lunes, 23 de abril de 2012

DEL COLOR ROSA, LA CURSILERÍA Y OTRAS COSAS DE NIÑAS

Hoy en los informativos de Antena3, han comentado unas fiestas para niñas, donde se visten de princesas, se decora todo rosa y ellas se lo pasan chupi. Por supuesto, con una psicóloga alertando del peligro de estas conductas si se perpetúan en el tiempo.
Conozco muchas mujeres de mi generación que defienden orgullosas haber disfrutado de niñas con juegos tradicionalmente reservados a los varones. Muchas alegan que "eran brutas, decididas, o con carácter".

A mi me duelen profundamente estos comportamientos, que en el fondo y de soslayo, tienden a ridiculizar los tópicos atribuidos a la feminidad. Nuestras abuelas y madres -es un decir, ni mis abuelas ni mi madre hicieron gran cosa al respecto- lucharon por la no identificación de un modelo patriarcal de poder. Huyeron de la sumisión para la que habían sido adoctrinadas, teniendo que demostrar su valía intelectual. Y lo hicieron estudiando, trabajando, penetrando en los ámbitos que les habían sido vetados hasta entonces.


Sin embargo, tras la falsa consecución de la igualdad, el terreno que ha quedado a las niñas de hoy y mujeres de mañana es acaso más duro y doblemente sexista:
Ahora, además de tener que ocuparse de las tareas más penosas e indignas y del cuidado de los demás; además de responsabilizarse de la cohesión familiar y las emociones de su entorno; además de tener que resultar atractivas sexualmente conforme a un canon rígido e imposible; además de ser voraces consumidoras; además incluso de ser cualificadas profesionales, madres displicentes y calculadoras; las mujeres tendrán que aportar dinero, estar depiladas, ser ocurrentes, despiertas y "estar en el mundo". Estar en el mundo significa en el mundo conocido, en apariencia neutro, pero de facto masculino: empresas, economía, alta cocina, fútbol...
Cosas como la maternidad, el color rosa, los abrazos, los lacitos, las mariposas, las dietas... son motivo de mofa, culpa y falta de rigor.
Les pongo un ejemplo: Cuando una joven se queda embarazada, es tachada de inconsciente. Cuando lo hace una mujer de 40 años, también. Todos juzgan con alegría sin conocer los motivos, la capacitaciones y la decisión de la madre. Se da por hecho que no es dueña de su cuerpo, ni de su vida, se pueriliza su comportamiento. Pocas veces se dice nada de la edad de un varón para ser padre.Alertar de los peligros de que "las niñas se crean estas historias" en la píldora de Antena 3 me parece tan absurdo como explicar que los niños que se disfrazan de superhéroes no deben creérselo demasiado, para que no se tiren por la ventana para echar a volar. Los niños (genérico, ellas y ellos) viven en un mundo de imaginación, con relativa libertad, eligen sus fantasías y se forman forjando sus gustos e intereses.

Mi hermana Isabel -racional, inteligente, sociable, centrada- se sorprende de que sus hijas de forma natural y sin presión de ningún tipo se sientan tremendamente atraídas hacia las princesas disney o el color rosa. Son niñas muy despiertas, con carácter, cariñosas e igualmente inteligentes. Su película favorita es "Barbie, escuela de princesas". Si mi hermana no las induce a ello, y ellas eligen esta peli antes que los Power Rangers o estas cosas que ven mis hijos, ¿Significa que son unas ñoñas o estúpidas? ¿Simplemente que se preparan para un mundo superficial? Sinceramente, no lo creo.

Lo que creo es que se hace daño con estos juicios tan gratuitos que menosprecian lo propio de la feminidad en aras del rigor tradicionalmente masculino.
Les pongo otro ejemplo relativo a la salud femenina (y aquí hay mucha telita que cortar, lectores míos, pero hoy no me voy a extender demasiado), que apuntó hace unos días una compañera de EPEN, la gran Patricia López Izquierdo, en un texto relativo al cáncer de mama. Copio sin su permiso sus palabras:

Las campañas contra el cáncer (...) las encuentro tan hipócritas y de puro postín que no puedo con ellas. Lo único que protege de verdad contra el cáncer de mama es tener hijos a edades tempranas y amamantarlos cuantos más años mejor... Aparte de llevar una vida y una alimentación saludable como para todos los cánceres, claro.
¿Alguein alguna vez lo menciona acaso?.. Todo el mundo se empeña en promover la mamografía de rutina, que por cierto cada vez está más demostardo que no tienen un efecto positivo sobre la mortalidad por esta enfermedad... sino más bien que causan una enorme yatrogania ,y parece que se curan muchos cánceres, simplemente porque se detectan muchísismo más tumores, todos se extirpan por si acaso, pero muchos de estos tumores son (serían) de desarrollo tan lento que en realidad nunca causarían daño a la mujer....
En fin que es todo-como siempre- un afán por super medicalizar la salud de la mujeres, y salvarnos de nostras mismas...

La mujer aparece no ya responsable de los males de los varones, como antaño, que representaba el pecado... hoy en nuestro atrofiado mundo ateo y mercantil, las mujeres son las responsables de los males que acechan a las propias mujeres, y las cosas propias de la feminidad son un engorro, una tontería, una irresponsabilidad o una cosa sucia.

Estoy harta de que "cursi" sea un calificativo negativo; estoy harta de que a una mujer inteligente se la llame "listilla"; harta de que se ningunee cualquier modo de vida/estética/rol típicamente femenina: monjas, princesas disney o lesbianas. Estoy harta de que el fútbol sea una categoría universal, de que se relacione la autoridad con el castigo, de que se cosifique a las mujeres hasta con el nombre (existe "la Esteban", pero no "El Rodríguez Zapatero"), de que se considere obsceno amamantar en público, hartísima del victimismo femenino, de los juicios fáciles, de los señores calvos y con corbata que tratan el mundo como si fuera suyo y de la literatura infantil excluyente y sesgada. Y ya que estoy, también estoy harta de oir que ya no hay tanto machismo, de que exista la expresión calientapollas y no calientacoños, de la imagen agresiva de los productos de uso diario, de que los corazones rosas no se valoren en la estética, de que se menosprecie la cirugía estética, y se avergüence la gente por su usarla, y de tantas y tantas cosas... Estoy harta de tanto juicio fuera de lugar, de verdad.
Dicho esto, me voy a poner mi camisón rosa y voy a dormir feliz, pensando en labores de lana, nubecitas, hello kittys, y maternidad llena de besos y abrazos; no creo que esté reñido con mi gusto por las biografías de asesinos en serie, mi capacidad de discernir lo bueno y malo y mis ganas de empuñar un arma o embestir a mi amante.

Lo dice Diana Aller

26 comentarios :

Cenutrio dijo...

Como hombre, tengo que decir que estoy muy de acuerdo, sobre todo con lo del rosa y las princesas.

Esto ya lo preveía Ortega y Gasset hace un siglo: el triunfo del feminismo iba a ser el triunfo de la masculinidad, del modelo masculino del mundo.

Y por cierto, ninguna gana de que os guste el fútbol... así podemos irnos a verlo con los colegas y desconectar de vosotras un rato.

Cenutrio dijo...

Ah, y lo del cáncer de mama es verdad, pero es aplicable a todos los cánceres y también a los hombres. Se detectan muchos tumores, lo cual está bien, pero se tratan demasiados, lo cual está mal.

Bea H dijo...

Texto agudisimo. Gracias por verbalizar cuestiones que estan latentes, de fondo, en nuestro dia a dia. En serio, gracias.

Patri-cia dijo...

¿Por qué ves los informativos de Antena 3? Tiene que ser por trabajo o algo,no?.

Clau707 dijo...

sí hija, pero hay cosas como ésta con las que yo no puedo:

http://xurl.es/8spyw

Y que a piojilla le molen estas muñecas me pone de muy mala leche, pero mucha.
Cómo se puede explicar que las dos, hijas mías, criadas en la doctrina de su madre,paridas por su activista progenitora, educadas en el amor a su esencia femenina, sean amantes de los lazos, el rosa, los pintalabios y las pestañas revueltas?? Inexplicable.

Pero como las crío en libertad, no puedo más que estirarme de los pelos y aceptar que el rosa existe. jajaja

Anónimo dijo...

Joder, qué de acuerdo estoy en TODO. Soy madre de una niña, nunca la vestía de rosa (a mí no me gusta) y siempre he dejado que elija ella sus juguetes. Tiene casi tres años, toma teta y le gustan las princesas, los vestidos, el rosa, las muñecas y, sí, los tacones y pintarse las uñas. Le gusta, ¿y qué? (a mí lo de las uñas me parecía choni, ¿pero es malo para las uñas, para ella? No. Pues ya está).
Se supone que esa generación de mujeres luchó para que nosotras pudiéramos elegir. Y tengo la sensación de que elección, poca. Antes se nos obligaba a quedarnos en casa, ahora, a salir a trabajar. Menuda elección de mierda. Soy mujer y hay muchas cosas de serlo que me molan y en las que no quiero ser igual a un tío.
Y vale de prejuicios. Cuando eres madre pierdes muchos.
He dicho.

Carol dijo...

Muy bien dicho. Un saludo

¡glück! dijo...

Bravo

Nin dijo...

Querida amiga Aller,

leer tu blog me pone tan cachonda y de buen humor que haces que me olvide de que hoy me he pasado cuatro horas aguantando gilipollas en el trabajo.

Besos rosa chicle,
Lady Vaga.

una agüela reciente dijo...

Pero qué bien lo has dicho hija mía. Más de acuerdo imposible.

SpunkMayer dijo...

Estoy de acuerdo en casi todo, menos en un apunte: por suerte, tratarte un tumor no es obligatorio. La medicina ha avanzado mucho y hemos conseguido que, de momento, extirpar preventivamente un tumor de la mama sea relativamente sencillo y a cargo de la SS, pero NO obligatorio.

Si una quiere vivir toda la vida pensando en que su teta es suya y que lo que crezca ahí también, es muy libre de hacerlo. Convertir éso en otro ejemplo de la "medicalización desproporcionada de la salud de la mujer" me parece directamente una estupidez, por no decir una falta de respeto a las que legítimamente prefieren hacer caso de su ginecóloga en vez de las magufadas que se leen en Internet.

Cenutrio dijo...

Magufadas, internet...
dado que el conocimiento que tiene la ciencia sobre el cáncer es bastante pequeño, y su capacidad de prevenirlo más, me parece muy osado hacer esas valoraciones. Pero allá cada uno.

Por suerte, sí, no es obligatorio tratarse ni con quimio ni con cirugía ni con todos esos inventos tan sofisticados, que no dejan de ser las amputaciones y los métodos cafres de toda la vida.

Pero hablábamos del rosa...

ambtinta dijo...

Bravo

Carmen Ibarlucea P. dijo...

Hola, no conocia este blog... y quizás no vuelva a pasar por aquí (yo ni tejo, ni coso, ni na) pero me ha gustado muchisimo este post.
Yo soy madre de dos hombres adultos, pero hace 20 años los vestia de rosa hasta que aprendieron a decir "no" y resulta que les gustaba el rojo.. y ellos tenian cocinita, muñecas y les encantaba maquillarse... también tenian cochecitos, un taller de madera, pelotas y dinosaurios devoradores. Todo el mundo nos pronosticaba una homosexualidad segura (lloraban cuando estaban tristes)... pero parece que las ciencias exactas no funcionan con las personas... ahora los ves y no imaginarias que sus primeros años fueron tan femeninos. Lo unico que les ha quedado es que cocina muy bien, como su padre.

la Condesa Descalza dijo...

Absolutamente de acuerdo contigo... Ojalá cambie el paradigma e valoración a la mujer, puede que esté ya cambiando: tú, yo y muchas otras, "sobradamente preparadas", profesionales, viajadas, bla bla bla, vamos a trabajar ataviadas con tops rosas llenos de bambis y lacitos, y podemos ser tan profundas como cursis, sin miedo ninguno...

C. Maltesse dijo...

A mi hija le gusta el color rosa y el futbol, la lectura y la chistorra y le apasionan las matemáticas (gracias ex por cederle en tus alborotados genes tu inteligencia)lo cual todo ello por separado me causaría inquietud pero como que así en conjunto me tranquiliza.

Alicia dijo...

Estamos muy cargados de prejuicios... que cada cual sea como le dé la gana, con rosa o azul.
Eso sí, no estoy de acuerdo con lo escrito acerca del cancer de mama. Estoy a favor de una vida sana, eso sí,y de las mamografías que sean necesarias para prevenirlo y más cuando yo tuve que exigir que se me hiciese una. Como experta en el tema, yo también detesto el mercantilismo que subyace detrás con las campañas para prevenir el cáncer, muchas de las cuales para lo que sirven es para vender hipócritamente algo. No obstante, gracias a ellas se consigue que el cáncer deje de ser un tabú. Mi mejor campaña para el cáncer es hablar de lo que he vivido y de las diferentes fases por las que he pasado para que la gente entienda que afecta a muchos ámbitos de tu vida en los que no me voy a extender, y no solo en llevar un lazo rosa el 19 de octubre..
Por lo demás me gusta, insisto, tú valentía. Sigue así.

Ignacio dijo...

te has quedao agustiko.

Ana dijo...

Estoy de acuerdo con Alicia. Te leo y me deleito con cada uno de tus posts, agudos y rotundos, pero el textito acerca del cáncer de mama me ha dado por el saco, sinceramente, y por desgracia vivo rodeada de mamografías y revisiones. Me ha sonado a cuando le dice mi tío a mi padre que en vez de quimioterapia es muy buena el agua con limón.

MagicDay dijo...

Estoy muy de acuerdo contigo, y creo que el las principales promotoras del machismo somos las propias mujeres que educamos de esa manera a nuestros hijos.
Cautivó mi atención, lo del cáncer de mama, sí es un problema serio, las mujeres nos sometemos sin chistar a operaciones mutilantes en pro de la vida propia, sin embargo sabiendo los riegos de los cánceres, busqué sobre el tratamiento del cáncer prostáta y me sorprende que los tratamientos en esos casos tratan de ser conservadores de la próstata y los testículos hasta el último suspiro! y si no nos vamos tan lejos, porque no se hacen periódicamente su tacto rectal? así como la citología o la mamografía.

svpam dijo...

¡Hola!
Felicidades por este magno blog (lo acabo de descubrir ahora); pensaba que era la única que tenía estas ideas hasta que he leído tu post, ¡Cuán cierto es! Para ser "una mujer de éxito" tienes que parecerte a un hombre. Los estrógenos están denostados; si te duele la regla, eres una debilucha. Si te duele el parto, eres una quejica. Se confunde el "tener las mismas oportunidades" con "tener que copiar la vida de un hombre".

Otra cuestión, la obsolencia de las mamografías está probado por la Medicina basada en la evidencia, pero está más que claro que cada descrubrimiento tarda 20 años en llegar a las consultas... es una lástima.

Eso sí, no es verdad que la única manera de prevenir el cáncer sea tener hijos siendo joven: El té verde y la dieta pobre en hidratos de carbono son hábitos que previenen y ayudan a curar el cáncer.

Anónimo dijo...

Te seguía en silencio, Diana, pero después de leer este blog me declaro fan abiertamente. Fan total, fan fatal. Viene bien que haya gente que se dedique a reunir las ideas que a otros nos asaltan, a veces, en forma de flashes desordenados. Y a todos los que os habéis quedado solamente con lo del cáncer con todo lo que acaba de decir esta mujer...buf, qué pereza.

la casita de wendy dijo...

Me encanta Diana siempre he creído que el ataque a lo cursi es otro símbolo del machismo. Siempre he sido una cursi redomada y a la vez una persona completamente libre y una bruta feminista. Resulta que ahora tengo que contar cuentos a mi hija que no acaban con amor, si no con princesas que se independizan y trabajan por su cuenta, wtf

Stella dijo...

Cenutrio....que mentalidad más retrógrada igualmente...lástima que no profundice tu mente en conceptos tan hondos como los que el texto plantee...yo y todas mis congéneres vamos a ver todo el fútbol que nos dé la gana...y no diré que estaré esperando a que creas nuestra mentira de irnos de compras para desconectar de vosotros un rato,so pesaoooossss...qué vida más triste tendrá tu santa compaña....

Elvira María Caraballo Molina dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Elvira María Caraballo Molina dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.