miércoles, 28 de agosto de 2013

A FAVOR Y EN CONTRA

Por muy cambiantes que sean nuestras opiniones (la mía lo es dependiendo del clima, el ciclo menstrual y la hora del día) hay cosas que necesariamente han de ser irrebatibles, inmutables, estancas y fervorosamente posicionables sin medias tintas.
Soporto que a mi cuñado no le guste el queso, transijo con el calzado que a veces lleva Araceli, tolero incluso a Risto Mejide. Soy de mirada limpia y manga muy ancha. Pero hay cosas que siempre son un no, de la misma forma que otras son un sí:

 
↑ SIEMPRE A FAVOR

Del punto y coma.
De América, la madre de Alaska. Una de mis principales musas en la vida.
De las perlas.
De tener prejuicios, para poder echarlos por tierra.
De la geometría y su cadencia poética: la belleza de un paralelogramo tiene mayor capacidad de emocionar que una docena de sinfonías.
De la despenalización de las drogas y el aborto.
De la tortilla de patata.
Del ensalzamiento de la amistad y los amigos como orgullosa forma de vida.
De la edificante lectura de biografías de yonkies, asesinos en serie y foklóricas: puro desgarro vital.
De la piña. En almíbar, como decoración o debajo del mar. Siempre mola.
De la inclusión del "No me gusta" en Facebook.
De la ceja poblada.
Del extremo estético.
De los sabores fuertes.
Del horóscopo.



De las plantas, tanto de las que hacen la fotosíntesis como de las de plástico.
De una camiseta blanca.
De un parche oscuro que cubre un ojo, no puede haber nada más elegante y enigmático.
De viajar.
De la vida de las folklóricas.
De bromear con absolutamente todo.
De fiarse de la gente.
De beber cerveza de botellín.
De utilizar peluca.
De poner nombres pintorescos al ano: ojal, cíclope, burundi, ojete, bujero...
De la actuación de Lady Gaga en los MTV VMA's de este año: un sin sentido muy disfrutable.
De pasar la resaca en compañía de amigos.
De desayunar horchata con fartons.
De una cita a ciegas.


↓ SIEMPRE EN CONTRA

Del Yolado: Ni es yogur ni es helado.
De esos señores machistas con corbata sobre la barriga, que menosprecian la juventud, creen haber trabajado duro por dejarnos este mundo como está, y miran a todas las mujeres menos a la suya.
De Custo y Desigual  (¿acaso son cosas diferentes?) y sus rabiosos estampados que no dejan ver el bosque.
De quienes se vanaglorian de no tener televisión.
De los periodistas que se creen intelectuales (y encima dicen ser de izquierdas y machacan a quien sea por una parcelita de poder).
Del verso rimado, por cursi y remilgado.
De la vida de los futbolistas.
De la sequedad corporal y de la sequedad del alma.
Del victimismo y la queja como patrón sistemático de conducta.
De sentirse especial por el mero hecho de ser mujer, maricón o capricornio.
De aquellos/as que se autodenominan "SEÑORAS" o "CABALLEROS".
De la mecha gorda. Y de la fina.
De la sintonía de "Pasapalabra". Se muere un poquito por dentro cada vez que que se escucha. Otro tanto ocurre con "Mujeres, hombres y viceversa".
De los locales "chill out"-"lounge". Dejan sin esperanza y sin ilusión.
De los anuncios de televisión protagonizados por deportistas.




Del labio perfilado.
De las adaptaciones que marcas como Gallina Blanca ("Yatekomo") hacen de la comida oriental.
De las personas que se autodenominan "luchadoras". Y ya las "hechas a sí mismas" llegan al límite de insoportables...
De Concha Velasco.
De quienes incluyen entre sus gustos musicales "las bandas sonoras" como categoría.
De "Españoles por el mundo" y todas sus variantes.
De entrar a un coche y que huela a coche.
De espiar a la pareja.
De "a ver cuando nos vemos".
De avergonzarse de tener dinero o de no tenerlo.
De quien percibe el triunfo ajeno como fracaso personal.
De las salsas Knorr.
Del desprecio a todo lo artificial.
De la toalla de playa de marca.
De hablar mal de lo que en realidad se ansía.

Lo dice Diana Aller

9 comentarios :

Sofia Gurrea dijo...

Coincido muchísimo en casi todo Diana. Destaco así rápidamente un par (mañana me voy de vacaciones y tgo la maleta sin hacer). Tener la nevera de mi casa llena de botellines de cerveza, quintitos, me hace ser feliz dos veces:1) cuando pienso que están ahí esperándome (sea la hora que sea del día); 2) cuando abro uno y le doy el primer trago. A veces les doy un puntico de congelador antes y se me aflojan las bragas y todo en el primer sorbo. Sí a ojete y ojal, qué sonoridad, qué bonito.

Yo añado a Martina Klein en NO rotundo, por cansina. Lo anuncia todo y encima sale en un programa de humor y escribe una columna en una revista. Como diríamos los catalanes tanto NO CAL. Por otro lado ella me cae simpática, ojo.

Un saludo. Sofia

Anikaviro dijo...

Fantástico.
El último es matador.

Eva María Bernal dijo...

Adoro a Concha Velasco!!!!he trabajo con ella dos veces, los mejores trabajos artritis ticos de mi vida, es una genia, respetuosa con todos, una compañera más...
Esto no te lo perdono, ja, ja

Itziar a ratos dijo...

Justo lo que iba a replicar, ¿en contra de Concha Velasco? Yo no la conozco pero es maravillosa, cada vez que leo una entrevista suya se me quedan el chichi y el alma batiendo palmas.

C. Maltesse dijo...

Fan del punto y coma y los parches. Yo es ver una mujer con un parche en el ojo y ponérseme como un vaso cubata, si se me permite tan tosca y lamentable acepción. Un parche siempre es una fiesta en la cara. Con excepciones, naturalmente; Tom Cruise en Valquiria parece lo que es: un actor bajito y mediocre, portando un parche postizo. Para finalizar un recuerdo emocionado para un canario que tuvo mi abuela, que a pesar de ser tuerto, consiguió aprender y declamar unas cuantas palabras en un más que correcto alemán.

C. Maltesse dijo...

Fan del punto y coma y los parches. Yo es ver una mujer con un parche en el ojo y ponérseme como un vaso cubata, si se me permite tan tosca y lamentable acepción. Un parche siempre es una fiesta en la cara. Con excepciones, naturalmente; Tom Cruise en Valquiria parece lo que es: un actor bajito y mediocre, portando un parche postizo. Para finalizar un recuerdo emocionado para un canario que tuvo mi abuela, que a pesar de ser tuerto, consiguió aprender y declamar unas cuantas palabras en un más que correcto alemán.

Carlos Román García dijo...

A favor

De las enumeraciones inútiles.

En contra

De las listas exhaustivas.

Carlos Román García dijo...

A favor:

De las enumeraciones arbitrarias (todas lo son).

En contra:

De las listas exhaustivas.

Miss Amanda Jones dijo...

A favor también del punto y coma, y además de los paréntesis con más paréntesis dentro. Y de los prejuicios y de generalizar, ya que toda generalización sale de una realidad, se pongan como se pongan algunos.

En contra de los médicos que van por el mundo presentándose a sí mismos como doctores... que es muy feo, hombre. Y súper en contra de la inelegancia (por cierto, por qué se llama Desigual, si es todo igual?)