martes, 3 de septiembre de 2013

10 TRUCOS PARA QUE EL ARROZ CON LECHE QUEDE PERFECTO

1- Lo ideal es añadir el azúcar casi al finalizar la cocción. Si se hace al principio, puede quedar demasiado blando.
2- La cocción a fuego lento, muy lento, hace ganar puntos.
3- Hay que esperar a que se evapore del todo el agua para que quede perfecto.
4- La cáscara rallada de limón o naranja le da su toquecito.
5- En Asturias (y en más sitios) hay quien le añade una costra de caramelo: Se calienta azúcar a fuego lento y se solidifica con un soplete o se vierte sin más.
6- Una pizquita de sal es más que bienvenida.
7- Uvas pasas, compota de manzana, higos en almíbar y todo lo que se le ocurra que maride con gracia, le hará ganar a su arroz.
8- Para ganar en cremosidad, es deseable añadirle nata; mejor cuanto más natural y espesa.
9- Los de la secta thermomix, como siempre, aseguran que con su aparatejo sale mejor. Lo mismo tienen razón...
10- Tomarlo tras una comida ligera, en una mesa puesta con gusto y bien acompañadx es la felicidad.

Arroz con leche
Me quiero casar
Con una señorita
de San Nicolás

Que sepa coser
Que sepa bordar
Que sepa abrir la puerta
para ir a jugar

Yo soy la viudita
del barrio del Rey
me quiero casar
y no sé con quien

Con esta sí
con esta no
con esta señorita
me caso yo

Arroz con leche
Me quiero casar
Con una señorita
de San Nicolás

Que sepa coser
Que sepa bordar
Que sepa abrir la puerta
para ir a jugar

Yo soy la viudita
del barrio del Rey
me quiero casar
y no sé con quien

Con esta sí
con esta no
con esta señorita
me caso yo

Lo dice Diana Aller

4 comentarios :

Bosco Herranz dijo...

Cierra el Fotomatón!!!! Una horda de críticos poco agraciados y vengativos vagará en unas semanas por Malasaña como los infectados de 28 días después. Se acerca el fin, querida Diana...

anónimo dijo...

Lo de la viudita que busca marido aparece en varias canciones. "Yo soy la viudita del conde Laurel, me quiero casar y no tengo con quién", dice una que tengo oído. Siempre me gustó mucho ese nombre de Conde Laurel, pero, excepto en haber desprovisto al difunto marido de su laureado nombre (junto con el título de Conde), en nada desmerece esa canción a la que yo conocía. Es una coplilla espléndida. Gracias por dármela a conocer (o, más bien, por recordármela, porque de suena de cuando era crio).

anónimo dijo...

"Yo soy la viudita de conde Laurel, me quiero casar y no tengo con quién", dice una que conozco yo. Excepto en haber desprovisto al difunto marido del espléndido título y nombre de "Conde Laurel", en nada desmerece tu canción a aquella otra. Gracias por dármela a conocer (o, más bien, por recordármela, porque me suena de haberla oído cuando era crío).

Ses dijo...

Buenísimo.