lunes, 27 de octubre de 2014

SINIESTRA CASUALIDAD

De Birmingham eran Duran Duran, the Specials, Dexy´s Midnight Runners, la ELO, Judas Priest o Black Sabbath... Siempre ha sido una ciudad muy puntera y adelantada en todo. De hecho fue cuna de la revolución industrial, y la gente siempre ha sido allí muy "echada palante".


El 27 de mayo de 1817, María Ashford se tomaba algo en un baile organizado en un pub, el Tyburn House Inn.  (Sí, hace 200 años en Brirmingham, las mujeres salían casi como hoy).

Estrenaba un vestido que se puso en casa de su amiga. Allí le confesó a la madre de la amiga que tenía, "malos sentimientos" acerca del porvenir. Era un día festivo, y al finalizar la tarde, se retiró a casa. Sin embargo nunca llegó. Su cuerpo fue encontrado sumergido en una charca con síntomas de agresión sexual.

Un campesino -de nombre Abraham Thornton- fue detenido por su asesinato. Sin embargo, tras el juicio se consideró no culpable. Al parecer las pruebas no resultaron concluyentes.

María Ashford fue enterrada en el cementerio de Sutton Coldfield. En su epitafio se inscribió esta frase: "Como advertencia a la virtud de la mujer y un humilde monumento a la castidad femenina esta lápida señala la tumba de María Ashford que a los veinte años de edad, incauta y sin la protección adecuada fue brutalmente asesinada el 27 de mayo 1817. "

Justo 157 años después, y en la misma zona de la ciudad, el 27 de mayo de 1974, (también festivo) Barbara Forrest, de también veinte años de edad salía despreocupada. No debió haber reparado en la inscripción de la lápida de Ashford, aunque sí que tuvo la premonición de que algo malo sucedería. Al parecer le había dicho a una compañera de trabajo, "Este va a ser mi mes de mala suerte. No sé por qué, pero lo sé."

Bárbara, que estrenaba un vestido aquel mismo día, había estado con su novio y sus amigos en un baile por el centro. Se despidió de su novio con la intención de coger el bus 67, pero no se sabe si lo llegó a hacer.
El cuerpo semi-desnudo de Bárbara fue encontrado, a sólo 500 metros de su casa, en una zanja poco profunda bajo unos helechos. Todo indicaba que había sido víctima de abusos sexuales...

La investigación a cargo del detective superintendente Mick Lenehan, no pudo determinar si llegó a subir al autobús 67, porque no se encontraron testigos. Lo que sí sacó en claro (él y un equipo de más de 100 agentes dedicados al caso) fue que todo apuntaba a un hombre llamado Michael Thornton al que acusaron de asesinato.

Tras siete días de juicio, Thornton fue absuelto. El juez dictaminó que la evidencia contra él era sólo circunstancial.

¿Maldición? ¿Casualidad? ¿Reencarnación? Si tenemos en cuenta que tanto Barbara Forrest como María Ashford habían nacido y muerto en la misma fecha y con 157 años de diferencia, la cosa impresiona.

En breve vuelvo a mi intensidad, a mis listas y a mis heroínas. ¡Hasta más ver!

Lo dice Diana Aller

No hay comentarios :