martes, 23 de julio de 2013

LO MÁS



Seguir a Susan Miller. Creer o no en los horóscopos es lo de menos. Aterra el nivel de aciertos.

Una copa de Godello un martes con una cena ligera.

Helado de pistacho. Pero del bueno.

Getxo. Qué bonito y cómo se llena la boca al decir "Getxo".

Pese a no gustarme los afters, he de reconocer que El Palma Beat es lo más en su género (¿En su género? ¿Qué género sería un after? ¿Ocio y diversión diurna?).

Reuniones lúdicas semanales o quincenales con allegados: desde ciclos de cine, hasta construcción de puzzles en equipo, pasando por cata de novedosas drogas o un rememebering infantil jugando alTwister.


Una barbacoa. Con sus verduritas, su pan de pueblo, su grasaza churretosa y cerveza muy fresca. Planazo siempre.

Ensalada de algas.
Sal d'es Trenc

Una latita de mejillones o boquerones en el centro de la mesa. Incluso de la mesa del trabajo o la mesilla de noche.

La sal con denominación de origen. Porque con esta tontería que quieren hacer con las aceiteras no rellenables en hostelería, si de reclamar denominación de origen se trata, o todo o nada.

Que alguien le diga "Eres mi novia pero aun no lo sabes".

Tener siempre un aguacate en la nevera, aunque sea lo único que se tenga.

Un sofa Chester.

Bailar .


Hablar con una mascota.


Una cesta de mimbre. Se le da poco uso, pero son tan monas...

Hole y The Hole (el grupo y la película).

La madera en general.


Que en valencià ordenador se diga “ordinador”.

Los ceniceros dorados.


Salir del cine emocionada y con necesidad de digerir y comentar la película. Pasa pocas veces, pero cuando sucede, es grandioso.


Ir pa’un “lao” y que luego te llamen de otro “lao”.

Llamarse Kelly Mur/Mor/Moore/More.
El arco iris.

Los carritos de golf, tan inútiles como hermosos.


Comer con hambre, dormir con sueño, beber con sed y follar con ganas.

El desayuno continental de los hoteles. Felicidad.

Vivir como si en realidad se viviera dentro de una película o de un videoclip en loop.

Por nada del mundo y jamás de los jamases, creerse lo más.


Los vaqueros "normales". Cuando normal significa rectos, ni anchos ni ceñidos, sino estrechos, ni pesqueros ni arrugados, sino tobilleros, ni lavados ni oscurísimos, sino normalmente gastados, ni de talle alto ni cintura baja, sino medida normal.



Utilizar las redes sociales desde el perfil de los demás por no abrir una cuenta propia.


Maquillarse. Es divertidísimo, como dibujar, colorear y hacer manualidades. Muchos de mis mejores momentos de la noche, han sido escuchando canciones bonitas mientras me maquillo y bebo una cerveza de trigo antes de echarme a las calles. Demasiadas veces, la noche no sigue la curva ascendente que prometía y me vuelvo a casa pronto, pero fenomenalmente pintada.

Un roce de los que ponen la piel de gallina.

Sentirse un yuppie en 2013.


Sexo después del deporte.


Flirtear en un entierro.

Una perla dentro de una ostra.


Lo dice Diana Aller

6 comentarios :

Señor Caronte dijo...

"Cata de novedosas drogas": Por favor, especifique. ¡Gracias mil!

Señor Caronte dijo...

"Cata de novedosas drogas": Por favor, especifique. Me mata la curiosidad.

Gracias mil.

la brotes dijo...

helado de pistacho con trozos de pistacho
cenicero dorado de los que había en el burguer
pintarte como una puerta cuando llevas mucho tiempo sin salir de casa, da igual q bajes al chino, eso es secundario

Coffeechopman dijo...

Veo que has incorporado el "comer con hambre, dormir con sueño y follar con ganas" a tu "lo más" particular.

¡Me alegra!

Ses dijo...

Has despertado en mí una mezcla de vuelta al pasado y de comer aceitunas, no sé, será por lo del after.

C. Maltesse dijo...

Que cosas más bonitas dices Diana.