jueves, 13 de enero de 2011

SOLUCIÓN SINDE

Mi perro tiene la peculiar costumbre de miccionar al amparo de la oscuridad nocturna, en la pata del mueble donde están los platos, los cd´s y la mesa de mezclas en mi salón. Acaba de cumplir 11 años y he tenido muchas dudas sobre por qué lo hace. ¿Desea llamar la atención? ¿Incontinencia? ¿Marca el territorio? ¿O acaso es su particular modo de desprestigiar la cultura humana?
Hace unos días leía la columna de mi -literaria y capilarmente- admirada Lucía Etxebarria (¡qué buen pelo tiene esta mujer!), donde se hacía la víctima con el pobre argumento de que menos mal que recibe dinero de sus colaboraciones "extras", porque los usuarios-consumidores-ladrones hacemos que la cultura "muera" porque los autores no cobran.

Con sinceridad, y así, en la confianza que da un blog cercano y ameno como éste: estoy hasta el coño de este tema, por obvio, por evidente y por manido. Mi opinión iría en paralelo a la diatriba de Amador Savater (ésta).
Pero ya que opinando sobre la obviedad no se consigue nada, propongo una solución a la "ley Sinde".
Voy pues con los hechos, bien explicados, al estilo Barrio Sésamo, con ejemplos fácilmente asimilables y a la altura intelectual de mi colega guionista Sinde:

-Si ustedes son observadores, habrán visto que hay por toda la red un montón de videos. Muchos de ellos no son buenos: son sobresalientes. ¿Qué ha movido a los autores a realizarlos? ¿Dinero?.

-En Madrid, mi ciudad, se celebran infinidad de acontecimientos artísticos subvencionados. Tomemos como ejemplo el festival de Otoño, que no me interesa especialmente. Danza y teatro... muy bonito y artístico, seguro. Un festival que sin ayudas y sin la inyección económica de nuestros impuestos, no sobreviviría... ¿O si?

-También en Madrid, mi ciudad, cada fin de semana hay más de 30 conciertos. Los artistas no reciben subvención ni ayuda alguna. Muchos son fantásticos. Otros, una birria. Pero cada uno tiene su público. Los músicos se compran sus instrumentos, componen sus cancioncillas... y la mayoría de las veces, esto lo hacen en sus ratos de asueto. Porque trabajan. Si, ese engorroso intercambio de tiempo por dinero, necesario para levantar un país.
-Más ejemplos: Hay grupos de facebook que de tan ingeniosos, merecerían ser remunerados... Y a pesar de no serlo, se siguen creando. Hay películas que no consiguen arrancar ni una sonrisa, ni una lágrima, ni una emoción. Pero en el cine no le devuelven el importe del producto si usted no está satisfecho, cual Corte Inglés ¿Saben por qué? Porque la cultura no es un producto. No es cuantificable.

¿Porqué entonces quieren cobrar por ella Alex de la Iglesia, Alejandro Sanz, Lucía Etxebarria, la ministra Sinde y toda esa caterva de intelectuales patrios que se han autoerigido como adalides culturales de nuestro país? Primero pensé que era porque se creían mejores que esos realizadores que cuelgan sus videos y que esos autores de ingeniosísimos textos que pululan por internet para deleite común.
Pero descubrí con horror, que los citados y sus instruidos congéneres culturo-chupópteros, no disfrutan de la cultura, no ven youtube, no leen monitores de ordenador, ni descubren nuevos y jóvenes grupos que cantan al desamor.
¿Entonces? Si no es el ego... ¿Qué les mueve a defender que lo que hacen ellos esté remunerado y lo que hacen los demás no?

Esta mañana, como cada mañana, he limpiado el charquito de orín de mi perro. Resignada, tranquila, pacientemente habituada. De nada sirve reñirlo, de nada mimarlo. Y de pronto lo he entendido todo. He pensado "Qué engorro hacer esto tan inservible, que no me reporta ningún beneficio. Si no tuviera que ir a trabajar, si pudiera dedicarme a mis cosas -mi perro, mi blog...- y vivir de ello, no me importaría..." Y he visto la luz.
¡Lo que quiere esta gente es no trabajar! ¿Se imaginan ustedes que les pagaran por hacer lo que les gusta? (Es lo que defienden ciertos sectores para ellos...¿no?)

La solución por tanto es fácil y satisfará a todos: Basta con ¡qué trabajen! Alejandro Sanz -por ejemplo- madruga un poquito por las mañanas, va a mercamadrid, descarga unas frutitas, unas carnes de vacuno y se gana un jornal. Y así, no sólo se gana la vida, además incentiva el descenso del paro, promueve una cadena de consumo coherente y justa... Y luego ya, si le apetece, que comparta su -probablemente excelsa- cultura en el tiempo que le sobre. Lucía Etxebarria: Si quiere escribir, que lo haga, que además lo hace con encomiable pulcritud... Pero tras sus ocho horitas de jornada laboral, como hacemos los demás.

Si los artífices de esa cultura cambian las ayudas, las subvenciones, los derechos como autores... por un trabajo cuantificable, remunerado y honesto... A los que hacemos las cosas por gusto, nos dejarían en paz, y encima ayudarían a sacar a España de este atolladero económico en el que está.

Señora Ángeles Gonzalez Sinde. Yo tengo la solución: ¡Que trabajen!

Nota: Creo que soy de las pocas personas que NUNCA se ha bajado una película, una serie o una sola canción. Pero no por falta de ganas, sino de tiempo. Mañana al despertar habrá un charquito de pis bajo el mueble de la música. Y yo lo limpiaré resignada antes de ir a trabajar.

Lo dice Diana Aller

28 comentarios :

Ros dijo...

Tu perro es sencillamente guapísimo... y lo de la cultura... en fin... una lástima.

yo,lamiss dijo...

Que viva la democratización del talento!!, eso es lo que les jode

lawinehouse dijo...

Ole tu santo coN'o

betibucea dijo...

En casi todo lo que escribes estoy de acuerdo pero, con esta publicación discrepo y mucho.
La cultura tal vez debería democratizarse pero, desde mi punto de vista, según la ley de la la oferta y la demanda. Si lo que produces, sea el producto cultural que sea, genera beneficio económico, enhorabuena! Puedes vivir de ello. Eso ya es un trabajo y, además, si te dedicas a ello, es porque suele gustar, así que doble carambola. Lo que no me parece bien es que porque alguien se instale en la industria cultural todo lo que produzca le tenga que proporcionar dinero.
Producir cultura, para mí, es trabajar. Y descargar cajas de fruta a las 5 de la mañana también. Si la fruta tiene su público no tendrás que cambiar de profesión. Del mismo modo que si tus libros se venden, no tendrás que descargar cajas de fruta. Eso sí (aquí te doy la razón), si no produces, que no te subvencionen, porque eso es una pérdida de dinero y de investigación de nuevos talentos.
Gracias, Diana, por sembrar tanto.

Omega Man dijo...

Una vez, yo intenté bajar una de película de putas y se me coló un virus en el ordenata: fue un castigo divino por no querer apoquinar los derechos de autor.

Los criticones dijo...

1) Es muy difícil sostener que El quijote no es de Cervantes y se lo puede copiar y vender cualquiera y los zapatos de una sí y no se los puede poner nadie a quien le venga en gana. Y la tierra (La tierra!! sea de un@ y la música no). Y un seguro de vida (perfectamente virtual) y un billete del Banco Central (un pagaré virtual en un cuenta virtual) sí.

2) La propiedad privada y su derecho es arbitraria, convencional e históricamente recientísima, pero si hubiera una realmente ontológica y necesaria sería la intelectual ¿cómo no?

3) Sin la propiedad intelectual, reconocida hasta por la URSS (cómo no?!), nuestra historia común sería más aún cavernosa. Es el débil pálpito de la luz en nuestra negra historia de poder material.

4) ¿Por qué La Propiedad Privada pertenece a "lo nartural", "lo lógico", "lo obvio", "lo necesario" y la intelectual es la ÚNICA que se ha puesto en tela de juicio, que es discutible, que de facto ya se ha arrojado a los pies de los caballos? ¿Porque internet es ingobernable y no el resto de la vida (regulada hasta por leyes hasta las vísceras y los pensamientos)? Qué simpática casualidad...

ARM

Lector asiduo (con un ataque de politiqueo) dijo...

Especialmente, me hace gracia que se atrevan a quejarse los directores de cine. TODOS, hasta los que recaudan millonadas en taquilla, reciben subvenciones*. Y eso que muchos de ellos firman trabajos con los que dan ganas de arrancarse los ojos. Me encantaría poder hacer lo que me saliera del huevo, que me pagaran por ello y encima recibir otro sueldo, normalmente vitalicio en calidad de eso que llaman "derechos de autor".

Otra cosa es definir el término cultura. ¿Dentro del concepto entran películas como 'Mentiras y gordas'? La autora de tal infame guión, nuestra Ministra Sinde, debería concretarlo.

De los cantantes que se quejan y viven en otros países para no pagar impuestos, no comento nada.
______
*¿No deberían devolver el dinero de subvenciones aquellos directores que recaudan millonadas en taquilla?

Lady Cola dijo...

Totalmente de acuerdo. A ver si de una vez podemos deshacernos de toda esa basura que tiene el santo morro de autoadjudicarse la etiqueta cultura cuando en realidad no se le acerca ni por asomo (véase cualquier película de Holliwood de cualquier cine comercial para ganar pasta con el mínimo esfuerzo).
Y así de paso dejan de lucrarse de una vez esos carroñeros que están viendo la cultura como la gallina de los huevos de oro (y con carroñeros me refiero a las entidades que "protegen" los derechos de autor, no los "artistas" ya que sólo una minoría privilegiada de éstos puede ver en realidad una perra de este chollo).
¡La cultura de verdad es libre y gratuita y no va haber nadie que la detenga!

Anónimo dijo...

yo sólo soy d ver porno gratis, q tiene más delito q no pillen un duro los que se jartan d follar
estás, sencillamente, esssssquisita con el tiempo
te admiro, Sevilla en Madrid

Anónimo dijo...

Para lo del perro te puede funcionar una cosa: hierve dos o tres guindillas secas en un poco de agua, metes la infusión infernal en un spray y rocías todo lo que suela "marcar". Es inocuo, el olfato de los perros como sabrás es mucho más sofisticado que el nuestro y en cuanto huelen la guindilla suelen dejar de marcar ese mueble,porque les resulta muy desagradable. Hay que ser constante y hacerlo hasta que el perro asocie que donde antes olía su pis (por mucho que lo limpies) ahora hay algo insoportable. Con el mío funcionó, tras más de 12 años de rebeldía urinaria.

También para fregarlo, nada de lejía:eso les atrae más,lo mejor es agua con vinagre.

Anónimo dijo...

Existe un hecho insoslayable: para vivir hay que comer, y la comida no la regalan. Tampoco regalan la electricidad, ni el agua, ni el alquiler... Entonces nos encontramos con la siguiente situación: quienes producen patatas, bombonas de butano, atención bucodental, etc, están en condiciones de hacerse pagar su trabajo, en modo que quien no tiene para pagar esos bienes o servicios, se queda sin ellos. Ahora bien, como vivimos en una economía basada en el intercambio, no hay modo como, quien no tenga el modo de hacerse pagar por aquello que produce (por aquellos que puedan estar interesados en esta producción) pueda obtener a su vez esas patatas, bombonas de butano y atención bucodental que necesita. Eso significa que quien se encuentre en esta situación (y no haya recibido una cuantiosa herencia, o no disfrute de una segunda ocupación que le rente lo bastante para vivir, con dedicación de pocas horas de trabajo) se verá reducido a la condición de mendigo, o de cortesano obligado a adular al poder para vivir. Que la cultura esté en manos de aduladores cortesanos o de mendigos, ¿es lo deseable?
En cuanto a eso que dice Diana de que la cultura no es un trabajo debido por que quienes la producen están frecuentemente dispuestos a hacerlo aunque sea gratis, ¿ha de aplicarse también al trabajo de la agricultura (tomando en cuenta la cantidad de gente que se dedica a la horticultura por hobby)? Y, en lo que respecta al argumento de las subvenciones, ¿Tiene Diana Aller alguna idea de la medida en que está subvencionada en España la agricultura, el transporte, la pesca, la producción de energía eléctrica (por poner sólo unos pocos ejemplos)? ¿Habría que poner también en internet, a libre disposición del consumidor, las patatas y las naranjas, atendiendo a que sus productores también se benefician de la protección del Estado?
Sospecho que una polémica parecida a esta se debió suscitar por la época en que se empezaron a construir bibliotecas públicas (otro sistema de acceso gratuito a la cultura), y -por supuesto- apoyo la existencia de bibliotecas, pero la inconsistencia de los argumentos que utiliza Diana en este post, ha conseguido irritarme. No pretendo saber que opción (obligar al pago o permitir que el público tome gratuitamente lo que le gusta) es el adecuado en este caso, pero desde luego no será un razonamiento torpe, frívolo y tramposo como éste el que nos ponga en el camino correcto.

Watjilpa dijo...

Totalmente de acuerdo. Más resumido aún, yo diría que lo natural de las cosas bonitas es hacerlas por amor al arte. Que la prostutución artística (i.e. pago de dinero a cambio de arte) sea legal, no da derecho a las putas a exigir que el público en general haga el amor por dinero. Mucho artesano honesto se vuelve artista y, luego, puta. Aún no veo claros los nexos causales que explican (pero no justifican) esta metamorfosis. Gracias, Diana. La coherencia, como el valor, se te presume.
Wat.

Anónimo dijo...

Como músico me da asco tu post. Como Licenciado en Economía y trabajador a jornada completa, he de decirte que eres la primera persona que comparte mi opinión totalmente. Pero es más fácil luchar para que no nos quiten lo que tenemos, que estudiar una carrera, buscar trabajo, irte al extrajero y volver a tu país después de muchos años fuera. Maldita mi suerte y no poder ser de los vividores a los que este post les dará asco...

PD: y más de 10 años tocando de forma altruistra y gratuita lo corroboran... jeje

betibucea dijo...

Para un par de post anteriores: arte y cultura no es lo mismo. Digo.

Anónimo dijo...

Lady Cola, con errores gramaticales la cultura es fácil de detener. Revisa tu alegato.

Lo único que está pasando en este tema es un cambio en los canales de distribución que obligará a que muchos intermediarios ineficientes se transformen o desaparezcan, con el consiguiente abaratamiento de los costes a soportar por el consumidor final. No me parece que ello deba de suponer la desaparición del pago por el producto consumido. Lo lógico sería que pagásemos menos, mucho menos, pero el gratis total no me parece viable, más que nada porque, como ha dicho alguien en un comentario anterior, lo que no es viable en la agricultura o energía (sectores subvencionadísimos ellos) no tiene por qué serlo en el ámbito cultural, que, dicho sea de paso, nadie sabe qué es.
Respecto a lo de la democratización de la creación y demás vainas, pues que queréis que os diga, que me parece muy bien, pero comparar un video que yo subo a Youtube, por muy genio que sea, con una serie de HBO que pueda verse (o descargarse) por internet, me parecería un poco pretencioso. Pero allá cada uno con su ego, que veo que de eso muchos por aquí andan sobrados.

Anónimo dijo...

Conceptos e ideas como la de "democratización del talento" son los que han llevado a España a ocupar los últimos puestos en el informe PISA. El drama no es vivir en un país de gente mediocres. El drama es que los mediocres se crean genios por derecho propio. En vez de fomentar la excelencia, se iguala por lo bajo. Así, todos igual de... ¿genios? ¿O tal vez de lerdos?

Benito Boniato (estudia Bachillerato) dijo...

Acabo de ver en internet unas fotos cojonudas de la ministra Sinde en pelotas, pero seguro que son un "fake".

El amante pajillero de Jeniffer Lopez dijo...

Pues el Javier Marías está todo chinao por culpa del pirateo:
http://javiermariasblog.wordpress.com/

Otto el Piloto dijo...

Me dan escalofríos sólo de pensar en echarle un polvo a la Sinde...

Ijon Tichy dijo...

La verdad es que tu argumento es inapelable, otra cosa es que no se quiera ni intentar entender.

Si hay gente que trabaja produciendo bienes tangibles y vive de eso, y además en ratos libres crea cultura por gusto y la comparte sin beneficio material.

¿Quien decide que hay otra cultura "mejor" que merece ser subvencionada?
El contubernio de amiguetes políticos/artistas que tantas cosas tienen en común. Vivir del trabajo ajeno.

Fermín dijo...

En relación al tema de la propiedad intelectual, ¿de verdad alguien se puede tomar en serio ese concepto a día de hoy? Hace mucho tiempo ya que está todo inventado, y no veo qué derecho tiene alguien, como por ejemplo Alejandro Sanz, a llevarse dinero por hacer (con poca gracia) un corta y pega de otros que han hecho música antes y con más tino y talento que él. ¿Tiene derecho él a llevarse millonadas de dinero por eso? ¿Por qué no paga él una parte de sus honorarios a todos aquellos de los que toma prestadas ideas? Y, tal y como leí por ahí, ¿por qué no paga un tributo a la ciudad de Cadiz por utilizar su acento pese a ser madrileño y vivir en Miami?

Anónimo dijo...

Sublime.

Felipe dijo...

Bravo, sobre todo por lo del cine. Sean buenas o malas, el dinero no se devuelve. Pues eso. Un aplauso para Diana.

Anónimo dijo...

Lo que pasa aqui, y os lo digo con todo el respeto, es que en este pais somos un poco subnormales, reconocedlo abiertamente, con la frente alta y la memoria limpia...

Por cierto ayer me plantee seriamente dejarme crecer un poco mas la barba, ahorrar un poco de pasta para un fusil de asalto m14, una mira telescópica Bushnell 3-9x40 con reticula iluminada y una chupa de camuflaje, después de leer en una publicación especializada que El Guincho es lo mejor del 2010...

¿Que os pasa, de verdad quereis un mundo asi?

Julia dijo...

Sin reirse pero es hembra? porque mi perra hacia lo mismo y es porque tenia una especia de piedrecitas en el riñon o no se que porqueria. Opciones, un pienso caro de cojones o la versión barata de mi veterinario de pueblo "ponle una pastilla de vitamina c con la comida". Infalible, la tia aun da guerra y tiene mas años que matusalen.

SpunkMayer dijo...

Pues yo soy editor de vídeo y me encanta que me aclares que éso en lo que paso tantas horas al día es un simple hobby. Yo que pensaba que lo hacía para comer, fíjate tú, ahora ya puedo ser feliz.

Anónimo dijo...

Venga no seais cínicos, lo que mola dedicarse a grabar un disco al año, lo cual conlleva tirarse un mes fumando porros y esnifando farlopa para pasar el resto del año de fiesta en fiesta sin pagar una copa, fumando porros y esnifando farlopa... cuando estas al borde de la embolia te haces vegano, sacas un par de recopilatorios y vuelta a empezar...

observador subjetivo dijo...

Impresionante, Diana. Me ha parecido una idea brillante a la par que original.

En mi blog he escrito varios posts sobre este asuntillo. Os invito a leer el último de ellos aquí (al pie hay enlaces a otros relacionados, por si os interesa):

http://observadorsubjetivo.blogspot.com/2011/02/por-que-no-despegan-los-servicios-de.html