jueves, 16 de mayo de 2013

LOS NUEVOS POBRES

Escribo esto en pleno ataque de rabia. No puedo más, amigos. No soporto los modos falsos de los nuevos pobres.
Se creen que no nos vamos a dar cuenta, y sin embargo fracasan estrepitosamente. Se ve a leguas que no son de baja cuna, por mucho que se arruinen, que cobren o incluso pierdan sus prestaciones de desempleo.
Basta ya de tanta zafiedad y modos impostados de estos nuevos pobres. Algunos incluso van a manifestaciones y alzan sus brazos y sus voces pretendidamente habituados a concentraciones y protestas. Sin embargo, cierta inseguridad de movimientos delata su origen no humilde.
Por favor, no se dejen engañar por estos advenedizos y sus falsos modales de pobreza; no se fíen de esta gente que se mueve a sus anchas entre la oferta y la queja... son impostores con ademanes de humildad aun sin pulir.
Se mueven con aparente soltura por Lidl, Segundamano y tiendas Humana.Viajan cabizbajos en metro. Llevan cupones descuento en sus carteras, leen el 20 Minutos, remiendan la ropa e incluso se organizan por comunidades, colegios, barrios y asociaciones. ¿Pero qué se han creído?
Me duele ser clasista, pero los Nuevos Pobres, me sacan de mis casillas, no lo puedo evitar.

Lo dice Diana Aller

3 comentarios :

SPOOKEY DAVIS dijo...

¿este artículo está escrito a modo de sarcasmo? porque en mi opinión creo que encierra ud una parte de verdad, que en el fondo resulta de lo más siniestra.

La verdad, me ha dejado intrigado.

Descubro este blog a través de una búsqueda de Vainica Doble y leyendo los últimos artículos me declaro un lector más de este su blog.

Saludos.

ultramarinosalemany dijo...

Yo, a estas alturas, ya tampoco sé distinguir entre sarcasmo, ironia o sinécdoque (¿lo he escrito bien?). En cualquier caso, me la pelan las figuras estilísticas. Al final, es de lo primero con esta mierda de crisis que aprende a quitarse uno: los adornos. Y comprar en el Lidl no sé si es un oxímoron o un símil. Pero si, a mi, al final, tanta hipérbole de pobre también está empezando a "aliterarme" los fonemas y los cojones. Me gusta mucho tu blog. No nos conocemos personalmente, pero tenemos amigos (de esos de la tele) en común. Sigue así. No cambies. Y si a ti también te alitera, vete al Lidl.

ultramarinosalemany dijo...

Yo, a estas alturas, ya tampoco sé distinguir entre sarcasmo, ironia o sinécdoque (¿lo he escrito bien?). En cualquier caso, me la pelan las figuras estilísticas. Al final, es de lo primero con esta mierda de crisis que aprende a quitarse uno: los adornos. Y comprar en el Lidl no sé si es un oxímoron o un símil. Pero si, a mi, al final, tanta hipérbole de pobre también está empezando a "aliterarme" los fonemas y los cojones. Me gusta mucho tu blog. No nos conocemos personalmente, pero tenemos amigos (de esos de la tele) en común. Sigue así. No cambies. Y si a ti también te alitera, vete al Lidl.