domingo, 30 de enero de 2011

LA PERVERSIÓN DE LO ESTABLECIDO SE LLAMA HUMOR


Naomi Klein, en su visionario libro "No logo" (1999), tiene un subcapítulo, titulado "El consumo Irónico, la deconstrucción es innecesaria" donde explica algo apasionante:

...Estos intentos de transformar los productos masivos más genéricos en elecciones vitales como el ‘punk-rock’ no tardaron en provocar las burlas de aquellos jóvenes ‘cool’, escurridizos y con poder para imponer las modas muchos de los cuales ya habían abandonado el ‘indie’ cuando las marcas lo adoptaron. En lugar de ello, encontraron otra manera de expresar su desprecio por la cultura de masas: en vez de rechazarla, se abandonaban completamente a ella, pero imponiéndole un giro irónico y zorruno. Se dedicaron a ver ‘Melrose Place’, a comer ensaladas en restaurantes de comidas rápidas, a cantar canciones de Frank Sinatra en bares karaoke y a beber bebidas sin alcohol en cantidades hawaianas, actos que habían llegado a ser populares y atrevidos porque, bueno, eran ‘ellos’ quienes los hacían.
Los adolescentes no sólo estaban emitiendo una declaración subversiva sobre una cultura a la que no podían escapar físicamente, sino que rechazaban el puritanismo doctrinario del feminismo de la década de 1970 y la seriedad de la búsqueda de la autenticidad de la de 1960 y las “lecturas literales” de tantos críticos de la cultura. Bienvenido el consumo irónico.


Aunque este libro tiene unos añitos, resulta del todo visionario en muchísimos aspectos, y uno de ellos es ésta forma pervertida de consumo. Como la película showgirls, que, pese a lo que dijera su director, Paul Verhoeven, se hizo del todo en serio. Les recomiendo que la vean en compañía, no necesitan ni porros... se reirán una barbaridad. Diálogos imposibles, personajes perfilados con un sólo adjetivo, espectáculos de sonrojo colectivo... Una juega, de la que los distribuidores de la película tuvieron noticia y trataron de sacar tajada. Se dieron cuenta de que, pese al fracaso comercial en salas de cine, la película era alquilada por veinteañeros, para reírse, para travestir el sentido primigenio de la obra... y la proyectaron de nuevo en cines con una campaña específica...

Esto mismo ocurre en España con eventos como Eurovisión, o Miss y Mister España (gala de la que siento profundamente que no se emita por televisión).

Y es que la televisión, se está quedando muy desfasada: los que deciden son mayores y tienen mentalidad de mayores, así que continúan creando de una forma arcaica, como se ha hecho siempre, sin darse cuenta de que caen en la parodia, y de que al que tienen que captar es al joven que se les está yendo a internet, y que será consumidor durante más años.

Para mi el ejemplo más claro es Operación Triunfo, un "fracaso" desde el punto de vista de la industria musical, un "ir tirando" desde la televisiva, pero un hervidero de risas y pasto de comentarios en redes sociales.

Los chicos que están en OT, pese a no haberse comprado un disco en su vida, pretenden vender algunos el día de mañana y se presentan en serio al concurso: lo hacen de verdad. Me consta que el programa se hace con verdadera vocación de entretener, y que Pilar Rubio pone lo mejor de ella para presentarlo. Pero es evidente que utilizan unos códigos obsoletos, que a ojos de los demás, resulta risible, trash y absurdo. Un montón de profesores y un jurado que hace en serio su trabajo, y sin embargo roza el mayor de los ridículos, y "desenseña" a los jóvenes a ser artistas; una iluminación multicolor de gala noventera, unos invitados de la propia cantera OT... Nada, absolutamente nada en OT resulta novedoso o tan siquiera actual.

Y esa es su gracia. Aunque ellos no la ven, ni la entienden... Penden de las audiencias, no de los comentarios en redes sociales... Estos fueron algunos de los trending topics:

-Quiero que Paolo Vasile me diga, mirándome a los ojos, que le gustó la gala de OT, que tuvo un ritmo trepidante y que Pilar Rubio es lo más.
-Este Operación Triunfo me recuerda a la serie Felipe y Letizia”.
-¿Por qué Pilar Rubio le ha dicho a una ciega: ‘¿Ves? Esta es la recepción de la Academia?’,
-(Los nombres de los concursantes son muy raros este año con predominancia de la X: Roxio, Naxxo, Alexxa...), ¿Roxio no es un programa para piratear discos?”,

-Tienen nombres de Pokemon.

Cualquier persona que esté un poquito en el mundo -tampoco se trata de ilustradores que viven en Berlín, ni modernos con tupé Kortajarena- cualquier persona, como éste sujeto, un tal Guzmán Garmendia por ejemplo, se da cuenta de la perversión de lo establecido.

Ahora bien ¿Merece la pena hacer que abran los ojos?

Lo dice Diana Aller

5 comentarios :

Tijuana dijo...

Me he emocionado y todo con la crítica a OT. Que bonita es la España rancia "telecinquense", siempre te conciencia de que hay alguien peor que tú.

Veré la película, aunque en una primera lectura, y fruto de una paja mental probablemente, mi mente la registró como Burlesque y me quedé un poco a cuadros.

Adalias dijo...

"Consumo irónico", me gusta y me lo apunto.

Al menos habría que agradecerles la promoción del uso de la X;)

Anónimo dijo...

En una lejana juventud vimos un programa llamado Patito Feo entre humo viciado y berenjenas de almagro. Eramos un trending topic y nosotros sin saberlo.

Víctor dijo...

Showgirls, la escena esa que está ella follando en la piscina con el actor que hacía de Cooper en Twin Peaks es insuperable. Ni hecha a posta.

Pedro Álvaro dijo...

Me matas.

Precisamente hablaba de lo mismo el fin de semana pasado con unos amigos. Pasamos de No Logo al "consumo irónico" y a los programas que son autoparodias de sí mismos; nombrando a Showgirls y manifestando nuestra intención de hacer lo que Klein llamaba "Showgirls party": quedar unos cuántos calaveras para ver la peli, fumar sustancias ilegales y hacernos unas risas.

Como si me hubieras leído la mente.