miércoles, 24 de octubre de 2012

EL FUTURO PRESIDENTE DE ESPAÑA

Instituciones como la monarquía, que nunca he defendido, tienen poca credibilidad para mi. Que tenga delincuentes en su seno, aunque inmoral, no me parece extraño de ningún modo.
Lo que me crea cierta angustia y desasosiego social, es que deportistas que defienden la limpieza y la camaradería en la competicion, sean tan indignos como cualquier Urdangarín. Que Armstrong y presuntos médicos traicionen el deporte, las ilusiones del pueblo y los preceptos profesionales más básicos por el vil metal me deja mal cuerpo.
Un hombre cargadito de armas y munición, se carga a una niña con la que estaba obsesionado y al acompañante de ésta. Nadie ha mentado siquiera la violencia machista. El gran problema de este desacertadamente llamado Crimen Pasional (telita) para los medios al servicio del gobierno (por desgracia casi todos) es ¡la edad de la niña!. Se está planteando reformar la ley, para recortar e incapacitar la madurez sexual a las (y los) jóvenes.
Ahora resulta que la OMS tampoco es una institución del todo independiente.
Si no podemos confiar en los políticos, en el deporte, ni en la legislación ni en la salud ¿Qué nos queda?
Soy confiada por naturaleza, y creo que además conviene serlo, para crear un clima propicio para el diálogo y las relaciones horizontales (no tumbados, aunque también ayuda).
Sobre todo, creo que son momentos durísimos y que no basta con esperar a que escampe. Hay que poner alegría, hay que crear un nuevo sistema social, económico, jurídico, hay que crear vículos sociales, personales... hay que escuchar y ayudarse. Pero sobre todo, hay que educar.
De nosotros depende enseñar un mundo egoista sometido al capitalismo y sin esperanza (del que algunos obtendrán lucro desalmado), o infinitas posibilidades de entendernos y hacer del planeta un lugar confortable para la mayoría.
Confiemos en los maestros, que lo son por vocación, luchemos por la enseñanza, y eduquemos a los niños.
Cada vez que veo padres amenazando a sus hijos, gritándolos o midiéndose con ellos, siento que se aleja la solución.
Los recortes en Enseñanza son una tropelía propia de dictaduras talibanas, que prefieren un pueblo indocto y mano de obra barata fácil de someter.
Una conversación que tuve con mis hijos hace días, me hizo reaccionar.

Yo: El presidente del Gobierno que habrá en el futuro, a lo mejor está ahora en primaria, como vosotros.
HIJO 1: A lo mejor va a nuestro cole.
Yo: A lo mejor eres tú.
HIJO 1: Qué rollo ser presidente. Preferiría ser un borracho.
HIJO 2: Puedes ser las dos cosas.

Tenemos que educar, tenemos que aprender, tenemos que luchar.



Lo dice Diana Aller

3 comentarios :

Itziar a ratos dijo...

Qué criaturas más sabias!!!
Me ha recordado a la respuesta de Tallulah Bankhead cuando un periodista le preguntó qué le hubiera gustado ser de no haber elegido la carrera de actriz pendenciera:
_Dudaba entre madre superiora, puta o presidente de los Estados Unidos. Espero que pongas en tu libreta que habría hecho de maravilla las tres cosas.
muuuuuaaaaks

Nausicaä dijo...

Muy bueno :)

Raul Sanchez dijo...

Genial