lunes, 29 de noviembre de 2010

CHICAS MALAS

INTRODUCCIÓN:

Hay días que es difícil levantarse, y hay muchas noches que no quisiéramos acostarnos. El recurrente y cómodo papel victimista de las mujeres, está creando un mundo enrarecidamente insolidario entre nosotras, las mujeres.
Las féminas, de natural, tendemos a crear grupos, explotar la comunicación y crear férreas redes invisibles entre nosotras. Les pongo un ejemplo: la maternidad. Hoy ser madre es una tarea durísima, una carga difícil y una barrera para las habilidades sociales, económicas, sexuales y de toda índole... Porque el mundo, (incluyendo el mundo interior de cada uno) es un lugar frío e inhóspito, donde la feminidad es un cuadro cubista, un despiece corporal que no conforma un puzzle lógico y donde las partes nunca encajan del todo.
A esta diáspora psicológica llena de productos light, soja, rupturas sentimentales, telefimes con los que nos identificamos e identidades disueltas, hay que añadirle el trasfondo de una árida crisis económica que guarda su gran bofetada para 2011. Amigas, tenemos que encontrar nuestro espacio. Y si para ello hay que hacer un sitio donde sea, pues se hace. Ser buenas, nos ha llevado a ninguna parte. ¿Qué tal si probamos una sanadora insumisión? ¿Qué tal si hacemos un poco de primavera en invierno? ¿Qué tal si gritamos que estamos hasta el coño de tanta tontería? Ya está bien ¿no?

ANTECEDENTES: (Un marco referencial de muchas variables más o menos cercanas)

*No sé cuántas víctimas de violencia de género que aparecen cada día -por obligación y morboso interés- en los diarios.
*El médico de cabecera que le dice "A tu edad tienes que empezar a cuidarte".
*Su madre/suegra opinando sobre temas de lo más personal y púdico de su vida.
*Aficiones que no llega a explotar. Temas pendientes por estudiar, por hacer...
*Su jefe (si es de las afortunadas que tiene) dando órdenes y contrórdenes, antes de ir a su casa donde no le espera ni una sola tarea del hogar.
*Unos sofisticados aparatos de tortura que bajo el epígrafe de Gimnasio, prometen una vida feliz a ratos.
*Vacaciones que de tan deseadas llegan desgastadas y cotidianas cuando por fin son realidad.
*Sara Carbonero, Amaia Salamanca y la princesa Letizia mire donde mire.
*Las revistas femeninas que le recomiendan un peeling a la semana y un momento de relax con una pedicura casera fácil y asequible de 20 minutos cada 10 días.
*Comida rica y grasienta, que engorda 5 veces su peso.
*Hipocresía masculina cuando oye mensajes tan contradictorios como "lo que mola es que haya donde agarrar", "la gorda esa es una histérica", "las tías son el peor enemigo para las tías".
*Jaqueca, dolor de regla, repunte de depresión, desgana y cansancio generalizado.
*Ser un objeto de consumo, un sujeto consumidor, un producto sexual que si no es deseable se convertirá en invisible, ser intelectualmente rentable, mantenerse joven, sonreir, resultar agradable, pagar la hipoteca o el alquiler, leer algún libro de contenido ligero de vez en cuando, madrugar de lunes a viernes, madrugar los fines de semana, comprar una crema un perfume caro y arrepentirse después, quedarse embobada mirando a nada, "perder" una hora con el facebook...

CONCLUSIONES:

Ser mala por definición es ser perversa, vil, cruel, inmoral, falsa, depravada o villana. Es decir, recrearse sin motivo en algún aspecto negativo. Bien llevado suena sugerente ¿no? La literatura está llena de grandes referentes de maldad, que son mil veces más atractivos y sexuados que los iconos ejemplificantes de bondad. A mi me marcó la Blancanieves de Walt Disney, donde la pavisosísima protagonista carecía de carácter alguno. La madrastra por contra está perfectamente perfilada, es atractiva, tiene unos objetivos bien delimitados y lucha por ellos.

Nos están anestesiando. Miles de microsectas a las que adherisrse: movimiento slow, pilates, de cañas por la latina, PSOE, teleseries de factura internacional, maternidad responsable, feng shui... millones de derroteros entre los que dejar diluir nuestra peripecia vital...

La conquista de las libertades anunciadas en El Segundo Sexo de Simone de Beauvoir, se han cumplido y han traído una espesísima cortina de humo que no nos deja ver la salida a la nueva exclavitud. Porque tenemos soluciones a corto plazo para todo: desde comodísimos ansiolíticos a aguantar, como dóciles mujeres que somos. Porque la situación es la que es y bastante tenemos con "tirar del carro" cada día...

Vivimos una ceguera análoga a la que magistralmente describió Betty Friedan en La mística de la feminidad en 1963. Ahora las amas de casa no tienen que aparentar felicidad enclaustradas en sus recoletos hogares cuidados con mimo. Ahora tienen que ganar un sueldo, educar a la progenie, estar delgadas y hablar idiomas.

SOLUCIONES A CORTO PLAZO:
*Priorizar. ¿Qué es importante realmente? ¿Cree usted que en su lecho de muerte dirá "Me arrepiento de no haberle dedicado más horas a la oficina" o "Me arrepiento de no haberle dedicado más tiempo a los que quiero"?
*Maquillarse o vestirse, no de lo que se es, sino de lo que se quiere ser. Una artista de cuplé, una puta de entreguerras... todas tenemos iconos para copiar.
*Disfrutar. O lo que es lo mismo, cambiar la queja por "sacar partido" a la situación. Hasta lo más horrible de la vida, tiene una parte buena... ¡A por ella!
*No digo que sea la panacea, pero el placer de las pequeñas cosas, nos prepara para soportar los grandes males.
*Ayudar a los demás. Nada molesta más a nuestros enemigos que nuestra bondad (y encima suele traer recompensa: llena bastante). ¿Eso es de ser mala? Eso es ser retorcida, querida señorita lectora.
*Soltar el rollo al más pesado de su entorno, crear un monólogo de pensamientos, utilizarlo de escudo psicológico y terminar diciendo "¿A que jode?".
*Brindar con las amigas una tarde de un día de diario.
*Escribir, dibujar, hacer ganchillo o lo que sea escuchando música, viendo algo y disfrutando de la soledad. No hay que temerla...
*Hacerse con un buen chollo; una prenda azul marino, un regalito para una amiga o probarse ropa sin comprar.

SOLUCIONES A LARGO PLAZO:
*Reunirnos, hablar, empoderarnos, crear un lenguaje nuevo, cagarnos en todo.
*Reclamar el derecho al equívoco, a la imperfección; salirse de esa absurda carrera de permanente insatisfacción.
*Plantearse el lesbianismo como opción viable. Todo es ponerse, y nunca es tarde si la chica es buena.
*Cabrearnos y gritar. Juntas por separado y con canciones bonitas de fondo. Organizarse y luchar.
*Guiarnos por el instinto. Y cuando la razón da permiso, tomar la decisión más inesperada. Con una dulce sonrisa, pero hacer un corte de manga al destino ¡Qué agustico se queda una! En mi caso las decisiones "contracorriente" son las que más beneficios me han reportado: dejar un trabajo sin tener otra oferta a la vista; quedarme embarazada cuando menos me convenía...
*Educar. Las madres y los padres y las profesoras y maestros, tienen una enorme responsabilidad. Basta ya de recriminar, frustrar y maltratar a niñas/os, aprovechándonos de su total indefensión. Démosles responsabilidades, seguridad, cariño y fortaleza: En nada, el mundo será suyo.

APÉNDICE:

*Chicas Malas es una comedia de 2004 más que recomendable, dirigida por Mark Waters, basada en un libro que no he leído que se llama "Queen bees and Wannabes" de Rosalind Wiseman.
*Chicas Malas es también el 4º álbum de Mónica Naranjo, icono bollo del comienzo del milenio.
*Hay un libro de una tal Arabella Salaverry que se llama Chicas malas.
*Mae West dijo: Cuando soy buena, soy buena. Cuando soy mala, soy mejor.
*Chicos malos es además este jitazo del grupo Pato de Goma; antecedente pijo del juvenil fenómeno fan. Mitiquísimo.




Lo dice Diana Aller

12 comentarios :

oh! rus! dijo...

genial!

La reina de la miel dijo...

"Hasta el coño", sí, es la expresión más adecuada. A las nacidas en los 70 nos han vendido la moto pero bien vendida, con accesorios y todo. Cuando tenía veintipico años me reía de las marujas clásicas. Ahora, camino de los cuarenta y en plena desubicación vital, se me atraganta la risa...Habría que reivindicar lo sencillo, el sentido común, ya está bien de que nos dejemos tomar el pelo, coño.

Isa dijo...

Maravillosa! Mil gracias!!

meaburrocuandoestudio dijo...

Amén hermana

Anónimo dijo...

De verdad que hacía un siglo que no leía algo más verdadero, ni Wikileaks.

Un post que me sirve a mi (en mis 27) y a mi madre (a sus 56), porque al final tanto su generación como la mía nos hemos visto metidas hasta el cuello en un concepto de mujer imposible y que acaba frustrando, contra el que hay que luchar constantemente, y con hombres (que triste! los de su generación y los de la mía!) que siguen anclados en conceptos trasnochados y machistas, y lo peor es que ni se dan cuenta, los tíos.

mis más sinceras felicitaciones.

Anónimo dijo...

Muy bien Diana, insuperable.
Y soy un hombre...

Anónimo dijo...

reflexión... ¿Por qué ser una chica mala es algo reivindicable y ser una marica mala es un estigma?
Mariano... con todo el cariño.

PD: La canción "chicos malos" estaba en un rincón recóndito de mi memoria y me ha encantado redescubrirla. Besos

Concha dijo...

Que bien, Diana. Besitos. TO

Anónimo dijo...

Me ha encantado mucho señorita

Silvia dijo...

Qué bien leer estas cosas, para recordarnos a algunas que no tenemos que ser perfectas siempre...aunque la sociedad y nosotras mismas nos machaquemos...

Creo que la culpa también nace de nosotras, cuando maleducamos a nuestros hijos y los convertimos en niños grandes que necesitan una "chacha-puta". Aunque son clichés dichos hasta la saciedad, no está mal recordar que hombres y mujeres somos diferentes, pero merecemos los mismos derechos. Y a tod@s aquellos que opinan que el feminismo está trasnochado y blablabla... decirles que puede que sea cierto en sus formas más extremadas, pero tenemos que encontrar la forma de que no sigan muriendo más mujeres a manos de sus parejas. Mientras haya mujeres que mueran lapidadas en algún lugar del mundo por acusaciones como adulterio, el feminismo tendrá sentido..

Lector asiduo dijo...

Llevaba un tiempo sin entrar y es un gustazo encontrarse con un post genial segudio de otro.

A modo de curiosidad, te comento que Mónica Naranjo ha recaído en la publicidad subliminal para conseguir que sus fans renieguen del álbum Chicas malas (trabajo que Sony le obligó a grabar, una orden que terminó acatando por cláusulas de su contrato). En 'Europa', primer single de su último disco, lo deja claro. Si escuchas la canción aquí http://www.youtube.com/watch?v=qpq_F9DMeC8 y vas al minuto 2:30 podrás escuchar cómo Mónica repite varias veces "destruid Bad Girls".

Arabella dijo...

La tal Arabella Salaverry, autora del libro Chicas Malas, les saluda afectuosamente y con gusto comparte el poema que dio nombre al libro:

“Chicas malas”


Fuimos las chicas malas

Asustamos a vecinos
escandalizamos a señoras
de misal y rosario

Siempre de negro
diluidas entre sombras
y desapareciendo en los espejos

Tomábamos coñac
en tardes clandestinas
mientras el jazz
nos cubría
para escurrirse luego
por los poros

Disfrutábamos la hierba
ocasionalmente
sin compulsiones
cuando queríamos
abrir los ventanales del cielo
y mirar trasnochadamente lo que hubiese

Nacimos despidiendo guerras

vivimos Viet Nam
un acto obsceno
y en la piel
el dolor de Hiroshima
y Nagasaki

Nos desvelamos con Sartre
mas fue Simone quien ayudó
a hilvanar nuestra protesta

Consideramos a los Beatles
un tanto pueriles
era Piaff
quien nos alimentaba

Trenzamos flores
guirnaldas
pero fuimos suspicaces
con las exportaciones del Norte

Nunca pensamos
que seríamos reinas

Sí quisimos con el Che
ser compañeras

Compartimos cuerpo y alma
sin pedir nada a cambio

La vida ha sido nuestro manifiesto

Encendimos lámparas
para apagar la angustia
de estar vivas

Vivimos tan
pero tan intensamente
que ningún dolor nos fue
ni nos podrá ser jamás ajeno

Fuimos las chicas malas

Olíamos a incienso
a pachulí
otras veces a menta fresca

Pero el olor
que nos acompañó
fue el de la melancolía

Fuimos las chicas malas

y aunque no lo confiese abiertamente
por el qué dirán
los hijos
los amigos sensatos
el perro
los parientes
seguimos y seguiremos siendo
chicas malas