lunes, 9 de marzo de 2015

PROS Y CONTRAS DE LA COPA MENSTRUAL

Mi relación con la menstruación ha sido a ratos tormentosa y en ocasiones muy pacífica. Es como un amante fijo y a la vez ocasional, al que a veces detestas, pero sufrirías si se fuera para siempre.


Llevo menstruando desde los 11 años, y he parado durante dos embarazos y lactancias, y en los últimos años, porque me dejé instalar, en lo más profundo de mí, un Mirena (un diu que inhibe de menstruar). He estado 6 años abstraída de mi naturaleza real, y sometida al que Beatriz Preciado denomina régimen farmacopornográfico.


 Resumiendo hasta ofender, esto viene a ser que a las mujeres se nos vende una noción de sesgada liberación femenina en forma de píldora anticonceptiva y sucedáneos. Se altera nuestra producción de estrógenos, se cambia nuestra composición química y de paso, se deslinda la reproducción de la sexualidad. Por supuesto se nos dice que es por nuestro bien, y que esto nos hace liberarnos como mujeres. Pero a la vez, se nos convierte en sujetos para el goce pornográfico, no necesariamente sexual. Las mujeres, con prótesis mamarias, píldoras anticonceptivas, y una identidad sexual artificiosamente construida... se convierten en proyecciones de una determinada feminidad; se convierten en biomujeres, sumisas, preocupadas por atraer al macho, y por entretenerlo mostrando una parodia de encantos plastificados y en serie. Todas deben padecer el mismo adormecimiento y parecidas preocupaciones. Deben ser escaparates de algo que tampoco está bien visto consumir. Una auténtica locura. (Aparentar estar sedienta de sexo heterosexual con todos los signos posibles aparentes, pero en realidad renegar de ello).



La píldora, o el Mirena que me he quitado hace poco, son unos de tantos procesos unificadores y aplacantes, que funcionan perfectamente cuando se venden como "liberación contraceptiva" o para paliar los dolores menstruales, lo que se nos vende como un averno sin solución que cual maldición bíblica todas las mujeres deben padecer. Por supuesto los -de sobra comprobados- efectos secundarios de tanto estrógeno y progesterona se pasan por alto como una pequeña tasa que hay que pagar. (Igual les interesa leer el epígrafe "anticonceptivos" de aquí, para ampliar la información).

Hace 2 meses que he vuelto a mi realidad salvaje, mamífera y menstrual. No me arrepiento de haberme sometido a la farmacopea capitalista; al contrario, me gusta experimentar y la experiencia no ha sido mala en absoluto. Pero he recuperado una extraña conexión con mi útero y mi ciclo menstrual. Por primera vez estoy disfrutando con una nueva conciencia de todo ello. Otro día, ya con tiempo, me centraré en el desarrollo del olfato y las ganas de sexo desatado los días de máxima fertilidad o cómo paliar mediante la masturbación los dolores de regla.

Pero hoy quiero detenerme en el invento que más se ha popularizado desde mi ausencia menstrual hasta hoy; algo que funciona desde la antigüedad, pero en estos días se vende como una novedad: La copa menstrual.

Se trata de un artilugio con forma de campana que sirve de recipiente para los desechos de la regla. Suele ser de silicona y se introduce en el interior de la vagina doblado, para que una vez dentro se despliegue y contenga la menstruación. Mi juicio es más que favorable, pero he querido desglosar lo bueno y lo malo de este invento según mi parecer:




PROS DE LA COPA

-Se ahora mucho dinero. No olvidemos que los productos de higiene femenina (tampones, compresas y salva-slips) tienen un gravamen ofensivo en sus precios. Una copa cuesta de 12 a 29 euros y dura años.

-Una vez que se le pilla en tranquillo, resulta muy fácil de utilizar.

-Es una solución más ecológica, ya que se prescinde de ingentes cantidades de celulosa.

-Su uso es asombrosamente sencillo. Se inserta, se saca, se lava con agua y jabón y se vuelve a utilizar.

-Se puede usar por la noche sin derrames inoportunos y con total seguridad.

-El modelo que yo uso (Lily cup) es plegable y se guarda en una cajita del tamaño de un pastillero.

-Se encuentra en cualquier farmacia del estado español sin problemas.



CONTRAS DE LA COPA

-Son sobre todo de color rosa, morado o pastel, tendente a la ñoñería. Me encantaría que hubiera estampados, de hello kitty o con calaveras góticas.


-Requiere de cierta práctica sobre todo para introducirlo y extraerlo. La extracción se hace moviendo la musculatura pélvica. Hay que tener cuidado para no "esparcir" el contenido al sacarlo con un "plop". Mejor muy despacio y sin perder la verticalidad del artilugio.

-Las que están coronadas por un cilindrito para su extracción son incómodas a la hora de sacarlas del interior del cuerpo. Mejor las de anilla.

-Por lo general solo hay dos tallajes: uno para las que han parido vaginalmente y otro para las que no. Me temo que es insuficiente y debería existir una medición de diámetro previa.

-No sé si mi copa me viene demasiado grande o es aprehensión, pero, sobre todo al principio me causaba sensación de vérigo y mareo la presión constante en el interior.

-Precisamente por la distancia que tenemos actualmente con respecto a nuestra propia naturaleza, puede impresionar o resultar desagradable ver y vaciar el invento repletito de líquido y mucosidades sanguinolientas. En lugares públicos, es un engorro importante y una imagen que no nos gustaría ver de otras.

-Hay que esterilizar antes y después de cada menstruación.


Lo dice Diana Aller

7 comentarios :

Isabel Benito dijo...

Se le acaba cogiendo el gustillo a las secreciones, no te creas.
Nunca he visto una lila o rosa, la que yo gasto es transparente y, sí, me encantaría una con animal print, de leopardo tal vez.

Itxaso dijo...

A mi no me convence nada, las que somos de mucho flujo no podemos hablar las mismas bondades...

Itxaso dijo...

A mi no me convence... las que somos de mucho flujo no podemos hablar las mismas bondades...

mala_persona dijo...

Yo estoy encantada, la verdad. Empecé por una cuestión de ahorro, ya que estaba hasta el toto de pimplarme una caja de tampones en cada ciclo, y descubrí que es posible dormir una noche entera sin tener que levantarse a cambiar el tampón. Y es asquerosete quitársela si se es un pelín aprensiva, pero se coge el truco rápido. La mía es lila, pero me hubiera encantado una con estampado acid (ochentera que es una...)

Diva Calva dijo...

No la he probado. No sabía ni qué forma tenía. He leído de ello por ahí, pero sólo en plan titular, como risa jejeje, una copa, y esas cosas, jamás me han dicho que fuera una opción mis médicos gines (desde que menstruo habré pasado por más de diez, hombres y mujeres). Que asco de tabúes. Gracias por la información útil y detallada. La voy a probar.

La petite Coco dijo...

¡Bendita Beatriz! yo dejé la pastilla antinconceptiva después de leer "Testo Yonki"... ¡que mosqueo pillé! Y ahora con lo de la vacuna del VPH aún más :(
La copa aún no la he provado pero me pido una de topitos o florecillas :)

James dijo...

Hay mas Prox que contras, para comprobarlo podeis ver las opiniones de las copas menstruales Sileu, disponible en 5 modelos?
Sileu Sport, Sileu Classic, Sileu Soft, Sileu compact y Sileu valve
Son las mas economicas del mercado con sello de calidad, son fabricadas del mismo tipo de silicona que se usan para los implantes de pecho
Ademas ofrecen un vaso plegable para facilitar la limpieza de la copa.
http://sileu.com