miércoles, 26 de junio de 2013

CORAZÓN PARTÍO

Voy a tratar de ser breve porque tiendo a la extensión y subordinación incontrolada 

Primero: Me hace mucha gracia la gente (generalmente poco versada en música) que dice cosas como “Alejandro Sanz es un cantamañanas, pero hay que reconocer que el “Corazón Partío” es una canción buenísima”. Les juro que gentes de mi generación piensan y dicen cosas de ésta y peor naturaleza.

Segundo: Este tipo de humanos, son los más dados a criticar algo con lo que simplemente no sintonizan. Una compañera de El Parto es Nuestro, comentaba al respecto de un texto que suscitó su interés –para mal- el otro día:

“…hay tres cosas que me han llamado mucho la atención porque son muy de nuestros tiempos: 
-  pretender estar de vuelta de todo antes de haber ido; 
-  prestigiar  una visión "humorística" y nihilista de la vida negando legitimidad a sentimientos como por ejemplo la indignación.
-  el individualismo feroz y el egocentrismo, establecer relaciones personales pensando qué vamos a obtener del otro (sean personas o no), en lugar de qué podemos ofrecer nosotros al otro.


Tercero: Teniendo en cuenta estas sabias observaciones, tengo el corazón dividido. Por un lado con el movimiento Femen. Sus burdas pero efectivas estrategias han conectado con cientos de chicas desencantadas que no encontraban un discurso cómodo al que adherirse. Por otro el feminismo clásico y fundamentado en asideros históricos y luchas sociales, que se suele atribuir a las burguesas caucásicas, y que tanto me ha aportado.
Sin entrar en diatribas sobre mujeres musulmanas o sociedades no occidentales,  comulgo casi al 100% con la opinión de  Claudia Moráncuando dice que  “[Femen] ha mostrado la caricatura de lo que es el feminismo mal entendido y el hecho de que se visibilice más este tipo de feminismo tiene un fondo interesado”. Pero a la vez, y he aquí mi división ventricular, no puedo evitar maravillarme con la frescura y el hechizo floral de estas jóvenes, que, curiosamente son llamadas “radicales”. (-¿Radicales?- Apostillo. ¡Pero si derrochan ternura y obviedad!).

Y como he prometido ser breve, aquí lo dejo.

Lo dice Diana Aller

3 comentarios :

Von Snuff dijo...

¿Alejandro Sanz y sus defensores dan para más de dos líneas? No. Pero las FEMEN y sus perolas SÍ. La media de valoración está en "molan, pero"

ambtinta dijo...

Buenas Diana!!
pues no sé... a mi las de Femen me producen entre pena e indignación... luchar contra el machismo y el patriarcado enseñando las tetas (para deleite de los mismos machistas contra los que pretenden luchar)... Pos bueno, pos vale... yo prefiero seguir con mis charlas a amigas y amigos, y no ir enseñando mis tetas por la calle. Pero si Femen sirve para que algunas mujeres descubran lo que es el feminismo y quieran seguir indagando, pues oye, adelante... a medida que crecemos y evolucionamos, podemos cambiar de opinión, y lo que nos apasiona con 20 años, a los 40 nos averguenza profundamente

Itziar a ratos dijo...

Jajajaja, adoro como conectas asuntos... Uf, las Femen, yo también voy a ser concisa pero por puro hartazgo. Se me han atragantado sus flores de tanto debatir sobre ellas.
Ay amiga, a mí también me molaban. Su furibundo anticlericalismo, su porte de valkirias rabiosas, la fuga épica de Inna Schevchenko. Pero que traten de salvar a prostitutas y a mujeres musulmanas contra su propia voluntad, es decir, arrollando sus voluntades me cabrea pero mucho. Unas mujeres imponiendo rutas de liberación a otras desde los discursos dominantes (supremacismo blanco, islamofobia, puritanismo,...). ¡Han llegado a negar que existan feministas en el Magreb!
Como cantaba la infausta Amy, no,no,no.