lunes, 30 de julio de 2012

ASÍ ME PRESENTÉ

En efecto, todos tenemos un pasado, más o menos deshonroso. Ver ahora fotos de hace 15 años, produce cierto sonrojo. ¡Cuánto más las imágenes en movimiento!
Por eso siempre he defendido un corte de pelo clásico, ropa neutra y calzado audaz: el paso de los años se hace más digno.
A pesar de estos consejos, tanto el lenguaje, como las pintas, o la propia locución del presente vídeo, corresponden a tiempos pretéritos e inocentes. Antes de prácticamente empezar a vivir.
Como tampoco hay que arrepentise de lo que cada uno ha hecho (yo me arrepiento sobre todo, de lo que he dejado de hacer), me atrevo a mostrar un vídeo que edité hace más de una década, presentándome sin demasiado pudor, personal y profesionalmente.
Seguro que ustedes tienen documentos que acreditan su candor, su simpleza y su pavo... ¿Qué no?


Lo dice Diana Aller

jueves, 26 de julio de 2012

DEL PUNK AL COSTRA NO HAY MUCHO TRECHO

¿Porqué ha tenido que pasarme a mi,
que mi chica se ha tenido que ir?
Yo no podré serfeliz.
Ella era una chica muy punk
con el pelo teñido de azul,
pero ahora se ha ido Katmandú.
Con unos hippis se fué al Himalaya
hace ya un mes, no la he vuelto a ver.
Desde entonces mi cabeza me falla,
yo no sé, yo no sé que me vá a suceder.
Porque mi chica se ha ido a Katmandú, uh.
Mi chica se ha ido a Katmandú.
Me parece que no volveré a verla más.
Tengo un billete para ir al Nepal,
en el avión lo pasaré mal.
El Himalaya se divisa ya.
He cogido un tren al Everest,
todos los chinos están a mis pies.
No la conoce ningún feligrés.
Con unos lamas la vi haciendo yoga
y no me quiso saludar.
Salte conmigo de esta pagoda
que te voy a asesinar.
Porque mi chica se ha ido a Katmandú, uh-uh.
Mi chica se ha ido a Katmandú.

Mi Chica se ha ido a Katmandú LOS NIKIS
(Marines a pleno sol 1985)

Como ni el método deductivo, ni el inductivo; ni el ogino siquiera, sirven para explicar ciertas cosas; me decido a sacar a esta virtual palestra un tema que atenaza mi conciencia en los últimos meses. Veamos:
Si ustedes se han mezclado con las antaño llamadas tribus urbanas, o si acaso han pertenecido alguna vez a alguna de ellas, entenderán mejor mis dudas.
Estoy muy preocupada por el punk, los punks, el pasado punk y el futuro también. De siempre, me ha parecido simpática esta corriente nihilista, muy asumible, muy estética y muy interesante además.
Aunque parece fácil, popular y contundente; en cuanto puedo, defiendo que se asienta sobre unos preceptos psicológicos, sociológicos, biológicos y filosóficos harto complicados y con posos saludables y permanentes en el tiempo.

No me extenderé sobre los tejidos sociales o vitales del punk, ni siquiera sobre la música de Damned o de los Clash; y tampoco pretendo catalogar el feísmo de crestas o prendas de ropa desestructuradas.
Mi duda va más allá, y surge a raíz de la experiencia, cien veces conocida y otras tantas oída de ¿militantes? ¿asociados? ¿amigos? del punk, que lo abandonaron por el más feo de los "jipismos"...
¿Por qué tantos jóvenes crecidos en el ideario punk acaban montando granjas ecológicas, retirándose a una masía o practicando deportes sin sentido?
No hablo de casos aislados... Hablo de una deshonrosa mayoría que abandona los saludables preceptos del punk, para lanzarse a una vida de ecología, buenrollismo gratuito y fraude biográfico.
Utilizo la palabra fraude de forma totalmente consciente... ¿O no es una engañifa burda y primaria, creerse a contracorriente por no casarse por la Iglesia o por no trabajar en una oficina?
No entiendo cómo o quién engaña a gente tan bien encaminada en la vida, para que terminen llevando una existencia tan estéril.
Mi ideal de madurez no es ser director de sucursal bancaria, aunque visto lo visto, tal vez sería muy punk... Mi ideal es vivir una progresión coherente, aprender y aprehender de cada etapa lo que más nos vaya aportando.

Pero si el punto de partida, es la negación, la subversión de estereotipos, y el caos... entiendan que cabría esperar algún tipo de creación artística, una militancia extrema, sesudos trabajos anarquistas, un suicidio, excelentes trabajos publicitarios, una conversión religiosa, o un cambio radical de ideas... pero... retirarse a una vida rural, y apoyar desde casa el 15M... Pagar alquiler, tener un churubel, llamarlo Unai, vestir una camiseta de esas verdes espantosas de la enseñanza e ir en bici... ¿Qué vida es esa?
Reitero que muy respetable para el común de los españoles, pero los que partieron del punk deberían aspirar a algo distinto.
¿Soy yo la que tiene exceso de consideración para con el Punk?
¿El repetido y generoso consumo de drogas les deja a los expunkies un encefalograma plano como los campos castellanos?
¿La vida vegana acaba por arrastrar cualquier resquicio creativo del organismo?
¿El "No-Future" incluía pastoreo, monitores de tiempo libre, campos de trigo y mal gusto a mansalva?
¿La calvicie es el cruel e inevitable designio de la cresta?
¿La querencia por la porquería degenera en el estado natural de la vida campestre?
¿Militar en política, música y creencias punkies abre los chakras?
¿Cuando no quedan amigos punkies hay que abandonar?
Necesito evidencias para entender este proceso degenerativo. Si las conocen, compártanlas, por favor.

Lo dice Diana Aller

lunes, 23 de julio de 2012

ME GUSTARÍA QUE ME GUSTARA


- Las series de las que todos hablan. Me resultan lentas y me cuesta estar al día. Aunque he seguido Lost, Modern Family o Mad Men.
-Las mujeres, con su piel suave, sus morfologías sinuosas, y sus misteriosas intuiciones.
-El tecno. Me pilló mayor; y el tener hijos ralentizó mi aprendizaje musical.
-La geografía y la historia. Siempre se me atragantaron, y siendo cosas tan básicas y sujetas a la cultura, me encantaría que fueran más filia y menos fobia.
-Cocinar. Envidio con auténtica rabia a quienes "se relajan" cocinando. Yo soy más de comer.
-Los chicos musculados, los guapos "oficiales", los hombres cercanos a los -para mi esperpénticos- actuales cánones de belleza: Espalda ancha, cara inexpresiva, piel aceitosa y moruna, dureza pectoral, mandíbula ancha y look Ibiza/Dolce y Gabbana/Hombres y Mujeres.
- La comida japonesa. Creo que, como todo lo sano, me acabará gustando, pero aun me queda...

Lo dice Diana Aller

sábado, 14 de julio de 2012

ANTONIO ÁBALOS

Queridos amigos,
Aunque en nuestro territorio se estile el insulto, la catetez y el apadrinamiento interesado; aunque soportemos humillaciones, malversación de nuestro -sí, nuestro- capital, e insultos por parte de quienes ostentan el poder por filiación parental y/o genital (ganadores hasta en 9 ocasiones de la lotería, por ejemplo); aunque nos deseen de malas maneras, que para nuestro desespero tras años de estudio y trabajo "nos jodan"... Aunque estemos gobernados por necios, hay quien planta cara al mundo con una sonrisa, excelente humor y sorprendente inteligencia. No hay gobiernos papanatas que le aúpen, tan sólo amigos y el abrigo de empresas privadas, -antaño enemigas- capaces de encontrar talento que transformar en dinero.
Antonio Ábalos se encontró un sistema capitalista y antipático; y ha transformado su entorno en algo vivo, ameno y al margen de toda ley. Las empresas para las que ha trabajado, le han subvencionado estudios, mba´s y masters, y ha conseguido hacer lo que le da la gana, divertirse y prosperar. Tiene 30 años y un cv que ya quisiera un presidente de gobierno.
El problema es que estamos en España.
Antonio es humilde, emprendedor, generoso y un ejemplo.
Flipen ustedes, porque de él se aprende muchísimo:


Nombre: Antonio Ábalos (@abalos)
Edad: 30
Horóscopo: mi queridísimo Capricornio
Filiación sexual: me pone la gente normal
Profesión actual: director de marketing, pero me apunto a un bombardeo

¿Cómo fue tu infancia?
Nací en Madrid en enero del 82 y a los dos días llegué a casa, en el barrio de Moratalaz. Soy el mayor de tres hermanos. Mi infancia fue muy feliz, la parte que recuerdo y la que no también, prueba de esto último es que no tengo una foto con menos de 3 años en la que no salga descojonado. 
  
¿Algún ídolo infantil?
Jajaja, sí. Me encantaba Teresa Rabal, hasta el punto de escaparme a la clase de al lado en la guardería porque la monja de turno ponía su música de vez en cuando. Me pasaba el día escuchando música y “arreglando” cacharros electrónicos, creo que en mi casa no ganaban para cassettes, vídeos Beta, minicadenas y demás cosas con botones y cables.

...¿Más cosas que te marcaran?
De Teresa Rabal pasé al Olé Olé de Marta Sánchez, porque unas amiguitas mayores me regalaron por mi sexto cumpleaños un doble LP en cuyo interior Marta salía tumbada en ropa interior en un sofá de leopardo, enseñando las tetas y con cara de mala hostia. Muy sexy todo. Me fascinó. Luego llegó Xuxa, pero esto ya es otra historia...

¿Qué querías ser de mayor?
Profesor. Yo tenía preguntas para todo, a todas horas, y como en casa ya me tenían muy visto, a algún que otro profesor armado de paciencia le daba por contestarme. Admirable.

¿Fuiste un adolescente problemático?
Para nada. ¡Si hasta estaba metido en el grupo ultrarreligioso en el que están mis padres! Uff... Eso sí, el día que cumplí 16 años decidí que la gilipollez tiene un límite y que mejor no volvía a pisar una iglesia, por si se me pegaba algo malo. Y hasta hoy.
  
Entonces... ¿No había rebeldía?
Bueno, ser un buenazo tenía sus ventajas, porque es difícil que a uno le echen la culpa de algo con esta fama. Recuerdo que en 7º de EGB me iba al parque de botellón con mis amigos y mi madre creía que iba a la biblioteca y que cuando volvíá a casa me dolía la cabeza de tanto estudiar. Seguro que si lee esto aún pensará que me estoy haciendo el guay, y que ya me gustaría haber ido a mí al parque...

¿Tú crees? Las madres se enteran de todo siempre... Una cosa que me intriga: ¿Qué estudiaste?
Como tenía incontinencia verbal y eso era algo que había que aprovechar, decidí que quería ser periodista. La carrera de Periodismo no me motivó lo más mínimo, pero conseguí hacer prácticas desde el primer curso y conocer gente muy interesante. Después de un par de años de asistencia intermitente a la cafetería de la Carlos III, decidí no volver, porque aprendía mucho más de mis compañeros de redacción que de algunos profesores que no habían pisado un medio en su puta vida.

Yo también me vi incapaz de terminar periodismo. Tuve mis dudas, pero hoy me alegro de haber escogido bien. ¿Cómo entraste tú en el mundo laboral?
Al mundo laboral entré a los 16, con curritos de fin de semana, para sacarme unas pelas mientras estudiaba y hacerme algún viajecito por ahí. Vendí aspiradoras a domicilio, controlé mercancía en un almacén de canalones en Vallecas, fui teleoperador para guiris en el aeropuerto de Barajas, encuestador, acomodador en unos multicines, figurante en series de televisión... ¿sigo?

¡Ja, ja, ja! No, no es necesario... Quiero saber tu primera incursión "seria" en el trabajo...
A los 18 fui becario en Vertele.com (¡¡tantas horas de tele dieron su fruto!!). El primer día tuve que entrevistar a Concha Velasco y casi le tengo que pedir un pañal de esos que anuncia de lo nervioso que estaba.
(Para quien no lo sepa, Vertele es una de las biblias de los trabajadores y espectadores de televisión) 

¿Y después?
De Vertele pasé a 20Minutos, donde me quedé con la sección de Televisión. Sorprendentemente todos los aspirantes a becarios querían imitar a Gabilondo en Internacional, Nacional... y yo debí ser el único pringao que quería hacer TV y Espectáculos, que en 20Minutos viene a ser casi la mitad del periódico. Entre unas cosas y otras me tiré casi tres años escribiendo de cosas tan fascinantes como Confianza Ciega, Gran Hermano y Un Paso Adelante. En 20Minutos aprendí que lo bueno si breve... y que haces mejor periodismo cuando escribes sobre algo que interesa de verdad. Cuando yo estudiaba periodismo, me sentía una marciana también: Mis compañeros querían ser reporteros de guerra y cosas de esas. Yo soñaba con escribir en una revista de griferías, hacer los horóscopos, o el guión de Miss España...

Después estuve un año en Barcelona trabajando como redactor en Operación Triunfo y debo decir que me encantó hacer un reality por dentro, aunque Nina era un bicho malo e impertinente. De ahí pasé a dirigir revistas para adolescentes durante unos cuantos años y en 2006 me dio la vena emprendedora y monté con un par de amigos mi propia empresa editorial y de marketing.

Me hace gracia la forma que tienes de contar esto, como si fueran los típicos pasatiempos: dirigir revistas (Star, F o Q, Ragazza...), montar una empresa con amigos...
Después de unos cuantos años centrado en el universo teen, fiché por Facebook en 2010 como Jefe de Expansión precisamente para conseguir atraer a la red social a los adolescentes que, por aquel entonces, estaban sólo en Tuenti. Un añito después me llamaron de Amazon para llevar el equipo de Marketing de BuyVIP. Me pareció un proyecto bien interesante y hasta hoy :)

He de confesar que en alguna ocasión fardé de tener un amigo directivo de facebook. Entiende que me parece lo más... De todas formas, has hecho más cosas, lo sé... ¿Cuál ha sido tu profesión más freak?
Haber sido productor y manager de una boy-band que terminó yendo a Eurovisión le da mil patadas a cualquier otra aventura profesional.

Para entender tu trayectoria tengo que preguntarte algo... ¿Te enfadas con facilidad? ¿Cómo es tu carácter?
No, qué va, suelo estar siempre de buen humor. De hecho, es difícil enfadarme de verdad, pero cuando tengo hambre me pongo de lo más susceptible. Es algo que no puedo controlar, así que siempre hay guarrerías en mi casa, en mi mesa del trabajo... Prefiero estar gordo y ser el mejor amigo de la máquina de vending antes que soltar un par de borderías cuando no vienen a cuento.

¿Hay algo que no soportas?
En general la mala educación y que me hablen como si fuera idiota. Amaia Montero, Rosa Díez y Dolores de Cospedal también sacan lo peor de mí por hacerse la simpática, la progre y la inteligente, respectivamente.

Espero que no sea misoginia... pero el caso es que te entiendo tan bien... Oye, ¿Disfrutas en el trabajo? ¿Te ríes mucho?
Mucho. Y es una suerte enorme, no sólo trabajar en algo que me gusta, sino pasármelo bien en la oficina con mi equipo. La gente que me rodea tiene bastante sentido del humor y esto es clave para relativizar los problemas del día a día en el trabajo.

¿El dinero te motiva?
El dinero es importante, te da estabilidad y te hace sentir apreciado por tu empresa, pero lo realmente básico para mí en un trabajo es poder aprender cada día algo nuevo. Como casi todos, he sido becario cobrando una miseria y guardo un recuerdo increíble de aquella etapa, por lo muchísimo que me aportó.

Osea, que no es un tópico o una frase hecha, eso de que el dinero no da la felicidad... 
Y... ¿Crees que el aspecto influye para encontrar trabajo?
Sí, sería de tontos pensar que no. Con el aspecto también se comunica, incluso cuando lo que quieres transmitir es precisamente que el hábito no hace al monje y que puedes dirigir una empresa en camiseta. No creo que Mark Zuckerberg vaya con sudadera porque no tenga americanas en su casa.

¿Cómo crees q hay q vestir para un trabajo por ejemplo de comercial?
Cuando trabajas de cara al cliente es éste quien pone las normas por lo general, a no ser que quieras expresar algo muy concreto con tu vestimenta. Ir a vender una revista teen con un traje gris es contraproducente y de muy mal gusto.

¿Cómo definirías tu estilo?
Me gusta la ropa casual, sin logos ni cosas que llamen la atención y, sobre todo, que sea cómoda. Casi todo mi armario se reduce a 4 o 5 marcas: GAP, Levi’s, Uniqlo, H&M y Zara. Zapatillas de Adidas y calcetines de Sockaholic.com para los pies. Y si me da por llevar reloj, prefiero un Swatch.

¿Tienes pareja?
Ahora mismo no, pero siempre estoy dispuesto a tomar un café con alguien que merezca la pena.

¿Tu cita ideal?
La que termina con el desayuno.

Jo, qué bonito... Lo que mola un desayuno. ¿Crees q se puede compaginar el ser un ejecutivo de renombre con amigos, tener pareja, aficiones...?
Ni idea, porque no soy un ejecutivo de renombre, jajajaja. Pero supongo que se puede compaginar todo, al final cuando quieres sacas tiempo de debajo de las piedras. Para una pareja, para tus amigos, para irte de juerga... lo que sea. Yo estoy a ver si me apunto a la autoescuela de una vez.

Venga, te voy a hacer una pregunta facilita: ¿Cómo solucionarías la crisis financiera española?
Uff... Creo que invertiría en I+D para cambiar el modelo productivo. ¿Por qué España no puede ser líder en investigación o tecnología? ¿Qué opinas al respecto? Si seguimos pensando que algún día vamos a volver a vender apartamentos en Benidorm por medio millón de euros, vamos de culo, pero todo apunta que éste es el plan infalible del gobierno actual.

Díme qué consejos le darías a alguien que se enfrenta al actual (desolador) panorama laboral...
Querido amiguito o amiguita, es el momento de hacer ese Erasmus que nunca hiciste. Cógete un vuelo low-cost, haz la maleta y a probar suerte fuera. En el peor de los casos, aprenderás un idioma (que falta nos hace) y en el mejor, no tendrás que volver a España hasta dentro de un lustro o dos.

 Si de mí dependiera, desde luego que este muchacho podría ser un excepcional presidente de gobierno. El problema es que estamos en España.

Lo dice Diana Aller

martes, 10 de julio de 2012

DE NUEVO ELLA

El enorme Serge Nicolás compartió esta foto conmigo:

No entendía nada ¿Quién era esta Gioconda del siglo XXI?
Algo en su rostro me resultaba familiar: la curva inmóvil del párpado, la boca abesugada, la mirada de desdén, el óvalo cruelmente afilado de un rostro inexpresivo... No me recordaba a alguien en concreto... Pero sí a todas esas mujeres por las que siento lastimilla, que tan mala prensa otorgan a nuestro género: ese elenco de insípidas vestales capitaneado por Letizia Ortiz que deberían ser un ejemplo para todas las féminas: Comedidas, educadas, con estilo caduco de planta joven del Corte Inglés en el vestir, melena cenicienta, anormalmente delgadas y con unos pechos extrañamente abultados.
Esta es de ésas y a todas me recuerda un poco. Y no sólo están igualadas por el zafio bisturí que les cobra dinerales por clonarlas. Hay algo en la (falta de) profundidad de su mirada; un poso triste, de un tren que perdieron; una decisión que les abocó a la eterna disconformidad en la que viven. Están solísimas, y muy tristes...
Y sumida en esta sórdida pena de solidaridad me hallo, cuando caigo en la cuenta... ¡Es Gema Ruiz!

Otra vez Gema Ruiz: Ya mis pupilas se cruzaron con las de ella y sentí esta maternal tristeza (aquí).
Y pienso que ha dejado escapar cientos de trenes desde entonces... Hace apenas unas horas se ha casado con el abogado de Bankia, en un bodorrio por todo lo alto, donde ha vestido el blanco virginal que siempre soñó. Tal vez con los pómulos, nariz y el óvalo facial, también se ha reconstruido un hímen, buscando una juventud que nunca tuvo, la inocencia que en realidad no ha llegado a perder.

¡Ay Gema! Quién te ha visto y quién te ve. De mal en peor en tu trayectoria vital ¿Quién eres, pequeña vieja extraviada? De fea acomplejada a impersonal máscara de seguridad ¿A dónde vas, joven hambrienta?.
Hay tantas mujeres que me iluminan, me guían y me empoderan... Y se empeñan en ponerme delante otras que me dan pesadumbre y melancolía, y por las que nada puedo hacer.
Gracias, muchachitas lectoras por ser de las primeras y no de las segundas.
Lo dice Diana Aller

sábado, 7 de julio de 2012

LA VIDA ES ASI, NO LA HE INVENTADO YO (EL JARDÍN PROHIBIDO)

Creo que últimamente ando muy condescendiente y benévola; y la corrección política no va conmigo, qué quieren que les diga... Así que, en un ejercicio de sinceridad (y de granjearme enemigos gratuitamente, todo sea dicho) he tomado la decisión de abordar un tema harto difícil: los artistas y la actual situación financiera en España.
Acaso pareciera un tema baladí, para los problemas que de facto se ciernen sobre nuestro país, pero les aseguro que no lo es; sobre todo por el montante económico que deja de moverse gracias a -o por culpa de - los autodenominados artistas.
Comenzaré por la sub júdice distertación (porque no gusta escuchar esto a los facilones oídos de nuestra chavalería toda) de la intelectualidad y la izquierda política. Sí amigos: hemos creado un pernicioso sistema mental que no admite la existencia de la derecha con conciencia social, con intereses culturales o con mera conciencia propia. Si se es intelectual, se ha de ser poco menos que de la politburó.

La pobre Lourditas, Russian Red vio como sus palabras eran tergiversadas, al contestar que caso de tener que votar a alguien, sería al PP. Aquello le valió la crucifixión ética de sus congéneres los artistas. Por supuesto que he dicho que está pasada de moda a la hora de vestir, que su música no me atrae especialmente... pero el arrojo y la honestidad de esta muchacha a la hora de exponer sus ideas, me merece todo el respeto del mundo.
Dicho esto, espero que no lo entiendan como una filiación personal hacia la diestra o la siniestra (y mucho menos hacia el tosco bipartidismo español); pero sí como un marco referencial del tema que nos ocupa.
Veamos: En los últimos tiempos, las redes sociales se han llenado de mensajes como estos:


Los artistas, encumbrados por una suerte de victimismo social, se quejan de su status... que sorprendentemente han elegido ellos.
La perversión del concepto de arte, es su propia esencia también: Poussin (pronúnciese "Pusan" y no se confundan con Pussy, que es otra cosa un poco diferente), basándose en ideas bien escolásticas y bien platónicas defendía que la belleza es inmaterial, aunque se revela en la materia, cuando se da en ella el orden, la forma y la medida. Es decir, que aunque exista un patrón academicista, precisamente al obviarlo, podemos hablar de una creación netamente artística: Se trata, al fin, de una pulsión que descansa sobre unos preceptos visuales, auditivos etc. de armonía.

                               Esto, que es una obra de arte, es más Pussy que Poussin
Personalmente, veo, oigo y siento, muy pocas obras en este peculiar estado de gracia; pero yo no soy quien para evaluarlo; es el autoerigido como artista el que así lo ha de decir. Y aquí entra mi asombro, señores lectores ¿Porqué se identifican como artistas músicos de medio pelo, artesanos de la palabra o mediocres ilustradores? ¿Porqué en España hay un porcentaje mayor de escritores, pintores, diseñadores, dj´s... que, por ejemplo, en la próspera Finlandia?
Por supuesto que creo que la tradición y la cultura nos impregna en este país en un modo brutal, fantástico, social... pero ¿acaso como para que la proporción sea cuantitativamente tan desmesurada?
Desde la revolución industrial, hemos asistido (bueno, ninguno de los pobladores del mundo actuales estábamos allí) a un desposeimiento de comunión con la naturaleza y el entorno. Surgió lo que llamamos la economía de mercado, que, hasta nuestros días, ha ido imposibilitando abstraernos del sistema financiero. Hemos creado (reitero, no nosotros en concreto) una forma de vida dependiente de una devoradora cadena de servicios, en la que sólo la exclusión, permitiría el autoabastecimiento... Estamos censados, organizados, tenemos un número de seguridad social, unas leyes, ejércitos, oposiciones, intermediarios, seguros del hogar, enseñanza pública y privada, libros de texto, guardias de tráfico y... bancos. Los bancos (junto con las farmacéuticas, pero de eso, si les parece, ya hablamos otro día) rigen el mercado, regulan el sistema y devoran hambrientos todo, incluso a sí mismos.
Vivimos aquí, en este mundo: están leyendo ustedes un artículo en internet, algo en apariencia inmaterial, y con ínfimo valor. ¿No llevo 40 minutos de mi tiempo sentada frente a mi portatil? Por mucho esfuerzo que me suponga, por mucha pulsión artística que yo ponga articulando palabras y frases, por mucho tiempo (y quebraderos de cabeza) que me consuma... me parecería una flagrante falta de humildad proclamarme artista por ello.
Yo, como la mayoría de los que piden financiación para sus proyectos, como casi todos los músicos de medio pelo, artesanos de la palabra o mediocres ilustradores, no soy capaz de mantenerme con mi "arte". Si algún día, la gente paga por está afición que ocupa buena parte de mi tiempo, tanto como para mantenerme, pensaré que puedo estar haciendo arte. Pero mientras tanto, pondré mi cuerpo y mi mente al servicio de este sistema, -absurdo y enrevesado, si- para generar y gastar dinero, para someterme al engranaje al que les aseguro, muchas veces me gustaría no pertenecer. Pero eso no me convierte en artista.
No desmerezco el talento ajeno, no crean... Simplemente, creo que si existe, acabará imponiéndose en este descerebrado sistema mercantil. ¿O no hay grupos, cineastas e incluso videoartistas capaces de vivir de ello?
Nuestra época ha virado del bienestar social a la estrechez, y a la polarización de clases económicas, y hemos pasado de la subvención al Crowdfunding. La cronista Carolina Velasco, apuntaba recientemente la desfachatez en muchos de estos proyectos (aquí) ... aunque tanto ella como yo, pensamos que alguna cosa puntual se salva, y por ella debemos seguir teniendo esperanza, y luchando. Eso sí, pido dos cosas:
-Aquellos que se consideran artistas, hagan el favor de dar clases, montar empresas y trabajar a las órdenes de un jefe y un sistema horroroso. En sus ratos de asueto, pueden hacer y perfeccionar sus creaciones sin tener que mendigar financiación para su talento.
-Aquellos que se consideran artistas, no me pidan dinero para ayudarles con campañas de co-financiación. No tengo ni para mantener mi nucleo familiar (4 personas, un perro y ningún sueldo). Si el Estado, ya no se lo da, pídanselo a Tita Cervera, que puede ser una gran mecenas. Yo todo lo que puedo hacer, es hablar aquí de su proyecto si me gusta.
Espero que lo entiendan, no están las cosas como para exigir vivir del arte por el simple hecho de autoproclamarse artista. Y ahora, observen al detalle esta maravilla de "Pastores de la Arcadia", tal vez les haga reflexionar:

Lo dice Diana Aller

domingo, 1 de julio de 2012

POPY BLASCO, EL NIÑO ENCERRADO EN UNA PELÍCULA

Existe un mal patológico que define a los que se ven incapaces de crecer y asumir la madurez... Se trata del Síndrome de Peter Pan. Añoran la infancia -a veces trágicamente breve- y se aferran a ella con desespero.
Esta denominación tan literaria, obedecería mejor a la hora de definir a Popy Blasco. Sin padecer él ningún síndrome, y sin ser él nada de eso, es un niño al que se le iluminan los ojos achinaditos con historias imposibles, con héroes de cine, con series de tv.
Le conocí fugazmente hace muchos años; él era un joven misterioso, un personaje irreal, de esos que no duerme y no sueña (su sueño es la vida misma); de esos que no monta muebles de IKEA, ni tiene ganas de hacer pis en mitad de una reunión; de esos que comparte piso con un minotauro y un unicornio...
Todo el mundo hablaba de él; todos le conocían... Es experto en cine, en sociología del consumo y en tendencias culturales. Y siempre ha estado presente en Madrid, en mi mundo, en mis intereses. Hace poco me envió unas preguntas para entrevistarme en su blog. Al leerlas, me di cuenta de que me encantaría saber sus respuestas a esas y parecidas preguntas. Así que, se lo propuse, y él aceptó la entrevista cruzada. Ahí tienen la suya:


En los 90 eras un adolescente que hacía vida muy independiente, un personaje que parecía fabricado a sí mismo. ¿Te pasaste la niñez maquinando tu vida adulta? ¿De dónde saliste?

Llevaba una vida independiente porque me había quedado huérfano, no por otra cosa. Era un niño en un mundo sin padres. Como Pippi Langstrump.

De ti se decía que te habías quedado huérfano muy joven; e incluso que habías matado a tus propios padres ¿De dónde salían todos estos bulos? (Porque eran bulos, ¿no?)

Mi madre murió cuando yo tenía 11 años y mi padre 6 años después. Vivíamos en Las Rozas. Cuando falleció mi padre, vine a vivir a Tirso de Molina. Un nuevo capítulo de mi vida comenzaba... Mis haters se han inventado muchas cosas acerca de mi persona, cosas que de ser ciertas me convertirían, sin duda, en el personaje más interesante de novela policíaco-romántica que uno pueda imaginar. Y, por supuesto, también se han dicho muchas barbaridades mías que también son ciertas...

¿Cómo se llamaba el after al que íbamos siempre después del Maravillas?

No me acuerdo, pero estaba por Minas, por Pez, ¿verdad? Era el after de los poperos. En el Goa ponían house y en este ponían a Suede, a los T-Rex... Los poperos ya iban cocidísimos. Era genial. Y todos nos conocíamos los unos a los otros y sin redes sociales de por medio... ¿Cómo hacíamos?

Jo... Qué recuerdos... ¿Cuál era tu película favorita cuando tenías 14 años?

Con 14 años mi película favorita era "Corazón salvaje", la vi por ser muy fan de "Twin peaks" y me cambió la vida.
¿A qué se dedicaban tus padres? ¿De qué vives ahora?

Mi padre era aparejador en el Consejo Superior de Deportes y mi madre no hacía nada. Tampoco se puede decir que fuese ama de casa, porque teníamos chacha.
Yo vivo de escribir mis artículos y analizando tendencias sociales y de consumo para diferentes marcas. Y dando clases.

¿Qué libro has leído dos veces?

"Las horas" de Michael Cunningham. Y tres.

¿Eres difícil en el trato?

Me considero de trato fácil.  

¿Polémico? ¿Has tenido problemas en tus periplos cultural-laborales con compañeros? Cuéntame alguna movida… 

Lo que no hago es darle la razón a quién creo que no la tiene, ni reírle las gracias a nadie. Eso a veces sienta mal, pero ¿qué le voy a hacer? La lealtad no consiste en que te digan lo que quieres oír, la lealtad es otra cosa... Huyo de la gente que me exige ese tipo de lealtad mal entendida. Luego, también uno, a lo largo del camino, va encontrándose con gente tóxica de la que hay que desprenderse cual lastres cuando vas en globo aerostático, pero vaya, pecata minuta.  

¿Qué pasó con Cineshock? No me quedó muy claro.

Cineshock fue un regalo para Madrid. Durante casi un año resucitamos los Cines Luna con enormes joyas de la serie B que nunca antes se habían visto en pantalla grande; "La noche del cometa", "Motín en el reformatorio de mujeres", "Brain Damage", "The Burning"... Y lo mejor de todo fue que, a raíz de la propuesta, surgieron muchos más eventos de cine por el estilo, que es de lo que se trataba, de crear una escena cinematográfica.
Pues lo que ocurrió fue que de un día para otro, los chicos de Triball nos dijeron que el dueño de los cine Luna lo había vendido para hacer una sala de conciertos-teatro de musicales y que al lunes siguiente lo derribaban por dentro. Sabía que acabaría ocurriendo tarde o temprano... Busqué otras salas, pero el concepto de Cineshock como tal únicamente tiene sentido en un cine semi-abandonado. Existen más salas abandonadas, pero es complicado llegar a un acuerdo con dueños que solo quieren verlo convertido en H&M, aunque... nunca se sabe...

¿Qué supone ser una celebridad de internet? Porque tú lo eres, y de primer orden...

Llegar a casa y ver un mensaje diciéndote "te acabo de ver por la calle Preciados, ibas con una amiga, no te he dicho nada porque me daba vergüenza". Me hace mucha ilusión cuando me reconocen, qué tontería, ¿verdad? Uno siente cierto poder cuando tiene seguidores, uno se siente como una especie de oráculo... pero nunca hay que olvidar que un blog solo es una personita opinando. Una opinión como otra cualquiera.

¿Alguna vez te has enrollado con una chica?

Uy, pues sí.

¿Quieres que se haga EuroVegas en Madrid? ¿por qué?

Me muero de ganas. Madrid moverá mucho dinero negro en drogas y en prostitución y creo que eso le va a venir muy bien a la ciudad.

¿Cuál es tu canción favorita? Y no me digas que varias, porque hay una
que es la más.

"All you get from love is a love song", de los Carpenters. Ay, Karen Carpenter...

 

¿Qué prefieres: el programa de radio o las clases del IED? ¿Por qué?
El programa de radio es más divertido, pero me da menos dinero que las clases del IED, con las que, por otro lado, también me divierto mucho (y aprendo mucho más de mi alumnos que ellos de mi, eso desde luego). Radioshock es radio pirata, una hora de charla entre amigos, para acompañar a nuestros oyentes en momentos de tránsito... Me gusta que nos imaginen con la luz bajita... La magia de la radio que internet y los podcasts han resucitado.

El apuro más grande que hayas pasado en tu programa de radio y el momento más divertido.

Han pasado ya tantas cosas... Al final ha venido gente maravillosa; Nacho Vigalondo, Regina Do Santos, Fernándo González Molina, Luis Venegas, Candela Peña, Eduardo Casanova, Juan Gatti, Topacio Fresh, Guille Mostaza, Eloy Azorín, Josie, tú misma... Pasé apuro cuando canté en directo, en un programa que fue muy TelePasión, y me río mucho con las ocurrencias y salidas de tono de Yolanda Sola.  Uno nunca sabe lo que va a pasar.

No eres un hombre que haya sufrido mucho por amor, ¿o es pura fachada?

Sí, si he sufrido por amor, en la época en la que me conociste, por ejemplo, sufría por amor... pero lo justo. En general no soy muy de sufrir, no. Soy más disfrutón que otra cosa.

¿Eres un hombre libertino? (Te pega tanto, este adjetivo...)

Sí, lo soy. Y chapado a la antigua en cierto modo también. El ser humano es el único animal que se contradice...

¿Por qué vives en Madrid?

Madrid es la ciudad más acogedora que hay. Tiene lo mejor del primer mundo y lo mejor del tercer mundo y ninguno de sus inconvenientes. Me gusta vivir en el segundo mundo. Por otro lado, yo soy gato-gato. Madrileño, de padres y algunos abuelos.
De Madrid al cielo... y un agujerito para verlo.


¿Crees en los fantasmas?

Me gustaría. Trato de creer en los fantasmas con todas mis fuerzas. En los fantasmas de los muertos, que aparecen transparentosos. Me encantaría encontrarme con uno, que me pidiese algo; que hiciese algo por él, que encontrase sus restos para darles sepultura, que metiese a su asesino en la cárcel...
Luego hay otros fantasmas, que son los fantasmas de la gente. Esos no cabe duda de que existen...


¿Con qué personaje histórico te hubiese gustado tener un idilio?

Con Marco Antonio, con Tutankamon...

Pareces muy valiente. pero...¿de qué tienes miedo?

Solo me da miedo el dolor físico. Que me duela algo.

Te chifla el cine, se nota que lo disfrutas y lo entiendes como un arte de primer orden… ¿Qué personaje cinematográfico te gustaría ser? ¿Y qué película escribir/dirigir? 

Mi madre me enseñó a amar el cine. Ella alquilaba cada día una película en el videoclub Azata y por la noche la veíamos, menos el día del "Un, dos, tres". Ella me puso, a muy temprana edad, películas como "Corazonada", "Viernes 13", "El beso de la mujer araña"...
Me hubiese gustado escribir y dirigir "Cléo de 5 a 7", que posiblemente sea la película más maravillosa que se haya rodado jamás.
Y me encantaría ser uno de "Los timadores" de Stephen Frears.

¿Cómo es para ti un chico guapo?

Un chico guapo es un chico cálido como una chimenea. Un chico que físicamente sea como una cabaña en mitad del bosque.

¿Estás escribiendo algo que no estés enseñando...?

Algo, pero deforme, sin forma... Quizá algún día se convierta en algo.
¿Cuál es la mayor alegría que te ha dado el blog?

Bueno, el blog, además del cariño de muchos lectores, que son combustible para seguir, me ha dado trabajos de encargo muy bien pagados, así que, desde aquí, le doy las gracias a mi blog.

¿Y el mayor disgusto?

Al principio, cuando creía que mi blog solo lo leía yo y cuatro allegados míos, varios conocidos se mosquearon mucho conmigo por contar lo que ellos consideraban indiscreciones.
La gente tiene mucho sentido del humor para todo, menos para sí mismos. Eso sí que se lo toman en serio; a ellos mismos. De todos modos, con el paso de los años, me he dado cuenta de que mucha gente, loe que peor lleva es que no se hable de ellos. Es curioso.


La crítica está mal vista, pero todo el mundo quiere ser líder de opinión...

Parece ser que cuando criticas algo es que eres un rabioso que no tiene nada mejor que hacer con su vida, pero la crítica y el ejercicio de la crítica es algo necesario en este mundo en el que cada dos minutos sale algo nuevo. Mucha gente necesita el filtro del crítico para arrojar luz a tanta sobresaturación de estímulos. Internet ha abierto la veda para que cualquiera pueda ser crítico, lo cual es estupendo. Luego los hay que critican pero no toleran que se critique lo que ellos hacen, que es lo que te comentaba antes.
¿Te gustaría tener hijos? ¿Por qué?

Me encantaría tener hijos para trasmitirles la idea del mundo que mis padres me trasmitieron a mi.

Jo, Poppy, qué majo eres, y qué sicero... 

Lo dice Diana Aller