jueves, 14 de julio de 2011

A LA RICA RELIQUIA

Las cosas de la religión y la santidad son rarunas y a veces muy escatológicas, imaginativas y sórdidas. Las reliquias, acaso trofeos cargados de superchería, en según qué ambientes y épocas, son -ahora y siempre- una inagotable fuente de curiosidades y risas ¿Qué no?:



LOS PECHOS DE SANTA ÁGUEDA: Por lo visto la muchacha estaba rebuena e hizo voto de castidad porque así se ganaría el cielo. El cónsul de Sicilia quedó prendado de ella, pero no se dejó hacer nada. La encerró en un burdel. Nada. La torturaron sin parar. Nada. Le arrancaron los pechos. (Tradicionalmente se le representa con sus pechos en una bandeja). Nada. Murió virgen y pura.

LA VENTANA por la que entró SAN GABRIEL en el momento de la anunciación. Una reliquia, cómoda, original y tal vez hasta barnizada.

EL SUDOR DEL ARCÁNGEL SAN MIGUEL al luchar con el demonio. Primero, ¡qué terreno eso del sudor para un ángel ¿no?!; segundo, ¡qué ascazo más grande! y tercero, ¿quién lo recogería y cómo?...

MUSLOS Y SEXO DE SANTA GUDULA: Imagino que "sexo" se refiere a vulva, porque resulta demasiado genérico si no.

EL SOPLO DE JESÚS: En un extraordinario ejercicio de imaginación, en la época de máximo esplendor de las reliquias (Edad Media, por supuesto), apareció un soplo de Jesús, una exhalación bien guardada y precintada que al parecer se conserva en la catedral de Wittenberg, Alemania.

PREPUCIO Y OMBLIGO DE CRISTO: Como lo leen. Ambas reliquias estarían guardadas en el Sancta Sanctorum de San Juan de Letrán, en Roma. (Existen hasta 7 prepucios de Cristo venerados como reliquia) Algunos textos medievales, hoy desaparecidos, situaban también allí las estelas de la estrella que guió a los Reyes Magos ¿Se imaginan que cosa tan bonita?.

PENE DE SAN BARTOLOMÉ: Hay dos; uno en Augsburgo y otro en Tréveris (Alemania).

DEDOS DE SAN JUAN BAUTISTA: Existen unos 60, de ellos 11 índices.

DIENTES DE SANTA APOLONIA: Hay más de 500 rulando por todo el mundo. La mayoría en iglesias francesas.


LOS CUERNOS DE MOISÉS: Tradicionalmente, y probablemente por una traducción no muy rigurosa, se ha creído que Moisés tenía cuernos. Mi abuelo paterno tenía un amigo que tenía rabo: su columna tenía unas vértebras que, audaces y curiosas sobresalían de la espalda cubiertas de carne. Así que, aunque improbable, entra dentro de lo posible que un humano posea protuberancias mitológicas... En cualquier caso, que dichos cuernos se conservaran en un bote para deleite cristiano, no deja de ser entre curioso y asqueroso.
ESTORNUDO DEL ESPÍRITU SANTO: Se veneraba en la Iglesia de San Frontino, guardado en una botella.

PLUMAS DEL ARCÁNGEL SAN MIGUEL: Hay constancia de su venta en el Monte Saint Michel en 1784.
La palabra reliquia, proviene de "restos"; refiere a los restos del cuerpo de los santos, o bien a su vestimenta o atuendo. Son souvenirs de los que vivieron de forma heróica la Palabra de Dios y su mensaje evangélico. La veneración a las reliquias derivó del culto a los mártires, en el período de las persecuciones en la época de las catacumbas.

El mayor coleccionista de reliquias fue Federico III de Sajonia (1463/1525) que llegó a hacerse con un total de 21.441 reliquias, entre las que se encontraban 42 cuerpos completos de santos, supuestamente incorruptos y bien preservados. El monarca, calculó que le correspondían 39.924.120 años de indulgencias; aunque influído por Lutero y los convulsos cambios religiosos, abandonó en 1523 el culto a las reliquias.

España es muy de reliquias. En cada catedral, en cada localidad de renombre histórico hay unas cuantas. Muchas se veneran un día al año en concreto; otras se exponen con alegría o se guardan con cautela sin explicación.

Acaba de morir mi padre. Lo que más me ha impresionado no es su falta, ni la pena ni la impresión. Es el morboso culto a la muerte; el regodeo de la carne inerte... Hospital, tanatorio, familia, urnas, entierros... una tétrica celebración llena de datos indignos y terrenos. Eternos días sin noches exhibiendo con obscenidad la crudeza de la muerte. Amén del negocio que representa, la muerte se entiende (y tal vez se necesite) como un mercadeo carnal de la ausencia.

Entiendo, aunque en absoluto comparto ni deseo, el culto a las reliquias, el aferrarse a lo que conocemos para explicar lo que no. En fin...

Lo dice Diana Aller

15 comentarios :

Anónimo dijo...

Lo del regodeo en la muerte yo he llegado a la conclusión de que es el tipo de gente ´políticamente más correcta. Les da por ahí... Compruébalo. Ánimo, guapa.
Asier

C. Maltés dijo...

Así es, dificil imaginar cosa más bonita

Glück dijo...

Lo siento mucho Diana... un beso muy grande.

raquel dijo...

Lo siento mucho Diana. Recuerdo la ternura con la que escribiste sobre tu padre y los sentimientos que removió en mí y en la relación con el mío. Un beso.

Marina dijo...

Lo siento mucho, Diana :(

C. Maltés dijo...

Así es, dificil imaginar cosa más bonita que custodiar la estela de una estrella

No había terminado mi comentario ni de leer el post entero...mucho ánimo Diana.

...el crater Aller...Pfiuuuu

oligoqueto dijo...

A mí también me llama la atención y me desagrada en parte lo que tú llamas "culto a la muerte", y el anónimo Asier considera "regodeo en la muerte". Sobre todo porque mi concepción de la vida hace que lo entienda como una necesidad, y personalmente no requiero tanto rito para aceptar la muerte de alguien cercano.

Pero entiendo que para mucha gente de muy distintas culturas esos ritos significan todo un proceso para aceptar más fácilmente el dolor de la pérdida. Y si a alguien le ayuda, bienvenido sea, aunque en muchos casos me parece tan excesivo que dudo que consiga ese efecto.

Un abrazo Diana, aunque apenas te conozca. Y mucho ánimo.

Anónimo dijo...

Por eso estabas desaparecida... Lo siento

Noe dijo...

Lamento lo de tu padre, Diana.

Por ampliar tu búsqueda de reliquias, en Sant Joan de Penyagolosa, provincia de Castellón, conservan un cráneo infantil, que al parecer, es el del decapitado San Juan Bautista... cuando era pequeño.

Un abrazo, bonica

Javi dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
nerea dijo...

Siento mucho lo de tu padre. Muchos besos.

Para relajar te contaré que cuando mi madre hace décadas se fue a vivir a la capital de provincias donde vive ahora era costumbre venerar una reliquia del Arcángel San Miguel, y cuando le instaron a participar de aquello ella preguntó: ¿reliquia? pues como no sea una pluma... para escándalo de todos, claro. Yo lo veo ahora y flipo. Mi madre, escandalizando a otros. El mundo al revés.

Besos!! tengo ganas de verte

Javi dijo...

Saludos y ánimo!

Noe dijo...

Nerea, te reirás, pero ¡la pluma de San Miguel existe! se encontraba en Lliria (Valencia), en el monasterio que lleva su nombre.O se encontraba, porque el monasterio fué desalojado hace unos años y no sé que se haría de ella.

Pero tiene truco: los monasterios fundados en la llamada "Reconquista" de Jaume I de las tierras del islam se dedican a la Santa María o a San Miguel, como arcangel guerrero; parece ser que fueron las "plumas" de las alas de unas esculturas de San Miguel y San Gabriel que no lograron que ardiesen en la Guerra Civil.

Pez Plátano dijo...

Lo siento mucho Diana! Mucho ánimo!

Galahan dijo...

Siento mucho lo de tu padre.

Y por otra parte, lo de los "cuernos" de Moisés tiene su por qué. De hecho, si ves la escultura sobre el mismo que hizo Miguel Angel, verás que tiene cuernos.

¿Por qué?

En la Wiki lo explican mejor que yo:

"La estatua se representa con cuernos en su cabeza. Se cree que esta característica procede de un error en la traducción por parte de San Jerónimo del capítulo del Éxodo, 34:29-35. En este texto, Moisés se caracteriza por tener karan ohr panav ("un rostro del que emanaban rayos de luz"), lo que San Jerónimo en la Vulgata tradujo por cornuta esset facies sua ("su rostro era cornudo"). El error en la traducción es posible debido a que la palabra "karan" en hebreo puede significar "rayo" o "cuerno". Cuando Miguel Ángel esculpió el Moisés el error de traducción había sido advertido, y los artistas de la época había sustituido, en la representación de Moisés, los cuernos por dos rayos de luz. No obstante Miguel Ángel prefirió mantener la iconografía anterior."

Y de ahí todo esto!

Saludos!