martes, 23 de noviembre de 2010

MÚSICA DE ESPAÑA 6: LOS VERDADEROS AÑOS 80

En este repaso que voy haciendo de la música de España me dispongo a continuar la historia donde la dejé, en los florecientes años 80. Entiendan que si bien éstas son las entradas que más me gusta escribir, también son las que mayor dificultad entrañan. Por un lado, pretendo ofrecer una visión personal y no limitarme a recabar datos que ustedes, resueltas damas y caballeros pueden encontrar en internet sin grandes problemas. Por otro, pretendo demostrar el carácter sombrío y artístico consustancial a nuestra nación, la enorme España que nos empeñamos en desprestigiar denominándola simplemente "este país".Lejos de patriotismos mal entendidos y vergüenza desenfocada, pretendo elevar al concepto de cultura, la música hecha en España, acorde con su renqueante economía, y sus limitaciones sociales, pero gloriosa en cuanto a calidad y creatividad.
Para este episodio, el formato que mejor se adapta es la redacción escolar. Tengan en cuenta que el marco cultural de los 80 era ciertamente siniestro: una sociedad aperturista, en pleno desarrollismo socialista, y que yo recuerdo perfectamente, porque lo viví: Había un canal de televisión, porque la2 (entonces uhf), como hoy, la veía poca gente: Se televisaban corridas de toros, programas sobre salud o magacines como 3,2,1 contacto. Es la época de Eva Nasarre con calentadores, y tras ella, un programa de manualidades llamado "Arco-Iris", la época de Elena Santonja en "Con las manos en la masa" y de La Bola de Cristal: Estafa infantil, con tintes retrosocialistas y afortunadamente también nuevaoleros, gracias a la que los niños de la época nos acercamos a la música. Algunos comenzamos allí un idilio que todavía perdura.
Los 80 son marquesinas de autobús sucias, olor a lejía en los comercios, carteles de "Oferta" con forma estrellada, calles grises y sucias, suelos de sintasol con apariencia granítica, crucifijos en lugares públicos y cabeceros de matrimonios insurrectos a laprogresía vigente, mocasines duros y jerseis jaspeados hechos a mano. Nada que ver, en cualquier caso, con la fraudulenta imagen retro-flashy de grandes almacenes o la en absoluto descriptiva serie "Los 80".
En esta España que les describo, los jóvenes todavía no son considerados consumidores, pero tampoco queda en ellos filiación política ni romanticismo social. Son una generación que busca y encuentra, que, falta de referentes, inventa colores y sonidos, y se deja influir por lo poco que conoce, normalmente, cosas de fuera mezcladas con costumbrismo netamente español. Dejamos (qué bonito, integrador y generoso es el plural mayestático!) nuestra particular narración, cuando de forma casi espontánea y como respuesta a nada en concreto, habían surgido un montón de grupos nuevaoleros, aunque ellos no recordaban olas y oleadas españolas. Precisamente iniciar ese camino, fue la gran suerte y mayor desgracia de una industria reinventada: locales de ensayo, músicos de sesión, casas discográficas (aun no eran"sellos"), salas de conciertos, y una brecha abierta en la que cabían cada vez más cosas, y cada vez menos buenas.
Grupos como Radio Futura, que comenzaron con un candor resplandeciente, prescindieron de sus grandes valedores, y sus inocentes tonteos tecnoides y transitaron una senda peligrosa (en este caso, el son latino, por cuyos vericuetos se perdieron hasta hoy mismo). Les pongo el caso de Radio Futura, porque es bastante paradigmático: Sus destellos de genialidad en "La negra flor" o en "Escuela de Calor", les valieron entrar (y perdurar) en las listas de ventas musicales, con otros temillas cualesquiera, es decir, el "cualquier cosa vale" porque proviene de un mismo intelecto es el máximo peligro en el asentamiento artístico. Me explico: si ustedes, gente lista y creativa sin duda, sacan un disco, un libro o una escultura y resulta ser un éxito... cuando repiten la hazaña, obviamente ustedes ponen toda su intención en ello, hacen "lo mejor" que pueden hacer en ese momento. Al fin y al cabo el cerebro y la dedicación es la misma... y normalísimo sería que vieran una evolución en su trabajo. Máxime si les respalda el público, ávido de su obra. Lo que pasa -y ésta es la gran maldición de los creadores- es que la primera obra es "en bruto" lo mejor del artista, que se contamina, de sí mismo y de los demás en un segundo trabajo. J Planetas me explicaba en parecidos términos, porqué el primer Lp, e incluso la primera maqueta de un grupo, es a menudo la mejor: Es algo que llevan rumiando 20 años: una infancia cercana y una tortuosa pero inspiradora adolescencia dan como resultado canciones frescas, que para un segundo disco (generalmente de uno a tres años después) no hay tiempo de vivir experiencias que marquen e inspiren tanto.
A ver, que me pierdo... Voy ahora con La Unión. Su hit (que lo es) "Lobo hombre en París" tocó las fibras del Arte (con mayúsculas, sí), y a partir de ahí fueron a remolque de ademanes y modas. Podríamos resumir la deficiente carrera de este trío, como una trayectoria de "tarde y mal". Para que se hagan una idea, hace menos de un año, Rafa Sánchez (de muchos sabido que es ex- de Miguel Bosé) ha salido del armario. Lo dicho, tarde y mal. Sin embargo, para resarcir el posible encono de mis palabras, he de defender una joyita de La Unión, la cara B de "Lobo hombre". Disfruten, porque tiene su puntito... Con ustedes, Sildavia:



Los Secretos, grupazo de pop llorón, tuvo una trayectoria descendente desde cualquier punto de vista que se les ocurra. Claro que, donde hay calidad, se perdona mejor la caída. También en este caso mi favorito es el primer disco, llamado también Los Secretos. Sobre ellos pesa una dura leyenda: en un tiempo record, murieron tantos integrantes que, unidos a sus melancólicas y desgraciadas letras, les han hecho pasar a la historia como un grupo gafe. Enrique Urquijo, líder y cantante, murió en 1999, en un portal de la calle Espíritu Santo, víctima de su yonquismo. Excompañeros de faena de mi época de trabajadora discográfica, me contaban que era habitual que el grupo llegara a las fiestas patronales de turno a tocar, y, al llegar allí, pidieran prestadas unas guitarras, porque habían vendido las suyas para conseguir caballo. Los últimos años de Enrique fueron sórdidos y más tristes que sus propias canciones: Era un muerto en vida, un zombie alienado que poco o nada tenía que ver con el resto del mundo. A su muerte le sustituyó su hermano Álvaro Urquijo, (también miembro del grupo) de parecida tesitura vocal y tristeza en el hablar. Todas las letras sin excepción hablaban de drogas o desamor... Y todas dejan un poso triste y casi incómodo en el alma. Un claro ejemplo podría ser "Pero a tu lado":



Vamos ahora con Hombres G, tema del que podría contar una intrahistoria bien lírica y bonita, porque yo era fan, fan, fan, fan, fan, y más fan todavía. Me da mucha rabia cuando menosprecian a las adolescentes gritonas que acuden a ver a su/s ídolo/s sexuales y musicales. Cualquier forma de "entrar" en la música es buena... ¡Cuánto mejor si es aprovechando un torrente hormonal que marcará de por vida! De hecho la impronta fijada en las chicas es perdurable y sana como auténtico sustento vital. El motor de la vida de mi gran amiga Araceli Segura es básicamente la música, aunque imagino que también las pulsiones sexuales... intereses que sin duda provienen de una necesariamente rebelde adolescencia.
En mi caso, mi "despertar" musical (y sexual) fue parejo a la trayectora de los Hombres G. No sólo no me avergüenzo, sino que me enorgullezco de ello.
En esta ocasión ofrecí un dato de Hombres G, que un lector trató de refutar: Yo dije que Juan y Medio había sido roadie (conductor y "ayudante") del cuarteto madrileño, y alguien contestó que me equivocaba, que había sido mánager... Pues miren, no. Tal vez su posterior fama haya agigantado su currículum, pero créanme que en pocos temas soy tan experta como en éste.
Los dos primeros discos (Hombres G 1985 y La cagaste, Burt Lancaster 1986)fueron auténticas obras maestras. No sólo por lo novedoso que resultaba ver a unos chicos "normales" tocando y cantando sin virtuosismo alguno; sino por tonadillas tan sencillas, romanticonas y directas como "Vuelve a mi" , "Venezia" o "No te puedo besar". Su feudo fue la segunda mitad de los 80, acaso la época más sombría y chunga de la música en España. La industria discográfica era ya una maquinaria engrasada y a pleno rendimiento, y entre sus engranajes, no cabían sellos como Twins, primera disquera de los Hombres G. Rápidamente fueron absorbidos por un sistema (cuyo motor éramos miles de jóvenes) eminentemente capitalista, que se tragó el (poco o mucho, no sé porque me cuesta ser imparcial) talento de los Hombres G. A su promoción ayudaron las dos películas que rodaron a las órdenes de Manuel Summers, padre de David, culpable de litros de lubricación vaginal en España, y cantante y bajista del grupo. Sus proyecciones eran acontecimientos cargados de abucheos en cuanto aparecía Marta Madruga, novia (real) de David Summers, que al grito de "¡Guarra! ¡Puta!" nos unía a cientos de desconocidas... Hoy esas jóvenes son madres trabajadoras, consumidoras de coca-cola light o la revista Cuore, marcadas de por vida por escenas sonrojantes como éstas:



Como este discurso que me ocupa es muy largo y ya he introducido unas basiquísimas nociones, les prometo continuar un día en que las condiciones me sean más favorables... Piensen todo lo que nos queda (de nuevo un mayestático plural, muestra de mi natural y modestísima devoción por los demás) por andar de esta apasionante época: la Granja, Duncan Dhu, Cómplices, la Frontera... tantos interrogantes, tantos detalles olvidables... les conmino a que se mantengan a la espera.

Lo dice Diana Aller

17 comentarios :

Víctor dijo...

No tenemos la misma opinión de Radio Futura pero bueno al menos estamos de acuerdo en el primer disco. Con lo que dice J estoy de acuerdo sólo a medias.

La unión y Hombres G no me interesan. Eso sí, los de Summers me caen simpáticos.

Los Secretos me mola el primer disco y todavía me molaban más cuando se llamaban Tos (la maqueta de máquinas...)

Grandes Exitos de los 90 VI dijo...

http://www.youtube.com/watch?v=oApqXiCbqjo

Jesús dijo...

Eso de vender las guitarras para pillar jaco no se lo cree nadie.

Jesús- Los Secretos.

Anónimo dijo...

Se agradece un buen post, después de la basura de las "vallas"

Pablo Njegoseva dijo...

La Unión nunca me llamó la atención; Hombres G es casi un grupo de culto (se me jode el coche, me deja mi novia, me mareo cuando subo a la noria...je!). Los Secretos me parecen un grupo con canciones buenísimas, y Radio Futura no era de mi cuerda. Cómplices tenían lo suyo (el otro día les vi actuar y María Monsonís está estupenda, Teo está envejeciendo mal, jeje).
De aquella época destacaría a La Frontera, Los Limones (igual me meto en los 90, no recuerdo), Un pingüino en mi ascensor, La Guardia, Tahúres Zurdos y mi grupo fetiche, Modestia Aparte (tengo que decirlo, era un fan irredente de Modestia, aún les escucho de vez en cuando a mis 33 añitos, jeje).
Saludetes, y que te sigan saliendo cosillas!.

Anónimo dijo...

Las letras de Hombres G estaban a a la altura del coeficiente intelectual de sus oyentes.

Grandes Exitos de los 90 VII dijo...

http://www.youtube.com/watch?v=BQaBxu51kCQ

patri-cia dijo...

Ahhhh, lo sabía, lo sabía!!!!
Encontré "la simbiosis" entre nosotras: yo también fuí fan, fan, fan, fan pero que muy fan de Hombres G.

Lee Van Cleef dijo...

Ay no, a La Frontera no me los toques, que son mucho pa tí...

Anónimo dijo...

Y Gabinete, obviously.

A ver si descubre si son masones o algo parecido porque sus letras tienen mucha simbología masónica aparte de canciones dedicadas abiertamente a la masonería.

http://www.youtube.com/watch?v=hoyZJFMHU7A

Anónimo dijo...

Como no hables de Poch, el mayor genio musical que ha dado "este país" junto a los Brincos la vamos a tener.

la casita de wendy dijo...

yo también fuí mega fan de hombres g...y todavía me gustan aquellas canciones tan cursis *_*

Anónimo dijo...

Sin embargo el mejor disco (casi el único bueno) de la unión es el segundo.....

Nico

Grandes Exitos de los 90 VIII dijo...

http://www.youtube.com/watch?v=4iuO49jbovg

Anónimo dijo...

y un datito que no mencionas y que te encatará saber,jujujuju
Rafa Sánchez de la Unión no sólo es ex de Miguel Bosé....también es ex de Cristina Tárrega...ahí llevas, un regalito....

yampo dijo...

Imperdonable el olvido de Golpes Bajos o Esclarecidos (¡clase!)o Nacha Pop.
Lo siento pero .......

Pau dijo...

Ah y no te olvides de Meteosat!!
Ah no perdona que esos son de los 90..... :-))
No he podido evitar la broma era fácil.
A mi todos estos grupos no me gustaban nada (excepto Radio Futura), sonaban muy light para mi gusto. Aunque tengo muchas anecdotas y vivencias con las músicas que comentas.
Yo escuchaba Kortatu y la Polla records, creo que era entonces, me queda lejos. Si me gustaban Los Toreros muertos ("Mi agüita amarilla" es todavia un hit kareokero) y creo recordar que descubrí a Sabina por entonces con Hotel, dulce hotel.
Saludos Diana hace tiempo que no estaba por aquí, pero nunca me fui de tu lado (que frase más misteriosa, :-)).