miércoles, 12 de octubre de 2011

MILEVA Y ALBERT: DICCIONARIO DE UNA HISTORIA DE AMOR Y CIENCIA

Alemania: Mileva y Albert se establecieron en Berlín cuando a él le nombraron miembro de la Academia Prusiana de Ciencias. A ella aquella ciudad se le hacía difícil. No tenía vida social y al ser serbia, los alemanes (en un ambiente pre-nazi) la miraban con cierta suficiencia. Además, empezaba a sentir celos de Elsa, la prima de Albert que se había trasladado a vivir con ellos. Mileva abandonaría Alemania al poco de estar allí. Albert (que era nacido en Alemania) vivió 17 años en Berlín. Con el ascenso del nazismo, en 1932 emigró a la que sería su patria de adopción, EEUU.


Bomba Atómica: Albert, tal vez por la educación recibida, tenía cierta ansia de figurar. Por eso, cuando en Mayo de 1946 fue nombrado presidente del Comité de Emergencia de Científicos Atómicos, y él aceptó encantadísimo. Indagó sobre una posible reacción en cadena de uranio, que permitiría crear bombas capaces de desaparecer grandes extensiones territoriales. El Gobierno americano pretendía tener bajo control el manejo de la energía nuclear y Albert se sentía, ya por entonces borracho de fama, en la cúspide de su carrera, pese a no haber enunciado nada nuevo desde hacía años. Sin embargo la opinión pública comenzó a criticar su labor, y rápidamente, viendo venir los juicios ajenos, trató de retractarse, luchando por el desarme nuclear: se pronunció en contra del re armamento de Alemania, y criticó las políticas implementadas por Estados Unidos durante la Guerra Fría. "Vendía" más el pacifismo.

Cartas: Al conocerse Albert y Mileva se enviaban encendidas y pasionales misivas... de física. Les entretanía elucubrar, imaginar, ir más allá de la mera experiencia. Apenas había expresiones de cariño. No eran necesarias. Aquello era mutua admiración, amor en estado puro. Él le confesó en cierta ocasión: "Estoy solo con todo el mundo salvo contigo. Qué feliz soy por haberte encontrado a ti, a alguien igual a mi en todos los aspectos, tan fuerte y autónoma como yo". Pero sobre todo elucubraban sobre lo que Albert llamaba "nuestra teoría", lo que más adelante se conocería como Teoría de la relatividad. Las cartas que se enviaban como matrimonio eran bien distintas. Albert evitaba la presencia de Mileva, por lo que, le envió por escrito las siguientes "Normas de Conducta" que ella debería cumplir: "A. Te encargarás de que: 1. mi ropa esté en orden, 2. que se me sirvan tres comidas regulares al día en mi habitación, 3. que mi dormitorio y mi estudio estén siempre en orden y que mi escritorio no sea tocado por nadie, excepto yo.
B. Renunciarás a tus relaciones personales conmigo, excepto cuando éstas se requieran por apariencias sociales. En especial no solicitarás que: 1. me siente junto a ti en casa, 2. que salga o viaje contigo.
C. Prometerás explícitamente observar los siguientes puntos cuanto estés en contacto conmigo: 1. no deberás esperar ninguna muestra de afecto mía ni me reprocharás por ello, 2. deberás responder de inmediato cuando te hable, 3. deberás abandonar de inmediato el dormitorio o el estudio y sin protestar cuanto te lo diga.
D. Prometerás no denigrarme a los ojos de los niños, ya sea de palabra o de hecho."


Dislexia: Albert era un muchacho tímido y rebelde, que padecía trastornos del lenguaje aun sin diagnosticar en aquella época. Al dársele mal todas las asignaturas salvo la física, fue catalogado como mal estudiante. A esto hay que añadirle su carácter huraño y solitario. Ningún compañero de clase le recordaba años después. No tenía amigos ni deseaba tenerlos. En cuanto leyó a socialistas y anarquistas, encontró cierto apoyo en sus teorías y decidió disfrazar su timidez con creencias que hoy llamaríamos "antisistema". Terminó su vida declarándose socialista convencido. Nunca tuvo habilidades reseñables fuera de la física.


E=MC2: Esta fórmula viene a decir que la materia y la energí­a son formas distintas de la misma cosa: La materia se puede transformar en energí­a, y la energí­a en materia. Considere un átomo simple del hidrógeno, integrado básicamente por un solo protón. Esta partí­cula subatomica tiene una masa de 0.000 000 000 000 000 000 000 000 001 672 kilogramos.
Esta es una masa minúscula. Sin embargo, en cantidades normales de materia hay muchos átomos. Por ejemplo, en un kilogramo de agua pura, la masa de los átomos del hidrógeno asciende apenas a unos 111 gramos, o a 0.111 kilogramos. La fórmula viene a decir que la cantidad equivalente de energía de esta masa si se convirtiera repentinamente en energía. Para encontrar la energí­a, basta multiplicar la masa por el cuadrado de la velocidad de la luz: 300.000.000 metros por el segundo: E=mc2 = 0.111 x 300.000.000 x 300.000.000 = 10.000.000.000.000.000 julios. Esta es una cantidad increí­ble de energí­a. Un julio no es una unidad enorme precisamente… Equivaldría a la enegí­a que usted puede obtener tirando un ejemplar de la revista ¡Hola!, por ejemplo, al suelo. Pero la cantidad de energí­a en 30 gramos de átomos del hidrógeno es equivalente a cientos de miles de litros de gasolina ardiendo. Si considera usted toda la energí­a de un litro de agua, que también contiene los átomos de oxí­geno, el equivalente en energí­a total está cerca de 10 millones de galones de gasolina!
¿Puede realmente liberarse toda esta energí­a ? ¿Ha existido siempre?. La única manera para que sea liberada para un kg de agua es destruir completamente la materia, y ocurre solo si se enfrenta a una cantidad igual de antimateria, una sustancia integrada por masa negativa.


Feminismo: Se dice que Mileva abrazó en su juventud teorías feministas radicales. Probable y afortunadamente, lo que hoy se considera feminismo radical, sea en unos años una tímida obviedad; de la misma forma que Mileva lucharía contra un mundo profundamente sexista y excluyente.


Gabor Straus: Joven matemático que colaboró con Abert y recopiló hasta 19 manuscritos y 33 cartas, que dibujan una personalidad difícil e intransigente y gran interés por unificar las leyes de la física.

Hijos: Mileva y Albert tuvieron tres hijos: Primero nació Lisserl en el invierno de 1902. Mileva estaba sola, probablemente asustada, no estaban casados y nadie vería aquello con buenos ojos. Albert se enteró por carta del nacimiento de la niña. En muchos sitios aparece como muerta a las dos semanas de nacer. Sin embargo, no se sabe a ciencia cierta qué ocurriría, lo más probable es que la dieran en adopción. Mileva, que nunca volvería a ser la misma, tuvo que abandonar los estudios. Al año siguiente se casaron y dos más adelante, Albert ya tenía un trabajo y Mileva estaba nuevamente embarazada. Fueron tiempos de asombrosa creatividad científica. Ella esbozaba ideas y él formulaba y apuntaba todo. Nació entonces Hans Albert. Con el tiempo, terminaría siendo profesor en la Universidad de California sin contacto alguno con su padre. En 1910 nacería Eduard, el tercer hijo. Un niño extrañamente inteligente: con pocos años disfrutaba de la lectura de Goethe y Schiller, y aprendía conceptos muy complicados con facilidad. Le fue disgnosticada una esquizofrenia, algo que se entendía como un tipo de "retraso" mental, por lo que Albert renegaría de su paternidad. Permaneció prácticamente la totalidad de su vida recluído en un centro para enfermos mentales.


Instituto Politécnico Federal de Zurich: Allí se conocieron Mileva y Albert. Ella era la única mujer inscrita (y la primera en licenciarse) en físicas y matemáticas. Aunque no era muy agraciada y arrastraba una importante cojera, la pasión con la que se daba a la causa científica, enamoró a Albert, cuatro años menor que ella. Mileva le dio clase de matemáticas, algo en lo que él no era especialmente bueno, mientras que la joven serbia resultaba absolutamente brillante. Convertirse en madre le impidió doctorarse. Él si lo hizo.


¡Joder con la idea que tenía Albert de las mujeres!: “(...) Muy pocas mujeres son creativas. No enviaría a mi hija a estudiar física. Estoy contento de que mi segunda mujer no sepa nada de ciencia” o “la ciencia agría a las mujeres”.


Kaufler, Helene: Amiga de Mileva a la que escribe emocionada estas líneas refiriéndose probablemente a la teoría de la relatividad: "Hace poco hemos terminado un trabajo muy importante que hará mundialmente famoso a mi marido".


Loewental, Elsa: Segunda mujer de Albert, y a la postre prima de él. El día de los enamorados de 1919 Mileva y Albert se divorciaron. A principios de junio del mismo año, casóse él con su prima. No tuvieron descendencia.


Matemática: El doctor Ljubomir diría años después "Veíamos a Mileva como a una diosa, tanto nos impresionaba sus conocimientos matemáticos y su genialidad. Los problemas matemáticos sencillos los resolvía mentalmente en un instante, y no tardaba más de dos días en aquellos que ocupaban varias semanas a los más hábiles especialistas. Y para resolverlos siempre encontraba vías originales y propias, las más cortas. Nosotros sabíamos que ella era la base sobre la que Albert se levantaba, que era famoso gracias a ella. Le resolvía todos los problemas matemáticos, en especial los concernientes a la teoría de la relatividad. Resultaba desconcertante lo buena matemática que era"


Nicola Tesla: Durante la juventud, mejor amigo de Mileva. Sin él la electricidad sería otra cosa bien distinta. Serbio como Mileva, era como ella una mente inquieta, capaz de imaginar como forma principal de pensamiento. Aunque era excéntrico y rarito, fueron grandísimos amigos hasta que ella hubo de apartarse a la vida maternal. Nicola sin embargo pasó a la historia de las ciencias por sus inventos y teorías.


Obcecación: Albert estaba enamorado de la física tanto como Mileva. Y sus pensamientos eran geniales tanto por su planteamiento original (que atañen a concepciones incluso religiosas) como por el interés inagotable por la ciencia. Como científico e investigador se puede decir que era extraordinario y sobresaliente. Es algo innegable.


Pauline Koch: La madre de Albert, xenófoba y un tanto misógina, le recriminó a su hijo que Mileva era "Un libro. Y tú lo que necesitas es una mujer. Cuando tengas 30 años, ella ya será una vieja bruja." (Se llevaban solo 4 años).


Queso Suizo: En Zurich, existe gran variedad de quesos y seguro que Mileva y Albert los tomaron durante su estancia allí. (Entiendan lo difícil que resulta encontrar palabras con "Q").


Roosvelt: Albert habló con el presidente norteamericano Franklin Roosvelt sobre el potencial energético del uranio. Esta sugerencia de tomar el uranio como una importante fuente de energía sería utilizada años más tarde, para la creación de la primera bomba atómica: Al final de la Segunda Guerra Mundial, Estados Unidos detonó dos bombas atómicas en Japón, primero en la ciudad de Hiroshima y después en Nagasaki.

Simpatía: A pesar de haber sido seco, amargado y rudo en el trato, el propio Albert trabajó mucho su imagen y la proyección de la misma. Cultivó la idílica estampa de científico despistado y con un toque gracioso, que poco tenía que ver con la realidad. En medios e instituciones de renombre, su figura ha sido reivindicada como la más importante del siglo XX.


Teoría: Al escribir en Google "Teoría" el primer resultado que aparece a día de hoy es "Teoría de la Relatividad".


Unesco: La organización promovió en 2005 junto con la Unión internacional de física pura y aplicada, el año mundial de la Física , conmemorando lo que se conoce en la biografía de Albert como el "Annus Mirabilis", que fue 1905: En aquel momento, con Mileva ya apartada de la universidad, presentó prácticamente de golpe cuatro artículos fundamentales sobre la física de pequeña y gran escala. En ellos explicaba el movimiento browniano, el efecto fotoeléctrico (cuyo desarrollo le valdría el Nobel de física en 1921) y desarrollaba la relatividad especial y la equivalencia masa-energía. Es como si su genio creador se agotara ahí. Después de aquello (y no contar con el apoyo de Mileva) jamás podría superarse a sí mismo. Cierto es que su carrera vivió la gloria en la madurez, y enunció teorías ciertamente importantes (la Teoría de Campo Unificada, sería un claro ejemplo de ello), pero sus trabajos se basaban en colaboraciones y carecían del toque imaginativo y revolucionario de su juventud ¿El estigma de todo genio?

Violín: Pauline, la madre de Albert estaba empeñada en hacer de su hijo un hombre de bien. Cuando tenía 6 años, contrató a una profesora de violín. El niño no estaba especialmente dotado para la música y en un alarde de carácter mal llevado, arrojó una silla a la profesora que su madre había contratado. No pasó absolutamente nada. A la semana siguiente apareció un nuevo profesor y Albert terminó por aprender -no sin cierto esfuerzo- a tocar el violín. A los 13 años gracias al tesón de su madre, dominaba también el piano y le había cogido el gusto a la música. Mileva, por su parte adoraba la música sin que nadie le incitara a ello, y fue precisamente Mozart, el violín y la música, uno de los primeros temas de conversación de la pareja.


Walker (Con el nombre completo de Evan Harris Walker), doctor en física, e investigador, sostuvo teorías ampliamente rebatidas sobre la verdadera autoría de la teoría de la Relatividad. Defendió hasta su muerte (en 2006) que ésta fue vilmente robada por Albert a Mileva. La comunidad científica nunca le respaldó ¿Cómo iba a formular aquello Mileva y no el genial Albert?


X (Rayos X): Marie Curie y su marido Pierre, aislaron la radioactividad; al no saber qué producía exactamente esos "rayos uránicos" , los llamaron Rayos X. La posterior explicación del efecto fotoeléctrico por parte de Albert, le valió un reluciente premio Nobel.


"Yo nunca pienso en el futuro. Viene bastante rápido": Ésta es una de las centenares de citas que se le achacan a Albert. Una de las más célebres dice "Hay dos cosas infinitas: el Universo y la estupidez humana. Y de la primera no estoy seguro".


Zurich: El 4 de Agosto de 1948 muere Mileva, en Zurich, la ciudad a la que se había retirado. Sobrevivió con la mitad de la dotación del Premio Nobel que le conv¡cedieron a Albert. Tal vez de esa forma reconocería subrepticiamente su aportación a la física. De cualquier modo, se dedicó al cuidado de su hijo y murió en la pobreza más absoluta. Hasta el punto de que le quitaron la lápida por no pagar los impuestos correspondientes en el cementerio. La Sociedad Conmemorativa de Tesla de Nueva York, luchó por restituir la lápida de Mileva y lo logró en 2004. Albert murió de una hemorragia interna el 17 de abril de 1955 en el Hospital de Princeton (New Jersey). Siete horas después de su muerte, el patólogo Thomas Stoltz Harvey extrajo -sin permiso- el cerebro del científico. Inyectó formol y lo fotografió desde varios ángulos; lo diseccionó en 240 bloques y lo encapsuló en probetas. Se conserva en el departamento de Anatomía de la Universidad de Kansas. La humanidad y la comunidad científica, arden en deseos de estudiar la genialidad que reside ahí. ¿Ustedes qué creen?


Lo dice Diana Aller

6 comentarios :

Anónimo dijo...

genial! (ajajaja...perdón, la entrada, ahora me entero que no tanto Albert). Y ya entrada en el "chisme": Ya no se supo nada de su tercer hijo, ¿qué fue de él?...y el segundo hijo, tuvo hijos?. Saludos desde México.

Oscar dijo...

Acabas de describir la relación de Sheldon Cooper y Amy Farrah Fowler, protagonistas de "The Big Bang Theory" jejejej por lo demás, muy currado tu artículo, enhorabuena por todo, Diana

txe peligro dijo...

hay mucha confusión en este aspecto, te lo digo como físico licenciado y sufridor de grupúsculos raros. pero bien traído. viva el efecto fotoeléctrico, abajo la economía.

Anónimo dijo...

creo que es un post apasionante
Cris

C. Maltés dijo...

Si juntos probaron el fuerte queso del conocimiento es lícito que se deslizaran, procaces, en una perpetua orgía de arriesgadas hipótesis, teorias magistrales y fórmulas imbatibles...pura física.

Pablo dijo...

Parece que Einstein le plagió la relatividad al matemático francés Henri Poincarré.