jueves, 26 de marzo de 2015

HOMBRES ATRACTIVOS (1ª PARTE)

A veces me siento como si fuera de Marte o de Honolulú. Sobre todo cuando se trata de apariencia física.
Las mujeres me gustan menudas, de rasgos finos, rodillas huesudas y caras dulces y almendradas. La piel muy clara y el pelo castaño neutro o rojizo: ni rubias de pelo amarillo ni morenas de pelo negro (como curiosamente es mi cabello original). Me gusta que tengan un deje macarra en la vestimenta sobre todo. Tetas pequeñas y redondeadas, pocas curvas y complementos bien elegidos. Nada de mechas, ni de estilo pin up, ni escotes, ni prendas rojas, ni culos prominentes.

Y con los hombres me ocurre un tanto parecido. No coincido prácticamente en nada con el estereotipo masculino imperante. Me dan asco las musculaturas marcadas, las mandíbulas anchas, los torsos dilatados, las bocas carnosas. Siento repulsión de arcada hacia el look tronista o la dejadez de los cuñaos con el pelo mal cortado y camisetas feas.
Me repele el maldistismo masculino, el look argentino (como el de Leiva) Detesto que huelan a sudor pero más todavía cuando huelen a colonia (salvo determinadas pieles que huelen bien siempre). Me gustan delgados, aniñados, con pelo en la cabeza y muy poco por el cuerpo. De piel suave y andares interesantes. Las pollas mientras sean utilizables, me dan bastante igual. Pero a lo que le doy más importancia, es sin duda al cerebro.

Hay hombres con cerebros tan sexys que despiertan la líbido con solo abrir la boca. Hay hombres con clavículas que enamoran. Hay hombres que podrían parar una guerra sonriendo. Hay hombres que se pasean por fantasías sexuales como si fueran su cocina. Hay hombres que huelen a eternidad. Hay hombres con voces polifónicas.  Hay hombres con pollas como ninots. Hay hombres que consiguen que sea primavera al despertar a su lado en noviembre. Hay hombres confortables como un sofá de habitat. Hay hombres que dan sentido a la libertad de expresión, a los gemidos, y a la Crítica de la razón pura. Hay hombres con piel apretada y morena como si fueran neoprenos. Hay hombres que si me dicen "ven" lo dejo todo.
Hay hombres con cierto atractivo indefinible y embriagador. (La belleza es otra cosa, mucho más aburrida, créanme) Por ejemplo éstos:


-Iván Parlorio (periodista e influencer)



-Todos los Templeton (músicos)



-Colin Firth (actor)



-El padre de Aguasantas (padre de Aguasantas)



-Joaquín Reyes (cómico y creador)



-Juanma Cabezón (diseñador)



-Frank Maston (músico)




-Daniel González (guionista)



-Kevin Bacon (actor)



-Jorge Fuembuena (fotógrafo)



-Luisjo -Rubénimichi- (jurista y artista plástico)




-Juanra Bonet (reportero y presentador)



-Álvaro Gutierrez (manager y músico)


Lo dice Diana Aller

martes, 24 de marzo de 2015

10 CONSEJOS PARA CUIDAR LA PIEL (LA PIEL HUMANA)

Tiendo a contracturarme toda y no sé relajar la musculatura, por lo que padezco de tensión corporal crónica. Como estiramientos y respiraciones no son suficientes, cada poco tiempo necesito de masajes fisioterapéuticos. (El lugar al que acudo tiene el gráfico nombre de "Ya no me duele" y el trato y los precios están bastante bien).

Hace unos cuantos masajes, el fisio que amasaba mi espalda me dijo "se nota que haces deporte". No tenía yo el día de mentir, así que le confesé la verdad: que en la vida había hecho deporte. Y el muchacho respondió "Entonces es que llevas una alimentación muy saludable". Jose del Pozo, Miss Móstoles, Araceli Segura, Sergio Botella... cualquiera de mis allegados, podría testificar bajo juramento, so pena de condena a prisión perpetua, y todos coincidirían en que lo que engullo está en las antípodas de ser una alimentación correcta.
El pobre profesional del músculo me dijo que no se explicaba la tersura de mi piel entonces.
Yo sí que tengo una explicación: doy mucha importancia a la piel (igual que al pelo) por ser la cobertura exterior, el órgano más visible del cuerpo.
Así que, sin ser yo atleta o top model, me voy a permitir dar unos tips (Esto de "tips" lo he puesto para hacerme la enrollada, pero creo que no me sale), dar unos consejitos para lucir una piel estupendísima:



1- No hay que ducharse a diario más que en verano o las épocas en las que más se necesite (si se hace mucho ejercicio, en la pubertad, si se tiene stress o es necesario pautar rutinas). Descansar por ejemplo el domingo da un respiro muy beneficioso a la piel.
El agua no debe estar muy caliente y el tiempo bajo el agua no debería exceder los 5 minutos; y sin jabón ni esponja. Si acaso un guante de crin una o dos veces por semana. Se trata de dejar que nuestro cuerpo se curre su propia hidratación exterior.

2- Solo para ocasiones puntuales utilizar suavizantes para la piel. Suelen estar hechos de compuestos cerúleos que solo sirven a corto plazo. Por ejemplo para lucir un look con tirantes o para ser manoseada con pasión desbocada. Yo uso Nivea Smooth milk, crema hidratante bajo la ducha, (hay Body milk bajo la ducha, pero el efecto de ésta es más satinado). Es más un efecto que una hidratación de verdad, por lo que, mejor en poca cantidad y muy de cuando en cuando.


3- Al salir de la ducha hay que secarse del todo antes de ponerse ropa encima. Y mejor usar aceites que cremas hidratantes. Cuanto menor olor tengan estos productos, mejor. Conviene calibrar si necesitamos por todo el cuerpo o solo rodillas, codos, pies...

4-Siempre son preferibles los tejidos naturales. Ropa que no apriete, sobre todo de algodón.

5- Para imperfecciones y pieles grasas, mi dermatóloga, que es también mi gurú (recomendada por Belén Sagredo, trabajadora de Sálvame diario) me recomendó un producto en spray que se llama Clinwas Clindamicina que se vende en farmacias. Sobre brazos y espalda hace maravillas


6- Darse un baño relajante de vez en cuando es muy agradable, y supongo que va bien para la piel. Mis hijos tenían una piel muy complicada de pequeños y probé todo cuanto me recomendaban. Aprendí que una de las cosas que mejor deja la piel es un baño con Maizena diluida en el agua.

7- Hidratación: En teoría cuanto más agua se ingiere, mejor luce nuestra piel. Hay días que me acuesto y pienso ¿hoy he bebido agua? y hay veces en que la respuesta es No. Tomo mucho -muchímo- café; bebidas con gas y también alcohol. En teoría esto no va especialmente bien, pero he llegado a la conclusión de que no conviene forzar a nuestro cuerpo. Somos organismos únicos, sujetos a nuestras propias condiciones de lo más variable entre un individuo y otro.
Como norma general, conviene beber un poco más de lo que apetece, y no llegar nunca a tener sed, pero tampoco nos obsesionemos cual anoréxicas desganadas y feas con beber 3 litros de agua al día. Nuestro cuerpo es muy sabio: solo tenemos que pararnos a escucharlo un poco.
Si estamos en un periodo de engordar (un embarazo, por ejemplo) debemos cuidar la hidratación especialmente con cremas y bebiendo agua: los tejidos se rompen y dan lugar a las estrías. Y si lo que vamos a hacer es adelgazar, debe ser siempre muy despacio, haciendo ejercicio moderado. Si trabajamos mucho el músculo, estamos condenados a seguir haciéndolo, porque si paramos, la piel perderá elasticidad y colgará. Mejor subir escaleras, bailar, caminar rápido y respirando con profundidad.

8- Las plantas de los pies suelen estar muy abandonadas durante todo el año. Y no pasa absolutamente nada. Lo ideal es que cuando empiece el buen tiempo, prestemos atención a esta zona. Existen cantidad de productos exfoliantes y anti durezas para los pies, cuya misión pareciera que es crearnos complejos innecesarios. Lo dicho, con prestar un poquito de atención en primavera es suficiente. El exfoliante antidurezas para pies Deliplus, de Mercadona, es muy buena opción. Sobre todo porque muy poca cantidad sirve también para el resto del cuerpo (frotar en movimientos circulares antes de entrar a la ducha, hace maravillas).
También se puede fabricar usted misma una exfoliante natural y casera con azúcar. La puede mezclar con yogur, clara de huevo, cerveza... Si frota de pies a cuello todo el pringue y después se ducha, lucirá estupenda. La asiduidad del uso dependerá del tipo de piel, la edad y el tiempo que se tenga. Nada como observarse, conocerse y saber sus necesidades.




9- Para la cara a mi me flipan las mascarillas de todo tipo. Mi gurú dermatóloga me recomendó en su día Salises (de Sesderma) para regular la piel grasa. Me advirtió de su precio (en torno a 50€) pero muy acertadamente me dijo que duraba mucho, porque una simple gota por la noche y/o por la mañana es suficiente para cubrir todo el rostro. La uso cuando me acuerdo. No soy muy de hidratantes ni de nada.

En teoría hay que desmaquillarse siempre perfectamente antes de acostarse; pero la realidad es que si se llega a casa muy cocida es imposible y si se tiene una cita sexual también. En este último caso, se levantará usted con una cara estupenda. Los poros sucios y follar, tienen un efecto sorprendentemente bueno, no se sabe porqué.


10- Todavía no sé si existe relación causa-efecto, pero cuanto más leo y conozco de Akenaton, el faraón monoteista, más radiante tengo la piel. Me flipa Egipto cada día más.


Por supuesto esto es mi experiencia y estos son mis tips. Lo recomendable es acudir a un dermatólogo y preguntar todo en la farmacia. Lo que viene siendo, tener cabeza.

Lo dice Diana Aller

lunes, 16 de marzo de 2015

10 RAZONES POR LAS QUE ÁNGELA PORTERO DEBERÍA GANAR GHVIP

10- Ayer, como cada domingo por la noche, asistí al debate de Gran Hermano Vip, lugar donde practico un involuntario voto de silencio. (O un Chelo García Cortés, como se dice ahora) y tuve ocasión de disfrutar de un vídeo que me abrió los ojos con respecto a la clarividencia de Ángela Portero dentro del reality en el que participa. Su discurso, extremadamente lúcido y apasionado me cautivó; y terminó por convencerme. Ha demostrado que es lista (algo mucho mejor que ser inteligente, tal y como convinimos Ion Aramendi, Manu Berasategui y yo ayer mismo). Y que merece la victoria.

9- No ha utilizado a sus hijos para hacer chantaje emocional mediático. ¡Ole!

8- Al entrar un mes después que el resto, sabía de la tirria que despierta Belén Esteban y no la ha utilizado. Al menos como haríamos la mayoría. Sean sinceros... Resultaría imposible no utilizar esa información, y sorprende lo poco que airearon Chari y Ángela el rechazo que causa Belén fuera de ese micromundo enloquecido (en el que todos acaban sucumbiendo a su poder despótico).

7- Está transmutando a su amigo Sandro Rey ¿Es cosa mía o podrían ser la misma persona?

6- No me parece en absoluto limpia y ordenada; es totamente normal, y sin embargo el resto de habitantes de Guadalix la consideran una histérica de la limpieza, lo que da cuenta de lo cerdos que son los demás.


5- No es una tía buena. De hecho es poco agraciada, y sin sal. Ha intentado estereotiparse con un bisturí, pero afortunadamente está lejos de conseguirlo. Y a mí me fascinan las mujeres imperfectas. Quienes me causan auténtica repulsión (física) son las mujeres imperfectas de verdad: las inseguras parapetadas en unas carnes hipersexualizadas, transexualizadas, las Charis, las chonis, las peliteñidas de rubio pollo y piel cetrina. No quiero resultar clasista, pero cada día me da más asco el look putón de la gente pobre, como forma de salir del fango social. Ángela resulta interesante, precisamente por eso, porque tiene Porte (ro) de gran dama.

4- Hizo un retrato certero y profundamente psicológico de Coman. Calibró el lenguaje no verbal, interpretó los porqués de las maneras del irundarra y desveló las claves de su estrategia. Nadie ha sido capaz de verbalizar de forma tan clara el juego de Gran Hermano en ninguna de sus ediciones.

3- Los detractores de Belén han perdido fuelle. Dan la batalla por perdida. En los chats de mitele (web de mediaset) la frase más repetida es "que le den el maletín ya y acabamos con esta farsa".
Al final la batalla es entre Belén y todos los demás. No hay nadie que pueda enfrentarse en una final a ella. Pocas veces el "Divide et impera" de Julio César tuvo tanta vigencia en el mundo del entretenimiento. La figura de Belén es tan alargada que nadie puede hacerle sombra. No hay un enemigo fuerte que equilibre la balanza, y la batalla final es un podio en el que todos ansían estar, sabiendo ya cuál es la cabeza de esta esperpéntica Santísima Trinidad. Coman, Aguasantas, Fede... han sucumbido, no quieren luchar porque no les gusta perder.
Pero hay una mujer que ha decidido ser consecuente, replegarse, prescindir de alianzas, aun a sabiendas de que está sola. Ángela Portero, la que ejercía como mediocre periodista del corazón, se ha crecido, y está actuando como un Ramsés II, un Napoleón, un estratega consumado. Ya lo ha decidido: está dispuesta a morir matando.

2- Ángela -como la mayoría de los mortales, desgraciadamente-  entiende el mundo bajo el paradigma de "Si vas con mi enemigo vas contra mí" que resulta tan poco productivo.
Aguasantas ha demostrado simplemente que no se cierra a nada ni a nadie; es una mujer dulce, equilibrada (hizo el juicio más certero que se ha hecho de Belén Esteban desde que comenzara el Vip, diciendo que se crecía con el conflicto). Y pese a que Ángela no ha sabido medir su rechazo hacia la gitana de la casa (desmedido, no cabe duda); esto le ha servido para tomar conciencia, para erigirse totalmente sola como potencial ganadora, como mujer fuerte e impermeable, como tenso bofetón final, como giro narrativo de comedia griega, como heroína de una guerra apátrida, como moraleja de fábula contemporánea.

1- El gran Brays Efe escribió el otro día sobre Belén: "Da igual que no nos guste, en la vida tampoco nos ha gustado y ha seguido esta misma trayectoria: tener un comportamiento cuestionable, lleno de errores, verse obligada a fracasar y sufrir constantemente sin ningún rastro de aprendizaje a través de ello pero finalmente triunfar y ganar.
El público ha apoyado constantemente a Belén pero solo si la podía ver sufrir, echarán a todos sus apoyos, la destruirán y machacarán... pero la harán ganar. El doble filo del "cariño del público", su maldición y su bendición."
Ángela Portero ni siquiera me cae bien. Es alguien ajeno, alguien normal. Podría ser usted o podría ser yo. Y el mundo, es de las almas humanas, (como usted o yo), almas erradas, sensibles, defectuosas, y no de los monstruos mediáticos, desmedidos, irreales, mitológicos. Ángela es la rival que necesitamos, es nuestra representante.


(Esto es una licencia narrativa que he decidido permitirme, de cara a la cercanía de la Semana Santa)

Lo dice Diana Aller

viernes, 13 de marzo de 2015

5 DÍAS Y UNAS HORAS EN BARCELONA

El lunes pasado llegué a Barcelona a primera hora de la tarde. La humedad hizo que se me ahuecara el pelo y se me hinchara el corazón: hacía año y medio que no estaba ahí.
Fui directa a casa de Mónica y jugué un rato con sus hijos Elvis y Jarvis.
Esa noche había un sarao de Converse. Me duché rápido y Jon, Mónica y yo cogimos un taxi, aunque por un momento temimos no poder hacerlo, porque nos decían que estaban todos ocupados por el Barcelona World Mobile Congress. No hubo problema. De hecho yo pensaba que me iba a reventar el Tinder y que aquello sería una orgía constante  e internacional, y para nada. Más asiáticos de lo normal por la calle. Eso era todo.

Mis Converse Chuck Taylor estaban expuestas en una foto, junto con las de otras personas relevantes; aunque la responsable de la campaña me aclaró que a mí no me habían escogido por ser importante, si no porque ella era lectora de este blog. Lo agradezco un montón, la verdad. Y mis bambas rotas y envejecidas, seguro que también, porque la idea era homenajear a las Chuck Taylor como parte de una misma; y las mías han vivido tanto, que casi pueden caminar solas.
Colgué esta foto en mi Instagram:

El evento era en un sitio muy chulo, con ensaladas ricas y camareros y camareras guapérrimos. Daban combinados modernos, pero yo me decanté por cerveza bien fría. De hecho me vine arribísima y me puse a bailar. En una sutil pero muy armónica acrobacia saltando del escenario se me cayó el móvil, mi cuarto phablet bq.
Pantalla rota que dejó de ser táctil. Ese es el motivo por el que no tengo fotos.


Con cierto mal rollo me quedé tomando cerveza con la Duqui, con su cuñada Aida, con Monstruo Espagueti, a la que acababa de conocer (y ya deseaba que fuera mi amiga para siempre) y con un fenómeno desatado de la naturaleza llamada Berta. También había dos chicos, pero no recuerdo sus nombres.
Luego más cervezas en un bar de barrenderos de Via Laietana y terminamos sentadas en una escalinata gótica cerca de la catedral. Era lunes, tampoco había mucho más que rascar. Me fui a casa feliz. Me lo pasé pipísima.

A posteriori, en twitter, me han avisado de que la campaña de Converse con mis zapas está en la calle. Emoción máxima.

El martes me dediqué a pasear. Sin tiempo, sin rumbo, pero con móvil. Me compré un samsung blanco que todavía me dura. Es mi quinto móvil en lo que va de año.




 Paseé por Barcelona, tan limpia y tan bonita.  Vi una pequeña muestra de Brosmind, un estudio creativo que saca un libro: Why how what.



Me probé el típico vestido que en la percha es una monada, pero puesto da lastimilla. Creo que no me sientan bien los tonos pastel.


Caminé sin rumbo topándome (qué guay el verbo "topar") con lugares míticos y cielos despejados.


 ...Ver a los Dorian anunciados, aunque sea en su ciudad, siempre me produce una especie de orgullo maternal. Qué majos que son, y qué lujo haberlos visto crecer.


 Quedo con Carla. La gran Carla Sospedra. En su barrio, en el mío estos días, en Gracia. De camino, veo este portal chiflante, en la calle Torrent de L´olla 57. Me encanta.


 ¡Qué mona, qué maja, qué lista y qué dulce es Carla! Me lleva a un sitio muy chulo, cero pretencioso, de comer y de beber, que por lo visto han abierto los del Heliogabal. Allí hay un chico que me encanta, con pelo alborotado, pero me pasa lo de siempre: al mirarlo bien, me doy cuenta de que probablemente sea menor de edad. Me siento como una vieja verde, qué horror.



Decido no beber alcohol. No pasa nada por no tomar cerveza un martes. Me pido un zumo de naranja, me da todo un subidón vitamínico y nos vamos a cenar a un sitio muy guay por allí cerca. Tenemos a los cocineros delante, las croquetas son espectaculares y el sitio está lleno.





 Voy a casa. A casa de Jon, Mónica, Elvis, Jarvis y dos gatos, todos muy hospitalarios. Bueno, los gatos no mucho. Aquí las cosas de los niños:



Y aquí los niños:



El miércoles llueve. Es un día muy gris y pelín frío, perfecto para ver exposiciones, así que de nuevo quedo con Carla. Ella está dejando el café. Yo creo que nunca lo dejaré. Desayunamos en esta maravilla de sitio:


 Justo al salir, me topo, del verbo topar, con David Psychocandy, que me dice que vive ahí al lado y que a ver si nos vemos. Yo le digo lo mismo (lo de que vivo al lado, no, claro).
Carla sugiere que vayamos al Palau de la Virreina, a una expo de Sophie Calle. Como no sé quién es ni qué quiere en la vida, le digo que vale, y caminamos bajo la lluvia hasta allí.


La exposición (que -aviso- estará hasta el 7 de junio) es muy entretenida, de esas que hacen identificar cosas personales con cosas universales.

Primero hay un montón de definiciones, fotos y paranoias de ciegos. De gente invidente. La tal Sophie pregunta qué es la belleza a ciegos de nacimiento, y la verdad, me sorprende que muchos hablan de colores, de peces, de tono del pelo... Está curiosillo.
Después hay fotos autobiográficas que representan aspectos muy privados, y que a mí en lo personal me da vergüenza esta exposición gratuita de tanta intimidad: fantasías sexuales compartidas con su pareja, cosas de esas...
Y después llega la parte más interesante. Copio literal el inicio de esta parte de la muestra:

"Recibí un mensaje electrónico diciéndome que todo había terminado.
No supe cómo responder.
Era casi como si no hubiera estado dirigido a mí.
Terminaba con la frase .
Y así lo hice.
Le pedí a 107 mujeres, elegidas por su profesión o sus habilidades, que interpretaran la carta.
Que la analizaran, la comentaran, la bailaran, la cantaran.
La agotaran. Que la entendieran por mí. La respondieran por mí.
Era una forma de darme tiempo para cortar.
Una manera de cuidarme."

La interpretación de las demás mujeres es absolutamente fascinante. Hay desde una juez, hasta una criminóloga, una sexóloga, una experta en derechos de la mujer de la ONU, una clarividente, una analista de estilo, una tiradora de rifle, cantantes como Christina Rosenvinge o Elli Medeiros, actrices como Jeanne Moreaou o Victoria Abril, y hasta la madre de la artista. Todas y cada una de ellas ofrecen una interpretación diferente. El sujeto que ha terminado con la relación no queda muy bien parado, y el conglomerado de opiniones se acerca notablemente a la realidad femenina, cuando nos pedimos ayuda y tejemos una red consistente entre nosotras. La actitud de no encajar una ruptura y requerir la voz de otras mujeres es algo cercano, casi ancestral, que refleja a la perfección cómo funcionamos los humanos (varones y mujeres) sentimentalmente; como nos necesitamos, y necesitamos otras interpretaciones que enjuicien la realidad y la descodifiquen a su manera. Todos esos retazos, las opiniones de los otros (en este caso las otras) vertebran el discurso sanador que nuestro corazón ansía.
La verdad es que la exposición está chula, pero seguro que en lo personal, Sophie Calle me parecería una petarda. Bueno, intensa y egocéntrica también. Pero todas somos un poco así, la diferencia es que esta mujer lo enseña en un museo.

Al pasar por esta facultad y ver este cartel, recuerdo que cuando yo estudiaba filosofía, (que era la carrera que cursaba por la mañana, antes de comer en un tren de cercanías para ir a mis clases de periodismo de la tarde) se estilaba mucho la palabra "sofista" como insulto. Creo que la voy a retomar, ¡sofistas de mierda!. Mola...



Me despido de Carla. Voy a la estación de Sants. Quiero cambiar el billete de vuelta y si ustedes han viajado alguna vez con RENFE, sabrán lo inútiles, discriminatorios, cutres y paupérrimos que son sus servicios por teléfono y on line. A mi me han hecho más daño que cualquier ex-novio. No quiero tener líos así que voy a Sants, cambio el billete y vuelvo al centro. En metro.
Me ilusiona ver la campaña de Converse bajo tierra:



Llueve. Luego ya no. Y luego otra vez.


Como una ensalada y un pincho de tortilla en la cafetería con menos diseño que encuentro. Aprovecho también para cargar el móvil y hacer pis.


Me encamino al estudio de mi amigo Miguel Melindres, que tiene el centro de operaciones de su marca Jarapa Jarapa en el sótano de una tienda pija moderna náutica.


Elijo una sudadera rosa y una tela de dinosaurios para encargarle un modelito para ponerme en el Debate de GHVip. Las prendas que hace Miguel son únicas; imaginen la trabajera de no repetir diseño. Pues él lo hace.
Como es tan majo me deja enviar unos mails de trabajo en su ordenador; y después nos vamos a tomar unas cervezas. Allí se nos une el gran Borja Domínguez, uno de los intelectos más lúcidos de nuestro tiempo.


Con la segunda cerveza estoy borracha ya. Tengo los pies fríos, mojados por la lluvia. Comentamos cosas de la vida, de Anna Allen, de los PXXR GVNG... Hablamos de las Grecas, concretamente de la Greca viva, y tras una conversación llena de malentendidos, convenimos en utilizar la expresión "A Greca viva" para designar aquello fuerte que arrasa: "Esta noche salgo a greca viva", por ejemplo.
Hablo con Victor por facebook. Está saliendo de trabajar ahora, así que me voy a hacerle una visitilla. Me despido de Miguel y Borja. Cojo el metro borracha como un piojo y me bajo en Fontana, para conocer la nueva casa de Victor Rins.
No hago fotos, y eso que la casa es muy chula. Sobre todo las camas de los dormitorios en alto. En las habitaciones de sus hijos y en la suya propia ha montado un espacio en alto; y lo más sorprendente, lo ha hecho él. Víctor se quita mérito, pero es toda una proeza. Escuchamos música, fumamos y bebemos cerveza. Hablamos de las cosas importantes de la vida: planes de vacaciones, realities del momento, amigos en común y deseos vitales.
Es miércoles, lo que significa que hay QQCCMH mi programa favorito (y lo era ya antes de haber trabajado en él). Mónica ha invitado a Ramiro y a Xisca a su casa para verlo y cenar. Llego tarde y borracha. Mónica se ha currado una sopa espectacular y una ensalada riquísima. Es el 50% de El Comidista, imagínense la vergüenza que paso cuando viene a Madrid y se aloja (alojar es otro verbo guay) en mi casa. Yo no sé cocinar y cuando lo hago es el festival de la fritanga.


El "quien quiere" es sublime, como siempre. En el chat de "contenidos" de whatsapp, guionistas directores y redactores comentamos los highlights del programa y lo que no se ve de él. En twitter un poco también.
Me acuesto feliz, bebida y catalana.

El jueves hace sol. De hecho es un día precioso.
Hoy tengo una jornada 100% femenina a cargo de Eastpak. Al acercarme al punto de encuentro no imaginaba lo que iba a disfrutar de aquella jornada.

Hasta aquí he utilizado mis fotos, las de mi movil. (Es evidente, lo sé). Para el bien de sus pupilas, los eficientes responsables de comunicación de Eastpak, también hicieron fotos de la jornada.

La cosa comenzó en un espacio luminoso y bonito de coworking al lado de casa de Mónica, lo cual nos vino perfecto, porque comenzamos con un taller, precisamente impartido por Mónica. Un taller alucinante sobre bocatas. Prepararlos, comerlos, y fotografiarlos (taller de truquillos fotográficos, impartido al unísono por Mireia Rodríguez, una grande -y libre-).
Araceli estaba recién llegada de Madrid. La cosa empezaba bien.



Allí estaba Silvia Méndez, que se tuvo que retirar pronto porque tenía faena; también Raquel Piñeiro, que no puedo admirarla más; y Monstruo Espagueti, que la llevo en el corazón todo el rato; y Tere Tarrago, que daba mejor rollo todavía que de costumbre, porque estaba preñada; pero bien preñada. No sé si les pasa, pero hay embarazadas que dan buen rollo y otras, como que no. Teresa es de las que inspiran.

Supongo que esto que organizaba Eastpak era por el día de la mujer, porque trataba precisamente de mujeres inspiradoras; pero afortunadamente para todas, no tenía ese absurdo sesgo reivindicativo facilón que utilizan de forma mercantilista las marcas.
Esto era una jornada con todo en su sitio, con actividades (en paralelo con otras ciudades) muy acertadas y de verdad inspiradoras, y no es por nada, pero la selección de inspiradoras y de asistentes me pareció exquisita.
Ninguna it girl petarda, ni gente con problemas graves de egos, ni ansias de protagonismo absurdo, ni modernas catetas, ni pavisosas a la última moda. Eran (¿éramos?) una selección de mujeres con carácter, majas, risueñas... Yo que soy un tanto bruta para esto de las definiciones, diría que todas las asistentes y oradoras eran (¿éramos?) de ese tipo de mujeres que folla bien y siempre con ganas:

Araceli Segura Graphic designer
Arianna Díaz Good2b.com director
Gemma Thug ladies DJ
Eva Villazala Director Lamono
Helena Exquis Artist & activist Chicas Internet
Anastasia Bengoechea Artist & activist Chicas Internet
Ester Tió Stylist (Woman)
Lidia Juvasteny  justshootme.es
Silvia Méndez Stylist
Estela Cebrián Journalist (fasntasticplasticmag.com9
Raquel Piñeiro Journalist (Vanityfair.com, Verne.elpais.com)
Francesca Tur Journalist (Tendencias TV)
Candela Rodríguez Journalist
Virginia Camus Notstranger.com

Caminando felices estrenando unas preciosas mochilas llegamos a la siguiente parada, la Galería Plom, un lugar chiflante con un gran defecto. Se trata de una galería de arte, con dibujos rarunos, imágenes oníricas, monstruos que parecen malos pero en realidad son buenos, colores cursis y rojo fuerte, retratos de niños con flequillo, letras huecas... El problema es que está pensada para un público sobre todo infantil. Y, joder, es imposible no sentir cierta rabia. ¿Por qué todo era tan cutre cuando éramos pequeñas nosotras? Yo hubiera flipado si me hubieran llevado a Plom a los 5 ó 6 años. Quizá por culpa de que Plom no existiera, yo no soy la ilustradora o pintora que podría haber llegado a ser. (Dibujo bastante bien, sobre todo teniendo en cuenta que es una destreza que apenas practico).
Desde aquí, quiero mostrar todo el reconocimiento y el mérito que tiene la responsable, Marta Zimmerman. Hay que estar muy loca, y ser muy generosa e inteligente para montar algo así. Admirable de verdad.



El gineceo entero echamos a andar por las condales calles bañadas de sol y ganas.



Nos esperaba un taller de riñoneras. Sí. Repito: Un taller de riñoneras. No se hacen una idea de cuánto goce había allí en torno a una mesa y un montón de cachivaches de costura. La diseñadora Krizia Robustella (abrumadoramente guapa, turbadoramente atractiva) hizo de maestra de ceremonias en su taller-trastienda.
No he visto "El tiempo entre costuras" pero imagino que la estampa era en esa línea, pero sin malos rollos, en 2015 y con mujeres que follan con alegría. Tijeras, cintas doradas, parches loquis, pegamento que olía guay... Y cada una nos customizamos una riñonera. Yo le pienso sacar mucho partido a la mía. Y quiero copiar el lukito a Krizia, que llevaba 2 riñoneras juntas, y quedaba fenomenal.


Después fuimos a un lugar maravilloso. Una cosa muy de Barcelona, que cuando se intenta hacer en Madrid, no sale. Se trataba de un piso, todo muy siglo XX y muy arty, que en realidad era un salón de belleza y una galería artística, todo junto. Bueno y un lugar para eventos como éste.

Nos dieron de comer, y Mar Calpena, una adorable muchacha inspiradora, nos contó cómo había hecho de su pasión por la coctelería, algo más que una afición. Suyo es el blog Una o dos copas, y suya es la culpa de que cambie mi percepción por los cócteles. El jueves pasado aprendí que me encantan, pero hasta ahora no había probado ninguno con la suficiente calidad.
Entendí además que sea fácil emocionarse, e incluso perderse en la imaginería coctelera ¡Qué goce más delicuescente! ¡Qué espiritualidad para los sentidos! ¡Qué toña tan absurda me agarré!


No sé si antes o después, porque me cuesta ordenar temporalmente los acontecimientos, una de las asistentes, la dulce Patricia Aibar, nos hace una confesión: Ella es la artista conocida como Marie Tooth, cuya obra está allí expuesta. Me impresionó muchísimo como la fragilidad de una niña monísima con un peto vaquero se trasforma en una obra durísima, devoradora, monstruosa, cárnica, olfativa, truculenta, dolorida. Nos hizo un recorrido cronológico sobre sus pinturas y sus cicatrices, y todas flipamos al unísono. A Monstruo Espagueti (que se llama Anastasia, que no me puede molar más) le cambió la cara; estaba alucinada.
Como era ya por la tarde, nos dedicamos a comer con ganas en la terraza; y allí nos esperaba el postre perfecto: 


Nuria Graham, una jovenzuela folkie ofreció un concierto de erizarse los vellos enteros. Qué voz y qué maestría. Y allí, todas sobrecogidas, algo bebidas y escuchando canciones bonitas, creo que pudimos apreciar algo parecido a eso que los humanos llamamos felicidad.


Hay fiestas y eventos muy divertidos. Hay momentos realmente especiales. Hay mujeres inspiradoras. Hay amigas que contienen y aportan. Pero que se dé todo junto, y que encima lo patrocine una marca, llega incluso a mosquearme.

Araceli y yo nos trasladamos a nuestro hotel en la calle Joaquín Costa; pero antes paseamos y miramos tiendas. Estuvimos en  VINÇON. ¡Qué terraza tan bonita, por Dios!


No nos dio tiempo a descansar. Nos duchamos y nos dirigimos a una fiesta de la revista Icon en HyM. Daban gin tonic, pero a mi no me apetecía.


De ahí nos fuimos al Betty Ford´s, y nos sentamos al lado de un guiri que tenía una perrita. Al poco rato llegó Silvia Méndez y aparecieron también Javi Buenavista, Carlos Custodio y Miguel Padial, que venían de un estreno teatral (ellos son así de culturales).
Estuvimos fabulando con la idea de tener un novio catalán; y me enseñaron el vídeo de un posible candidato. Era muy mono, la verdad. Todavía no sé por qué no llegaron a presentármelo en vivo.


Padial nos recomendó ir al Caribbean. Dijo que allí iban muchos heteros guapos.
Y allí que fuimos.



Araceli quedó allí con Jordi (Labanda); y qué bien haber elegido esta coctelería. Probamos cócteles de frutos del bosque y de lima. Nos pusimos al tanto de nuestras situaciones laborales, amorosas y vitales; y planificamos el día siguiente. Mi último día completo en Barcelona.
Cuando voy a hacer pis me hago un selfie. Es evidente que no domino la técnica.


De hecho me encanta mostrar las fotos de la realidad. Así, sin filtros ni enfoques.
Estando como estamos, acostumbrados al retoque fotográfico, a modular saturación y tonos, a elegir qué foto mostrar al mundo... creo que lo que debemos empezar a valorar es la honestidad gráfica. Con tanto Pinterest, tanto Instagram y tanta cosa, vamos a conseguir que la realidad nos parezca una mierda insípida; que el mundo y nosotros mismos seamos feos y carentes de emoción.
Y no. La vida es maravillosa, y los colores de la realidad son imposibles de retratar. (Y yo prefiero que las fotos buenas las hagan los fotógrafos).

Le cojo el gusto al selfie y al llegar al hotel me hago una foto antes de dormir.


 Viernes por la mañana. Brilla el sol. Araceli y yo tenemos antojo de un buen brunch.

 Preguntamos a Mónica dónde podemos ir. Nos recomienda ir al Picnic. Araceli consulta donde está y nos disponemos a ir allí.

El problema es que no abren hasta más tarde, así que terraceamos por distintos sitios. Caminamos, hablamos de alimentación saludable y especias. Araceli controla muchísimo de nutrición y dietética; debería mostrar sus conocimientos al mundo.
Acabamos en el Gótico. Al llegar a esta plaza recordamos los conciertos que hemos visto una y otra aquí: Belle & Sebastian, La Buena Vida... cuando íbamos al BAM, y éramos jóvenes e inexpertas.


 A las dos nos parece más pequeña la plaza empedrada. Es terrible.
Porque eso significa que somos nosotras las que nos hemos hecho mayores; que el mundo es más asumible, más pequeño cada día.
Cuando yo era pequeña una lata de coca-cola duraba una tarde. Ahora me la puedo beber de dos tragos.
Araceli se toma un pincho de ensaladilla en un sitio que no recuerdo como se llama , pero que es famoso por sus croquetas. (Así escrito parece un absurdo, pero no lo es, se lo aseguro).
Nos encontramos a Malba G. Sawada. Nos dice que hoy no sale, porque mañana hacen fiesta de día para celebrar el cumple de Bonjo.
En efecto al poco rato, recibo una invitación por whatsapp para el cumple de Bonjo. Le explico a Miguel (que es el marido de Bonjo) que me voy en unas horas, que no puede ser.


 Araceli se retira a descansar (Cómo mola decir de alguien que se retira a descansar) y yo tomo el metro para recoger unas zapatillas que me he dejado en casa de Mónica.


Es el primer día del año que no llevo calcetines. Me siento pletórica y primaveral.


Miren qué cosas más bonitas se ven por Barcelona:


De hecho, me duele que me sorprenda admirarme de la belleza y de la pulcritud. Acostumbrada a Madrid, abandonada a su suerte, y hecha una cochiquera por culpa de Ana Botella, esto es grandioso.
Otra cosa que me llama la atención es que aquí no hay hipsters. El normcore se ha hecho con las gentes de aquí. Es todo sencillo y un tanto despersonalizado. Hay miedo a errar. Entiendo que Alicia Padrón (que vive aquí) sea un tótem de la moda. Ella lo es siempre, pero en Barcelona no existe nada ni nadie parecido.
La gente va mona y aseada, sin estridencias.
En esta floristería le compro a Mónica una planta de pared. Se la llevo y recojo mis zapatillas.


Aquí la puerta de un garaje:


Y aquí mi comida. O merienda. No sé.


Un poco antes de llegar al hotel, me pillo estos pastelitos árabes (5 euros) y me los como en la cama tan ricamente. Aprovecho para contestar mails y whatsapps.


Siesta, ducha, crema hidratante, maquillaje y a la calle.
Cenamos con Jordi en un sitio muy guay que no recuerdo cómo se llama. Él se pide un pollo espectacular. Araceli algo menos vistoso que no recuerdo; y yo una pizzalada.





Volvemos después al Caribbean. Nuestro sitio favorito. Cócteles ricos.


De ahí al Apolo. ¡Ay, el Apolo! Cuantos recuerdos. Yo creo que la impronta inconsciente de este lugar, ha propiciado que a mi primogénito, de nombre Leopoldo, le conozcan todos como "Polo".
He sido tan feliz aquí...
Esta es la tienda:


Y esta la entrada:


Y lo mejor de todo: El cartel de bienvenida. Me encantaría poder poner algo así en mi casa:


Paso horas escuchando a Talaboman (que son John Talabot y Axel Boman), comprobando cómo pasa el tiempo y saliendo a la zona de fumadores en la calle, donde se está muy a gusto, y Borja, Melindres y sus respectivas parejas me dan conversación. (Se llevan tan bien todos que tienen hasta un chat los cuatro).

En el interior Jordi y Araceli parlotean alegremente entre ellos y con la chavalería toda. 
Joder, qué cariño le tengo a este sitio.


Al salir echamos a andar cual nómadas apátridas (bien de esdrújula junta). En mi caso es un poco real, porque he de organizar mis cosas para regresar a mi tierra bella.
Por la calle nos encontramos a Cata de Andrea que está viviendo ahora en Barcelona, y que también acaba de salir del Nitsa.
Voy al hotel, me cambio, recojo mis cosas, cierro la maleta y me voy.


Esta es la estación del ave a las 8 de la mañana de un sábado:


Y esta soy yo cargando el móvil en el baño de la estación del ave a las 8 y 5 de la mañana.


Voy en preferente. Maravilloso. Para asegurarme un buen sueño me tomo un relajante muscular suave (Robasixal), porque ando bastante contracturada.


Mi viaje a Barcelona ha terminado.
Mi conclusión es que da gusto moverse, ver amigos y conocer gente. Y también que Barcelona es como la típica chica inteligente y guapa de la clase, que saca buenas notas pero todo le luce poco, frente a Madrid, menos agraciada y lista pero más resuelta, que al final se lo come todo (en todas las acepciones posibles).
Al llegar a Madrid, la sequedad hace que mi pelo pierda volumen. Qué bien lo he pasado, joder.

Lo dice Diana Aller