jueves, 21 de febrero de 2013

10 COSAS BONITAS QUE ME HAN DICHO ÚLTIMAMENTE

Será un tópico, pero escuchar/leer cosas hermosas hacia una misma, además de cierto sonrojo, da la felicidad. Aquí va mi top 10 de esta temporada:


-"¡Cómo me río contigo!"

-"Que escribes bien y tienes ese toque especial lo sabrás, y tampoco puedo decir que me haya cambiado la vida, pero sí aseguro que necesitaba leer esto."

-"Mamá, pareces un hada disfrazada de bruja" (Ahora llevo el pelo rojo y suelo vestir una capa verde)

-"Mis findes se han vuelto algo más aburridos desde que no coincidimos por ahí".

-"...Trabajas mucho. Un beso muy fuerte. Todo bien por aquí: estoy solo en un apartamento en París. Este buen amigo se ha ido y vuelve el domingo. Una pena que no estés aquí".

-"¿Y qué que tenga novia? Tíratelo" (Mis amigas siempre miran por mí sin tener nada más en cuenta. No las merezco).

-"A beber más. No eres piloto de Iberia. Puedes hacerlo".

-"Mi cama huele a ti".

-"¿Tú nunca estás de mal humor?" (Ay, si supieran...)

- "Nada, que como hablamos de que quizá molaría hacer coincidir algún plan pues eso, que el viernes pasaré por el Wurli que pincha un colega..."

Lo dice Diana Aller

7 comentarios :

alejandra garre dijo...

Ejem...

alejandra garre dijo...

Ejem...

Ses dijo...

Muy buena idea. Está muy bien pensado.

C. Maltesse dijo...

Decirte cosas bonitas, claro, que sencillo y que extrañeza no haberlo echo antes... por ejemplo; que si te sigo, no es por inercia, sino porque a menudo, me iluminas la mirada, y sonrío, y río también; mezcla de cosquillas, burbujas, césped; y la percepción de lo que me rodea se enriquece; y todo parece un escaparate de delicias, o un cielo lleno de cometas. Y entonces, las palabras, y el mundo, es un embarcadero que recorro tocado por el descubrimiento de lo excepcional. Me voy a la piltra.

Baal dijo...

qué mentirosa eres al decir que me amas sin tener los rabilis en su punto

la Condesa Descalza dijo...

Tienes talento. Y punto.

guga dijo...

qué gracia, te vi en malasaña, con tu capa verde y tu pelo rojo, y encima me llamaste guapo, qué más se le puede pedir a la vida