jueves, 12 de mayo de 2016

SÍ SE PUEDE

Hay una frase que me encanta de Margaret Mead, antropóloga, que me subyuga. Resulta además esperanzadora y realista:

Cada vez existe mayor conciencia de un montón de cosas, y me gusta pensar que algo tiene que ver con el activismo, el señalamiento en redes sociales y los periodistas que a la mínima introducimos nuestras protestas y proclamas en nuestros textos.

Ayer, con un feliz estupor vi por vez primera cómo se han utilizado positivamente los roles de género tradicionales en una campaña comercial y además dirigida a niños.

Estoy tan harta de que se promueva la imagen de princesas pasivazas y lerdas, como de que se muestre como algo débil, chungo o de categoría inferior (el feminismo de la igualdad tiende a juzgar la cursilería o la preocupación estética como algo nocivo en sí).
Quizá la marca sólo quiere limpiar su imagen, pero el caso es que han lanzado unos spots acertadísimos y muy acordes con la sensibilidad infantil. Igual que protestamos por la publicidad ofensiva y cosificadora hacia las mujeres (En ZAS somos expertas en este señalamiento haciendo nuestras propias versiones de anuncios), debemos aplaudir las cosas bien hechas, y esta campaña lo es. Hay un anuncio que visibiliza de una forma natural la homosexualidad, y otro que se ríe sanamente de los estereotipos de genero: ¡Ole!
No los encuentro en youtube, pero estén atentos si lo ven: En una obra de teatro la niña que interpreta a una princesa, termina colocándose un escudo y enfrentándose al dragón, provocando además la admiración del niño que interpreta al príncipe. Sí, queridas niñas, vuestra valentía, capacidad de decisión e independencia, es flipante.



Hoy al dejar a mi hijo en el colegio (Sólo a uno, el otro se ha declarado insumiso a una absurda prueba externa de la LOMCE y no ha asistido) he hojeado y ojeado el diario 20 Minutos y me he encontrado con esto: Un texto sobre el machismo de Masterchef (micromachismos más o menos soterrados).



Es un plagio de los artículos de mis admirados Hombre Confuso y Borjalona, precursores del señalamiento homófono y sexista en temas aparentemente superficiales de medios tradicionales. Es sintomático que les copien, palabra por palabra. Y ellos que son generosos y comprometidos, sé que no protestarán, que estarán orgullosos de haber generado un debate tan necesario. ¡Bravo por ellos!

Más cositas: Mis compañeras de ZAS Madrid se disponen a acometer una hercúlea campaña de #Novotesmachismo, como ya hicieran en la anterior campaña electoral. Lo fuerte es que su iniciativa, sumada a la de otros colectivos, ha servido para que todos los partidos se cuestionen el tratamiento del terrorismo de género, o al menos, integrar a las voces feministas en su discurso. De una forma tímida y cutre, pero por algún sitio se ha de empezar...

Por cierto, se acerca una innecesaria y ostentosa campaña electoral. Por mucho que le doy vueltas, no veo la forma de denunciar a los partidos políticos que utilicen mis datos censales para su mierda de propaganda. Por ahora, sólo puedo advertir a lxs esforzadxs e inocentes trabajadorxs de correos, poniendo esto en mi buzón. Si les parece oportuno, impriman o copien, y hagan lo propio. Y si a alguien se le ocurre una acción para frenar este desaguisado, que me comente y nos ponemos en marcha con ello. Tengo ganas de luchar.

Estoy esperanzada de verdad. Podemos cambiar el mundo. ¡Claro que podemos! De hecho, estamos en ello...

(Prometo que mi próxima columna será sobre temas banales, que es lo que a mí me gusta en la vida)

Lo dice Diana Aller

2 comentarios :

pepa perez dijo...

Pues si. Dedícate a temas banales. Los serios te vienen grandes.

Zu Irrintzi dijo...

Diana, enhorabuena por tu blog! Una amiga me envió una entrada haciendo mofa fabulosa de vaginexil (lo que sea...) e indagando, indagando, me pareciste espectacular! Soberbio tu post del número Pi... Bravo!!