sábado, 14 de mayo de 2011

YO NO DIGO NADA, PERO...



Este señor que ven aquí es Raffaele Bendandi, uno de esos personajes que no se consideran "serios" por no ajustarse al método científico, por revelarse ante las instituciones y por ser del todo autodidacta. Además provenía de una familia sin recursos, por lo que su aprendizaje no resultó precisamente al uso.



Rafaelle Bendandi, predijo un año antes y con pulcrísima exactitud el terremoto de Marsica (Italia), en 1915, donde 30.000 de 120.000 habitantes murieron por un movimiento tectónico de magnitud 7,48 grados Richter. Entre la admiración y el miedo, se le comenzó a considerar como un ser "peligroso". Si hoy no existe forma alguna de predecir un terremoto ¿Cómo lo hacía este hombre sin instrumental, medios ni formación específica? Raffaele nunca ocultó que basaba su conocimiento en los ciclos lunares y la alineación terrestre con los demás planetas. Y eso sonaba demasiado mistérico y luciferino, como para ver más allá... Y es que, amiguitos, la astrología es superstición y la astronomía ciencia. Siempre ha sido así, y así seguirá siendo (Para bien de la humanidad, a mi parecer)...

Como en Italia hacer predicciones que produzcan alarma y miedo estaba (y está) penado, el bueno de Bendandi, buscó a un notario y registró una predicción: Que el 2 de enero de 1924 en la región Le Marche, al Norte de Italia, habría un violento movimiento sísmico. El dos de enero no ocurrió nada. Ni el tres. Pero el cuatro de enero, la Tierra estornudó, justo al norte de Italia. Y es que, el método no es del todo preciso, puede expandirse la corteza terrestre (fruto de la alineación planetaria) y no provocar movimiento telúrico en ese momento... o en ese lugar. Pero el siguiente vaticinio cósmico del astrólogo era un poco para cagarse de miedo: Dijo que un 6 de mayo sobrevendría un violento movimiento sísmico en Osoppo y Gemona de Friuli. En efecto, toda la región aquel día, poco antes de anochecer tembló como nunca: El llamado terremoto de Friuli de una magnitud de 6,5 grados Richter dejó miles de muertos y unos 45.000 damnificados.

Raffaele Bendandi, no sería estrictamente científico, pero sus estudios dan cierto miedito. Murió en 1979 y sus teorías no tardaron en descontextualizarse: por parte de los más academicistas, se admitió cierto poso racional en su teoría Bendandiana, pero no dejaba de ser un apunte exótico en el férreo saber cienbtífico. (Su teoría es más extensa, y versa sobre todo de astros y cosas del universo). Por parte de los crédulos y proclives a la superchería, las fechas que Raffaele dejó como predicciones, se convirtieron en dogma incuestionable, hasta el punto que el 11 de Mayo de 2011, se marcó en los calendarios de Roma, como un fatídico vaticionio. Los orientales, especialmente supersticiosos, abandonaron en masa la capital italiana... y muchos occidentales también. Pocos conocían siquiera el nombre del astrólogo... Pero la superchería y el miedo, es la nota dominante en determinados sectores y situaciones.

Como bien saben ustedes, el terremoto de ese día, ha sido en Lorca, Murcia, España. A posteriori, se han apresurado (la wikipedia sin ir más lejos) a asegurar que "los custodios de los papeles de Bendandi publicaron una declaración que niega pronóstico alguno de un sismo en ese día".

Sin embargo, la presidenta de la Asociación Bendandiana, Paola Lagorio, responsable del museo y los estudios de Raffaele Bendandi, declaró en 2009, que los terremotos predecidos no informan de un tiempo o lugar preciso, si no que son meras aproximaciones.
Aproximación o no, el bueno de Raffaele, también dejó dicho que en diversas partes del mundo (así, sin definir) durante el mes de abril del 2012, sucederán grandes movimientos sísmicos y se verán en la tierra “como manchas de leopardo”... ¿Ustedes se lo creen?


Lo dice Diana Aller

7 comentarios :

Ramona Flowera dijo...

Prefiero no pensarlo. Ayer la noche temática y su documental sobre la feminización de las especies. Creo que por fin la madre naturaleza se deahace de su peor plaga, la humanidad.

Anónimo dijo...

me has acojonado perra

Anónimo dijo...

Teniendo en cuenta que cada año hay más de 1500 terremotos de más de 4,5 grados, acertar que día habrá un terremoto sin decir el sitio exacto, es como tener nueve intentos para adivinar un número entre el 1 y el 10. Lo difícil sería lo contrario, acertar un día sin terremoto. Hay que desasnarse un poco en cuestiones científicas.

Anónimo dijo...

En mayo de 2012 te lo dire.

Ataulfa.

Patri-cia dijo...

Yo ya no puedo más, cada semana se anuncua nuevo apocalipsis.
Voy a acabar por no creerme ninguno...

Anónimo dijo...

Coíncido con el tercer anónimo: hay terremotos todos los días de la misma o mayor intensidad que el de Lorca.Y yo de ponerme a considerar paranoias sobre predicciones y demás, miraría el proyecto HAARP algo más factible y verosímil.

Adalias dijo...

0_0 Creo que esta noche no dormiré. Espero que su profecía sea como aquella de Nostradamus en la que jugaban un meteorito, fuego y París.