lunes, 21 de diciembre de 2015

44 COSAS QUE DAN PENITA MÁXIMA

-La gente que dice "Yo es que me como mucho la cabeza"

-Dependientas de ZARA.

-La micropoesía, las rastas, los mimos,  el café teatro, el rollito clown, los talleres de improvisación, los actores que se saludan dándose un piquito, el teatro experimental amateur, los bongos, música callejera en Lavapiés, y toda esa parafernalia de engañifa cultural.

-Que se juzgue la maternidad o la no maternidad.


-Los tendederos de patio interior. Sobre todo con ropa tendida.

-Las fotos de un café cuya espuma hace la forma de un corazón.

-Esos razonamientos poco trabajados de "Como soy de izquierdas, fumo porros" o "no soy ni machista ni feminista" o "yo digo las cosas a la cara".

-El look rejoneador (Como viste el torero Fran Rivera o cualquier sevillita de esos).

-Paredes con fotos gigantes de Nueva York en blanco y negro y enmarcadas. O de un señor negro con sombrero tocando el saxofón, o Marilyn Monroe ¡Y qué decir de Audrey Hepburn!...

-Los baños de los Pans & Company.


-Tías que a la mínima se "quejan" de lo buenas que están.

-Urbanismo de extrarradio.

-En los currículums la gente pone en el apartado "Aficiones" casi siempre leer, y viajar. Y el 90% no hace ni lo uno ni lo otro. Aparte que poner cosas tan genéricas es como decir "Amigo de mis amigos", que no solo no aporta, sino que huele a vacío. (Recomiendo siempre centrar las aficiones, por ejemplo: "leer novela histórica medieval" o "viajar por Asia en modo aventura" o ya el acabose, poner nuestras aficiones más retorcidas "gastronomía de orillas del Báltico", "ludopatía ajena", "doblar metales incandescentes"...)

-Fotos en la cartera.

-Los anfibios. Todo el mundo adora a los mamíferos. Internet está llena de videos muy tiernos de osos, perritos, gatos... Incluso pájaros o irrelevantes peces. Pero nadie hace ni caso ni se emociona viendo un gallipato o un sapo. Y hay animales como el ajolote, que son para comérselos de majos.

-La gente de pocos posibles que se deja una pasta en un vestido de invitada de boda.

-Las fotos de Wallapop


-Los calcetines que se quedan desparejados por casa, y pasan las semanas, y los meses y ahí siguen sin uso, sin decisión. Cuanta crueldad y abandono en un ser tan insignificante.

-Las mujeres que se siguen creyendo o que dicen que Tal es "un buen partido".

-Broches de fieltro, broches de playmobil, el look poppy ñoño trasnochado...

-El paso de la era industrial a la era digital tiene un punto triste porque no hay formación ética. O cambiamos de paradigma y nos inundamos de ilusión, positividad y lucha, o la vida será una mierda.

-El arte emergente, cuando no es ni lo uno ni lo otro.

-Gente que come alitas de pollo sola en un bar.



-Norma Duval y la firma de la que es imagen, Punto Roma.

-Los perritos que son feos y no lo saben.

-Quienes no saben moverse socialmente, los inoportunos, la gente que habla poco y cuando lo hace la caga, las tímidas, los tímidos. Hay una ternura especial en esa gente.

-La casa de Kiko Matamoros y Makoke. Ostentación minimalista, deudas, pocas letras y mucho espacio vacío.

-Los pesados de las ong que abordan a las transeúntes con fórmulas tan trabajadas como "Se te ha caido la sonrisa"

-Desear mucha mierda a alguien. Uf, qué penita... Como los vídeos de snapchat, con todo el mundo utilizando los mismos efectos, son cosas que no.

-Gente que considera muy cool la decoración tiki, los posters de cine, estanterías con muñecos, los vinilos bien a la vista, libros de Taschen... Todo como de veinteañero de hace veinte años.


-La huella del pie y la mano del bebé en relieve y enmarcadas en El Corte Inglés.

- Hacerse una foto delante del Ayuntamiento de Madrid (¿Por qué? ¿Por qué lo hacen?).

-Admirar a M C Escher si se es mayor de edad.

-Individuos que visten como recién salidos de  Ekseption, 44 Store, o la zona más audaz de HyM de Gran Vía, que van a (o incluso trabajan en) Arco cada año, que compran en COS, conocen París, cosechan likes y reconocimiento en su Instagram o twitter, pillan un gramo con los colegas el viernes, su iPhone echa humo... Y sienten cierta vergüenza de sus padres, que lucharon tanto en el pueblo para sacar a la familia adelante. Porque en la generación anterior, la de los abuelos, había analfabetismo, hambre y solo el ingrato trabajo de la agricultura. Me caen las lágrimas cuando veo a esa gente. Porque hay algo cruel no sé si en la genética (suele quedar en modo residual, algún rasgo plebeyamente monstruoso) o en la forma de presumir, que delata los orígenes menesterosos. Se nota tanto...

- Lobster, Curlz (reprimo mis ganas de llorar con ésta), Beckham Script, Trajan, las cursivas con apariencia manuscrita... Tipografías antipáticas, pretenciosas, extra mal usadas... La cómic sans, por cierto, de tan detestable, tiene su puntito.

-Esa gente que dice "Mira mi página de Facebook"o da la turra con su grupo, su blog, o una mierda de artículo con errores de concordancia en una web infumable.

-Pareja de feos con granos besándose en el andén de la línea 5 del metro.

-Bodas en las que hay pelucas y atrezzo fantasía para hacerse fotos locuelas y/o regalan peladillas (como los recuerdos de los bautizos). La rúbrica de los nombres de los contrayentes. Los moños y recogidos. La frase "No queríamos una boda tradicional".

- Lo que se pierde la gente por tener prejuicios: Desde leer a Isaac Asimov (que parece para flipaos y no lo es) hasta llevar ropa interior grande, cómoda, estilo abuelx, 100% algodón.

- Radiadores

-"Tú no sabes con quién estás hablando" (No, y me importa una mierda).


- Esa manía que tiene la gente mayor de poner fotos (encima generalmente son fotos carnet) en la esquina de otra foto, esta sí, enmarcada.

- Señoras que le gritan "¡Guapa!" a Isabel Pantoja.

- El cauce de los ríos cuando hay sequía, seguidores de Coldplay, el suelo de los comedores de colegio, las macetas de los portales pobres, tener casa en Cullera, la cola de la metadona, las verrugas que les salen a los viejos, el tuning de coches, Jose Fernando, las mochilas de Pepa Pig, Spiderman, Frozen etc, travestis de ceja depilada cuando no van travestidas, tatuajes tribales, las fans de Pablo Alborán, tirarse un pedo silencioso en soledad, armarios no empotrados, ver a los padres repetir lo mismo, volverse lentos...: envejecer, Uterqüe, desayunar kiwis, no saber llevar un clutch, la familia de un pirómano, colcha con brillos, pareja de maricas musculosos de Zamora caminando de la mano, ponerse mechas, refresco de cola de la marca Dia%, clase de judo infantil, los slogans "No te lo puedes perder" o "No te dejará indiferente", Desigual, los escobines de wc, "Alguien fue a XXX y me trajo esta camiseta", adultos con faltas de ortografía graves, tanga con culo blando, sala de espera de Urgencias de la Seguridad Social, el ambient, hombres que niegan su propia calvicie, hipotecas a más de 30 años, pollas que no se yerguen, un cenicero de casa de Terelu, polos de Ralph Lauren de logo gigante, familias de latinoamericanos de compras por la Gran Vía, cesáreas programadas, fotos de Idealista donde se ven los platos sucios en el fregadero con el bote de fairy al lado, la novia de Risto que se ha hecho youtuber, el peinado de Kiko Hernández, "entremeses variados", ambientador de pino de taxi, hinchas del Villareal, niños obesos, manicura francesa, gente que tiene revistas en el baño, cajeras con mal cutis, peluches de feria, filete empanado, discusiones por drogas, leggins marrones, ... Esto es empezar y no acabar, amigos. Estoy un poco deprimida. Creo. Paro ya.

(Todas las fotos son de ajolotes de frente, una cosa bien bonita para compensar)

Lo dice Diana Aller

12 comentarios :

Alberto Secades dijo...

Te estás haciendo vieja y gruñona.
No a la misma velocidad, nena.

Unknown dijo...

Anímate, Diana.
O no, haz lo que quieras. Pero piensa que a veces, solo a veces, la vida tiene magia y sentido del humor al mismo tiempo. Y lo que mola eso: https://www.youtube.com/watch?v=5Ge3HGD_q34

Ana dijo...

qué penita todo Diana, estoy contigo
https://youtu.be/Evq0U7qXa80

juancorre dijo...

Yo estoy deprimido y con pereza mental, con lo que sólo me queda decir Amén a tu listado.
También darte las gracias por todo y desearte lo mejor (elige tú)
Un abrazo. Jj

LOBODEMAR dijo...

Todo es muy triste, sí. Añadiría, a título personal, los hashtags con nombres y apellidos usados por personas con ese nombre y esos apellidos. Autobombos, que en algunos casos son "autobongos".

Lo dice Diana Aller dijo...

Alberto Secades, no me parece malo ser vieja ni ser gruñona. Me temo que es una realidad. Y me halaga.

Javier Martin Dominguez dijo...

Yo añado otra: Salvame cuando no lo presenta Jorge Javier.

Amaia C dijo...

¿Ésa es la novia de Risto?

La banda sonora para tu texto: https://www.youtube.com/watch?v=fZkbl4zHvo8

Nerea Aguayo dijo...

Leer novelas de Corín Tellado es triste y no lo has mencionado.

Eve Fox dijo...

Las mujeres que visten a sus maridos como si estos fuesen sus mejores amigas, los hombres que se dejan vestir, y en general cualquier compra en día da penica.

Teo Calderón dijo...

Entre certeros disparos al blanco, divertidas agudezas y malévolas observaciones, surgen aquí y allá algunos flashes que durante lapsos de un segundo recortan tu figura contra un fondo asalmonado de, digamos, "exquisitez excluyente". ¡Mecachis!

angel dijo...

jajajajaj muy bueno...