lunes, 2 de diciembre de 2013

SÍNDROMES DE NUESTRO TIEMPO (1ª Parte)

Los cambios tecnológicos, los medios de comunicación, y la situación de crisis estafa generalizada, han devenido en nuevas patologías, o han visibilizado las ya existentes; la mayoría de ellas sin nomenclatura asignada todavía, y alguna incluso positiva.
Son, en cualquier caso, situaciones que alteran la conducta normal, pese a que están muy incrustados en nuestra era. Vamos con ello:

-Likismo [laikismo]: Cuantificar la propia vida y basar la autoestima en la cantidad de "likes" obtenidos en redes sociales.

-FOMO (Fear of missing out) Miedo a perderse algo. Vivimos con una urgencia vital asombrosa, más pendientes de lo que hacen los demás o lo que deberíamos hacer, que de vivir a fondo.

-Síndrome de Cayetana Mejide: Dícese de la aversión y atracción sexual que se siente hacia una persona a un mismo tiempo. Da nombre a este síndrome Cayetana Guillén Cuervo y Risto Mejide, personas con las que muchos disfrutarían abofeteándolas y follándoselas con rabia. (Se definiría con un simple -y habitual en nuestros pensamientos- "me das tanto asco que te follaría sin parar").

-El mal de Liberace: se trata de ese habitual mimetismo entre parejas, donde generalmente el más manso adopta ademanes, costumbres y el aspecto general del más dominante.

-Síndrome Ella Baila Sola: Como el popular dúo, este trance lo vive quien tras una relación muy estrecha, se convierte en enemigo de otra persona. Hasta ahí resultaría normal; pero el síndrome en sí, hace referencia a quienes no toleran que sus allegados tengan contacto con su ex-compañerx, y finalmente se quedan solos.

-Alforjas mañaneras: Muy común entre las mujeres trabajadoras. Sin que exista una misma razón que justifique todos los casos, la señora en cuestión lleva dos bultos siempre: Generalmente uno es el bolso de mano, pero desconozco qué porta en el otro (¿ropa para el gimnasio? ¿taper para la comida? ¿drogas para el narcotráfico?...)


-Síndrome postRajoy: Crispación generalizada, incapacidad para decidir qué injusticia atacar, impotencia intelectual, invalidez para reaccionar, anestesia ante la avalancha de causas que requieren atención.

-Pelayismo: Práctica habitual de blogueros que desprestigian el consumo y el mercado por lucir marcas que jamás elegirían sin contraprestaciones a cambio.

-Mal de San Ramón Nonato: Extendidísima creencia de que los que atienden partos salvan vidas de peligros mortales, en lugar de acompañar momentos gozosos.

-Q.S.L.M. (Quiero ser lo más): Publicar noticias, memes, links y gracietas en redes sociales para resultar ingenioso e interesante sin ser consciente de que esos contenidos llevan semanas circulando masivamente.

-Síndrome de dispersión horaria: Mirar la hora en el móvil. Guardarlo. Darse cuenta de que no se ha enterado que hora es.

-Dolencia de Betsabé: Los padres gritan, amenazan y castigan a sus hijos como no se atreverían a hacer con su jefe, por simple jerarquía genética o fortaleza corporal.

-Rebañofilia: Adoración por lo que hace la masa. Sentirse integradx por medio de usos y labores masivas: Ponerse en una cola sin saber para qué es o llevar mechas californianas, por ejemplo.

-Asuntismo: Los hijos molestan. Frases como "cuando se van al colegio/ a la cama soy feliz" denotan un grado leve de Asuntismo (Bastierra).

-Valencianismo nocturno: Incapacidad de salir sin estimulantes psicoactivos.

-Misogina: Denostar lo que se considera femenino. Es una dolencia muy en boga hoy.

-Egomelomanía: Sentir que todas las canciones hablan de uno mismo, identificar sentimientos propios con composiciones musicales ajenas.

-Síndrome de demérito máximo: Diseminar el mundo de selfies que poco o nada tienen que ver con la realidad o el retrato del documento de identidad. Lo más sonrojante es pensar la cantidad de fotos que habrá hecho el sujeto demérito (con sus pruebas de luz, su composición de bodegón etc) hasta dar con el autoretrato que cuelga orgulloso para sentirse idolatrado. La cantidad de selfies en rrss es inversamente proporcional a la valía intelectual de su demiurgo, y denota personalidades con carencias afectivas considerables.

 Lo dice Diana Aller

5 comentarios :

Unknown dijo...

El síndrome de Cayetana Mejide es lo que mis amigos y yo llamamos "hate fucking" :)

sonse dijo...

Alforjas mañaneras es lo más, sobre todo aquellas que llevan un bolso superchulo y van arregladitas que no veas, pero luego la otra alforja es una bolsa supercutre.

sonse dijo...

Alforjas mañaneras me encanta, sobre todo cuando van superarregladas y luego una de las alforjas es una bolsa cutre.

manuel mc dijo...

esto se supone que es una entrada ingeniosa, chachi, molona, sarcastica... no?

NilliCat dijo...

Alforjas mañaneras, yo llevo mi bolso de mano con billetera, móvil, llaves, billete de metro.. Y un bolso de tela con mi comida. Un tupper, y fruta, una botella de agua.... Lo hago porque sí pongo el tupper en mi bolso de mano, siempre siempre se abre, y tengo el bolso lleno de comida. :)