martes, 3 de febrero de 2015

CARTA A MI PERRO

Mientras las computadoras de LDDA procesan los datos de las candidaturas de premios de esta última edición, y a la espera de los resultados, me dispongo a ofrecer alivio intelectual para todos ustedes en un acto de absurda necesidad. Escribir a mi perro:

Querido Crispín,
Nunca leerás esta carta, aunque tampoco te aportaría gran cosa. Porque a pesar de tu analfabetismo, entiendes las palabras más allá, les das una profundidad áspera, mamífera, y real. Y tú ya entiendes lo que te digo y también lo que te quiero decir.
Eres un ancianito adorable, un poco ciego, bastante sordo y algo senil. Pero sigues siendo un peluche cariñoso, besucón, cotilla y lleno de vitalidad.
Nadie me ha enseñado tanto. Ningún novio me ha tratado tan bien. Con nadie he vivido tantas cosas. Y siempre has estado ahí, recibiéndome al llegar a casa como si nos hubiera tocado la euromillonaria cada día.






No te has despegado de mi cuando he tenido fiebre o he estado triste, te has intentado follar todas las piernas de mis amigos y mueves el rabito y saltas de felicidad al escuchar "¡A la calle!"
Ahora te han nombrado embajador de la marca Trixie, una gozada de firma de cosas para mascotas. A ti, te da completamente igual, pero para el absurdo mundo humano en el que yo vivo, es todo un reconocimiento a todo lo que das, a todo lo que eres. Mi familia, mi compañero. Interesado, caradura, simpático... y hoy lleno de achaques y lametones. Creo que gracias a ti dejé de comer carne. También he aprendido a interpretar otras sensibilidades, y a ser paciente, y que un paseo a las 22:00 cada día sirve para dormir bien. Y lo que mola convivir distintas especies en un mismo clan... Y agradezco infinito que un desalmado te abandonara, porque propició que coincidiéramos tú y yo en el tiempo y en el espacio.
Tienes 15 años, y has trabajado y has aportado muchísimo. Tanto... Ojalá pudiera agradecértelo de alguna forma.
No te vayas nunca, por favor. Te quiero un montón, mi Crispín.

Lo dice Diana Aller

5 comentarios :

Brotes del dia a dia dijo...

Jo yo tuve que sacrificar al mio hace 3 semanas y tenia 16 años asi q disfruta de crispin.yo tb le escribi aunq no lo lean es guay dejarlo por escrito y recordarlo de vez en cuando

Itziar a ratos dijo...

Digan lo que digan, no hay nada como el amor perruno.

Sopa dijo...

Ay qué bonito. Es que no hay nada como ellos. Besitos a Crispín!!

Sopa dijo...

Ay qué bonito. Es que no hay nada como ellos. Besitos a Crispín!!

Me dijo...

Crispín es tuyo, pero también un poco nuestro. Vamos: yo hace años que lo siento como mío, desde que dijiste muchas entradas ha aquel célebre "todos somos contingentes; Crispín es necesario".
:_)