viernes, 19 de febrero de 2016

YO APOYO A RITA MAESTRE

Denunciamos la caza de brujas a modo de juicio que se ha dado contra Rita Maestre y Héctor Meleiro. Consideramos que la protesta feminista realizada en la capilla de la facultad de Ciencias Políticas de la Universidad Complutense de Madrid en el año 2011 fue totalmente lícita por tratarse de una manifestación política que criticaba la existencia de capillas en universidades públicas (en las que la disponibilidad de aulas es siempre algo problemático) así como el posicionamiento totalmente reaccionario por parte de la institución eclesiástica respecto al cuerpo de la mujer. 
El juicio de Rita no puede entenderse sino como una caza de brujas, evidenciada por la urgencia con la que se ha tratado este tema estando el PP inmerso en varias tramas. También responde a una lógica tremendamente machista. Y es que no es la primera vez que dicha persecución política centra su foco en las mujeres, como ya ocurrió con la exagerada polémica que generó Carolina Bescansa al llevar a su bebé al congreso. Rita ha sido sistemáticamente acosada por los medios más reaccionarios desde la campaña de Ahora Madrid siendo común los motes sexualizados, o el continuo cuestionamiento de su carrera política por enmarcarla dentro del movimiento feminista.

ZAS es un colectivo feminista autónomo que no se identifica ni cree en el feminismo institucional. Sin embargo, ello no exime que mostremos nuestro total apoyo a Rita Maestre por tratarse de una acción feminista plenamente necesaria la que realizó en su día. 
Las feministas debemos posicionarnos frente a este sistema judicial patriarcal y a las instituciones corruptas. Creemos firmemente que el juicio celebrado no es producto simplemente de una indignación por el hecho de haber atentado contra la libertad de culto mediante la interrupción de una ceremonia. La protesta señalaba las carencias de la libertad de las mujeres, el derecho al aborto y la condena de declaraciones misóginas y homófobas por parte de diferentes figuras religiosas que actualmente siguen en la cúpula clerical. Y eso se sigue penalizando y aplaudiendo desde el sistema.
Asombra e indigna que se realicen este tipo de protestas, pero esta sociedad sigue normalizando que en un estado laico, se subvencionen con dinero de todos capillas en universidades públicas y aconfesionales. (Según el artículo 16.3 de la Constitución Española “ninguna confesión tendrá carácter estatal”, por cierto).  
Se acusa (y juzga) un atentando a la libertad de pensamiento y confesión pero quienes se forman académica y profesionalmente tienen que acudir a una institución en la que deben soportar y pagar una capilla con usos antidemocráticos alejados de sus sensibilidades e ideología y totalmente fuera de un verdadero estado aconfesional como es supuestamente el nuestro.
Se denuncia un ataque a algo tan abstracto como el sentimiento religioso, cuando si tal cosa fuera posible de medir, deberíamos pedir cuentas por cuantas ofensas seguimos recibiendo las mujeres, los desfavorecidos sociales y la ciudadanía en general.
Desde ZAS, desde la pequeña parcela mediática a la que pueda llegar, y desde lo más profundo de mi conciencia, yo apoyo a Rita Maestre.
[Fotos cedidas por Contrapoder; asociación de estudiantes de la Universidad de Ciencias Políticas de la UCM].
Lo suscribe Diana Aller

4 comentarios :

NaoBerlin dijo...

Pero vamos a ver. Estando como estoy yo también en contra de las capillas en la universidad, tal como la montaron esperaban no acabar en juicio??? Somos tontos o qué?? Hay maneras más inteligentes de montarla denunciar algo que es injusto y no acabar en juicio. Pero si interrumpes una misa a voz en grita desnud@, pues oye sabes que vas a tener a toda la caverna detrás. Tal como está el código penal, interrumpir así un acto religioso es delito. Y eso es así. Fueron muy poco inteligentes.

ssr dijo...

Lo que no entiendo es que molesta una capilla en la universidad publica, si es algo demandado y que se utiliza y no molesta a nadie, igual que se ceden espacios para las asociaciones de estudiantes que muchas veces se convierten en fumaderos de marihuana y espacios donde jugar al mus y perder clase sin que te vean por los pasillos, y lo digo por que he estudiado en la universidad publica. Irrumpir en cualquier templo religioso faltando al respeto a los que allí se encuentran, sean de la religión que sean, es el problema, se alardea de ser democráticos y piden libertad, pero impiden a la gente hacer uso de esa libertad profesando la religión que les venga en gana.

C. Maltesse dijo...

Rita tenía que haber dicho en ese juicio que no se arrepiente, que se siente orgullosa de la reivindicación. Orgullosa de expresarse con libertad y sin violencia a favor de una sociedad laica. Pero más bien parecía una pija a la que han pillado robando en El Corte Inglés. Una oportunidad perdida. Patético.

k dijo...

de acuerdo con todo lo anterior. lo peor es la falta de educación.