sábado, 9 de junio de 2012

EL FACEBOOK ESTAFA TAL

Perdonen de antemano lo grueso de la expresión, pero estoy hasta el coño del mal uso de las redes sociales. Si yo, de forma voluntaria, decido perder, pongamos media hora al día (que seguro que en realidad es bastante más) en consultar, actualizar y cotillear redes sociales... es un acto voluntario y deseo que mínimamente placentero.
El nuevo facebook, ya me parece un atraso: ha pretendido otorgar creatividad al usuario (nunca ha habido tantos artistas de la fotografía como con el instagram...), cuando estandarizados estábamos todos estupendamente. Se esperaba un subidón financiero con su rutilante aparición bursátil, y ha sido la decepción de la temporada: normal: cuando las ideas se transforman en capitalismo, son engullidas por un sistema voraz que se alimenta de sí mismo -y siempre quiere más-.
La gracia del facebook, es su simpleza... Y esa candidez, ese sonreirse frente al ordenador cada mañana, está desapareciendo. A mí ya no me aparece que a Inmaculada Concepción le gusta "Rajoy es el único español que sabe decir correctamente Bershka", o que a Jose del Pozo le gusta "Para que facebook cambie el botón ME GUSTA por un boton de SE ME ENAMORA EL ALMA". Ahora solo hay publi y autobombo promocionero. Veo que tengo 10 actualizaciones, pincho rápidamente la bolita del mundo (porque es una bolita del mundo, ¿verdad?) y me aparecen 3 invitaciones a hacer "me gusta" en páginas de gente que trata de sacar un rendimiento comercial a sus talentos; 3 comentarios de grupos en los que no me he apuntado -y cuando intento salir de ellos, me dice que no estoy autorizada a hacer eso-, 3 invitaciones a fiestas de otras ciudades, recitales de poesía o teatro alternativo y un "me gusta" de una foto en la que me etiquetaron hace año y medio de un outlet en Casteldefells. Nada de esto tiene nada que ver con mi vida ni mis intereses. La, supongamos que media hora que dedico al día a estos menesteres, ya no es un cúmulo de sonrisas para mis adentros; es un infierno creado por community managers, promocioneros pesados, y seres de autoestima recesiva que necesitan la atención ajena como la pizza necesita al queso.
Llevo años ordenando amigos, dejando conocidos en barbecho, para darles salida cuando otros me borran o se borran... todo para manejar cómodamente mil personas o entidades que yo he elegido, para ver sus noticias organizadamente, para enterarme de sus vicisitudes y para distraerme y evadirme un rato con lógica... Bien, pues hoy me he desayunado con 1.121 amigos ¿Quiénes son esas 121 personas de más?  Tengo miedo, amigos. Me siento ultrajada, por desconocidos y sin posibilidad de gozar. (Esto ha sido en mi perfil personal, no en el de Lo dice Diana Aller...)
Además de todo esto, la cosa está aburrida, sin grandes novedades, sin marujeos al alcance de los usuarios... Sólo Guillermo Alonso, Jose Manuel Duarte, Rose Kennedy, Clara Barral y pocos más, siguen ofreciendo noticias insólitas, links loquis y canciones para mañanas de alienante actividad.
Les hablo sobre todo del facebook, porque es la red social matriz (la grandeza, como he dicho, es que entronca con la ordenación más simple de nuestro cerebro y nuestro mundo); pero es que twitter y tumblr me son todavía un poquito hostiles, y pinterest, como ya les comenté me rechifla, pero es la idiotez más grande del universo.
Ahora que estoy sin trabajo (ni prestación por desempleo, todo sea dicho), veo algún rato el programa de Ana Rosa. Supongo que lo hago por sufrir, por ese punto raruno de violencia que todos necesitamos. Me hace gracia que esté tan enganchada al twitter. Entre eso y las blogueras de moda, se cree en el punto álgido de la modernidad. Sólo le falta comprarse un muffin o un cupcake.
En efecto, el problema -si es que lo hay- es que la forma de interaccionar la marcan los usuarios (consumidores) jóvenes, de forma totalmente intuitiva. Cuando gente mayor (de mi edad, por ejemplo) mete las narices en un invento informático-filosófico (como las redes sociales), lo exprime y marchita.
Si el éxito de las redes sociales es la autoproyección, ésta será también su tumba.
Señores empresarios, community managers y gentuza de igual ralea: déjennos en paz, permítannos utilizar internet para hacer un mundo más cabal y divertido, para organizarnos, conocernos y luchar. Lo que ustedes pretenden, es dar un uso comercial y mercantilista a nuestros ratos de esparcimiento intelectual. Váyanse e inviertan en una valla publicitaria, en los banners de las webs más visitadas, o en los envases de minis de los botellones, pero no se mentan en nuestro mundo, que por muy virtual que sea, es nuestro. Somos los únicos trabajadores de megaempresas (las redes sociales) que trabajan gratis para engrandecerlas y encima felizmente y con una sonrisilla permanente que nos da la vida muchas veces. Tengan la dignidad que el dinero les quita, por favor.

Lo dice Diana Aller

12 comentarios :

Anónimo dijo...

Tienes toda la razon...puto facebook !!

Por cierto, me encantaria que entraras en Gran Hermano.

Anónimo dijo...

Gran verdad! Tengo la sensación de que ya no me aporta nada, y últimamente pierdo más el tiempo en otras redes sociales e incluso en otras cosas.

Eva María, Yendo a por el segund@ dijo...

Por Dios, Diana, si! Ve a Gh!

Satie dijo...

Yo también creo que FB se está empobreciendo y perdiendo frescura.

Maika Perez dijo...

Se está convirtiendo en una herramiento publicitaria

NaoBerlin dijo...

Pues, tienes una solución bastante fácil, hacer un perfil privado, en el que sólo estén tus amigos y mantener el que tienes; lo que pasa es que facebook es una puta droga, ni más ni menos. Por otro lado, joder yo sí que no tengo nada que contar, después de que me dejaran tirado en el Primavera de O Porto.

Nacho Uve dijo...

Totalmente! ;)

V

Anónimo dijo...

Toda la raison.

Anónimo dijo...

El facebook con lo del timeline ese ya no mola tanto...
Yo aún tengo el antigüo, espero que no me lo cambien por sorpresa como a gente que conozco...

Anónimo dijo...

el oredenata como la tele si te aburre se apaga.

La conversación en la cola del supermercado da mucho más de sí.

-Ignacio.

descerebrao dijo...

Jo, algo cándidos ya me pareceis la mayoria. ¿Qué os creíais que os iban a dar entretenimiento gratis? Las redes son un negocio y nada más y el que espere revoluciones sociales, o filosofías a sí va de c. Salid a los bares, joder, que ahi sí que hay red social.

Michel Rimbaud dijo...

Lo que más me pone de Facebook es ese romántico(nostálgico y antiquisimo sistema de chivateo anonimo que de la noche a la mañana, si no consigues insultar adecuadamente a toda la plana mayor de facebookdiana, te quedas en la puta calle y ellos se quedan con miles de fotos subidas por ti. Me encanta FB !.