lunes, 7 de febrero de 2011

RUTA POR MADRID 1: ME DA ASCO, PERO ME MOLA

Vivo en una ciudad maravillosa, despersonalizante, cosmopolita y capaz de engullir tiempo y transformarlo en deshecho a una velocidad de vértigo. En Madrid se tiene una calidad de vida pésima... pero es el precio de la felicidad. Para facilitar el camino a los que deseen disfrutarla, les voy a ofrecer unas rutas nada convencionales. La de hoy se titula "Me da asco, pero me mola" porque en efecto sus paradas tienen un sabor agridulce que recomendaría y no.

1ª PARADA: CIUDAD PEGASO
No comprendo a la gente que se va de vacaciones a países en vías de desarrollo; y creo que es porque la pobreza no me llama nada... Sin embargo últimamente estoy descubriendo el encanto de barrios y localidades periféricas, rayanas a la pobreza... Tal es el caso de este complejo residencial, creado en los años 50 para los trabajadores de la cercana factoría estatal de Enasa, en la que se creaban los famosos Pegaso. Como si fuera una little NY, las calles van numeradas del uno al once. El estilo arquitectónico, sobrio y funcional, es nacional sindicalista hasta el extremo. Y esa intención de "alojamiento barato para la pernocta de los trabajadores y sus apestosas y prólijas familias" en realidad se convirtió en un barrio lleno de encanto y valores de esforzados obreros, que ya no es el extrarradio, sino la zona de paso obligado para visitar el Centro Comercial Plenilunio en autobús (concretamente el 77), también muy recomendable.
Pasear por Ciudad Pegaso en primavera, rodeada de olores de comida de familias que se quieren, y ropa tendida aireándose entre problemas, tragedias y alegrías, es un placer pequeño, casero y costumbrista. Repudio la conciencia de clase de los humildes, anquilosada en preceptos marxistas, y sin embargo, me rechifla la dignidad de sus construcciones enladrilladas.

2ª PARADA: PARQUE DEL CAPRICHO
De adolescente me gustaban los atardeceres y los parques. Supongo que por el inherente regusto gótico y nihilista de los jardines y las tonalidades naturales. Continuando por la línea verde de metro, la 5, se accede a este cursi y almibarado parque, que recomiendo para: infidelidades, editoriales de moda boscosa, cortometrajes dieciochescos, tratamientos de tranxilium, lectura de biografías truculentas, yoga de la tercera edad, insomnio, y paseos postrupturas sentimentales. Eso sí, sólo abre los fines de semana. Hoy me admira cualquier cosa manofacturada mucho más que una puesta de sol o un paisaje de la naturaleza. Últimamente estoy desarrollando alergias que no tenía, y hacen que repela los parques, las plantas y el arbolado en general.

3ª PARADA: LA BARDEMCILLA
Continuando en la verdiclara línea 5 de metro de Madrid, podemos apearnos en la tolerante y abierta parada de Chueca y tomar un refrigerio en La Bardemcilla, local que me causa un desprecio imposible de evitar. Primero porque su epígrafe "Café Latino" me remonta a chuscos conceptos de grasa, Miami, plátanos, ropa apretada... Y segundo, porque tal y como indica su nombre está regentado por la saga Bardem, que lo que se dice entrañables o cercanos, no resultan. Aunque se lucran de Javier, (Los platos se llaman como sus películas y la cafetería está llenita de fotos del oscarizado actor) por allí es fácil ver a sus hermanos: Mónica, que a la mínima promociona su local, y Carlos, que parece una señora vasca... Un dato sin importancia: sepan ustedes que los Bardem, legalmente se apellidan Encinas.
Como no acostumbro a decir mentira, les reconozco que se come fenomenal y a un precio razonable. Lo dicho: me da asco y me mola.

4ª PARADA: CAFTERÍA ADC
Continuando en la zona centro de Madrid nos topamos con la ajetreada, castiza y dinámica calle Pez. Allí hay zapaterías especializadas en pantuflas para viejos, ocupaciones, puntos de encuentro de los modernos capitalinos, y un montón de bares. Uno de ellos, el ADC, sobrevive a remolque del verdadero epicentro de la Calle Pez: El bar El Palentino. Para los madrileños, quedar en el Palentino es un clásico, una necesidad a veces. Y cuando está a rebosar o cerrado, los parroquianos entran en el ADC, donde las tapas expuestas son ya conocidas por todos, de forma individual porque duran meses, y los clientes les cogen cariño, les ponen nombre... De hecho, supuran un vaho nada sano que se impregna en el cristal. Recomiendo un simple café antes de continuar esta peculiar ruta.

5ª PARADA: CENTRO COMERCIAL PLAZA NORTE:
De aberrante decoración neo-versallesca, se alza entre polígonos, en la zona noroeste de Madrid este abigarrado Centro Comercial de enroscamientos en columnas trajanas, olores a gofre y plástico, y transeuntes con botas estilo Luis II de Baviera. En efecto quienes pasean y compran en estas instalaciones, son insulsos y de desgraciada apariencia. Sin embargo, alguna de mis tiendas favoritas, se aloja en tan acaramelada fortaleza del consumo: Claire´s, Zara Home, L´Occitane, Party Fiesta, Hazel, Blanco o Burger King.
.

Lo dice Diana Aller

16 comentarios :

álex martí dijo...

No sé si te has dado cuenta, pero en este post te ha salido una prosa muy galdosiana.

¡Un abrazo!

Krystal dijo...

me apuntario para hacer tu tour "que asco pero me mola" pero me es imposible porque no vivo en Madrid y cuando voy no me veo llendo al centro comercial que parece mas de las vegas que a uno de madrid, es una lastima me gustaria conocer el parque de los infieles.... secretamente hay una cafeteria molana aqui en Malaga donde hay una zona escondida en la segunda planta donde me gustaria serle infiel a mi marido!! solo por el hecho de usar esa zona y porque invita a eso, es una fantasia absurda lose, pero cada vez que voy al baño que esta en la planta de arriba pienso: ahh que ganas de usar esa parte para ser infiel jaja, pero bien me podria sentar ahi con mis amigas pero no vale, tiene que ser x infidelidad!!!
que cosas digooooooooooooooooo!!

Lector Asiduo dijo...

Me ha encantado el post. Especialmente, porque me has hecho recordar algunos lugares, amén de descubrir el Parque del Capricho (que así, de primeras, parece una maravilla). Eso sí, por muy bien que se coma, prefiero lamerle el culo a un caniche que entrar en el cortijo de los señores Encinas.

Anónimo dijo...

Jajajjjaja me has arrancado las primeras risas del dia al escribir que Carlos "Encinas" parace una mujer vasca, buenisimo.
Este tío siempre me ha parecido rarisimo de aspecto, pero nunca sabia el porqué. Gracias a ti ya lo tengo claro....

patri-cia dijo...

Como serán de asquerosos esos sitios que los de provincias, cuando visitamos Madrid para fliparlo, vamos a casi todos esos sitios.
Fíjate si estás en los cierto que en ese centro comercial me compré yo una chaqueta igual que la que lució un día Rosa Benito en la tele.

Anónimo dijo...

Totalmente de acuerdo con Lector Asiduo en lo referente al clan Encinas, me estomagan.

Sandra dijo...

me encantas Diana Aller!!! Tus posts me alegran el día, de verdad ;)

Tiquismiquis dijo...

En la Bardemcilla se comía bien.
Ahora la cocina está hecha con muy poco amor.
cuando un lugar de comidas pasa a ser siempre a rico a que de vez en cuando toque rico... mal asunto.

Anónimo dijo...

anda, maja, para conocer los verdaderos encantos del proletariado te llevaba a cualquier barrio de coslada o incluso de tu mal querido torrejón de ardoz... Ciudad Pegaso? de humildes, poco. He pasado muuuchas navidades por esas calles numeradas y se nota que los empleados de Pegaso no son-eran los de la Seat. Pues no tienes que ser tú pija ni na, tócate los pies...
Por cierto, me da que la esquina de la foto con la calle once, es justo la casa de mi abuela.

Y cierto; ahora están puteados porque el 77 se ha hecho tan popular que tardan que no veas en ir y volver de Canillejas, con ese centro comercial ahí al ladito, jjjaa,, a mamarla!!! jajjjjajaa

Spanique dijo...

Diana, hace días que la leo, pero poco partcipo en su blog, como tiene que ser, unas entradas me gustan mucho mas que otras... Todo esto para decir que con su permiso se la enlazo en mi Facebook, que esta me gusta mucho. Allí soy Lila Spanique. A pasr un buen día

Laura G. dijo...

"Me da asco pero mola". Es curioso es precisamento lo que siento por Fito.

Noe dijo...

Fascinante, lástima que las escapadas que hao a Madrid sean contra-reloj. Me ha hecho gracia tu referencia a los Encinas y su memorable enlace con la familia Cruz -sin duda tal para cual- y me hizo gracia la nota en prensa en que se anunciaba la voluntad de apellidar a su prole recuperando el apellido del abuelo paterno, Encinas, y no Bardem... todo un alarde de originalidad, vaya

Anónimo dijo...

Me gusta lo de "compras recomendadas": genio y figura...

MATEMATICO MARZAL dijo...

Lo quiero ver todo. Tengo medio convencido al Troglo para ir en breve a Madrid. Nos tienes que llevar como mínimo al Centro Comercial.

Anónimo dijo...

upss la decoracion del centro comercial es igualita igualita que la del centro comercial granvia 2 en barcelona.....

Icaroproject.es dijo...

Hummmm... Tengo alguna foto del Plaza Norte que parece Versalles. Tanto marmol y tanta voluta para que las pijas de Alcobendas acaben comprando en Zara. Cuando quieras hacemos un tour por cualquiera de los Nuevos Ensanches Metropolitanos (PAU) semidesérticos, tanto de Madrid como de los alrededores. Son tan tristes que molan.