarse a ello. Ahora vivimos muy desconectados de la naturaleza, y apenas lo percibimos. Pero si usted vive en el campo, o con variadas especies animales, le resultará más fácil ver los ciclos que  marcarán el color del entorno, la alimentación, la energía, los horarios y el orden. Escuchar el tiempo, disfrutar de los colores del final del verano, oler el anochecer relamiendo el día, escuchar las calles... Los ciclos de la vida...

3-El transporte público.

4-Dentro de poco llevaremos jersey. Son apenas unos días entre la manga corta y el abrigo... Pero tienen un halo romántico, una estética favorecedora y una comodidad de temperatura perfecta.

5-Gorronear Netflix de alguien.

6-El momento político que estamos viviendo es dantesco, pero reconozcamos que tiene su punto. La inoperancia de los políticos midiéndose las pollas, y su incapacidad de dialogar están dejando de manifiesto que el gran problema de España son sus gobernantes. La ley electoral es cutre, insuficiente y no hay previsto un plan de acción para atascos como el que estamos viviendo. Nadie quiere terceras elecciones ¿Porqué? Por supuesto que porque económicamente es un desfalco innecesario, pero no interesan porque estaríamos en el mismo punto. Y podría haber unas cuartas y unas quintas... El jefe de Estado debería ejercer como tal y justificar el sueldazo que le pagamos, interviniendo de verdad, y no asesorado por una maquinaria inmovilista y oxidada. Señoras, señores, esto es España, una nación que vive, sueña y avanza con un montón de gentuza a la cabeza. Y lo hace con toda la dignidad del mundo. Que no nos metan en sus mierdas. Si ellos no saben salir de ésta, es porque ellos mismos han gestado un sistema podrido, una democracia de palo. Sentémonos en el sofá a disfrutar del espectáculo, riámonos de la clase política. Estamos asistiendo a un circo nada sostenible, lleno de fieras y feriantes. Tomemos palomitas frente a ellos.

7-Lo bueno de no ir a la playa es que ya no tenemos que ver tantos tatuajes tan feos. Tres cuartos de España tiene tinta bajo la piel. Pieles feas, tatuajes feos, gente fea, España fea... Se acabó. Qué bien.

8-La posibilidad de que existan comunidades extraterrestres en el universo es un subidón. Nos hace entender que la vida no tiene porque ser lo que conocemos. En estos días hemos sabido que una sonda rusa encontró una señal que podría responder a una civilización extraterrestre el año pasado. Ojalá.

9-Leer y tener tiempo para leer.


10-El primer día que llevamos calcetines es maravilloso.

11-Tanto chiringuito y tanta hostia... Ahora podemos reconocer que es un infierno el calor, la depilación, ver a la gente en traje de baño todo el día, la arena, la ruina económica, lo caras que hemos pagado las cañas (en todos los sentidos). Y no pasa nada por decirlo.

12-Es un momento perfecto para empezar a ahorrar. Si a partir de hoy todas las monedas de 2 euros que pasan por sus manos las guarda en una hucha que no se pueda abrir, le garantizo que el verano que viene se puede hacer un viaje bastante digno sin darse cuenta de que ha ahorrado. Yo me he ido a Italia con mis hijos este verano y ha sido increíble. Eso sí, ha habido momentos en los que me faltaba dinero para algo, tenía una moneda de 2€ en la cartera y me privaba de ello. Hay que cumplirlo siempre. La hucha es mejor que solo tenga una abertura y no se pueda sacar el dinero. Bajo ningún concepto. Funciona.

13-Decir las cosas buenas que pensamos. De los demás, de nosotrxs mismxs.

14-Llegar a casa de trabajar. El momento de abrir la puerta y entrar en nuestro feudo. El tiempo y el espacio entonces nos pertenece ¡Qué maravilla!

15-Para mucha gente, éste es el momento perfecto de hacer planes y organizarse. Para iniciar dietas, aficiones o coleccionables. Para propósitos de todo tipo. En realidad (y sobre todo) es el momento perfecto para ejecutarlos.

16-Nos sentimos solos; estamos enfermos; no comprendemos la vida y nos empeñamos en compararnos con lo otro, el otro. A lo mejor, ahora que ha terminado el verano y tenemos un montón de horas aburridas y regladas por delante, es el momento de plantearnos cómo actuar, qué hacer por mejorar el mundo, qué activismo practicar. Leí el otro día un texto muy interesante sobre voluntariado, donde se instaba a preguntarse por la verdadera motivación. No es para subir una foto en Instagram, es por equilibrar el mundo hacia la justicia. Y sí, a la larga (y a la corta) produce una paz de espíritu considerable.
(*Por cierto, estoy preparando una acción de protesta contra la explotación textil del tercer mundo. Lxs interesadxs en activismo y humor que vivan en Madrid, pueden contactarme en dianaller@hotmail.com y les informaré de cómo participar).

17-La luz de una tarde de lluvia.



18-Sentirse en plenitud por taparse con la sábana y llegar al éxtasis el día que nos cubre el edredón.

19-Cambiar las habitaciones y los muebles de nuestro hogar. Y hacer manualidades para cambiar la decoración. Sin comprar nada.

20-Estudiar las reacciones de Las Campos, personas normales e incluso mediocres, cuando sus vidas se amplifican gracias a (o por culpa de) la televisión. Fascinante.

(Fotos de Speak Gently)

Lo dice Diana Aller

3 comentarios :

Verónica Cordero dijo...


Coincido contigo en muchos puntos ! Estoy harta de ver tantos feos tatuajes :-P, de ver fotos de pies en la playa ... añoro una tarde de lluvia ... y la verdad es que a veces, las rutinas tienen su punto, estoy deseando volver a mis clases de yoga, a llegar del trabajo y quitarme los zapatos, poner algo de música y relajarme ... que vuelva a haber cine, teatro ... escaparme al campo a ver las hojas de los árboles caer ... supongo que soy algo romántica, porque me encanta el otoño, es muy bienvenido !
Y me encanta leerte ! Felicidades por tu blog.

Tarta dijo...

Estimada Diana,

Tienes la virtud de de contar las cosas de una manera especial , las iluminas con un brillo muy bonito.

Sr. Spock dijo...

Hola Diana, me ha llamado la atención tu comentario sobre los tatuajes, que comparto totalmente. Vengo de la playa alucinado de ver a padres de familia rapados, musculados y tatuados como matones de la mafia rusa o albano-kosovar. Me pregunto qué les hace optar por esta estética. ¿Moda? ¿Miedo? Cuanta gente fea.