lunes, 5 de diciembre de 2011

VACACIONES DE LA VIDA

Esta es la primera entrada de este blog que dejo preparada para publicarse en mi ausencia. Escribo por gusto, y lo hago cuando me apetece, que es el 90% del día, así que no me cuesta mantener un diario que no me aporta nada a simple vista (incluso retiré la publicidad), pero que me distrae bastantes ratillos.




(foto de la gran Belén Cerviño)

Cuando ustedes lean esto, yo estaré en una localidad costera, con mis hijos. He pasado unos días difíciles, replanteándome las cosas importantes de la vida: quién soy, a dónde voy y qué hago con mi pelo. Como no he llegado a nada relevante, me voy a celebrar dos cosas en las que no creo -la Inmaculada Concepción y la Constitución Española que dice que somos todos iguales ante la ley- con las personas más importantes de mi vida. Jugaremos al golf, nos bañaremos en el spa y practicaremos senderismo. Quedaría mucho mejor decir que voy a Tanger a buscar inspiración, o que voy a buscar aventuras y evasión a exóticas latitudes.
Nada de eso. No necesito encontrarme, porque me encanta perderme cada día, no saber lo que va a ocurrir mañana, pintarme las uñas con calma, mandar Watsapps a todas mis amistades, tener conversaciones trascendentales con mis hijos, comer como si viniera una hecatombe nuclear y leer un buen libro y el Cuore. No tengo trabajo. Me da igual. Crece la recesión. Me da igual. Mª José Campanario ha dejado los estudios, porque a su marido no le parece bien. Me da igual.
Mis últimas analíticas dicen que estoy perfecta. Y voy a celebrarlo por todo lo alto. Les dejo con una armoniosa y sentida canción que me trae loca (miedo me da el día que aflore mi latente lesbianismo).

Lo dice Diana Aller

7 comentarios :

gratis total dijo...

Vaya tela tia...vales mucho!

Marta dijo...

Ese concepto de "me encanta perderme" lo hice mío hace mucho tiempo.
Paso de encontrarme.
Creo que no podrías estar mejor rodeada para hacer cualquier cosa.

Hace tiempo también, empezaron a darme igual un montón de cosas.
Ahora relativizo mogollón, doy a las cosas la importancia que tienen y me rodeo de los que quiero, aunque ahora me separen de ellos miles de kilómetros.
Pero soy como "el almendro", vuelvo por Navidad.

Mis uñas cambian de color todas las semanas... y siempre que veo que "pierdo" el tiempo pensando en qué hacer con mi pelo... corte radical.

Disfruta Diana.

Beso

Anónimo dijo...

oh, qué preciosos bichejillos!

Anónimo dijo...

¡Qué chula la canción! Gracias por descubrímela...
Ro

Anónimo dijo...

Diana, tengo una sensación cuando te leo y es esa inestabilidad laboral que comentas de vez en cuando.

Me pregunto si es por el tipo de trabajo que realizas, tv, revistas, etc, si es que eres freelance o simplemente que no duras en los trabajos por vete tú a saber qué motivo (son ellos los que no renueva, tu carácter no cae, etc)

Con 2 críos... no es algo arriesgado?? no pareces el tipo de persona que está protegida una amplia solvencia económica proporcionada por su pareja; de hecho, te califico como independiente y luchadora, pero es sólo que me llama la atención ese punto que a veces comentas en tus entradas.

Disfruta intensamente de las vacaciones.

Sinnerman dijo...

Me flipa la foto!
Minibatman mirando hacia abajo, como perdonándote la vida, acojona.

la Condesa Descalza dijo...

Bravo!