martes, 24 de marzo de 2015

10 CONSEJOS PARA CUIDAR LA PIEL (LA PIEL HUMANA)

Tiendo a contracturarme toda y no sé relajar la musculatura, por lo que padezco de tensión corporal crónica. Como estiramientos y respiraciones no son suficientes, cada poco tiempo necesito de masajes fisioterapéuticos. (El lugar al que acudo tiene el gráfico nombre de "Ya no me duele" y el trato y los precios están bastante bien).

Hace unos cuantos masajes, el fisio que amasaba mi espalda me dijo "se nota que haces deporte". No tenía yo el día de mentir, así que le confesé la verdad: que en la vida había hecho deporte. Y el muchacho respondió "Entonces es que llevas una alimentación muy saludable". Jose del Pozo, Miss Móstoles, Araceli Segura, Sergio Botella... cualquiera de mis allegados, podría testificar bajo juramento, so pena de condena a prisión perpetua, y todos coincidirían en que lo que engullo está en las antípodas de ser una alimentación correcta.
El pobre profesional del músculo me dijo que no se explicaba la tersura de mi piel entonces.
Yo sí que tengo una explicación: doy mucha importancia a la piel (igual que al pelo) por ser la cobertura exterior, el órgano más visible del cuerpo.
Así que, sin ser yo atleta o top model, me voy a permitir dar unos tips (Esto de "tips" lo he puesto para hacerme la enrollada, pero creo que no me sale), dar unos consejitos para lucir una piel estupendísima:



1- No hay que ducharse a diario más que en verano o las épocas en las que más se necesite (si se hace mucho ejercicio, en la pubertad, si se tiene stress o es necesario pautar rutinas). Descansar por ejemplo el domingo da un respiro muy beneficioso a la piel.
El agua no debe estar muy caliente y el tiempo bajo el agua no debería exceder los 5 minutos; y sin jabón ni esponja. Si acaso un guante de crin una o dos veces por semana. Se trata de dejar que nuestro cuerpo se curre su propia hidratación exterior.

2- Solo para ocasiones puntuales utilizar suavizantes para la piel. Suelen estar hechos de compuestos cerúleos que solo sirven a corto plazo. Por ejemplo para lucir un look con tirantes o para ser manoseada con pasión desbocada. Yo uso Nivea Smooth milk, crema hidratante bajo la ducha, (hay Body milk bajo la ducha, pero el efecto de ésta es más satinado). Es más un efecto que una hidratación de verdad, por lo que, mejor en poca cantidad y muy de cuando en cuando.


3- Al salir de la ducha hay que secarse del todo antes de ponerse ropa encima. Y mejor usar aceites que cremas hidratantes. Cuanto menor olor tengan estos productos, mejor. Conviene calibrar si necesitamos por todo el cuerpo o solo rodillas, codos, pies...

4-Siempre son preferibles los tejidos naturales. Ropa que no apriete, sobre todo de algodón.

5- Para imperfecciones y pieles grasas, mi dermatóloga, que es también mi gurú (recomendada por Belén Sagredo, trabajadora de Sálvame diario) me recomendó un producto en spray que se llama Clinwas Clindamicina que se vende en farmacias. Sobre brazos y espalda hace maravillas


6- Darse un baño relajante de vez en cuando es muy agradable, y supongo que va bien para la piel. Mis hijos tenían una piel muy complicada de pequeños y probé todo cuanto me recomendaban. Aprendí que una de las cosas que mejor deja la piel es un baño con Maizena diluida en el agua.

7- Hidratación: En teoría cuanto más agua se ingiere, mejor luce nuestra piel. Hay días que me acuesto y pienso ¿hoy he bebido agua? y hay veces en que la respuesta es No. Tomo mucho -muchímo- café; bebidas con gas y también alcohol. En teoría esto no va especialmente bien, pero he llegado a la conclusión de que no conviene forzar a nuestro cuerpo. Somos organismos únicos, sujetos a nuestras propias condiciones de lo más variable entre un individuo y otro.
Como norma general, conviene beber un poco más de lo que apetece, y no llegar nunca a tener sed, pero tampoco nos obsesionemos cual anoréxicas desganadas y feas con beber 3 litros de agua al día. Nuestro cuerpo es muy sabio: solo tenemos que pararnos a escucharlo un poco.
Si estamos en un periodo de engordar (un embarazo, por ejemplo) debemos cuidar la hidratación especialmente con cremas y bebiendo agua: los tejidos se rompen y dan lugar a las estrías. Y si lo que vamos a hacer es adelgazar, debe ser siempre muy despacio, haciendo ejercicio moderado. Si trabajamos mucho el músculo, estamos condenados a seguir haciéndolo, porque si paramos, la piel perderá elasticidad y colgará. Mejor subir escaleras, bailar, caminar rápido y respirando con profundidad.

8- Las plantas de los pies suelen estar muy abandonadas durante todo el año. Y no pasa absolutamente nada. Lo ideal es que cuando empiece el buen tiempo, prestemos atención a esta zona. Existen cantidad de productos exfoliantes y anti durezas para los pies, cuya misión pareciera que es crearnos complejos innecesarios. Lo dicho, con prestar un poquito de atención en primavera es suficiente. El exfoliante antidurezas para pies Deliplus, de Mercadona, es muy buena opción. Sobre todo porque muy poca cantidad sirve también para el resto del cuerpo (frotar en movimientos circulares antes de entrar a la ducha, hace maravillas).
También se puede fabricar usted misma una exfoliante natural y casera con azúcar. La puede mezclar con yogur, clara de huevo, cerveza... Si frota de pies a cuello todo el pringue y después se ducha, lucirá estupenda. La asiduidad del uso dependerá del tipo de piel, la edad y el tiempo que se tenga. Nada como observarse, conocerse y saber sus necesidades.




9- Para la cara a mi me flipan las mascarillas de todo tipo. Mi gurú dermatóloga me recomendó en su día Salises (de Sesderma) para regular la piel grasa. Me advirtió de su precio (en torno a 50€) pero muy acertadamente me dijo que duraba mucho, porque una simple gota por la noche y/o por la mañana es suficiente para cubrir todo el rostro. La uso cuando me acuerdo. No soy muy de hidratantes ni de nada.

En teoría hay que desmaquillarse siempre perfectamente antes de acostarse; pero la realidad es que si se llega a casa muy cocida es imposible y si se tiene una cita sexual también. En este último caso, se levantará usted con una cara estupenda. Los poros sucios y follar, tienen un efecto sorprendentemente bueno, no se sabe porqué.


10- Todavía no sé si existe relación causa-efecto, pero cuanto más leo y conozco de Akenaton, el faraón monoteista, más radiante tengo la piel. Me flipa Egipto cada día más.


Por supuesto esto es mi experiencia y estos son mis tips. Lo recomendable es acudir a un dermatólogo y preguntar todo en la farmacia. Lo que viene siendo, tener cabeza.

Lo dice Diana Aller

No hay comentarios :