martes, 2 de junio de 2015

7 COSAS CHUNGAS


-Raquel Bollo es un personaje tan desagradable como necesario. Cae mal a sus compañeros, y cae mal a los espectadores: de ahí el secreto de su éxito: La tirria aumenta las audiencias, la adhesión no tanto. No entro a valorar el género de su tienda, pero para reírse un rato, sirve.

-Mr Wonderful enmascara toda la maldad de nuestro tiempo, el buenrollismo vacío y la ñoñería fea. Ya lo recomendé en la página de facebook de LDDA, pero reitero aquí mi admiración hacia
este artículo que narra la realidad de esta perniciosa marca.

-Hace unos días me ha llegado un correo solicitando mis servicios de escritora para con la marca Desigual. ¡Uf! Hay cosas que no. Estoy en paro y sin prestación... pero la dignidad profesional está por encima ¿No creen?

-Llegadas a cierto punto de lucha feminista, no se puede hacer mucho más que percibir el mundo desde el triunfo. Me cuesta identificarme con el victimismo, y lo que me queda por hacer -supongo que como a muchas- es admirar cómo los varones renuncian por voluntad a los privilegios que de suyo tienen otorgados hegemónicamente. Seguiré en pie de guerra hasta que sea una ancianita terrorista, heroinómana y asaltadora de bancos; pero para avanzar, necesitamos que ellos dejen paso. Tengo ganas de verlo, de vivirlo.



-Froilán, al que sus colegas llaman Pipe, dijo "Cállate, puto chino" a un chico de rasgos orientales. La anécdota supura tanto odio y una educación tan  pésima que asusta. Con el trabajo de todos los españoles, financiamos a una familia sin mérito alguno que representa unos valores caducos y perniciosos ¿Hasta cuando?

-Mucha gente, cateta hasta el hartazgo, xcompra animales de raza como si pertenecieran a marcas. El sórdido mundo del comercio animal y los criaderos da mucho asquito. Más cuando hay miles de chuchos y gatitos necesitados de una vida digna.

-La corrupción del PPSOE me da tanta tirria que me veo incapaz de escribir sobre el tema. Sé que lo entenderán.

Lo dice Diana Aller

1 comentario :

Itziar a ratos dijo...

Ay, la tienda de la Bollo me ha fascinado. No tiene ni una sola prenda que yo me pondría y eso es gravísimo: nací hortera y choni.