lunes, 1 de septiembre de 2014

¡BRAVA ISABEL!

La cultura bienpensante y cateta (es decir, quienes dictan las normas de lo correcto e incorrecto) tiende a separar la información "seria" de la superficial con baremos éticos.
Se da por hecho que lo que dicen los informativos responde a criterios morales, y que éstos mismos le faltan a la prensa rosa. Como ya me he hartado de explicar que una disciplina es ampliamente manipulada mientras la otra responde a pactos tácitos y claros, sé que la docta minoría que lee éste mi blog sabrá interpretar el peso de este texto (que es muchísimo).
La protagonista va a ser la del verano en telecinco: Isabel Pantoja jr, Chabelita. 

En Chabelita, colocada en el alocado y colorido cañón de la fama desde su compra nacimiento, se dan todos los posibles prejuicios de clasismo y sexismo por parte de los medios de comunicación e incluso su familia. Con todo y a pesar de todo, ella, luchadora, instintiva y auténtica se mantiene fuerte y coherente.

Para los dos o tres que no estén al tanto de la actualidad más rabiosa (qué expresión tan ochentera ¿verdad?), les pongo en antecedentes: En cuanto Chabelita Pantoja cumplió sus primeros 18 años de vida, su propia madre, la afamada tonadillera Isabel Pantoja, emitió un comunicado anunciando el embarazo de la ya mayor de edad. Puntualizaba que era "con orgullo y alegría", y sobre todo que aun amparada por la ley del menor, su hija, (por su estado de buena esperanza) había sido objeto de "explícita burla y mal intencionado cotilleo".


1. Hay algo perverso detrás de estas aclaraciones. ¿Por qué dice la abuela del bebé estar orgullosa y alegre? Las reacciones que se filtraron a la prensa parecen ser justo las opuestas. Se dijo que el enfado y la vergüenza fueron monumentales. De hecho, se conminó a la joven a dejar sus estudios antes de dar a luz. ¿Acaso no se puede estudiar estando embarazada? ¿Por qué le parece que que se trata de burla y malintencionado el cotilleo de que una menor de edad esté embarazada? Evidentemente sobrevuela la perniciosa idea de que una joven con libertad sexual y libertad de elección atenta contra esa cosa tan horrorosa llamada honor. Chabelita, fue madre a los pocos meses ¡Bravo por ella!

2. Uno de los debates paralelos -público, pero supongo que también privado- giró en torno a la peligrosa edad para concebir un bebé. Se hablaba de inconsciencia, de egoísmo e ignorancia. A mí estas diatribas me aburren demasiado. Estoy harta de que se culpe a las madres de ser demasiado jóvenes, demasiado mayores, demasiado pobres, demasiado gordas... Siempre es una inconsciencia, las mujeres no saben lo que hacen y se da a entender que son unas descerebradas para con su maternidad. Curiosamente no conozco ni una, que no se haya dedicado a sus hijos con exagerado esmero (y sí a muchos padres que nadie cuestiona por su edad, su peso y cosas así). ¡Muy bien!


3. Al poco de tener a su hijo, Chabelita vendió la exclusiva del nacimiento sin que se lo gestionara su famosa madre. Por sí misma (imagino que con intermediarios) obtuvo beneficios económicos y rentabilidad al interés que despierta ella y su maternidad. Sin embargo todos se empeñan en ver algo sucio o truculento en "vender" una portada; o en que una muchacha con 18 años se lucre aprovechando su propia vida. Y Chabelita lo ha hecho ¡Muy bien!

4. Con este primer dinero ganado por sí misma, y al poco de dar a luz, la muchacha decidió someterse a una operación de aumento de pecho. Algo tan abrumadoramente habitual en España en general y en el famoseo en particular, que suele pasar desapercibido ya. Sin embargo en este caso se criticó desde el punto de vista médico (a mí me parece una atrocidad el hecho de no dar el pecho a su bebé, desde luego) y sobre todo atacando a Chabelita (su propia madre incluso) de superficial. ¿Porqué nadie tilda de superficial a Sara Carbonero, Letizia Ortiz o Mª Teresa Campos por retocarse igualmente su morfología? ...Porque éstas, son mujeres socialmente bien posicionadas, y por tanto, más intocables. Chabelita es un blanco fácil... Y ella solo ha decidido sobre su cuerpo, algo que se sigue juzgando como pernicioso. ¡Olé Chabelita!

5. Se formó un cisma familiar tremendo. El discjockey Kiko Rivera, hermano de Chabelita hacía las veces de padre autoritario y machista; atacando la perniciosa actitud de su hermana por ser madre a los 18 años. Aunque -parece ser que- Isabel Pantoja senior ha financiado abortos a chicas que se quedaban embarazadas de Kiko; y pese a que la vida del muchacho podría calificarse de "disipada" (por decirlo de una forma comedida)... es Chabelita la que les proporciona disgustos familiares. Bien es sabido que las mujeres y no los varones son las responsables del honor familiar en nuestra (in)cultura. La hija de la tonadillera ha roto con estereotipos machistas y horrorosos siendo madre soltera ¡Perfecto!

6. En el momento álgido de la guerra fratricida por redes sociales y medios de comunicación, Kiko Rivera se quejaba del comportamiento de su hermana, "Quien no quiere a una madre, no puede querer a un hijo" dando a entender que Chabelita no se adecuaba al modelo ético recibido en su hogar, y recurriendo al vil chantaje emocional.
La propia Isabel Pantoja en un concierto en el casino de Aranjuez, se lanzó a asegurar "Mi hijo es fruto del amor de dos personas. Mi hija de mi amor y la bondad de mi hijo". Tal vez sea necesario recordar que Isabel Pantoja está condenada por blanqueo de capitales y que ella se escudó en la relación mafiosa e interesada con Julián Muñoz, ex alcalde de Marbella. Tal vez haya que recordar que Isabel Pantoja compró adoptó a su hija cuando mantenía una relación con María del Monte. En lugar de visibilizar una situación que no tiene nada de mala, la tonadillera ocultó este extraño capricho organigrama familiar, dejando a María como madrina de su hija. Chabelita en cambio ha desafiado con honestidad a su familia. Sin engañar, sin intereses que atenten contra nadie. Ha sido sincera con sus sentimientos y su familia pese a que la juzgaran. Y eso, mola.

7. El discurso de madre e hijo de "Le hemos dado todo", "le hemos dado una vida, unos estudios..." y "la hemos tratado siempre bien" como si se refirieran a un desahuciado de un terremoto, un galgo salvado de la perrera o un electrodoméstico... Me suena a caridad cutre de cristiano forrado, a racismo teñido de solidaridad, a clasismo disfrazado de amor. Menos mal que Chabelita es una chica psicológicamente fuerte (y buena, porque tiene la asombrosa capacidad de perdonar estas cosas tan feas).

8. Tras la ruptura con Alberto Isla (padre de su bebé y de otro más), la familia tuvo un acercamiento hacia Chabelita, los medios parecían decir con sus pomposas opiniones "¿ves como estás haciendo las cosas mal?"... Y escuché a Joaquín Prat decir -escandalizado- textualmente en el Programa de Verano "¡Mete a un hombre en casa mientras cobra pensión de su ex, Alberto Isla!". Tal cual.
Me resulta tan fuerte y tan hiriente que se considere a las mujeres como mercancía, que el dinero para mantener a sus hijos sea para mantener su celibato, que se piense recurrentemente en el pecado original como fuente de todo mal femenino... Es descorazonador. Y ojalá Chabelita haya aprovechado el tiempo sexualmente y tenga una vida muy placentera.

9. Uno de los argumentos que más gracia me hace, es el que esgrimen ciertos periodistas cuando se llevan las manos a la cabeza porque Chabelita ha dejado sus estudios y se dedica a su hijo. ¿De verdad creen que la ciencia, el mundo intelectual, o cualquier sector laboral pierde una notoria integrante? ¿Que Chabelita deje los estudios se considera una fuga de cerebro? Me temo que está haciendo lo que mejor puede hacer y rentabilizar.

10. Cada vez que sale a divertirse se le cuestiona como madre. ¿Tiene que sufrir y vivir amargada para ser buena madre? ¿Porque juzgan semejantes chorradas? ¿Qué tiene que ver la maternidad con salir por ahí? Como siempre, se busca un modelo abnegado y sufriente de maternidad que no sirve para hacer individuos más felices, sino llenos de temores, cuando no frustración. ¡Alegría para Chabelita!

11. Chabelita no se ajusta al canon de belleza imperante. Sin embargo copa horas de televisión, y eso me gusta. Que existan referentes reales, latinoamericanos, con medidas normales, vestida sin gracia y con una apariencia casi siempre feliz y centrada.

Mi conclusión de todo esto es que Chabelita es una absoluta triunfadora, por su forma de mantenerse frente al constante ataque de estereotipos que se dan contra ella, por vivir todo con una naturalidad pasmosa, por ser dueña de sus decisiones y actuar de forma consecuente, por ser una madre joven y llena de ilusión... ¡Bravísimo!

Lo dice Diana Aller

9 comentarios :

lacosaestamal dijo...

Pensaba que un ejemplo de triunfadora eras tú. Bloguera de éxito, con estudios, madre y con interesante carrera en los medios. Pero tener un hijo de un vividor a los 18 para vender la exclusiva abandonando cualquier intención de estudiar y trabajar creía que era un ejemplo de mujer que merece ser estereotipada. ¡Qué equivocado estaba!

gurú zaratrusta dijo...

Discurso típico de feminista radical.

SASTRECILLO VALIENTE dijo...

¿Un ejemplo de mujer que merece ser estereotipada?

Me parece muy injusto. Ser madre soltera, ignorante y famosilla parece que te hace menos que tener un título universitario y tres másters...

Es todo un logro independizarse de esa enfermiza familia que han traficado con su imagen desde su más tierna infancia.

Pris dijo...

"a mí me parece una atrocidad el hecho de no dar el pecho a su bebé, desde luego"

Esto es irónico ¿no?

Hans dijo...

A mí todo el asunto me da exactamente igual. Desconocía la existencia de Chavelita que puede hacer con su vida lo que mejor le convenga. Me parece fea con dolor, pero eso es absolutamente irrelevante. No parece, ciertamente, que tenga capacidad para superar la E.S.O., pero eso tampoco es significativo: no es la primera hija que vive del cuento y de los réditos de su madre, también cuentivividora. Eso sí, resulta vergonzante que el mastuerzo del Rivera ése ose siquiera hablar y pretenda erigirse en... En nada. Debería graparse la boca y no volver a hablar jamás; o, mucho mejor, pegarse un tiro en el velo del paladar. En cuanto a la madre, la jodida tonadillera, que devuelva la tela tributariamente estafada. Y luego que aplique el mismo tratamiento autoextintivo que su hijo- Harían de este mundo un lugar mejor.

janroq dijo...

me ha gustado el post, mi admiración y cariño eternos, señorita

svpam dijo...

¡Saludos, Diana!
Menudo artículo analítico... Haces que coincida contigo en todo, salvo en la parte en la que juzgas de atroz el hecho de que Chabelita no dé el pecho a su hijo (Precisamente a los médicos nos dicen que la lactancia materna se debe recomendar, pero no es ninguna obligación. El bebé no se va a morir por eso, ni la convierte a ella en mala madre).

¡No dejes de escribir!

Pablo Álvarez Rey dijo...

Hola!
Creo que es muy fácil hacer las cosas cuando eres hijo de mengano o de fulano, a mi personalmente me importa una mierda lo que haga esa cría, solo digo que es muy lista y se aprovecha de ser quien es y del tirón mediático para conseguir pasta fácil, ya sea con exclusiva previo pago del hola!, o del sálvame deluxe y más tarde conseguir un programa en la tele. Pero seamos claros, llegaría hasta haí sin ser quien es?. Para mi no tiene ningún mérito, porque si todo lo anterior falla siempre tendrá a su madre detrás que la recibiría con los brazos abiertos, es eso meritorio?? Es muy fácil saltar cuando se tiene red.
El cuanto al artículo Diana, creo que enalteces demasiado la figura de alguien que está abriendo puertas por ser hija de, no por ningún talento que pueda tener y eso ya sobra aquí y eso es lo más triste.
Un saludo.

Unknown dijo...

La ignorancia es muy atrevida