viernes, 7 de noviembre de 2014

PODRÍAMOS

CARTA A PABLO IGLESIAS

Estimado Pablo Iglesias,

Lo primero que deseo hacer en esta misiva es mostrarle mis respetos y advertirle que el tratamiento de usted, al que probablemente no está acostumbrado, se lo dispenso a todo el que no conozco personalmente, así que siéntase todo lo cercano que quiera, y le garantizo que por mi parte así será.
Hace tiempo que deseo escribirle, a usted y a toda la horizontalidad del partido que usted representa (y al que le confieso que yo he votado) porque hay varios particulares que quiero comentarle:

-Recientemente ha aparecido en las encuestas de intención de voto (un baremo no especialmente fiable) que Podemos, su partido, lidera descarada y renovadoramente el panorama social. Esto me preocupa.
No por desconfianza hacia sus empresas, señor Iglesias, si no por temor a que la suya sea una mera propuesta informe para canalizar la indignación ciudadana. El pueblo -no nos engañemos- así les percibimos a ustedes. No hay una propuesta desde un marco meramente político, aunque, si le digo la verdad, tampoco hace falta demasiada profundidad teórica. (Tal y como están las cosas, basta con un poco de sentido común).

-Habrá notado además, que desde que usted y sus secuaces son percibidos como una amenaza por parte de los politosaurios nacionales, éstos los han situado a ustedes estratégicamente -y muy para mal- en el punto de mira de los votantes. Constantemente se les achaca el tener un programa inconsistente o exaltado... Como si los demás partidos tuvieran unos programas ecuánimes y viables. Si me permite aconsejarle desde mi ignorante situación, le diría que continúe sin entrar en ese juego descalificador y prepotente. Defienda lo que cree, no termine creyendo en lo que le toque defender. La ciudadanía y yo misma, le vamos a exigir muchísimo. El nivel político es pésimo, pero las expectativas son inversamente proporcionales. Prepárese.


-Precisamente, hay quien achaca su éxito a ser tertuliano y a aparecer en televisión. Por supuesto que yo no soy ejemplo de nada, pero veo muchísima televisión (de hecho trabajo en ella) y jamás le he visto. Sin embargo se podría contabilizar con horas el tiempo que he consumido escuchando y viendo a Mariano Rajoy. Un tiempo precioso que podría haber aprovechado haciendo punto de cruz o aprendiendo idiomas, porque es evidente que el mero hecho de aparecer en los medios, no garantiza la empatía ni la adhesión a un mensaje determinado. Usted da audiencia, es una especie de activo televisivo. No tiene demasiada importancia, se lo aseguro.

-Ustedes abanderan la lucha contra la corrupción. Cuídense de no corromperse, por lo que más quieran. Eviten quemarse, rodearse de asesores y expertos y keynesianismos disfrazados de progresía. Y rechacen modelos de poder establecidos. Utilicen la imaginación y no ansíen bienes ajenos ni se sientan con derecho a tenerlos. (Ningún corrupto cree que roba, estoy segura de que Bárcenas piensa que "se lo ha ganado" o lo merece).

-He abocetado antes la idea, pero me gustaría pedirle de forma límpida y evidente que no se pervierta, que no adopte el triunfalismo hueco de los partidos asentados. Que no se sienta nunca ganador, y que el suyo no es un puesto de privilegio, si no de sacrificio. Ser político ha ser una labor generosa y humilde. El día que le coja el gustillo, que disfrute arremetiendo contra los demás o que no se arrepienta de su mal hacer, abandone. Nada despierta mayor respeto que pedir sincero perdón al equivocarse, y no porque "le han pillado".

-Con 8 meses de vida, la trayectoria de su partido es fulgurante. Es maravilloso ser joven... No flaquee cuando las cosas se pongan difíciles; no tema perder votantes; mantenga la ilusión y por el amor de Marx, no compre ropa en Alcampo. Las grandes superficies dependen de multinacionales explotadoras del tercer mundo, amén de fabricar prendas muy feas. En las pocas tiendas tradicionales de su barrio, o incluso en las basuras hay auténticas maravillas de muy buenas calidades. También España tiene diseñadores y sastres con gusto, cuya cadena de creación y patronaje no explota a países tercermundistas y abona seguridad social y garantías a sus trabajadores. Usted tiene buena figura, no debería desestimar esta propuesta. A mi el pelo largo me parece un signo distintivo muy positivo: Le aporta cierto salvajismo y feminidad muy deseable en un político. (En lo de parecerse a Aphex Twin, ya no sé muy bien qué decirle, pero no creo que sea significativo).

Estimado Pablo,
Todos estos mandamientos se resumen en dos:
1. Ayúdenos a liberarnos de tanta hipertrofia financiera (y aquí me refiero tanto a la corrupción política como al sistema que propicia que la gente se preocupe más del doble check azul que de la (in)justicia social).
2. No se parezca ni de lejos a nuestros enemigos.

Atentamente,

PD: No quiero tenerle de presidente del gobierno; pero me interesa mucho que su propuesta (y ojalá muchas más) tenga representación en el mapa político nacional. (Le dejo aquí una canción que me gusta mucho para que le anime el pesaroso trabajo que seguro que tiene)


Lo dice Diana Aller

4 comentarios :

Fer Foxache dijo...

Asombroso cómo uno de los argumentos más utilizados para apoyar a Podemos es el de "...se les achaca el tener un programa inconsistente o exaltado... Como si los demás partidos tuvieran unos programas ecuánimes y viables."

O sea, como todos son una mierda, qué más da una mierda más, si echamos a los primeros mierda.

Sin ninguna duda, argumentos sólidos, adultos y muy inteligentes. Qué podría salir mal.

Mucha gente repite lo de "no se puede ir a peor" o "qué hecatombe va a pasar con Podemos, si esto ya es una hecatombe". Qué equivocados están. Claro que se puede ir a peor, y a mucho peor, y a la hecatombe más absoluta. Me abstengo de dar ejemplos porque hay miles.

Podemos es el triunfo de la infantilización política y mental de muchos españoles que se han creído y se creen muchos mantras totalmente equivocados, pero que les eximen de culpa. Sigamos, podemos. Podemos tirarnos todos por un barranco porque total, peor no podríamos estar.

Pero Kepazza dijo...

Asombroso cómo uno de los argumentos más utilizados para apoyar a Podemos es el de "...se les achaca el tener un programa inconsistente o exaltado... Como si los demás partidos tuvieran unos programas ecuánimes y viables."

O sea, como todos son una mierda, qué más da una mierda más, si echamos a los primeros mierda. Venga, demos el poder a tertulianos de la TV.

Sin ninguna duda, argumentos sólidos, adultos y muy inteligentes. Qué podría salir mal.

Mucha gente repite lo de "no se puede ir a peor" o "qué hecatombe va a pasar con Podemos, si esto ya es una hecatombe". Qué equivocados están. Claro que se puede ir a peor, y a mucho peor, y a la hecatombe más absoluta. Me abstengo de dar ejemplos porque hay miles.

Podemos es el triunfo de la infantilización política y mental de muchos españoles que se han creído y se creen muchos mantras totalmente equivocados que les eximen de toda culpa y responsabilidad por la crisis. Sigamos, podemos. Podemos tirarnos todos por un barranco porque total, peor no podríamos estar.

Pero Kepazza dijo...

Asombroso cómo uno de los argumentos más utilizados para apoyar a Podemos es el de "...se les achaca el tener un programa inconsistente o exaltado... Como si los demás partidos tuvieran unos programas ecuánimes y viables."

O sea, como todos son una mierda, qué más da una mierda más, si echamos a los primeros mierda. Venga, demos el poder a tertulianos de la TV.

Sin ninguna duda, argumentos sólidos, adultos y muy inteligentes. Qué podría salir mal.

Mucha gente repite lo de "no se puede ir a peor" o "qué hecatombe va a pasar con Podemos, si esto ya es una hecatombe". Qué equivocados están. Claro que se puede ir a peor, y a mucho peor, y a la hecatombe más absoluta. Me abstengo de dar ejemplos porque hay miles.

Podemos es el triunfo de la infantilización política y mental de muchos españoles que se han creído y se creen muchos mantras totalmente equivocados que les eximen de toda culpa y responsabilidad por la crisis. Sigamos, podemos. Podemos tirarnos todos por un barranco porque total, peor no podríamos estar.

Itziar a ratos dijo...

Querida mía, que bueno leer algo constructivo hacia Podemos y hacia Pablo, ¡hasta el coño estoy de tantos malos augurios! Celebro que se rompa de una maldita vez el bipartidismo, sobre todo desde la izquierda.
Su blog es un remanso de paz y sabiduría, querida Aller.