viernes, 19 de octubre de 2012

10 LECCIONES BÁSICAS QUE UN HOMBRE DEBE DOMINAR PASADOS LOS 20 AÑOS

En el mundo patriarcal, hetero-falocentrista y alocado en el que vivimos, nadie explica según qué cosas a los varones, porque al entender la vida como un transcurrir de tiempo a su servicio y medida (que es como está planteado) llegan a la madurez con unas lagunas como las de Ruidera. Advierto que no tengo ningún interés de seducción para con ustedes, por lo que, lo que voy a explicar -referido en gran medida a la morfología femenina y sus pesares- puede resultar escatológico y/o repulsivo.

Así será si lo aprehenden desde el desconocimiento... ya les digo que no voy a explicar los rudimentos de la excitación sexual femenina, a todas luces fascinantes e inspiradores... No, mucho más prosaica y directa, les voy a enunciar silogismos y verdades que agradecerán de por vida, o bien hubieran agradecido que en su vida alguien les hubiera aclarado.

Les aseguro que a nosotras, versadas en fatigas y anatomías masculinas incluso a nuestro pesar, nos vendría muy bien cierta cultura por su parte, amigos. Por eso, quiero transmitirles conceptos no muy difíciles, si bien poco asimilados por el común de los varones. Esta entrada, es para ustedes, caballeros:

 1- La regla no es algo sucio ni maloliente. Más al contrario, es el más claro síntoma de lozanía sexual en una fémina. Equivaldría a una erección consistente en los varones (es igualmente un proceso hormonal gestado en el cerebro). Las campañas pro-putrefaccion femenina favorecen una imagen idílica para el menosprecio de la sexualidad de las mujeres, como seres sucios, repulsivos y cargados de taras. En el caso de que exista algún olor, se incrementaría precisamente con el uso de compresas que retienen la hemorragia en contacto con el exterior. Aunque Eloi Vázquez no esté de acuerdo conmigo, lo juro por mi hipoteca: la regla no huele.

2- La carga genética de una madre sobre su hija es más fuerte que cualquier dieta o tratamiento. Si ustedes conocieran a la madre de una tronista, se sorprenderían del futuro que le espera a la susodicha: suelen tener mala genética y cuerpos con tendencia a desparramarse en cuanto se lleva una dieta y vida normal, al abandonar los desequilibrios alimenticios, los trabajos de gogó, las visitas a Ibiza y el consumo de sustancias psicoactivas de venta ilegal. Si quiere saber cómo será en la madurez una chica, mire a su madre.

 3- Existen las flatulencias vaginales. Al contrario de las que todos conocemos, éstas son impredecibles a corto plazo. Cuando llegan, llegan. Siempre a resultas de haber entrado aire en la cavidad vaginal. (Por ejemplo tras una alegre cópula a cuatro patas).



4- El cuarto de baño no se limpia solo. De hecho exige tiempo, esfuerzo y grandes dosis de paciencia.

5- Un calzado digamos "disonante" en un varón puede arruinar una cita. Y esto, les aseguro no es una manía mía. Alguien tan poco sospechosa de juzgar por las apariencias como la gran Miss Móstoles, acredita este enunciado.

 6- Nos gustan los chicos que admiten mear sentados.

7- Las mujeres mojamos las bragas sin necesidad de estar cachondas. De hecho, el flujo vaginal, nos acompaña toda la vida, desde la niñez, y cambia espesura, coloración y cantidad a cada rato. Y si no, que levante la mano la que nunca se ha encontrado las bragas agrietadas así, porque sí, tras un día larguísimo...

8- Algo que pasa desapercibido a la mayoría de los varones e incluso a alguna fémina despistada, es dicho de forma muy pueril que las mujeres tenemos un agujerito para miccionar y otro distinto para las relaciones sexuales y parir. Se me escapa el porqué hay tanto desconocimiento genital femenino, y está tan al alcance de todos el masculino.

9- Una pregunta relativamente común en ese marasmo de ideas preconcebidas e inconexas sobre el placer femenino es "¿Y no da gustito ponerse un tampax?" Cuando escucho algo así, me quedo ojiplática como su fuera penetrada de improviso. A ver amigos, el simple roce de un cuerpo para alojarlo en el interior no produce absolutamente nada. Como en sus preciados penes sucede, el placer se produce por un continuado movimiento de fricción, y siempre acompañado de otros estímulos.

10- La fórmula secreta para conquistar a una mujer no es susurrarle palabras de amor, ni vivir pendiente de ella, ni limpiarle la casa entera (aunque ayuda, y mucho...). Si le interesa de verdad una chica, hágala reir. Así de fácil.

No hace falta que me den las gracias, entiendan estos epígrafes como un bien necesario que hasta hoy nadie les mostró.

Lo dice Diana Aller

20 comentarios :

Cocinero Patan dijo...

Hola diana! hace mil que no comentaba nada pero sigo leyendote y disfrutando como el primer dia.
Respecto al post de hoy, lamentablemente hay mucho cenutrio dando vueltas.
un besaso!

Laura dijo...

Tal cual, ni más ni menos, más claro el agua SEÑORES!!

Patri-cia dijo...

Con este post no me queda mas remedio que decirte: me encanta la labor educativa que realizas

Modjo dijo...

Lo siento si inicio un debate pero sí que huele, sí.

Modjo dijo...

Lo siento si inicio un debate pero sí que hule, sí

pazuki dijo...

¿Aprehender??? La "h" estaba de coña, intuyo. Por lo demás, de acuerdo.
Modjo: huele sólo en los anuncios de compresas.

Javier Divisa dijo...

Merci Diana Aller; siempre he procurador mear sentado, hacer reír a mi chica e interpretar lo mejor posible a un acróbata sexual; pero seguiré sus consejos, y yo también pensaba que la regla olía, ya sabe, mitología. Un beso

Sofia Gurrea dijo...

He de confesar, con más vergüenza que otra cosa, que hace un par de días tuve relaciones sexuales(flojísimas, todo sea dicho) con un tipo (yanki) que llevaba unos zapatos negros clásicos horribles (a mi me gustan los tipos con bambas). El chaval no era un yanki moderno de Portland, no, era un clasicón de Chicago, aunque tenía un cuerpazo de toma pan y moja y llevaba la pelambrera corporal arreglada (de agradecer).

A parte de este resbalón, el tema calzado es básico. Dime que zapatos llevas y te diré como eres. Y el yanki era tal cual sus zapatos! Sirvan pues esos dos polvos mal echados, para constatar una realidad.

Siempre tuya y con ganas de tomar un día una cerveza fría en botella de vidrio, Sofía.

Javi dijo...

Qué bueno, hacía mucho que no leía un post así.

Hace tiempo que ya meo sentado, lo que pasa es que desde entonces me ha dado por cagar de pie.

Y tengo más zapatos que camisetas de Star Wars, aunque discrepo en que para ligar hay que hacer reir..., no, no solo basta eso.

Saludos.

NaoBerlin dijo...

Esto me recuerda a taaaaaaaaaaantas cosas. Debo ser un privilegiado, conocía ya todos estos puntos antes xD

svpam dijo...

La regla sí que huele, pero muy mínimamente y sólo si tienes un olfato próximo al de los canes.

Para todo lo demás (Master Card) un diez.

Ilda Mosquera Rey dijo...

Bravo! artículos como éste son dignos de devoción

Anacleta Coqueta dijo...

En pie para ovación ;-)

Sr. Spock dijo...

Si la regla no duele, ¿por qué existe la Saldeva?

Oona arauz dijo...

Comparto con usted esa extraña fascinación y falsa/ajena nostalgia que evocan los barrios aledaños a Madrid, supuran buenas historias que nadie fuera de allí sabrá jamás. Y sobre todo en la época pre-internet y pre-juventud cani, seguro que albergaban gente maravillosa. Por ejemplo: http://urbancidades.wordpress.com/2008/11/04/la-casa-del-pintor-en-tetuan-madrid/
eso, o imaginarme cuando atravieso una de esas zonas, a algún gótico de los de 1993, soñando desde su pequeña habitación de un edificio dormitorio de ladrillo visto y sentir un nosequé.

betibucea dijo...

Superfan de la moraleja final: "Que le haga reír", y creo que vale para ellas y para ellos. Pero... Dear Diana, con lo fan tuya que soy, debo decir que el decálogo me parece un poco démodé. Hay ya temas asumidos que ni hace falta mencionar... Quizá es que no me he "coscado" pero ¿realmente alguien se ha planteado lo del gustirrinín y el tampax?, a lo de admitir mear sentado no le veo la gracia, prefiero que mee dentro, aunque sea contorsionista. En fin, que hay otros temas-flecos más desconocidos y menos presentes... Anyway, gracias por ser una máquina de sacar sonrisas aunque, muchas veces, no estemos de acuerdo.

Ana dijo...

Diana, esto existe. ¡Y tienes que saberlo! pic.twitter.com/JliQg0Wi

Laaiin dijo...

Jajajaja, lo de las bragas es genial...Y no te digo nada cuando (como en mi caso) estás embarazada. Ahí también hay mucho desconocimiento, pero este es general, nadie sabe lo mucho que cambian los pechos, el flujo vaginal, las emociones, las flatulencias, las relaciones sexuales y los apetitos...Yo he descubierto que ese tema es tabú incluso entre las propias mujeres. Qué pena. Y cuánto trabajo queda.

Mira, tu podías hacer una gran labor divulgativa.

Sunshine dijo...

Me ha encantado el post y ademas he dado con tu blog gracias a la revista Glamour.Tengo que apuntar tu blog en la agenda ya que estoy ahora con el movil y a lo mejor luego ya no me acuerdo de entrar y me interesa leer más post tuyos.besos!

Hans dijo...

Supongo que el tener cierta edad es ventajoso para saber todo esto. En fin, una verdad absoluta e incuestionable: para seducir, haz reir.