miércoles, 12 de diciembre de 2012

SINCERIDAD

En un acto de contrición sin precedentes en mi-en apariencia abultado- ego, y sobre todo, en vista de que una era, un nuevo mundo o una forma diferente de entender la vida va a surgir; me he decidido a abrirles un poco mi corazoncito.
Nunca le dije a nadie que tenía un blog, ni siquiera al marido que tenía cuando comencé a escribirlo. Escribía sin pensar que hubiera nadie detrás. Que no había ojos que pasaran por estas líneas. Era la continuación natural de mis diarios juveniles, donde abordaba temas variados, dibujos, y pinceladas de mi vida. Era casi libre. Casi, porque sabía que estaba expuesto a cualquiera. Desde entonces he recibido amenazas, una considerable colección de insultos, algún trabajo, amigos que se han hecho admiradores y admiradores que se han convertido en amigos. Me han denunciado y suprimido entradas poco correctas políticamente; y yo misma he tenido que poner en conocimiento de una unidad de delitos telemáticos (internacional) de la policía, ciertos problemas que ha tenido mi blog como epicentro.
A pesar de tantas alegrías y penas; y de mi perfectamente disimulada timidez, siempre he sospechado que escribo un blog, por desajustes con mi autoestima. (Esto es la definición misma de "bloguerx", para qué nos vamos a engañar).
Así que, como he hecho en alguna ocasión (aquí me sinceré bastante) voy a escribir, como suelo hacer, sin pensar que hay alguien detrás. Aunque luego, como me pasa siempre cuando caigo en la cuenta de que sí que pasean pupilas por aquí, me arrepentiré. Seguro que ustedes son también de los que le encuentran gustito a tropezar una y otra vez con la misma piedra. 
Ahí voy, pues:





-Disfruto como una loca barriendo. Tengo tan interiorizado el rechazo del feminismo más academicista hacia las tareas del hogar, que me siento una forajida intelectual, una rebelde, la Ché Guevara de la limpieza. Y barro que da gloria verme: rincones, parquét, bajo las camas, pelusas, motas de polvo invisibles... lo doy todo con la escoba.

-Me gusta limpiarme las orejas con bastoncillos de algodón y he llegado a hacerlo hasta 10 veces en un día. Sé que no es sano, pero lo disfruto mucho. En general, cualquier cosa que sale del cuerpo, me provoca muchísimo placer.

-Me duelen las críticas cuando son infundadas, pero cuando son verdad (que soy una inculta, que siento envidia de las guapas o que no soy periodista) me sonrío y me siento un poco halagada. En mi blog de Divinity me ocurre mucho (¡y eso que no ejerzo la total libertad que me gustaría en cuanto al tratamiento de los temas!).

-Me encanta Elton John. (No él, sus canciones).

-A los 13 años quería dejar de vivir. No me veía capacitada para hacer carrera en este mundo. Una nariz rota (en el parto, al nacer) con caballete, era la culpable. No me dejaba fotografiar, vivía pendiente de mi inmenso complejo, daba por hecho que yo no valía nada y un martes por la noche entré llorando en el dormitorio de mis padres. No recuerdo cómo expuse la situación, pero se asustaron lo suficiente como para llevarme a un médico. El doctor me pidió que le hiciera una redacción exponiéndole por qué deseaba tener otra nariz. Como lo único que se me ha dado excepcionalmente bien es escribir, pensé "prepárese amigo doctor". Al día siguiente me hicieron las pruebas preparatorias. El cirujano me advirtió "No te voy a operar de aquí" (señalándose su propia nariz), "sino de aquí" (apuntando a su cerebro de adulto). En efecto, así fue. Tomé el camino fácil, me ahorré mucho sufrimiento y desde entonces me encanta mi nariz, y sobre todo, me encanto yo. Aunque, mirándolo de otro modo, el camino fácil hubiera sido suicidarme. 

-No me queda claro cómo es el tema fecundación/relaciones sexuales en las aves. Nunca me lo han explicado bien, ni me he atrevido a preguntar No distingo si la rotación o la traslación corresponden a un día o a un año. Me resulta imposible situar la República Checa o Teherán en un mapa. No comprendo por qué una mosca no muere estampada en una luna dentro de un coche en movimiento. Tampoco sé si los mamuts, el Frigodedo, Florinda Chico, los bics naranja... existen todavía. Vivo, en definitiva, en un caos intelectual, sin base sólida alguna.

-Tengo catalogados los mocos según su tipología. Mis favoritos son los que parecen resecos a la entrada, pero al tirar de ellos, se nota cómo arraigan con una masa viscosa bien grande, cuya salida permite entrar el aire con una violencia y una sensación de pico-goce-frescor, sólo semejante a esnifar vicks vaporub.

-Tengo cara de delgada y chocho de gorda, pero en realidad no soy ni lo uno ni lo otro.

-Tal vez por análogo desafío al feminismo del barrer, me complace cierto grado de humillación (mínimo en cualquier caso) en la intimidad. Tengo la teoría de que cada individuo de la misma forma que es caluroso/friolero o madrugador/trasnochador; tiene en su intrínseca naturaleza un arraigo de amo o de esclavo. Yo soy friolera, madrugadora y esclava.

Me he sincerado como pocas veces hago, espero que lo valoren, y en sus comentarios hagan lo propio. Quiero conocerlos.

Lo dice Diana Aller

27 comentarios :

Arthur dijo...

Pues a mí su cara en general, y su nariz en particular, me chiflan!

Víctor dijo...

Mi confesión es que cuando empecé a leer este blog estaba convencido de que sería una mierda pero en realidad me encanta.

oligoqueto dijo...

Ahora entiendo esa nariz... Es digna de algunas grandes frases de Asterix y Cleopatra. Jamás hubiera dicho que era operada, pero oye, si quedas tan bien, sobre todo de cabeza, bienvenida sea la operación.

Sí que es un post sincero, sí. Conocer a una persona a través de un blog suele ser muy engañoso. A ti creo que es complicado cogerte, y te he tratado demasiado poco en la realidad para conocerte lo más mínimo, pero este tipo de cosas ayudan a hacerse una idea...

Enhorabuena, te ha quedado muy bonico.

Saludos.

Unknown dijo...

Me gusta ponerme el pantalón del pijama por dentro de los calcetines. No sabría decirte (nada) bien las provincias de España. No me gusta madrugar, soy caluroso y me gusta ser amo, aunque parezca esclavo.

Unknown dijo...

Me gusta ponerme el pantalón del pijama por dentro de los calcetines. No sabría decirte (nada) bien las provincias de España. No me gusta madrugar, soy caluroso y me gusta ser amo, aunque parezca esclavo.

diariosdemamarracha dijo...

Aplaudiendo su entrada en general y su teoría sobre la relación entre la sumisión, la temperatura y la hora del día en el que uno es activo en particular, me siento en deuda con Usted y le confieso que a mí encanta hacer lentejas como una loca.
Las hago con mucho gusto, deleitándome a fuego lento y catándolas sin cesar hasta encontrar el punto exacto de sal y de cocción en el que quedan un poco al dente pero listas para ser engullidas. Ahora mismo me estoy zampando unas con salchichitas, mientras le contesto. Cuando no me puedo aguantar y las hago varias veces por semana, solo por el sumoo placer de hacerlas, las congelo en pequeños tuppers que me recuerdan lo loca que estoy.
Usted la escoba, yo el fogón.

arologia dijo...

Cuando llegué a la parte de los mocos pensé que nada empeoraría hasta que llegué a esto:

"Tengo cara de delgada y chocho de gorda, pero en realidad no soy ni lo uno ni lo otro"

Has sido valiente. Yo no me atrevo a sincerarme tanto.

Sílvia dijo...

Querida Diana, yo también soy friolera, madrugadora y sumisa. Me encantan las plantas, hasta el punto en que hablo con ellas (pero no me responden. Adoro las películas de animadoras pijas y en especial "Clueless". Me borré del Feisbuc por que me ponía triste. Y creo que las feministas de los 70m hicieron un mal negocio.

Javier Divisa dijo...

Mola tu blog, tu nariz, tu ego, y mola muchisimo meterse bastoncillos en las orejas y verlo con mucha cera, es increíble, igual que los mocos, secos y lanzados desde la cama al suelo y que suenen. Bs

sylviacabanas dijo...

Totalmente de acuerdo en el tema mocos!

sylviacabanas dijo...

Totalmente de acuerdo con el tema mocos!

Diva Calva dijo...

Viva la sinceridad. Yo siempre quise tener el felpudo de la Cantudo, pero los genes me dejaron un matojo poco poblado, que ya sé que es lo que se lleva ahora, pero para mi no hay nada como el pseudo porno de los 80. Urge un post con esto de la estética del chichi pero ya.

Un abrazo sincero Aller.

C. Maltesse dijo...

No te lo imaginaba así...en general tiendo a mitificar… Pero la realidad es también maravillosa, e hipnótica. Convendría deslizarse hacia allí; y disputar; y vampirizar; y celebrar el talento; y al tiempo, dejar que el libro bajo la almohada caiga al suelo.

Encantadora historia la de tu nariz.

Javi dijo...

-Siempre he pensado que todos tenemos una habilidad que nos hace destacar sobre los demás; la cuestión es encontrarla y poder vivir de ella después.

-Me gusta hacerme cosquillas en los dedos, justo bajo las uñas, pasando pliegues de tela o finos dobladillos de la ropa. Además odio cortarme las uñas porque el contacto del metal de las tijeras con ellas me produce una extraña dentera.

-Tengo TOC el cual se acentúa cuando sufro ansiedad. La cantidad de tics y rituales que he realizado en mi vida no podría enumerarlos y van y vienen sin que pueda controlarlos. Cuando un tic me resulta ya imposible de tolerar lo "anulo" realizando su tic contrario con lo cual acabo como al principio. Curiosamente estos tics no me han acomplejado ni incapacitado socialmente jamás.

-Cuando me distraigo leyendo le doy la vuelta al libro y lo leo al revés un rato hasta que vuelvo a centrarme.

-De pequeño fui a clases especiales. Es decir; fui a clases de refuerzo para alumnos tontos.

-Mis conocimientos de geografía son tan escasos que de pequeño me daba verguenza jugar al Trivial por si no sabía las preguntas azules. Toda mi vida he pensado que debería aprender al menos situar los países y sus capitales en un mapa pero la geografía me resulta increíblemente aburrida. Por el contrario soy capaz de hacer cálculos matemáticos con relativa rapidez.

-En el trabajo soy alguien muy metódico y ordenado hasta la náusea. Por contrario mi casa es un desastre tanto de orden como de estética.

-No acepto la fantasía en vida pero no concibo la vida sin fantasía, es decir; no creo por ejemplo en los fantasmas pero me encantan las historias de fantasmas.

-No me gusta hacer apología de las drogas y no entiendo a la gente que las usa para espolear su vena artística y aun así reconozco que cuanto escribía los mejores relatos los hice bajo los efectos de alguna de ellas. Aunque eso no signifique que fueran buenos relatos por haberlas consumido.

-De pequeño creía que eran tres, y no dos, los testículos que teníamos que tener. Solo recuerdo contármelos una vez y que, en un alarde de autoengaño o sugestión, eran tres los que me encontraba.

-Y para finalizar decir que hay un moco que me produce especial placer. Es el que no llegas con el dedo pero sabes que está ahí, moviéndose cuando respiras y que sólo sale al sonarse. Por supuesto cuando esto ocurre hay que mirar el pañuelo para comprobar cómo era y que ahí está; vencido y sometido.

Saludos!

Javi dijo...

-Siempre he pensado que todos tenemos una habilidad que nos hace destacar sobre los demás; la cuestión es encontrarla y poder vivir de ella después.

-Me gusta hacerme cosquillas en los dedos, justo bajo las uñas, pasando pliegues de tela o finos dobladillos de la ropa. Además odio cortarme las uñas porque el contacto del metal de las tijeras con ellas me produce una extraña dentera.

-Tengo TOC el cual se acentúa cuando sufro ansiedad. La cantidad de tics y rituales que he realizado en mi vida no podría enumerarlos y van y vienen sin que pueda controlarlos. Cuando un tic me resulta ya imposible de tolerar lo "anulo" realizando su tic contrario con lo cual acabo como al principio. Curiosamente estos tics no me han acomplejado ni incapacitado socialmente jamás.

-Cuando me distraigo leyendo le doy la vuelta al libro y lo leo al revés un rato hasta que vuelvo a centrarme.

-De pequeño fui a clases especiales. Es decir; fui a clases de refuerzo para alumnos tontos.

-Mis conocimientos de geografía son tan escasos que de pequeño me daba verguenza jugar al Trivial por si no sabía las preguntas azules. Toda mi vida he pensado que debería aprender al menos situar los países y sus capitales en un mapa pero la geografía me resulta increíblemente aburrida. Por el contrario soy capaz de hacer cálculos matemáticos con relativa rapidez.

-En el trabajo soy alguien muy metódico y ordenado hasta la náusea. Por contrario mi casa es un desastre tanto de orden como de estética.

-No acepto la fantasía en vida pero no concibo la vida sin fantasía, es decir; no creo por ejemplo en los fantasmas pero me encantan las historias de fantasmas.

-No me gusta hacer apología de las drogas y no entiendo a la gente que las usa para espolear su vena artística y aun así reconozco que cuanto escribía los mejores relatos los hice bajo los efectos de alguna de ellas. Aunque eso no signifique que fueran buenos relatos por haberlas consumido.

-De pequeño creía que eran tres, y no dos, los testículos que teníamos que tener. Solo recuerdo contármelos una vez y que, en un alarde de autoengaño o sugestión, eran tres los que me encontraba.

-Y para finalizar decir que hay un moco que me produce especial placer. Es el que no llegas con el dedo pero sabes que está ahí, moviéndose cuando respiras y que sólo sale al sonarse. Por supuesto cuando esto ocurre hay que mirar el pañuelo para comprobar cómo era y que ahí está; vencido y sometido.

Saludos!

Bogart dijo...

Buenas: me fusta el frío, detesto sudar. Me dan asco los mocos sobre todo si son ajenos. Creo que es poco feminista decir que me gustan las mujeres con estética pin-up pero no tengo ni idea de feminismo... me gusta mandar y que me manden, un poco de cada y para finalizar decir que me gustan las entradas en las que haces listas.
Un saludo.

la brotes dijo...

querida es ud estupenda, no haga ni puto caso a los retrasados q no tienen hobbies.
yo tb tengo un blog y tb creo q es por desequilibrio y esas cosas. tb escribía en otro blog como si no pasara nada, sólo escribía para mi y en el de ahora me sincero pero se q alguien lee y me arrepiento. a mi tb me gusta usar bastoncillo, cuando llega al tope y tocas tímpano. vivo en un bucle hormonal y para ser exactos en este momento tengo una resaca brutal y sólo quiero vomitar. no cierre esto sra. aller.
atentamente, la brotes

La Oca Y La Parrilla dijo...

Bueno, lo cierto es que miro tu blog solo de tanto en tanto, aunque está en "mis favoritos". La primera confesión es que llegó a esta sección concreta desde el primer dia que vi la foto de tu perfil. Pero sigue allí por otras razones, tranquila.
- Me hipnotizan las aureolas tipo "galletas campurrianas" (espero que se me entienda), cuando me topo con esa maravillosa disposición alrededor de un pezón pierdo la cabeza y con mucho cuidado me doy un festín de aupa.
-Totalmente de acuerdo con lo del moco, al igual que los surfistas buscan la "ola perfecta", el menda se afana por conseguir arrastrar la mayor parte posible de materia blanda enganchada al inicio duro y reseco de este tipo de objeto nasal. Mi record es un moco de tamaño considerable, no sabria decir de cuantos centimetros, como un meñique o así.
- Durante una temporada, mi profesora de piano y yo nos sometimos a una especie de tocamientos, y nunca dije nada (hasta ahora) porque me gustaba enormemente aquella actividad. Yo tendria 11, o así.
-Durante una epoca de mi vida, me podia pasar horas delante de un espejo hasta que conseguia colocarme cada pelo de la cabeza como me gustaba.
-He perdido la cuenta de la de veces que la pregunta de "Habeis visto tal peli?" contesto sitematicamente "si" aun cuando sea una total y completa mentira. En menor medida me pasa con los libros. No lo puedo evitar! También, aunque he viajado muchísimo, me suelo exceder en cuanto a lugares visitados.. creo que le ocurre lo mismo a los pescadores cuando hablan de lo que sacan del agua..
- No puedo evitar parar de adquirir guitarras cada cierto tiempo, comprando o cambiando. Cuando se establece una conexión con algun instrumento, se desata un proceso imparable hasta que lo consigo. Lo voy controlando, pero he llegado a tener 11 guitarras, tres violines, un piano, un Rohdes, etc.. Ahora solo tengo mi violín preferido, 5 electricas y un piano.
- A lo largo de mi vida me ha pasado algo muy curioso con las "hermanas". Creci rodeado de chicas, las casas de los vecinos estaban repletas. He tenido relaciones con hermanas de hasta 5 familias diferentes (dos del vecindario), pero ojo, sin comerlo ni beberlo, o sea para nada esoy obsesionado, sino que ha salido tal cual.

Suficiente por hoy!

La Oca Y La Parrilla dijo...

Bueno, lo cierto es que miro tu blog solo de tanto en tanto, aunque está en "mis favoritos". La primera confesión es que llegó a esta sección concreta desde el primer dia que vi la foto de tu perfil. Pero sigue allí por otras razones, tranquila.
- Me hipnotizan las aureolas tipo "galletas campurrianas" (espero que se me entienda), cuando me topo con esa maravillosa disposición alrededor de un pezón pierdo la cabeza y con mucho cuidado me doy un festín de aupa.
-Totalmente de acuerdo con lo del moco, al igual que los surfistas buscan la "ola perfecta", el menda se afana por conseguir arrastrar la mayor parte posible de materia blanda enganchada al inicio duro y reseco de este tipo de objeto nasal. Mi record es un moco de tamaño considerable, no sabria decir de cuantos centimetros, como un meñique o así.
- Durante una temporada, mi profesora de piano y yo nos sometimos a una especie de tocamientos, y nunca dije nada (hasta ahora) porque me gustaba enormemente aquella actividad. Yo tendria 11, o así.
-Durante una epoca de mi vida, me podia pasar horas delante de un espejo hasta que conseguia colocarme cada pelo de la cabeza como me gustaba.
-He perdido la cuenta de la de veces que la pregunta de "Habeis visto tal peli?" contesto sitematicamente "si" aun cuando sea una total y completa mentira. En menor medida me pasa con los libros. No lo puedo evitar! También, aunque he viajado muchísimo, me suelo exceder en cuanto a lugares visitados.. creo que le ocurre lo mismo a los pescadores cuando hablan de lo que sacan del agua..
- No puedo evitar parar de adquirir guitarras cada cierto tiempo, comprando o cambiando. Cuando se establece una conexión con algun instrumento, se desata un proceso imparable hasta que lo consigo. Lo voy controlando, pero he llegado a tener 11 guitarras, tres violines, un piano, un Rohdes, etc.. Ahora solo tengo mi violín preferido, 5 electricas y un piano.
- A lo largo de mi vida me ha pasado algo muy curioso con las "hermanas". Creci rodeado de chicas, las casas de los vecinos estaban repletas. He tenido relaciones con hermanas de hasta 5 familias diferentes (dos del vecindario), pero ojo, sin comerlo ni beberlo, o sea para nada esoy obsesionado, sino que ha salido tal cual.

Suficiente por hoy!

La Oca Y La Parrilla dijo...

De pronto, siento un enorme interés por usted, señorita. Estas cosas ocurren asi.
No tengo suficiente con lo que comenta por aquí.. le apetece satisfacerme?

No encuentro mejor manera para empezar (debido al bucle virtual)que una relación epistolar, jollyroger825@hotmail.com

Santiaguito dijo...

Dentro de la campaña de promoción de mi nuevo blog (dedicado a el análisis, estudio y posible erradicación de las más importantes lacras sociales de nuestro tiempo) me veo en la obligación de mandar un afectuoso saludo a una chica muy particular. Una chica que, pese a no a haber tenido ningún tipo de conversación conmigo desde hace más de 2 años, se salva limpia tras limpia de la quema en las actualizaciones de mi lista de contactos de facebook (pese a que ha estado nominada en más de una ocasión). Y es que Diana es de una egolatría que resulta hasta entrañable (y digna solo por eso de mantener). Leer este artículo me hace sabedor de que incluso es plenamente consciente (y reconocedora de ello). Un punto positivo más. Recibe un fuerte abrazo de mi parte.

elhombreconfuso dijo...

La sinceridad es un concepto tan devaluado por culpa (o por la gracia) de los integrantes de Mujeres, hombres y viceversa que encontrar un post así merece, desde ya mismo, un ovación.

Me pongo la peluca rubia, las gafas de sol y ahí va mi confesión sincera:

- No me fio nada de los hombres con pezones diminutos. No tengo ni razón ni motivo, pero pienso que me la van a jugar. Tampoco me fío de los hombres con el vello púbico totalmente afeitado, aunque ahí sí tengo razones.

- Soy muy ordenado y disfruto dejando todo bien limpio y en su sitio. Siento un placer considerable (no diré orgásmico) cuando la casa está perfectamente arreglada. Ahora, no soporto tener que cambiar la bolsa de basura. Me da una pereza tan infinita que soy capaz de cualquier cosa para que alguien lo haga por mi.

- Siempre me debato entre follar con gafas o sin ellas. Soy bastante miope y aunque normalmente uso unas lentillas estupendas, cuando el polvo es matutino nunca se puede evitar las gafas. Hacerlo con ellas me parece un horror, pero sin ella, no veo nada y escuchar gemir a una cara borrosa no me gusta.

- Nunca he visto un coño de cerca, pero soy capaz de imaginar la polla de casi todos los hombres con los que me cruzo (especialmente lo que me parecen sexualmente atractivos, claro).

Y soy caluroso, no demasiado madrugador pero no soporto levantarme tarde y, como todos, no tengo ni idea de geografía.

Ana dijo...

Bravo Diana
Yo no te conozco y me da igual lo ególatra, inculta y sumisa que seas. Me gusta leerte, nada más. Y creo que me gusta precisamente porque escribes pensando que nadie te lee y eso es como leer los secretos de alguien. Y eso, admitámoslo, mola.

Yo tengo algunas confesiones también:

- Soy bastante dominante en general en mi vida diaria, pero en la intimidad soy muy sumisa. Mucho.

- Al igual que el otro lector, de pequeña tuve una especie de relación pedófila con un profesor y tampoco dije nada, porque también me gustaba. En mi caso, yo tenía 13 años y era mi profe de violín. No dejéis de apuntar a vuestros hijos a clases de música por esto...

- Cuando tenía 15 años pensé muchas (mcuhísimas) veces en suicidarme. Obviamente, era todo por mi tendencia a la exageración y obviamente, no lo hice.


- Siempre digo que he visto pelis como "El perro andaluz" o "Viridiana" para hacerme la guay, aunque en realidad no las he visto ni me apetece hacerlo.

- A pesar de mi tendencia sumisa, soy calurosa y muy dormilona :)

Besos a todos!

"el Noi Foll" dijo...

Gracias Diana,

Ha sido un placer leer tus intimidades y a la vez comprobar que todos los humanos aparentamos ser lo que no somos (en cierta mesura). Esa lucha interior con el ego y las frustraciones que tanto cuesta de no disfrutar.
Me he identificado en algunos aspectos y el moco me ha hecho reír!

Quizás el tema de las apariencias contrastadas con los gustos sexuales seria un tema a explorar.
Por mi parte confieso ser más conservador que mi discurso ultraizquierdista, además confieso imaginarme desnuda y teniendo sexo con migo al 90% de las mujeres, independientemente de si en verdad me las follaría, porqué aparento dulzura pero soy totalmente dominante en la cama..

Gracias de nuevo Diana, tu blog es un pequeño refugio.

Saludos y besos a ti y a los lectores.


La chica detritus dijo...

Estornudo cuando me pongo cachonda, bien pensando en mi novio o estando con él (sólo funciona así, con el amor!...) me pregunto si algún día de estos ya se va a dar cuenta de ello o le sería imposible relacionarlo, también me da cosa pensar que se pueda dar cuenta la gente aunque ¿cómo? supongo que es imposible porque nadie sabe lo que estoy pensando.. en fin menuda rareza. ¿Le pasará a alguien más? Si es así por favor que se pronuncie.. Por cierto Diana me suena que dijiste en un post que estornudar te molaba, a mi me encanta también, pues imagínate así, es placer doble.

Baal dijo...

En ausencia de un tema que te corroa íntimamente, se cae inevitablemente en la decoración…
Pollos sin cabeza que son incapaces de reinventarse, formas cónicas de espiral insegura que caen contra el denso desafío de tu respiración, ánimas en pena que dicen sí a todo, verdades como puños dictadas por supinas ignorancias dadas al sadismo y la oligofrenia, claves que abren puertas sin cerrar, vetas de magro mal condimentado, iras de días que fueron noches, maldades, flemas de doncellas que aman ducharse en cascadas de simiente y melancolía, misas de difuntos que distorsionan al cantarse el eco de la muerte, pasos en la niebla de un psicópata daltónico que embelesa al mirar el reojo de la víctima, protegidas que jamás saciaron el patológico apetito de sus protectores, cuentos de amor que terminan evaporándose tras el símil invisible de la nada, ombligos donde sembrar, si se tercia, el epitafio con que la materia pontifica las propiedades curativas del dolor, la enfermedad, el miedo, la alegría sacando provecho del chorro de sangre que emerge caliente de la secreta mirada de tu glándula….

lucía rentero dijo...

De verdad Diana… qué bajón leer esto.
Con lo bien que escribes. ¿Qu´´e necesidad de contar estas cosas? ¿Qué le aporta al Blog?
Sinceramente, nada.
Ahora mismo te imagino como una payasita, en el centro de un circo, y tu club de seguidores descononándode de ti…
Con lo buenas que son otras entradas, con las que aprendemos, nos reímos y siempre nos aporta tu original punto de vista.
Pero esto, esto parece únicamente el querer llamar la atención a lo tonto…
Además, con lo bonito que es guardarse estas cosas para uno mismo.
Prefiero pensar que no he leído este.
Si no quieres, no publiques este comment. Con que lo leas tú, me vale