lunes, 30 de junio de 2014

PEQUEÑO TRATADO SOBRE EL MAL HUMOR

En un vuelo que realicé sola de Bilbao a Madrid viajaban un grupo de jóvenes vascas. Se trataba de una despedida de soltera.
Desde antes del embarque estaban ya de celebración. No gritaban, aunque de vez en cuando alguna levantaba la voz para comentar algo que resultaba realmente jocoso.
No recuerdo nada en concreto, y aunque lo hiciera, daría cierta lastimita leerlo, precisamente porque la gracia era el contexto y la forma de declamar de aquellas muchachas.


Durante todo el vuelo, el pasaje entero reímos de lo lindo, gracias a aquellas salerosas mujeres que improvisaban ocurrencias a cual mejor. Destilaban un humor fino, espontáneo, desinteresado y muy fresco. Enlazaban discursos, por el mero placer de hacer reír a sus amigas (supongo que en este caso se debería llamar cuadrilla ¿no?) ante las que no parecía que quisieran "venderse".

Llegué a Madrid con una extraña tensión estomacal. Eran agujetas de tanto reír.
Me di cuenta de que lo que había vivido era ni más ni menos que la demolición de dos estereotipos muy arraigados: "Los del norte no tienen gracia" y "las mujeres no tienen gracia".

Me considero muy seria. No acostumbro a reír a carcajadas, ni a contar chistes, y la primera impresión es de persona muy borde.
Sin embargo he trabajado en muchos medios de humor, y no me cuesta arrancar alguna sonrisita -tenue, ligera, pero sincera- en quienes me escuchan o leen. Sin ser un chiste andante, creo que resulto ocurrente en ciertos aspectos. A pesar de eso, he tenido que escuchar por parte de superiores míos "Es que las tías no tenéis gracia" o incluso "a ti lo que te pasa es que no sabes hacer humor".

Precisamente, en esto del humor he profundizado un poco a lo largo de mi vida. Después de asistir a una edición del Congreso anual de filósofos jóvenes dedicado a "La risa". comencé a comprender la dimensión del humor como ruptura con la realidad, como definición misma del absursdo.
¿Es gracioso un chiste que apela al machismo? Algo como "¿Dónde encontrarías los libros sobre pensadoras en una biblioteca? En la sección de ciencia-ficción". A mi me hace gracia precisamente eso, que encierre un sinsentido.

Pero existe siempre la suspicacia, el ensalzamiento del débil, o lo que es lo mismo, una aterradora realidad: la corrección política.
El derecho a sentirse ofendido con el sentido del humor, es el escudo de los simples, los malvados y los ignorantes (que viene a ser una misma cosa). Sentirse herido es el recurso fácil, la pataleta , el escondrijo de la mediocridad. Y el momento histórico que nos ha tocado vivir va en claro retroceso en este sentido: Vivimos en una sociedad empeñada en premiar a las víctimas, en lugar de prevenir y educar para que no las haya. (Ya saben: Víctimas del terrorismo, ayudas a quienes han sufrido violencia no consentida... ese tipo de cosas).
El humor entonces, cercenado y asequible para todos es cutre, ramplón, antigubernamental (para dar un toque complaciente) y chirigotero. Siempre va disfrazado de un "arsa, arsa", de una impostada alegría.
Claro ejemplo de todo esto ha sido el sonrojante programa "El pueblo más divertido", una fábula pepera sobre lo salás que son las clases populares, felices, adocenadas, ciegas, asilvestradas, pobres. Por supuesto ha sido retirado, no por la poca gracia que tenía, si no por su baja audiencia y desorbitados presupuestos. (Un escándalo muy de la televisión pública y muy de Mariló Montero).



EJEMPLOS DE MAL HUMOR:

-Payasos: Su sola imagen es terrorífica incluso para los niños, que tienen el alma más limpia que cualquiera de nosotros. El payaso típicamente yanki es igualmente espeluznante: Ronald McDonald, ItJohn Wayne Gacy tienen miradas siniestras, colores sangrientos... y representan los peores valores de nuestro mundo.  Y qué decir de los autóctonos. Charlie Rivel o "Los Payasos de la tele" siempre destilaron una lástima especial. Ese lenguaje envenenado ("niños grandes", "hacer reír es una profesión muy bonita" etc) encierra grotescas realidades. Adultos con psiques destruidas y abyectas, rendidos al vil metal y cuajaditos de vacíos, desde su mal llevada madurez, pretenden entretener a un niño sin entenderlo mínimamente.
(Recordemos que los payasos son los personajes primigenios a partir de los cuales surgen los mimos y cosas aun peores).

-La utilización del recurso fácil de meterse con alguien, pero siempre parapetados desde la insana corrección política. Para mi (y seguro que para cualquiera de ustedes) es muy fácil reírse de Willy Toledo o de Joaquín Torres. Me parece de una grosería horrorosa tomar como blanco a gente muy por debajo de nuestro rasero intelectual. Es lo que siempre se ha llamado "reírse del tonto del pueblo". Lo meritorio es buscar qué nos enseña esta gente en lugar de arremeter contra ella. Esto no tiene nada que ver con la risa que provocan los comentarios que se hacen entre amigos sobre cualquier otra persona (o situación). A mí esto me parece muy sano. De hecho me encanta ser motivo de risa, no me importa en absoluto que se rían de mi. Eso significa provocar una emoción positiva en los demás, sin que tenga que percibirse necesariamente desde una distancia de erudición.

-Los monologuistas: Son chavales heterosexuales de grandes ambiciones y penes pequeños, que tratan de buscar la parte divertida de la vida. Es un recurso -intelectual sobre todo- para suplir sus carencias emocionales y físicas.
Suelen ser los más graciosos de su pandilla (pero claro, la pandilla suele ser un cuadro enmarcado). Lo más para ellos es el Club de la Comedia, una pared de ladrillo y comenzar sus discursos con un "pues venía yo pensando..."

-Los guionistas de monologuistas y los especializados en humor. Se trata de chicos de la misma ralea que los anteriores, pero de más edad, y sorprendentemente (e inmerecidamente) bien asentados en la sociedad y respetados al máximo. Tienen buenos sueldos y se dedican al guión televisivo en programas de entretenimiento (donde son los que más cobran y menos trabajan). Trabajan para José Mota o hacen viñetas (generalmente de humor político) en publicaciones de izquierda moderada.
Son una mezcla equilibrada entre Arévalo y El Jueves.


-Las chirigotas: Una vez tuve un novio andaluz, muy leído pero muy fiestero. Cuando yo le decía que no le encontraba el punto al humor chirigotero, la impostura gestual, los ademanes carnavaleros ni los hombres vestidos de bebés o de sandías; cuando yo mostraba mi rechazo, me decía "Es que no lo entiendes. No has nacido ahí".
Aunque bien es cierto que no soy de grandes entendederas, creo que el nivel intelectual del canario o gaditano medio acusando a los políticos de corrupción, me parece asumible. Y si el problema es haber nacido o no en estos lugares para apreciar positivamente estos espectáculos, estamos hablando de mero y simplón patriotismo de las clases bajas. No solo no hace gracia, sino que es preferible no mirar.



-El llamado "humor inteligente": En España lo inauguró el insigne Pedro Ruiz. Sería un compendio de todos los anteriores casos. Quienes lo ejercen se sienten siempre por encima. Se hacen tanta gracia a sí mismos, que el humor de los demás lo consideran basura. Le dan pullitas y pescozones al poder establecido. Siempre les parece poco el dinero y el reconocimiento que acumulan, porque viven convencidos de que merecen más, que el suyo es un trabajo muy poco valorado y que su intelecto está más cerca del poder mesiánico que de entretener al populacho. Menosprecian el humor ajeno y consideran que el suyo es el único inteligente. Admiran a cómicos clásicos, generalmente del show business norteamericano, y la falsa modestia es su carta de presentación. Desean ser David Letterman todo el rato.


APÉNDICE: EL BUEN HUMOR

-Chiquito de la Calzada (todo un Dios en la tierra) una persona totalmente inconsciente de sus dotes, un Picasso -igualmente malagueño- del humor.

-Muchachada Nuí.

-La clásica amiga/clásico amigo salao que todos tenemos, que saca punta a cualquier chorrada hasta secarla.

-Hachís y marihuana.

-Faemino y Cansado en sus momentos de máxima lucidez.

-Películas como "Aterriza como puedas" o "Top Secret" de humor primario, juegos de palabras y sinsentidos constantes.

-Libros como "Sin noticias de Gurb"

Lo dice Diana Aller

15 comentarios :

Miri dijo...

y entonces que es lo que te hace a ti sonreir??

Quiero decir, que a mi hay cosas que no me hacen ni pizca de gracia, ni mijita (porque tengo sangre andaluza), sacar el chiste fácil al meterse con otros, el ataque a la política como si con eso se cambiara el mundo etc. Pero hay muchas cosas que hacen gracia, sobre todo hacen gracia cuando llevas un dia de mierda y un hetero que cuenta un monólogo es capaz por tres minutos de hacer que te olvides de ese estupor que llevas encima.

Hoffa dijo...

Un artículo a la altura de mejor YoYo "una revista para gilipollas como tu". bien!

Anónimo dijo...

Se ha venerado MUY poco a Chiquito. Mucho.

Anónimo dijo...

Que pongas en buen humor a Chiquito de la calzada y en malo a los monologuistas ya lo dice todo. En serio Chiquito de la Calzada??? a mi me ponía hasta de mala leche, de tu lista solo se salva Muchachada Nui, y por supuesto el amigo salao, que seguro que tiene mucha más gracia que tú porque vaya telita de artículo te has marcado maja.

NaoBerlin dijo...

Hija mía me has daooo un escalofrío. Tus referencias al humor que te gusta son exactamente las de mi exnovia (excepto por lo del costo, que ya lo dejó) o_O

Pd: A todo esto, ahora me ha entrado la curiosidad sobre qué opinión tienes de Ana Morgade.

Unknown dijo...

Solo hay que verte las pintas... ropas de los años 60, gran cinta azul en el pelo, máquina de escribir... eres de esas personas que se creen diferentes pero que seguís a una gran masa, los llamados Hipsters, os creeis superiores a los demás, pedantes y queríendo ser mordaces y bordes como Risto Mejide (pero con un 10% de su criterio) e intelectuales como cualquier mierda de autor que no conoce ni su madre que sea que sigais en ese momento, si dices que te gusta chiquito es simplemente porque se ha pasado de moda y el "querer ser diferente" y "criticar todo porque yo puedo y soy super guay y super lista" te hace decir esas mierdas, en fín, es lo que tiene escribir desde el pedanterismo y la más completa ignorancia sobre el tema

Eva L. dijo...

Me ha encantado lo de que de los payasos vienen los mimos y cosas peores XDDD Odio a los payasos y a los mimos y en menor medida a los hombres estatua. Te ha faltado una foto de José Corbacho como ente deleznable que por si no es lo suficientemente gracioso, se viste de gilipollas para ser aún más patético. Tú si me pareciste borde al principio y también graciosa. Cada vez que te recuerdo con la máscara de papel de erizo me parto el culo. No puedo evitarlo...

Eva L. dijo...

Me ha encantado lo de que de los payasos vienen los mimos y cosas peores XDDD Odio a los payasos y a los mimos y en menor medida a los hombres estatua. Te ha faltado una foto de José Corbacho como ente deleznable que por si no es lo suficientemente gracioso, se viste de gilipollas para ser aún más patético. Tú si me pareciste borde al principio y también graciosa. Cada vez que te recuerdo con la máscara de papel de erizo me parto el culo. No puedo evitarlo...

Reb dijo...

"El milagro de P. Tinto". Fuimos cuatro al cine, dos acabamos doblados de la risa y los otros dos con cara de funeral. Yo sigo partiéndome sola cada vez que recuerdo la escena de "qué invento la gaseosa!".

Itziar a ratos dijo...

Querida, con que mala baba te comentan algunos tus reflexiones sobre el humor, ¿responden tan violentamente a tu defensa de Chiquito o a tu lazo azul?
Yo también he tenido siempre tirria a los payasos, creo que somos una generación traumatizada por los Aragón. Pero hay una clown feminista llamada Virginia Imaz cuya mezcla de parodia, inteligencia, acidez y ternura me arrebata.
Por cierto, no aguanté ni cinco minutos de "8 apellidos vascos".

Mafalda dijo...

Bastante de acuerdo en general, más en lo que sí te hace gracia. Para mí, ciertos monologuistas si son buenos, aunque otros como Corbacho dan asco. Qué repugnancia de persona.

Pero Chiquito es que es bestial, grandioso, súper tierno y un genio en toda la extensión de la palabra. Una gloria nacional que no ha sido reconocido como merece.

Muchachada Nui también guay.

janroq dijo...

se ha metido con los monologuistas¡¡¡¡ a la hoguera con ella¡¡ por moderna¡¡¡

natalia amador dijo...

Te recomiendo a Xavi Castillo... Pero si no te gusta el humor autonómico...

Abel dijo...

Coincido totalmente en lo que muestra el artículo, hay bastantes personas con las misma filias y fobias que Diana en cuestión de humor.

gom2 dijo...

Diana, déjame romper una lanza a favor de lo que creo que no conoces. Puedo estar de acuerdo o no con muchos puntos de tu entrada, pero en el caso de las chirigotas, estás generalizando muy mucho, pero muchísimo!! En todo hay grupos mediocres, buenos y excepcionales. Siento que no hayas dado con estos últimos, la mayoría de sus autores son reconocidos guionistas de radio y televisión nacionales, y te puedo asegurar que no son "patriotas de clase baja"... aunque si para ti el culmen del buen humor es el hachís y la marihuana, ya entiendo el por qué...