domingo, 23 de marzo de 2014

LEO TU BLOG Y ME ENCANTA

Cuando me contratan para escribir, lo hago por dinero. Me gusta hacerlo -escribir- y me gusta el dinero, aunque sea poco. Creo que es una suerte ganarse la vida haciendo algo que me llena y que no me supone grandes esfuerzos.

Pero estoy un poco perdida. Al pedirme una colaboración, me suelen decir que quieren "ese estilo gamberro y desenfadado tan tuyo". ¿Cómo? ¿Gamberro? ¿Desenfadado?
Empezamos mal... Puede que no me tome en serio mis propias opiniones, eso jamás... Pero les aseguro que lo que escribo aquí, trato de que esté fundamentado, tenga interés, esté convenientemente argumentado, armado y alicatadito hasta el techo.

(A modo de alivio visual, aderezo con bellas imágenes de Gótico Isabelino el presente artículo):


Me proponen un tema concreto o me piden propuestas. Artículos, textos promocionales, prólogos, libros, columnas... En cualquier caso, mi discurso es estrecho y delimitado, y no soy capaz de escribir de según qué cosas o qué enfoques. Una vez que llegamos a un acuerdo -extensión, euros, temática y plazo de entrega- me vuelco en mi trabajo, para dignificar ese ¿estilo? gamberro y desenfadado coherente por el que me han contratado.

Entonces llega el momento -ese momento- en el que o bien me dicen que "rebaje" un poquito y "le de una vuelta" (la peor de las expresiones para cualquier guionista que se precie); o bien cambian a su gusto el texto. Ha habido ocasiones que no he reconocido absolutamente nada mío en el escrito final (generalmente firmado por mi). Conste que en absoluto me importa. Como en cualquier prostíbulo trabajo, hay que satisfacer al cliente, y me encanta cobrar por ello.
Pero la pena que me queda es desconocer qué es lo que les gusta de lo que escribo aquí, en libertad y gratis.



Las relaciones laborales en este sentido, siempre comienzan con "Leo tu blog y me encanta".
Me parece fetén, pero creo que en realidad no desean que escriba así para su empresa. Prevalece esa chunguísima necesidad de decidir, corregir y cambiar lo de otros, para demostrar quién manda, (quién paga), y así sentir que se está ejecutando con solvencia un trabajo nada creativo.
Y en lo que estoy del todo perdida es ¿Qué quiere leer realmente la chavalería? ¿Qué es ameno, divertido a la par que interesante? ¿Qué le gusta a los consumidores? ¿Lo que escribo cuando me pagan? ¿El estilo apagado e inerte de panfletos esponsorizados? ¿Informaciones del Muy Interesante? ¿Novelas improbables? ¿Historia  y geografía? ¿Blogs con cositas de Jeremy Scott? ¿Revistas hunde-egos femeninos? ¿El Jueves?
A mí me encanta escribir lo que me gustaría leer. Pero desconozco los intereses de los demás, y se me da fatal detectarlos...

Lo dice Diana Aller

3 comentarios :

Rana Bolena dijo...

Te entiendo tanto...
Pero está claro yo me prostituyo literariamente por cuatro perras.

Rana Bolena.

Http://ranabolena.blogs.charhadas.com/2014/03/22/la-traicion-del-deseo/

Rana Bolena dijo...

Te entiendo taaanto.
Pero yo desde luego por cuatro perras me prostituyo literariamente.

Rana Bolena

Http://ranabolea.blogs.charhadas.com/2014/03/22/la-traicion-del-deseo/

Andy dijo...

"LEO TU BLOG Y ME ENCANTA... que tengas tantos seguidores y visitas. ¿Cuanto cobras por poner tu firma al final de un texto? Da igual el estilo, el contenido, etc.; lo que queremos es poder decir que una importante bloguera colabora en nuestro mucho más importante medio."

Y así nos va...