miércoles, 6 de abril de 2016

COSAS QUE PASAN EN EL AMOR Y EN EL SEXO (Novena entrega)

-Una vez en una redacción en la que yo trabajaba apareció en la tv Mario Picazo, y mis compañeros,  homosexuales ellos, comentaron lo que les atraía. Uno de ellos aseguró que tenía pinta de tener "culo tragón". La expresión me dio asco y risa.

-Ana Martínez Gómez (alias Amy Farrah Fowler) me contó hace poco que por Wallapop le entró un tío que se hacía llamar "No es broma". Estaba bien valorado por otros usuarios y parecía muy correcto. Esta fue su conversación. (Me dijo que a su hermana también le había entrado con la misma cantinela).



-Querer y no querer enamorarse. Esa dicotomía que nos convierte en sujetos únicos, vulnerables, héroes, villanos, sabios e ignorantes. ¡Qué miedo, qué gusto, qué espanto, qué confort!

- 6 De la mañana. El principal objetivo sexual que tenía esa noche se truncó. Tarde y mal intenté ligar con alguien, pero estaba sensiblemente perjudicada. Me fui a casa. Entré en ese campo de nabos y desahogo llamado Chatroulette. Pollas de Moscú, de Brasil, de Valencia... Ratos con unos y otros sin mostrar la cara. Finalmente doy con alguien de Las Palmas de Gran Canaria. Un tío morboso que se tapa con una sábana muy finita. No le veo la cara. Chateamos. Nos tocamos. Increíble todo. Increíble de verdad. Nos decimos de todo. Conexión desde el primer momento. Me corro, se corre. Me pide el teléfono. Le digo que mejor no, que quede así guay en el recuerdo. Le pregunto la edad. Me responde "Más joven que tú, seguro". Me pregunta mi edad. Se la digo. Le pido que muestre la cara. Me dice "Tú primero". Subo la cámara y le sonrío. Justo mientras el sube la cámara para que le vea la cara, escribe en el chat: "Tengo 14 años". Casi me da un parraque.

-Ensimismarse frente al móvil al leer un whatsapp de esa persona que nos interesa tanto.

-Hombres evolucionados que comprenden necesidades sexuales femeninas y saben disfrutar y dar placer. Y no se montan historias raras, ni se creen que buscamos matrimonio (ni lo buscan ellos). Hombres que muy educadamente piden permiso para retirarse y dejar que cada uno duerma en su cama.

-El Tinder Premium merece la pena. He conocido a gente que hace un perfecto uso y le saca toda la rentabilidad posible, y la verdad, muy bien. (Usted se puede geolocalizar en cualquier parte del mundo, o puede retroceder en el caso de haber descartado a alguien, por ejemplo)


-Los anuncios de geles Durex dan demasiada cosa. La única vez que usé algo así lo pasé fatal. En lugar de un coito, parecía que tenía acatarrado el coño y lo notaba como lleno de Vicks Vapor Up. Al ver estos anuncios, con parejas feas y sosas, con aspecto de circunscribir su vida sexual al tándem vagina-pene, percibo tristeza y soledad. Percibo un mundo en el que queremos encajar a toda costa, aunque sea a fuerza de gastar dineros en cosas que no necesitamos. Percibo casas mal decoradas, tazas de Mr. Wonderful, parejas que hace años que ya no se miran con deseo, vidas de servidumbre y nubarrones, deseos de ser estrellas, de follar como actores porno, de otra vida muy diferente a la que les ha sido dada, o a la que han elegido sin querer. Veo una relación conflictiva con el propio cuerpo, al que no se termina de aceptar por creerlo defectuoso. Veo, en fin, terrorismo capitalista en el último bastión de libertad: nuestra intimidad.
Por favor, no acepten que les digan cómo follar o qué hacer. Háganlo, o incluso no lo hagan. Declararse asexual si en efecto se es, es todo un desafío normativo. Si le gusta ayuntar con un tubérculo, fóllese una patata. Sean creativos, disfruten, hagan lo que les dé la real gana sin dañar a nadie... Pero no permitan que les vendan una solución "frío/calor" para paliar la autoestima que les está menoscabando esta sociedad de consumo. Hagan el favor.

-Volver con un ex. Nunca lo entenderé.

-Prueba irrefutable de que se ha practicado sexo anal en las horas anteriores: una mancha tipo anchoílla del Cantábrico en la ropa interior.

-¿Soy la única a la que atraen los hombres que parecen auténticas señoritas -muy, muy señoritas- y luego son bestias desatadas sobre el colchón? Empiezo a pensar que esta parafilia se acabará llamando Diana Aller.

-Partos gozosos, partos orgásmicos. Controlar desde el cerebro el descontrol, ser dueña del mundo, gritar, parir, ser Dios.

-El fascinante mundo preescolar en el que se tienen novios, novias, novias profesoras, poligamia, desencuentros, juegos, tocamientos, sin jueces ni normas. Sexualidad sana.


-La obsesión por los pies es más común en tíos que en tías ¿no? O esa es mi impresión.

-Aunque nos creamos muy modernos, aunque hayamos tenido nuestros escarceos con uno y otro sexo, la bisexualidad sigue siendo un horrible tabú. No existe visibilidad real, ni comprensión, ni ganas de comprender, porque ¿Para qué?
La gran Sabina Urraca, escribió un texto, demasiado mono e idílico para gente tosca y directa como yo, pero absolutamente necesario de cara a la normalización.

-Penetración de rodillas cara a cara ¡Sí se puede! ¡Sí se puede!

-¿Ya pasó la moda del tupper sex? ¿Ya puedo decir que me parece bochornosa?

-Ojalá no fuera así, pero sospecho que en muchas ocasiones, tras una pareja (hetero) abierta, hay una mujer jodida.

-Es necesario y urgente un manifiesto, un Change.org, una manifestación o un 15M entero para protestar: Basta ya de relamerse los dedos antes de manipular genitales femeninos. Si se folla con una actriz porno eslava que está haciendo su trabajo, puede ser menester, pero las mujeres normales que disfrutan (no menopaúsicas, ojo), lubrican. Y lo hacen divinamente con un líquido viscoso y resbaladizo parecido a la clara de huevo, perfecto para pasear por allí lo que desee. De verdad, chavales de hoy: menos porno y más conocimiento carnal.


-Detesto y a la vez entiendo mucho la expresión "Robar el corazón".

-Típica pregunta absurda que les hacen a los personajes populares: "¿Tú en qué te fijas primero en una mujer/un hombre?" Y más absurdas todavía son las respuestas. Mi favorita es cuando dicen: "En las manos" ¿perdone?

-La copa menstrual es el mejor invento del mundo (Con permiso de Internet y la siesta).

-¿Saben qué cosas pueden cambiar el rumbo de la vida, de la historia, del planeta? Escribir o recibir una carta de amor. Una carta. De amor. Sí.

-El Hombre Confuso lanzó una pregunta a la virtual platea de seguidores que tiene: ¿Está Toño Sanchís con el pelo corto como para un buen revolcón? La revista Shanghay se hizo eco y ya se ha convertido en un tema recurrente de debate. Me encanta que ocurran estas cosas. Me encanta España.


-Ansiamos lo que tenemos: un hombro sobre el que llorar, y una rutina los solteros, un polvo furtivo y ningún compromiso los emparejados.

-2016. A día de hoy apenas existen estudios sobre el clítoris, la composición del fluido que se expulsa en el squirt femenino, o el influjo lunar sobre la sexualidad. Pero cualquier duda sobre energía termonuclear o el cefalotórax de cualquier insecto, puede ser solventada en la wikipedia. 2016, yeah.

-¿Creen ustedes que es posible enamorarse de una sonrisa? Es decir... ¿POR una sonrisa?

-Follar con gusto no pica.

-Cambiar planes, organizar nuestra vida y la de nuestros allegados por una mera atracción sexual. Los humanos somos así.

-Personajes populares con pinta de tener micropene (Este es un pasatiempo especialmente divertido e inútil, basado en absolutamente ninguna certeza): Joaquín Prat, Cristiano Ronaldo, Jordi González, Melendi, Johnny Depp, Albert Rivera, Rita Barberá, Mario Casas, Javier Cámara, Risto Mejide, Pablo Motos, Tom Cruise, Kiko Hernández, Pedro Almodovar...

-Personajes populares con pinta de tener megapene: Jesús Cintora, Fernando Alonso, Macaulay Culkin, David Bustamente, Toño Sanchís, Barak Obama, Hugo Silva,  Luis Tosar, Nacho Vegas, Javier Bardem, Jordi Évole, Arturo Valls, Rafa Nadal...


-Que en un momento de máxima intimidad sexual alguien diga jadeando "Qué bien follas. Eres canelita en rama", produce un placer y una ternura todo junto, realmente indescriptible.

-Los condones deben poder estirarse 7 veces su tamaño, resistir un mínimo de 18 litros de aire y soportar (y este es mi dato favorito) 39 newtons.

-La sexualidad se entiende desde un punto eminentemente machista; es acaso el más evidente ejemplo de desigualdad cultural. De ahí mi empeño en normalizar situaciones íntimas, de ahí esta gratuita exposición de la propia intimidad, pero sobre todo, de ahí las ganas de que ustedes, señoras que me leen, gocen. Gocen sin culpa ni miramientos. Gocen los martes y también los miércoles. Gocen solas y con compañeros. Gocen con amigas. Disfruten. De un café, una mirada, un juego. No permitan calificativos ni juicios sobre su forma de vivir la sexualidad y discúlpenme si sienten que yo lo hago, por favor.

-A mi amiga M. le gusta hacerse la dormida con sus amantes, mientras estos la toquetean y penetran. Me contó que su último novio (que le duró 3 meses escasos) disfrutaba con el mismo juego, casi necrofílico de quedarse quieto y dejarse hacer. M. me confesó que la relación era aburridísima porque ambos se quedaban dormidos esperando que el otro tomara la iniciativa.


-Vivimos en un mundo raro donde las mujeres de jugosa carne y los hombres sin zafios músculos se sienten acomplejados en la intimidad.

-Uno de cada 400 hombres puede chuparse la propia polla.

-¿Compensa comenzar una relación sabiendo que de la pasión se pasará a la desidia? ¿Sabiendo lo duras que son las rupturas?

-Los indios americanos tienen, en promedio, el pene de mayor longitud en el mundo, mientras que los polacos, tienen el de mayor grosor.

-Amores furtivos que se solventan a escondidas, robando tiempo a las propias vidas. Mucha dificultad y mucho desgaste...

-Todavía mejor que dormirse junto a alguien que se desea, es despertarse.

-Cuando alguien que a usted le gusta mucho (Mucho de... mucho) le cancela una cita, o se lo pone difícil o no contesta... ¿Por qué mierda le gusta más? ¡Ay!
Decía mi buen amigo Pau (el de La Habitación Roja), que no hay nada menos atrayente que tener a alguien detrás de ti. Y es verdad. ¡Qué complicado es todo, pardiez!

-Me gusta la palabra "coño". Su sonoridad, su significado. Hay que usarlo más, coño. (Y ya en diminutivo, coñito, me rechifla).

-El amor. Joder, no hay quien lo entienda ni quien lo controle. Y el amor controla todo.

Lo dice Diana Aller

1 comentario :

Rosa Miguel dijo...

Hasta hoy no había podido leerlo, pero de los últimos de esta colección es de los que más me ha gustado. Te podría decir varios puntos que han sido realmente buenos, pero lo mejor de todo... Las risas que me he pasado en el metro yendo al trabajo. Y ya sabes que también tienes hombres enganchados a este blog